El mun­do de entreguerras

Muy Historia - - SUMARIO -

Afi­na­les de sep­tiem­bre de 1918, Paul von Hin­den­burg y Erich Lu­den­dorff, je­fes má­xi­mos del ejér­ci­to ale­mán, con enor­mes res­pon­sa­bi­li­da­des en el desa­rro­llo de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, le hi­cie­ron sa­ber al kái­ser Gui­ller­mo II que la gue­rra es­ta­ba per­di­da y ha­bía que pe­dir un ar­mis­ti­cio ba­sa­do en los 14 pun­tos pa­ra la paz que ha­bía ofre­ci­do el pre­si­den­te americano Woo­drow Wil­son. Lue­go se re­ti­ra­ron há­bil­men­te de la es­ce­na y de­ja­ron que fue­ra un nue­vo go­bierno, for­ma­do por po­lí­ti­cos li­be­ra­les, el que ne­go­cia­ra la ren­di­ción. Pe­ro, in­clu­so an­tes de que el ar­mis­ti­cio se fir­ma­se, una mul­ti­tud de con­flic­tos hi­zo que el fin de la con­tien­da se so­la­pa­ra en Ale­ma­nia con una suer­te de gue­rra ci­vil.

El 29 de oc­tu­bre es­ta­lló en Kiel un mo­tín de ma­ri­ne­ros que pron­to se ex­ten­dió por to­do el país con huel­gas, mo­ti­nes, asal­tos a cár­ce­les y con­se­jos obre­ros y dio lu­gar a la Re­vo­lu­ción de No­viem­bre. El kái­ser fue obli­ga­do a ab­di­car, y el Im­pe­rio ale­mán ca­yó y se ins­ta­ló una re­pú­bli­ca par­la­men­ta­ria. Si­guió un pe­río­do de enorme ines­ta­bi- li­dad y vio­len­cia, mar­ca­do por el en­fren­ta­mien­to en­tre la so­cial­de­mo­cra­cia, que se ha­bía he­cho car­go del go­bierno con la ga­ran­tía de que no per­mi­ti­ría una trans­for­ma­ción ra­di­cal, y la Li­ga Es­par­ta­quis­ta de Karl Liebk­necht y Ro­sa Lu­xem­bur­go, que se­guía el mo­de­lo re­vo­lu­cio­na­rio so­vié­ti­co. El pun­to cul­mi­nan­te de es­te cho­que lle­ga­ría en enero de 1919, cuan­do el go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta se apo­yó en los Frei­korps – gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res de ex­tre­ma de­re­cha ul­tra­na­cio­na­lis­ta– pa­ra re­pri­mir a san­gre y fue­go el Le­van­ta­mien­to Es­par­ta­quis­ta, lo que de­jó un sal­do de 5.000 muer­tos. Pe­ro es­te no fue el fin de la vio­len­cia. En abril de 1919, los co­mu­nis­tas bá­va­ros de Eu­gen Le­vi­né se hi­cie­ron con el po­der y de­cla­ra­ron la Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta de Ba­vie­ra –lle­ga­ron a to­mar y eje­cu­tar rehe­nes–, que fue nue­va­men­te com­ba­ti­da con el ejér­ci­to y los Frei­korps y de­jó un mi­llar de muer­tos. Al año si­guien­te, un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do – el gol­pe de Kapp, en mar­zo de 1920– dio lu­gar al Le­van­ta­mien­to del Ruhr, de nue­vo cruen­ta­men­te re­pri­mi­do por el ejér­ci­to y los con­sa­bi­dos pa­ra­mi­li­ta­res.

La Re­pú­bli­ca de Wei­mar fue el pe­río­do de 14 años en­tre el fin de la Gran Gue­rra y la subida al po­der de Hitler

Así de con­vul­sos fue­ron los ini­cios de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, el pe­río­do de ca­tor­ce años que me­dió en­tre el fin de la Gran Gue­rra y la subida al po­der de Hitler, en 1933; una épo­ca que alum­bró una Cons­ti­tu­ción im­pe­ca­ble­men­te de­mo­crá­ti­ca ( ju­lio de 1919) y que, con to­das sus di­fi­cul­ta­des, dio lu­gar a uno de los mo­men­tos de ma­yor li­ber­tad y creatividad de la his­to­ria ale­ma­na.

LA “PU­ÑA­LA­DA POR LA ES­PAL­DA”

Si­guie­ron al ar­mis­ti­cio seis me­ses de ne­go­cia­cio­nes en la Con­fe­ren­cia de Paz de Pa­rís, que cul­mi­nó con el Tra­ta­do de Ver­sa­lles. Aquí se es­ta­ble­cie­ron las re­pa­ra­cio­nes de gue­rra que de­bían pa­gar los ven­ci­dos y, en un con­tro­ver­ti­do ar­tícu­lo –el nº 231–, se atri­bu­yó a Ale­ma­nia to­da la res­pon­sa­bi­li­dad del con­flic­to, lo que en es­te país fue vis­to co­mo una hu­mi­lla­ción. Uno de los pun­tos más es­pi­no­sos fue el de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas. Key­nes, que par­ti­ci­pó en las ne­go­cia­cio­nes, las con­si­de­ró ex­ce­si­vas y ha­bló de una “paz car­ta­gi­ne­sa” que im­pe­di­ría re­cu­pe­rar­se a la eco­no­mía ale­ma­na y se­ría con­tra­pro­du­cen­te. Es­ta se con­vir­tió en la vi­sión clá­si­ca del Tra­ta­do de Ver­sa­lles, con el co­lo­fón de que la du­re­za de las con­di­cio­nes im­pues­tas a Ale­ma­nia fa­vo­re­ció la lle­ga­da al po­der de Hitler, pe­ro es un aná­li­sis so­bre el que, a lo lar­go de los años, se han he­cho tam­bién pre­ci­sio­nes: las san­cio­nes nun­ca lle­ga­ron a pa­gar­se del to­do y pa­ra ello se uti­li­zó fun­da­men­tal­men­te di­ne­ro pres­ta­do por los alia­dos que ja­más se de­vol­vió; lo que sub­ya­cía, se ha ar­gu­men­ta­do, era la re­sis­ten­cia de Ale­ma­nia a asu­mir la de­rro­ta en la gue­rra y sus res­pon­sa­bi­li­da­des. En cual­quier ca­so, el in­cum­pli­mien­to de los pa­gos fue un mo­ti­vo de fric­ción per­ma­nen­te y, en­tre 1923 y 1925, lle­vó a Fran­cia y Bél­gi­ca a ocu­par por la fuer­za la re­gión del Ruhr.

Por otra par­te, el di­fí­cil nacimiento de la Re­pú­bli­ca sir­vió pa­ra ali­men­tar el mi­to de la “pu­ña­la­da por la es­pal­da” crea­do por el ge­ne­ral Lu­den­dorff y otros de­re­chis­tas, se­gún el cual la gue­rra no se ha­bía per­di­do en el cam­po de ba­ta­lla, sino de­bi­do a la trai­ción de po­lí­ti­cos li­be­ra­les, iz­quier­dis­tas y ju­díos den­tro de la pro­pia Ale­ma­nia. Es­ta idea fue uti­li­za­da lue­go con pro­fu­sión por Hitler y re­sul­tó cla­ve en el nacimiento del na­zis­mo.

Uno de los pro­ble­mas más gra­ves que tu­vo que afron­tar la Ale­ma­nia de pos­gue­rra fue el de la hi­per­in­fla­ción, un au­men­to de pre­cios co­mo nun­ca se ha­bía vis­to an­tes. Las causas de es­te fe­nó-

meno son muy com­ple­jas y no es­tán del to­do cla­ras –el en­deu­da­mien­to pa­ra fi­nan­ciar la gue­rra, las san­cio­nes de Ver­sa­lles, la ocu­pa­ción del Ruhr y la im­pre­sión in­dis­cri­mi­na­da de bi­lle­tes–, pe­ro la reali­dad fue que, a lo lar­go de 1922 y 1923, el de­rrum­be del mar­co fue tan ab­so­lu­to que la mo­ne­da lle­gó a per­der cual­quier va­lor – el 1 de sep­tiem­bre de 1923, una li­bra de pan cos­ta­ba 3.000 mi­llo­nes de mar­cos–. El co­lap­so de la eco­no­mía hun­dió a gran­des ca­pas de la po­bla­ción en la mi­se­ria – es­pe­cial­men­te, al pro­le­ta­ria­do y las cla­ses me­dias–, pe­ro la es­ca­la­da de pre­cios tu­vo tam­bién sus ga­na­do­res: quie­nes ha­bían pe­di­do prés­ta­mos e in­ver­ti­do en in­mue­bles se hi­cie­ron ri­cos, y el sec­tor in­dus­trial, que vio có­mo sus deudas se es­fu­ma­ban, sa­lió en ge­ne­ral for­ta­le­ci­do.

La hi­per­in­fla­ción se re­sol­vió con un cam­bio de mo­ne­da. En oc­tu­bre de 1923, el Pa­pier­mark se sus­ti­tu­yó por el Ren­te­mark, pri­me­ro, y lue­go por el Reich­mark, lo que per­mi­tió con­se­guir una es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca en la se­gun­da mi­tad de los vein­te. Los alia­dos par­ti­ci­pa­ron ac­ti­va­men­te en la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía ale­ma­na. En 1924, se es­ta­ble­ció el Plan Da­wes, que mo­di­fi­có el pa­go de las re­pa­ra­cio­nes es­ta­ble­ci­das en el Tra­ta­do de Ver­sa­lles de for­ma que re­sul­ta­ran asu­mi­bles. Se hi­zo so­bre to­do con prés­ta­mos de ban­cos ame­ri­ca­nos, que cu­brían una par­te sus­tan­cial de los 1.000 mi­llo­nes de mar­cos–oro anua­les que, en la nue­va deuda re­es­truc­tu­ra­da, Ale­ma­nia de­bía de­vol­ver ini­cial­men­te ( la cantidad iba su­bien­do has­ta al­can­zar los 2.500 mi­llo­nes en 1928). Ade­más se de­cre­tó la re­ti­ra­da de fran­ce­ses y bel­gas del Ruhr y se es­ta­ble­ció que no po­drían to­mar­se me­di­das si­mi­la­res en el fu­tu­ro.

NORMALIZAR LA ECO­NO­MÍA Y LA PO­LÍ­TI­CA

Al ca­bo de cin­co años, en 1929, el Plan Da­wes fue sus­ti­tui­do por el Plan Young, que vol­vía a re­du­cir la deuda y es­ta­ble­cía un nue­vo ca­len­da­rio de pa­gos, pe­ro la cri­sis eco­nó­mi­ca lo hi­zo en­se­gui­da in­via­ble y, en 1932, la Con­fe­ren­cia de Lau­sa­na op­tó por con­do­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la deuda.

A la nor­ma­li­za­ción eco­nó­mi­ca de me­dia­dos de la dé­ca­da de los vein­te, se unió una nor­ma­li­za­ción po­lí­ti­ca en­tre Ale­ma­nia y los paí­ses ven­ce­do­res, so­bre to­do a par­tir de los

Los alia­dos ayu­da­ron a la re­cu­pe­ra­ción de Ale­ma­nia con el Plan Da­wes (1924) y el Plan Young (1929)

Acuer­dos de Lo­carno de 1925, por los que sus tres prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, el ale­mán Stre­se­mann, el in­glés Cham­ber­lain y el fran­cés Briand, re­ci­bie­ron con­jun­ta­men­te el Pre­mio No­bel de la Paz. El prin­ci­pal lo­gro de los acuer­dos fue que Ale­ma­nia, Fran­cia y Bél­gi­ca acep­ta­ran sus res­pec­ti­vas fron­te­ras y se com­pro­me­tie­ran a no ata­car­se – Gran Bre­ta­ña e Ita­lia ac­tua­ban co­mo ga­ran­tes–. La re­gión de Re­na­nia, que por su ca­rác­ter li­mí­tro­fe era per­ci­bi­da co­mo una ame­na­za, se man­te­nía co­mo zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da.

Sur­gió así el lla­ma­do “es­pí­ri­tu de Lo­carno”, un pe­río­do de bue­na vo­lun­tad en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que se tra­du­jo en la en­tra­da de Ale­ma­nia en la So­cie­dad de Na­cio­nes. La otra ca­ra de la mo­ne­da fue el tra­to que re­ci­bie­ron los ve­ci­nos de Ale­ma­nia por el es­te. En con­tra de lo que ha­bía si­do su pos­tu­ra so­bre el oes­te de Eu­ro­pa, Stre­se­mann se ne­gó a ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad de las fron­te­ras con Che­cos­lo­va­quia y Po­lo­nia, lo que de­ja­ba abier­ta la puer­ta a un con­flic­to pos­te­rior, co­mo efec­ti­va­men­te ocu­rrió. Los acuer­dos fue­ron re­ci­bi­dos en es­tos paí­ses con ra­bia e in­dig­na­ción – es­pe­cial­men­te en Po­lo­nia–, ya que se en­ten­dió que In­gla­te­rra y Fran­cia es­ta­ban dis­pues­tas a sa­tis­fa­cer las reivin­di­ca­cio­nes ale­ma­nas so­bre áreas co­mo el Co­rre­dor po­la­co, la ciu­dad li­bre de Dan­zig o los Su­de­tes con tal de ga­ran­ti­zar su pro­pia se­gu­ri­dad. Los con­flic­tos que aso­la­ron es­tos

lu­ga­res en vís­pe­ras de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cer­ti­fi­can el acier­to de ese aná­li­sis y la jus­ti­cia de ta­les sen­ti­mien­tos.

DICHOSOS AÑOS VEIN­TE

A pe­sar de to­dos los pro­ble­mas, la dé­ca­da pos­te­rior a la gue­rra se vi­vió en Oc­ci­den­te –es­pe­cial­men­te en gran­des ciu­da­des co­mo Pa­rís, Ber­lín o Nue­va York– co­mo un mo­men­to de enorme di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, in­dus­trial, so­cial y cul­tu­ral. Es la épo­ca co­no­ci­da co­mo los “do­ra­dos vein­te” en Ale­ma­nia, los “años lo­cos” en Fran­cia y los “roa­ringt­wen­ties” (bu­lli­cio­sos vein­te) en Es­ta­dos Uni­dos, un pe­río­do en el que el de­seo de ol­vi­dar los ho­rro­res de la gue­rra y las mi­se­rias del pre­sen­te lle­vó a la bús­que­da de nue­vas co­tas de li­ber­tad y al in­ten­to de apro­ve­char la ca­ra ama­ble de la vi­da: fue la edad do­ra­da del ca­ba­ré en Pa­rís y Ber­lín, la Era del Jazz, el ci­ne mu­do y el fu­ror por el char­les­tón.

En el ám­bi­to ar­tís­ti­co, el im­pul­so de re­no­va­ción y creatividad pa­re­cía no te­ner fin: en 1919, Gro­pius fun­dó la Bauhaus –sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, en la ciu­dad de Wei­mar–, en 1922 Joy­ce pu­bli­có el Uli­ses y, en 1923, Schoen­berg dio a co­no­cer la mú­si­ca do­de­ca­fó­ni­ca. La so­cie­dad se trans­for­mó en su con­jun­to, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a la mu­jer, que ha­bía em­pe­za­do a in­cor­po­rar­se al mun­do la­bo­ral du­ran­te la gue­rra y bus­ca­ba una nue­va in­de­pen­den­cia. Sur­gie­ron las flap­pers –jó­ve­nes mo­der­nas que ves­tían y ac­tua­ban en abier­to desafío a la tra­di­ción– y se im­plan­tó el vo­to fe­me­nino en va­rios paí­ses (In­gla­te­rra, Ale­ma­nia y EE UU, en­tre otros).

De for­ma mu­cho más ame­na­za­do­ra, es tam­bién el mo­men­to en que na­ce el fas­cis­mo, no por ca­sua­li­dad en Ita­lia, un país en teo­ría ven­ce­dor en la I Gue­rra Mun­dial, pe­ro que se ha­bía sen­ti­do pro­fun­da­men­te hu­mi­lla­do. Ita­lia en­tró en la gue­rra con la pro­me­sa de ob­te­ner im­por­tan­tes ga­nan­cias te­rri­to­ria­les que se re­co­gie­ron en el Pac­to de

Lon­dres de 1915, pe­ro en la Con­fe­ren­cia de Paz de Pa­rís vio re­cha­za­da la ma­yor par­te de sus reivin­di­ca­cio­nes con el ar­gu­men­to de que su con­tri­bu­ción a la vic­to­ria no ha­bía si­do de­ci­si­va. Es­to dio lu­gar al mi­to de la “vic­to­ria mu­ti­la­da”, en ex­pre­sión del poe­ta D’An­nun­zio, y creó las con­di­cio­nes pa­ra el sur­gi­mien­to del mo­vi­mien­to fas­cis­ta, que se nu­trió de ex­com­ba­tien­tes. En 1922, Mus­so­li­ni pro­ta­go­ni­zó la Mar­cha so­bre Ro­ma, el gol­pe de Es­ta­do que lo au­pó a la cús­pi­de del po­der, don­de se man­tu­vo más de 20 años. La ha­za­ña cau­só una hon­da im­pre­sión en Hitler, que in­ten­tó imi­tar­la al año si­guien­te en el fa­lli­do Putsch de Mú­nich y que, en su asal­to a la de­mo­cra­cia ale­ma­na, ten­dría siem­pre al Du­ce co­mo mo­de­lo.

UN DEPRIMENTE Y DEPRIMIDO FI­NAL

Los fe­li­ces años vein­te no pu­die­ron aca­bar de for­ma más in­fe­liz. En los úl­ti­mos días de oc­tu­bre de 1929, va­rias caí­das su­ce­si­vas de la Bol­sa de Nue­va York die­ron lu­gar a una cri­sis eco­nó­mi­ca de­vas­ta­do­ra que se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te por to­do el mun­do oc­ci­den­tal. La Gran De­pre­sión tu­vo un efec­to es­pe­cial­men­te dra­má­ti­co en Ale­ma­nia, que que­dó pri­va­da de la fi­nan­cia­ción ex­te­rior de la que de­pen­día y vio có­mo se dis­pa­ra­ba el des­em­pleo. Las me­di­das adop­ta­das por el can­ci­ller Brü­ning –subidas de im­pues­tos y re­cor­te del gas­to pa­ra con­te­ner el dé­fi­cit– no so­lo no me­jo­ra­ron la si­tua­ción, sino que fa­vo­re­cie­ron el ver­ti­gi­no­so as­cen­so del na­zis­mo. En las elec­cio­nes de 1930, el Par­ti­do Na­zi pa­só de 12 a 107 es­ca­ños y, en los dos co­mi­cios ce­le­bra­dos en 1932, se si­tuó co­mo el pri­mer par­ti­do de Ale­ma­nia. En enero de 1933, cuan­do el país al­can­za­ba los seis mi­llo­nes de pa­ra­dos, Hitler fue nom­bra­do can­ci­ller por el an­ciano pre­si­den­te Hin­den­burg.

Los fe­li­ces años vein­te aca­ba­ron de for­ma in­fe­liz: el Crac de 1929 tra­jo la cri­sis de la Gran De­pre­sión

DI­NE­RO SIN VA­LOR.En la ima­gen, unos ni­ños ale­ma­nes re­cor­tan bi­lle­tes y jue­gan con ellos ha­cia 1922: la in­fla­ción era tan ga­lo­pan­te que per­dían su va­lor ape­nas eran emi­ti­dos.

RINDIENDO CUENTAS. Aquí ve­mos a los má­xi­mos je­fes del ejér­ci­to ale­mán du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial, Hin­den­burg (iz­quier­da) y Lu­den­dorff (de­re­cha), ex­pli­can­do de­ta­lles de la con­tien­da al kái­ser Gui­ller­mo II (en el cen­tro).

EL MO­TÍN DE KIEL. Los ma­ri­ne­ros, con el apo­yo de am­plios sec­to­res so­cia­les, se amo­ti­na­ron en es­ta po­bla­ción del Bál­ti­co ale­mán el 29 de oc­tu­bre de 1918 (aba­jo, mar­cha por la ciu­dad).

RE­VO­LU­CIÓN DE NO­VIEM­BRE.Fue fe­roz­men­te abor­ta­da, y sus lí­de­res –Karl Liebk­necht y Ro­sa Lu­xem­bur­go–, ase­si­na­dos (arri­ba, ho­me­na­je en 1953).

UNA PAZ PRECARIA. La Con­fe­ren­cia de Pa­rís arro­jó co­mo re­sul­ta­do el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, que Ale­ma­nia lla­mó “una pu­ña­la­da por la es­pal­da” (iz­da., la fir­ma en un cua­dro de Wi­lliam Or­pen).

ALEGRES FLAP­PERS. Tres jó­ve­nes mo­der­nas y des­in­hi­bi­das, ca­rac­te­rís­ti­cas de los “lo­cos años vein­te” y pio­ne­ras de la li­be­ra­ción de la mu­jer, po­san en una pla­ya en 1928.

A LA CONQUISTA DE RO­MA. En la ima­gen, los gran­des di­ri­gen­tes del fas­cis­mo ita­liano en la Mar­cha so­bre Ro­ma (oc­tu­bre de 1922) que los lle­vó al po­der. Mus­so­li­ni es el cuar­to por la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.