Mi hé­roe

Apa­sio­na­do por des­ci­frar los te­so­ros más le­gen­da­rios que es­con­de la his­to­ria, Mar­tí­nez-Pin­na nos con­fie­sa su ad­mi­ra­ción por un bra­vo ma­rino es­pa­ñol que com­ba­tió con co­ra­je con­tra el enemi­go in­glés en las aguas del Atlán­ti­co.

Muy Historia - - SUMARIO - MH

En es­tos ar­duos tiem­pos en los que du­da­mos de no­so­tros mis­mos, no es­tá de más re­cor­dar al­guno de los mo­men­tos es­te­la­res de nues­tra his­to­ria pa­ra po­der mi­rar ha­cia el fu­tu­ro, al me­nos, con un po­co más de es­pe­ran­za. En el si­glo XVIII ve­mos flo­re­cer a in­sig­nes per­so­na­jes, que pu­sie­ron su va­lor y su in­ge­nio al ser­vi­cio de un país que es­ta­ba tra­tan­do de de­jar atrás las con­se­cuen­cias de la te­rri­ble cri­sis pa­de­ci­da du­ran­te el rei­na­do de los Aus­trias me­no­res. Es­ta­mos ha­blan­do de la Es­pa­ña de la Ilus­tra­ción, de la Es­pa­ña en la que bri­llan con luz pro­pia fi­gu­ras co­mo el pa­dre Fei­joo, Jor­ge Juan, Jo­ve­lla­nos u Ola­vi­de. No nos ol­vi­da­mos de los hom­bres de ar­mas que pu­sie­ron to­do su em­pe­ño en tra­tar de con­se­guir lo que pa­re­cía im­po­si­ble: man­te­ner abier­tas las ru­tas atlán­ti­cas y las co­mu­ni­ca­cio­nes con las po­se­sio­nes ame­ri­ca­nas, lo que ter­mi­nó pro­vo­can­do el cho­que con el gi­gan­te in­glés.

LUCHADOR HAS­TA EL FI­NAL

Don Pe­dro Me­sía de la Cer­da (1700-1783) fue uno de ellos, un no­ble, ma­rino y mi­li­tar es­pa­ñol que ga­nó fa­ma eter­na por to­mar el man­do del na­vío San Ig­na­cio de Lo­yo­la y pro­ta­go­ni­zar la épi­ca Ca­rre­ra del Glo­rio­so, una au­tén­ti­ca ges­ta en la que es­te na­vío de lí­nea se vio obli­ga­do a en­trar en com­ba­te con­tra va­rias fra­ga­tas in­gle­sas que tra­ta­ron de cap­tu­rar­lo. El 25 de ju­lio de 1747, el Glo­rio­so se en­con­tra­ba na­ve­gan­do rum­bo a Es­pa­ña. Po­cos días des­pués, el bar­co lle­ga­ba al puer­to de Cor­cu­bión, en don­de pu­do des­em­bar­car to­do su car­ga­men­to y las enor­mes ri­que­zas trans­por­ta­das, im­pres­cin­di­bles pa­ra su­fra­gar una gue­rra en la que el reino de Es­pa­ña lo­gró de­rro­tar al flo­re­cien­te Im­pe­rio bri­tá­ni­co. La mi­sión ha­bía si­do cum­pli­da. Des­de ese mo­men­to, la épi­ca del Glo­rio­so y de su ague­rri­da tri­pu­la­ción co­man­da­da por don Pe­dro Me­sía ocu­pó un pues­to de ho­nor en la his­to­ria de la Ar­ma­da es­pa­ño­la, pe­ro los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res no hi­cie­ron más que in­cre­men­tar su le­yen­da. Tras aban­do­nar la se­gu­ri­dad del puer­to, el na­vío es­pa­ñol fue ata­ca­do su­ce­si­va­men­te por fra­ga­tas bri­tá­ni­cas, que se lan­za­ron so­bre el so­li­ta­rio bar­co es­pa­ñol que, ines­pe­ra­da­men­te, se pu­so en po­si­ción de com­ba­te pa­ra ini­ciar una ba­ta­lla que no po­día ga­nar. Tras pro­pi­nar un se­rio co­rrec­ti­vo a las na­ves bri­tá­ni­cas, don Pe­dro Me­sía y sus hom­bres orien­ta­ron sus ca­ño­nes ha­cia el Dar­mouth, un bar­co que ter­mi­nó hun­di­do des­pués de que una an­da­na­da pro­ce­den­te del bar­co es­pa­ñol le acer­ta­se en la san­ta­bár­ba­ra. Du­ran­te la no­che del 18 al 19 de oc­tu­bre de 1747, los tri­pu­lan­tes del Glo­rio­so si­guie­ron de­fen­dién­do­se y dis­pa­ran­do con cual­quier ti­po de ar­ma que tu­vie­sen a bor­do con­tra otros tres bar­cos que se ha­bían uni­do a la fies­ta, el gi­gan­tes­co Rus­sell de 80 ca­ño­nes y dos fra­ga­tas más, has­ta que a las seis de la ma­ña­na sus ca­ño­nes de­ja­ron de dis­pa­rar. La mu­ni­ción se ha­bía ago­ta­do.

Un año des­pués, ter­mi­na­ba la gue­rra del Asien­to con la vic­to­ria de Es­pa­ña so­bre el reino de In­gla­te­rra gra­cias, en­tre otras co­sas, a la va­len­tía y a la des­tre­za de per­so­na­jes co­mo Pe­dro Me­sía de la Cer­da, cu­ya ges­ta a bor­do del Glo­rio­so si­gue sien­do re­cor­da­da en nues­tros días.

Tras pro­ta­go­ni­zar la épi­ca ges­ta del Glo­rio­so, Me­sía de la Cer­da re­gre­só a Es­pa­ña y re­ci­bió el man­do de una fuer­za na­val des­ti­na­da a com­ba­tir a los cor­sa­rios ar­ge­li­nos. Nue­va­men­te, su buen ha­cer le va­lió pa­ra ser as­cen­di­do a te­nien­te ge­ne­ral y con­se­je­ro del Su­pre­mo de Gue­rra. Sus úl­ti­mos años al ser­vi­cio de la pa­tria los in­vir­tió sir­vien­do co­mo vi­rrey, go­ber­na­dor y ca­pi­tán ge­ne­ral de Nue­va Gra­na­da, des­de el 24 de fe­bre­ro de 1761, en que to­ma po­se­sión de su car­go, has­ta 1772, en que de­ci­de vol­ver a Es­pa­ña pa­ra dis­fru­tar de un me­re­ci­do des­can­so has­ta la fe­cha de su muer­te, acon­te­ci­da el 15 de abril de 1783.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.