La gue­rra que libraron ellas

Muy Historia - - SUMARIO - BEATRIZ GON­ZÁ­LEZ PE­RIO­DIS­TA

Sol­da­dos, con­duc­to­ras de am­bu­lan­cias y ca­mio­nes, em­plea­das en fá­bri­cas de mu­ni­cio­nes, des­ci­fra­do­ras de có­di­gos, en­fer­me­ras... A pe­sar de que la his­to­ria no ha des­ta­ca­do su pa­pel en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res es­tu­vie­ron muy pre­sen­tes en ella, y no so­lo de for­ma anec­dó­ti­ca.

Al­gu­nas mu­je­res par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra de­rro­chan­do co­ra­je, co­mo la crea­do­ra del ba­ta­llón de mu­je­res, la ru­sa Ma­ría Boch­ka­rio­va (1889-1920), o las he­roí­nas ser­bia y ru­ma­na Mi­lun­ka Sa­vić (1892-1973) y Eca­te­ri­na Teo­do­roiu (1894-1917), con­si­de­ra­das gran­des es­tra­te­gas mi­li­ta­res. Otras in­ter­vi­nie­ron aten­dien­do a los he­ri­dos en con­di­cio­nes muy com­pli­ca­das. Y la ma­yo­ría par­ti­ci­pó en la retaguardia ocu­pan­do pues­tos an­tes re­ser­va­dos a los hom­bres en el cam­po y en las fá­bri­cas, pe­ro tam­bién man­te­nien­do el es­pí­ri­tu del pue­blo a ba­se de dar pa­ta­das a un ba­lón pa­ra que el es­pec­tácu­lo fut­bo­lís­ti­co no pa­ra­se. Su ac­ti­vi­dad tu­vo unas con­se­cuen­cias que fue­ron de­ján­do­se ver po­co a po­co tras el fin de la gue­rra. La mu­jer de­ja­ba de ser in­vi­si­ble a ojos de gran par­te de la so­cie­dad.

“Sin mu­je­res no hay vic­to­ria rá­pi­da”, sen­ten­ció en 1915 Da­vid Lloyd Geor­ge ( 1863- 1945), fu­tu­ro pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co. Tan so­lo ha­bían pa­sa­do unos me­ses des­de el ini­cio de la Gran Gue­rra, pe­ro pa­ra quie­nes plan­tea­ban po­si­bles estrategias pa­ra que el con­flic­to no se alar­ga­ra ya era evi­den­te que las mu­je­res iban a te­ner un pa­pel esen­cial en la con­tien­da. Sin em­bar­go, la idea de que una mu­jer se unie­ra al ejér­ci­to de su país aún era vis­ta con re­ce­lo por quie­nes las aso­cia­ban úni­ca­men­te con la­bo­res do­més­ti­cas. Y aun así, mu­chas lo­gra­ron es­tar pre­sen­tes en el cam­po de ba­ta­lla de­mos­tran­do su va­lía.

EN PRI­ME­RA LÍ­NEA DE COM­BA­TE

Fue el ca­so de Ma­ría Boch­ka­rio­va, co­no­ci­da co­mo Yash­ka, quien, tras ser he­ri­da dos ve­ces y con­de­co­ra­da por su va­len­tía otras tres, re­ci­bió el en­car­go de for­mar una uni­dad de com­ba­te in­te­gra­da ex­clu­si­va­men­te por mu­je­res. Fue así co­mo se creó el pri­mer ba­ta­llón fe­me­nino en Ru­sia, al que se unie­ron 2.000 vo­lun­ta­rias, aun­que la fé­rrea dis­ci­pli­na de Yash­ka hi­zo que so­lo per­ma­ne­cie­sen 300. Por fin, en ju­nio de 1917, Boch­ka­rio­va y su ba­ta­llón de la muer­te fue­ron en­via­das a la ofen­si­va con­tra los ale­ma­nes en los al­re­de­do­res de la ciu­dad bie­lo­rru­sa de Smor­gon. Sus com­pa­ñe­ros, ya des­mo­ra­li­za­dos, les ad­vir­tie-

ron de que no te­nían in­ten­ción de lu­char con­tra un ejér­ci­to me­jor pre­pa­ra­do. Sin em­bar­go, ellas de­ci­die­ron avan­zar con o sin su ayu­da y con­si­guie­ron en­trar en te­rreno ale­mán.

No fue­ron las úni­cas que pro­ta­go­ni­za­ron epi­so­dios co­mo ese. Una no­ti­cia de la Te­le­graph-Press As­so­cia­tion in­for­mó acer­ca de una fran­co­ti­ra­do­ra tur­ca que ha­bía si­do vis­ta con al­re­de­dor de trein­ta pla­cas de iden­ti­fi­ca­ción al­re­de­dor del cue­llo, su­pues­ta­men­te de los hom­bres a los que ha­bía dis­pa­ra­do. Aca­bó muer­ta en com­ba­te, igual que Eca­te­ri­na Teo­do­roiu, la heroína ru­ma­na que co­men­zó tra­ba­jan­do co­mo en­fer­me­ra en el fren­te has­ta que el fa­lle­ci­mien­to de su her­mano la lle­vó a unir­se al 18 Re­gi­mien­to de In­fan­te­ría de Gorj co­mo sol­da­do vo­lun­ta­ria, don­de de­mos­tró ser una gran es­tra­te­ga mi­li­tar. Quien sí con­si­guió sobrevivir a la Gran Gue­rra fue la que es­tá con­si­de­ra­da la sol­da­do más con­de­co­ra­da de la his­to­ria, Mi­lun­ka Sa­vić, que de­ci­dió ocu­par el lu­gar de su her­mano en la Se­gun­da Gue­rra de los Bal­ca­nes tras re­ci­bir una car­ta con­vo­cán­do­lo a fi­las. Pa­ra cuan­do se des­cu­brió que era una mu­jer, ya ha­bía si­do as­cen­di­da a ca­bo y con­ti­nuó su ca­rre­ra mi­li­tar. Una de sus ha­za­ñas en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue cap­tu­rar sin ayu­da a 23 sol­da­dos búl­ga­ros. La Gran Gue­rra no so­lo mo­vi­li­zó a sol­da­dos en el fren­te. Ha­cían fal­ta ta­quí­gra­fos, te­le­fo­nis­tas, co­ci­ne­ros, con­duc­to­res de am­bu­lan­cia, me­cá­ni­cos... y mu­chos de esos pues­tos que has­ta

en­ton­ces so­lo ha­bían si­do ocu­pa­dos por hom­bres co­men­za­ron a ad­mi­tir a mu­je­res. El ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos re­clu­tó a más de dos cen­te­na­res de ope­ra­do­ras te­le­fó­ni­cas bi­lin­gües pa­ra que desa­rro­lla­ran su la­bor cer­ca de la pri­me­ra lí­nea del fren­te en Fran­cia, ade­más de en­viar a me­dio cen­te­nar de cua­li­fi­ca­das ta­quí­gra­fas pa­ra que tra­ba­ja­ran mano a mano con el Cuer­po de In­ten­den­cia.

HA­BI­LI­DA­DES EN TO­DOS LOS CAM­POS

Por su par­te, el Cuer­po de Ma­ri­nes de Es­ta­dos Uni­dos re­clu­ta­ba en la mis­ma épo­ca a más de 300 re­ser­vis­tas fe­me­ni­nos pa­ra cu­brir pues­tos co­mo el de ope­ra­do­ras de te­le­fo­nía. Tam­bién las mu­je­res bri­tá­ni­cas de­mos­tra­ron su va­lía en tra­ba­jos que has­ta la fe­cha no ha­bían ejer­ci­do, y en pleno fren­te de ba­ta­lla. Uno de los cam­pos don­de im­pre­sio­nó más su la­bor fue el de la con­duc­ción. Aun­que has­ta en­ton­ces no se les per­mi­tía con­du­cir, mos­tra­ron con ra­pi­dez sus ha­bi­li­da­des al vo­lan­te: en sep­tiem­bre de 1915, tras el pri­mer ata­que de ze­pe­lín que su­frió Lon­dres, The Wo­men’s Re­ser­ve Am­bu­lan­ce fue la pri­me­ra uni­dad de asis­ten­cia mé­di­ca en lle­gar. En to­tal, más de 50.000 bri­tá­ni­cas aca­ba­ron en­ro­lán­do­se en los cuer­pos fe­me­ni­nos au­xi­lia­res del ejér­ci­to (Wo­men’s Army Au­xi­liary Corps o WAAC) ocu­pan­do pues­tos co­mo con­duc­to­ras de ca­mión y am­bu­lan­cia, co­ci­ne­ras, me­cá-

Aun­que has­ta en­ton­ces no se les per­mi­tía con­du­cir, mos­tra­ron con ra­pi­dez sus ha­bi­li­da­des al vo­lan­te

ni­cas, se­cre­ta­rias... Su pa­pel no que­dó ahí. Las mu­je­res tam­bién abrie­ron las puer­tas a nue­vas estrategias de in­te­li­gen­cia que se ba­sa­ban en des­en­crip­tar có­di­gos se­cre­tos. Du­ran­te la Gran Gue­rra, Eli­ze­beth Smith Fried­man (1892-1980) se con­ver­ti­ría en in­dis­pen­sa­ble pa­ra el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos pre­ci­sa­men­te por su tra­ba­jo des­ci­fran­do men­sa­jes y re­co­no­cien­do pa­tro­nes. Aun­que su gran proeza lle­ga­ría en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do des­ci­fró los có­di­gos de una red de espías na­zis, fue en 1916 cuan­do co­men­zó su la­bor co­mo crip­tó­gra­fa en los laboratorios Ri­ver­bank, jun­to al que más tar­de se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do. En reali­dad, ha­bía si­do con­tra­ta­da por el ex­cén­tri­co mi­llo­na­rio Geor­ge Fab­yan pa­ra de­mos­trar que las obras de Sha­kes­pea­re ha­bían si­do es­cri­tas por Fran­cis Ba­con; co­mo gran co­no­ce­do­ra de las obras del au­tor in­glés, de­bía in­ves­ti­gar esa teo­ría. Sin em­bar­go, su tra­ba­jo co­mo ex­per­ta en re­co­no­ci­mien­to de pa­tro­nes aca­bó por lle­var­la a di­ri­gir un equi­po no ofi­cial de des­ci­fra­do­res de có­di­gos em­plea­do por el go­bierno. Tam­bién hu­bo combatientes pa­cí­fi­cas que apos­ta­ron por una so­lu­ción rá­pi­da del con­flic­to a tra­vés de ini­cia­ti­vas pro­pues­tas por in­te­lec­tua­les. En­tre ellas, la aca­dé­mi­ca ca­na­dien­se Ju­lia Gra­ce Wa­les ( 1881- 1957), quien a fi­na­les de 1914 pu­bli­có el Plan­de-Wins­con­sin, que con­sis­tía en or­ga­ni­zar una con­fe­ren­cia de me­dia­ción a la que asis­tie­ran in­te­lec­tua­les de na­cio­nes neu­tra­les que tra­ba­ja­ran por en­con­trar una sa­li­da pa­cí­fi­ca al con­ten­cio­so. El plan lle­gó a pre­sen­tar­se al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos e in­clu­so des­per­tó el in­te­rés del pre­si­den­te Wil­son, pe­ro fi­nal­men­te no se pu­so en prác­ti­ca.

AYU­DA A LOS HE­RI­DOS

To­das las mu­je­res ci­ta­das par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en la con­tien­da que en­fren­tó a me­dio mun­do, pe­ro las ca­ras fe­me­ni­nas más vi­si­bles de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue­ron las de las en­tre­ga­das en­fer­me­ras. La Cruz Ro­ja ha­bía si­do fun­da­da en 1863 por cua­tro ciu­da­da­nos sui­zos que in­te­gra­ban la So­cie­dad Gi­ne­bri­na de Uti­li­dad Pú­bli­ca ba­sán­do­se en la pro­pues­ta de Hen­ri Du­nant, que ha­bía que­da­do im­pre­sio­na­do por el com­ba­te que pre­sen­ció en el nor­te de Ita­lia en-

tre el ejér­ci­to aus­tría­co, el fran­cés y el pia­mon­tés, que cau­só 40.000 muer­tos y he­ri­dos en una so­la no­che. So­co­rrió a las víc­ti­mas ayu­da­do por las mu­je­res del pue­blo, sin im­por­tar­les la na­cio­na­li­dad de los he­ri­dos, y en­ton­ces Du­nant pro­pu­so la crea­ción de so­cie­da­des de so­co­rro que aten­die­ran a los he­ri­dos en tiem­pos de gue­rra.

PROFESIONALIZACIÓN DEL TRA­BA­JO

Por en­ton­ces, ya se conocía la la­bor de la en­fer­me­ra bri­tá­ni­ca Flo­ren­ce Nigh­tin­ga­le (18201910), que par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la Gue­rra de Cri­mea, y su tra­ba­jo ins­pi­ró a mi­les de mu­je­res. Es­tos an­te­ce­den­tes hi­cie­ron que el nú­me­ro de en­fer­me­ras en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial al­can­za­ra ci­fras nun­ca vis­tas has­ta en­ton­ces: so­lo en el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano se cal­cu­la que tra­ba­ja­ron 60.000 en­fer­me­ras, mien­tras que el bri­tá­ni­co Ser­vi­cio de En­fer­me­ría Mi­li­tar Im­pe­rial de la Rei­na Ale­xan­dra, fun­da­do en 1902, pa­só de 300 miem­bros al ini­cio de la gue­rra a 10.000 cuan­do fi­na­li­zó la con­tien­da. Por pri­me­ra vez, el tra­ba­jo de las en­fer­me­ras era re­co­no­ci­do tan­to por mé­di­cos ci­vi­les co­mo mi­li­ta­res, ade­más de por

Sin du­da, las ca­ras fe­me­ni­nas más vi­si­bles de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue­ron las de las en­tre­ga­das en­fer­me­ras

el res­to de la so­cie­dad. Al­gu­nas de esas con­sa­gra­das en­fer­me­ras pa­sa­ron a la his­to­ria por su co­ra­je y com­pro­mi­so con la la­bor hu­ma­ni­ta­ria. Edith Ca­vell (1865-1915) fue una de ellas. Des­pués de es­tu­diar en­fer­me­ría y tra­ba­jar en el Hos­pi­tal de Lon­dres, un doctor bel­ga le ofre­ció su­per­vi­sar la for­ma­ción de una es­cue­la de en­fer­me­ras en Bru­se­las, que ca­yó en ma­nos del ejér­ci­to ale­mán cuan­do es­te to­mó la ciu­dad. Ella y las en­fer­me­ras que se for­ma­ron ba­jo su man­do salvaron cien­tos de vi­das ale­ma­nas, pe­ro al mis­mo tiem­po ayu­dó a de­ce­nas de sol­da­dos alia­dos a es­ca­par ha­cia los Paí­ses Ba­jos, país neu­tral, gra­cias a una red de eva­sión, has­ta que un es­pía ale­mán in­fil­tra­do des­cu­brió la red y Edith Ca­vell fue arres­ta­da y con­de­na­da a mo­rir. La no­che an­te­rior a su eje­cu­ción con­fe­só al ca­pe­llán de la pri­sión que no sen­tía odio ha­cia los ale­ma­nes. Ase­gu­ró que tam­po­co te­mía a la muer­te: la ha­bía vis­to tan­tas ve­ces en el hos­pi­tal, que le re­sul­ta­ba de­ma­sia­do fa­mi­liar co­mo pa­ra te­mer­la. El tra­ba­jo que las mu­je­res desa­rro­lla­ron en pleno fren­te no fue el úni­co pa­pel que asu­mie­ron. Los 65 mi­llo­nes de sol­da­dos que se mo­vi­li­za­ron pa­ra el com­ba­te de­ja­ron las fá­bri­cas y los cam­pos sin hom­bres. Por eso, se ani­mó a las mu­je­res a ocu­par sus pues­tos, y ellas acu­die­ron en ma­sa pa- ra ejer­cer de con­duc­to­ras de tran­vía, ca­ma­re­ras, re­par­ti­do­ras de car­bón, em­plea­das ban­ca­rias o maes­tras de es­cue­las mas­cu­li­nas, a pe­sar de que has­ta en­ton­ces no po­dían desem­pe­ñar ta­les la­bo­res. Se cal­cu­la que unas 430.000 fran­ce­sas y al­re­de­dor de 800.000 bri­tá­ni­cas pa­sa­ron de ser amas de ca­sa a obre­ras asa­la­ria­das.

PELIGRO EN LAS FÁ­BRI­CAS DE MU­NI­CIÓN

El pa­pel de la mu­jer re­sul­tó es­pe­cial­men­te cla­ve en las em­pre­sas de fa­bri­ca­ción de ar­ma­men­to, don­de ha­cían tur­nos de do­ce ho­ras y co­bra­ban la mi­tad que los hom­bres. Las mu­ni­tio­net­tes, nom­bre con el que po­pu­lar­men­te se conocía a las chi­cas que tra­ba­jan en fá­bri­cas de ar­ma­men­to, re­ci­bi­rían con el pa­so del tiem­po otro apo­do: ca­nary girls, un tér­mino que ha­cía alu­sión al co­lor ama­ri­llo que ad­qui­ría la piel de mu­chas de ellas, y que anun­cia­ba que el tra­ba­jo les ha­bía he­cho en­fer­mar. Sig­ni­fi­ca­ba que el ni­vel de bi­li­rru­bi­na en san­gre se ha­bía dis­pa­ra­do por el mal fun­cio­na­mien­to del hí­ga­do cau­sa­do por la in­ha­la­ción de tri­ni­tro­to­lueno (TNT), pro­vo­can­do le­sio­nes in­ter­nas y, en al­gu­nos ca­sos, la muer­te.

Sin em­bar­go, las chi­cas de las fá­bri­cas de ar­ma­men­to in­ten­ta­ban se­guir con su día a día y apro­ve­cha­ban

430.000 fran­ce­sas y al­re­de­dor de 800.000 bri­tá­ni­cas pa­sa­ron de ser amas de ca­sa a obre­ras asa­la­ria­das

cual­quier oca­sión pa­ra bus­car al­go de di­ver­sión. Al­gu­nas de ellas con­ta­rían des­pués que uno de los pa­sa­tiem­pos ha­bi­tua­les era me­ter no­tas en los pro­yec­ti­les con su nom­bre y su di­rec­ción. Ha­bía sol­da­dos que las en­con­tra­ban, y en tal ca­so so­lían en­viar­les una pos­tal. A fi­na­les de 1916, Sir Art­hur Co­nan Doy­le vi­si­tó la fá­bri­ca de mu­ni­cio­nes de Gret­na, en el sur de Es­co­cia, tras lo que es­cri­bió: “Me qui­to el som­bre­ro an­te las mu­je­res de Gran Bre­ta­ña. To­dos los es­fuer­zos de los mi­li­tan­tes [con­tra el su­fra­gio fe­me­nino] no me im­pe­di­rán ser un de­fen­sor de su vo­to, por­que quie­nes han ayu­da­do a sal­var el Es­ta­do de­ben tam­bién po­der guiar­lo”. Fue una de las con­quis­tas que por fin lle­ga­ría tras el fin de la gue­rra: el Par­la­men­to bri­tá­ni­co apro­bó el 6 de fe­bre­ro de 1918 una ley que otor­ga­ba el de­re­cho al su­fra­gio a las mu­je­res ma­yo­res de 30 años. Tu­vie­ron que pa­sar 10 años más pa­ra que se re­du­je­ra la edad per­mi­ti­da y tam­bién las mu­je­res de 21 a 29 años pu­die­ran ejer­cer su de­re­cho al vo­to.

UN PA­SO DE GI­GAN­TE

Tam­bién em­pe­za­ron a cam­biar las pren­das que las mu­je­res guar­da­ban en los ar­ma­rios, pri­man­do la fun­cio­na­li­dad: las fé­mi­nas co­men­za­ron a ves­tir cha­que­tas y pan­ta­lo­nes, in­du­men­ta­rias an­tes re­ser­va­das ex­clu­si­va­men­te a ellos. Sin em­bar­go, el cam­bio más ele­men­tal fue el que se pro­du­jo en la men­ta­li­dad de to­da la so­cie­dad, que, tras ver có­mo las mu­je­res ha­bían tra­ba­ja­do tam­bién fue­ra de ca­sa du­ran­te la gue­rra, co­men­zó a ad­mi­tir que ellas po­dían desem­pe­ñar pro­fe­sio­nes tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nas, y con la mis­ma efi­ca­cia. Un pa­so de gi­gan­te al que con­tri­bu­ye­ron los cien­tos de mi­les de mu­je­res que se vol­ca­ron, ca­da una a su ma­ne­ra, en la con­tien­da.

MO­TOR DE LA IN­DUS­TRIA BÉ­LI­CA. En es­ta fo­to­gra­fía to­ma­da en 1915 y co­lo­rea­da di­gi­tal­men­te, una ma­yo­ría de mu­je­res ocu­pan sus pues­tos en la ca­de­na de pro­duc­ción de de­to­na­do­res de una em­pre­sa de ar­ma­men­to si­tua­da en Lyon ( Fran­cia).

ASC

HEROÍNA ALIADA. En la fo­to, la sol­da­do ru­ma­na Eca­te­ri­na Teo­do­roiu, an­tes en­fer­me­ra, que lu­chó en el cam­po de ba­ta­lla con el ejér­ci­to de su país, uno de los po­cos que da­ban ac­ce­so a las mu­je­res.

EXCELENTES CON­DUC­TO­RAS.Aba­jo, el gru­po de mu­je­res que for­ma­ban el cuer­po de am­bu­lan­cias bri­tá­ni­co po­san­do en Lon­dres, an­tes de par­tir ha­cia el Fren­te Orien­tal.

MA­NOS A LA OBRA.La ne­ce­si­dad de cu­brir los pues­tos la­bo­ra­les que ocu­pa­ban los hom­bres des­pla­za­dos al fren­te lle­vó a las mu­je­res a rea­li­zar ta­reas co­mo la de me­cá­ni­cas, en la que pron­to de­mos­tra­ron ser im­pres­cin­di­bles.

PIO­NE­RA OLVIDADA. La crip­tó­lo­ga Eli­ze­beth S. Fried­man no era ma­te­má­ti­ca ni in­ge­nie­ra, pe­ro sí ca­paz de des­ci­frar có­di­gos im­po­si­bles.

AR­TI­LLE­RÍA PESADA.So­bre es­tas lí­neas, una pos­tal de la fac­to­ría in­gle­sa de me­ta­lur­gia Cam­mell Laird que mues­tra el mo­men­to en que las mu­je­res to­ma­ron las rien­das de la ca­de­na de pro­duc­ción de pro­yec­ti­les, du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial.

MO­VI­MIEN­TO SUFRAGISTA. En la In­gla­te­rra de prin­ci­pios del si­glo XX, se or­ga­ni­za­ron pa­ra reivin­di­car el de­re­cho al su­fra­gio fe­me­nino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.