Dwight D. Ei­sen­ho­wer

En su do­ble ver­tien­te de mi­li­tar y de po­lí­ti­co, Ar­to­la es­co­ge a una des­ta­ca­da fi­gu­ra pro­ta­go­nis­ta de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: el ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se co­no­ci­do co­mo “Ike”, que tam­bién sir­vió co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1953 y 1961.

Muy Historia - - MI HÉROE -

He op­ta­do por Ei­sen­ho­wer, ade­más de por mi ad­mi­ra­ción por él, por­que, de ma­ne­ra in­jus­ta (es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña), se tra­ta de una fi­gu­ra his­tó­ri­ca po­co co­no­ci­da o des­de­ña­da. Qui­zá su vi­si­ta a Fran­co en 1953 no le ha­ya ayu­da­do en es­te sen­ti­do. Y, sin em­bar­go, tu­vo un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en va­rios epi­so­dios ca­pi­ta­les del si­glo XX, en los que la his­to­ria le mues­tra co­mo un hom­bre sen­sa­to, ca­paz, mo­des­to y efi­caz. De he­cho, en su país fue siem­pre muy ad­mi­ra­do. Su pri­me­ra apa­ri­ción en la his­to­ria se pro­du­jo al fren­te de las fuer­zas alia­das en los des­em­bar­cos del nor­te de Áfri­ca en no­viem­bre de 1942. A par­tir de en­ton­ces se­rá el man­do su­pre­mo de los ejér­ci­tos an­glo-es­ta­dou­ni­den­ses en los dis­tin­tos tea­tros de ope­ra­cio­nes has­ta el fi­nal de la gue­rra: Tú­nez, Si­ci­lia, Ita­lia, Nor­man­día, ocu­pa­ción de Ale­ma­nia... Los ge­ne­ra­les de cin­co es­tre­llas es­ta­dou­ni­den­ses eran ca­si más po­lí­ti­cos que mi­li­ta­res, y así lo de­mos­tró Ei­sen­ho­wer ( que re­ci­bía el ape­la­ti­vo ca­ri­ño­so de “Ike”) du­ran­te aque­llos años de la dé­ca­da de los cua­ren­ta, me­dian­do en­tre alia­dos y, tam­bién, en­tre los enor­mes egos de sus com­pa­ñe­ros de ar­mas. Tras un breve pa­so por la pre­si­den­cia de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia en la in­me­dia­ta pos­gue­rra, en 1952 ini­ció otra im­por­tan­te ba­ta­lla: su ca­rre­ra por al­can­zar la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Cul­mi­nó con vic­to­ria en las elec­cio­nes de no­viem­bre de ese año y fue in­ves­ti­do tri­gé­si­mo cuar­to pre­si­den­te de su país. Su pri­mer man­da­to des­ta­có por el cum­pli­mien­to de sus pro­me­sas elec­to­ra­les: ter­mi­nar con la gue­rra de Co­rea, adop­tar una po­lí­ti­ca de fir­me­za an­te el avan- ce co­mu­nis­ta y lu­char con­tra la co­rrup­ción. Ade­más, fue un pre­cur­sor de las po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción ra­cial. Ju­gó un pa­pel muy re­le­van­te en los orí­ge­nes de la ca­rre­ra es­pa­cial, man­te­nien­do una pos­tu­ra so­se­ga­da an­te la his­té­ri­ca reac­ción por el lan­za­mien­to del pri­mer Sput­nik so­vié­ti­co: fue el ar­tí­fi­ce de la crea­ción de la mí­ti­ca NA­SA, pi­lar fun­da­men­tal del pro­gra­ma es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se, y, so­bre to­do, de­fen­dió que el es­pa­cio que­da­ra al mar­gen de la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca.

LU­CES Y SOM­BRAS EN SU GO­BIERNO

Por si fue­ra po­co, sus dos man­da­tos coin­ci­die­ron con una im­por­tan­te épo­ca de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca pa­ra sus con­ciu­da­da­nos, lo que dis­pa­ró su po­pu­la­ri­dad.

Pe­ro no to­do son pa­ra­bie­nes: eli­gió mal a su vi­ce­pre­si­den­te ( Ni­xon) y, aun­que tra­tó de qui­tár­se­lo de en­ci­ma du­ran­te la cam­pa­ña de la re­elec­ción, no lo lo­gró. Otra fi­gu­ra ne­gra de la his­to­ria de su país en esos años le acom­pa­ña –aun­que tam­po­co fue­ra san­to de su de­vo­ción–: se tra­ta del si­nies­tro se­na­dor Jo­seph McCarthy y su ca­za de bru­jas.

En de­fi­ni­ti­va, nos en­con­tra­mos an­te uno de los mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos más re­le­van­tes del si­glo XX, que de­jó un mun­do me­jor del que en­con­tró.

En la fo­to, Ei­sen­ho­wer y su fa­mi­lia dis­fru­tan de la ce­na de Ac­ción de Gra­cias en Au­gus­ta, Geor­gia. De iz­da. a dcha.: Ma­mie Ei­sen­ho­wer sos­te­nien­do a su nie­ta Su­san; el pre­si­den­te; su hi­jo John Da­vid Ei­sen­ho­wer y su mu­jer, Bar­ba­ra, y de­lan­te de es­tos sus hi­jos Da­vid y Bar­ba­ra, los otros nie­tos de Dwight.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.