BRE­NAN EN EL LABERINTO

Muy Historia - - CRONOLOGÍA -

Po­cos cro­nis­tas ex­tran­je­ros su­pie­ron con­tar me­jor la Es­pa­ña del si­glo XX que el his­pa­nis­ta bri­tá­ni­co Ge­rald Bre­nan, via­je­ro in­can­sa­ble y enamo­ra­do de An­da­lu­cía, que di­bu­jó, des­de la im­pa­ga­ble pers­pec­ti­va de un lú­ci­do ob­ser­va­dor neu­tral y fo­rá­neo, un mag­ní­fi­co per­fil de las dos Es­pa­ñas y de las se­mi­llas de la Gue­rra Ci­vil en El laberinto es­pa­ñol ( 1943). Pe­ro Bre­nan – cu­yas sim­pa­tías se orien­ta­ban, a pe­sar de to­do, cla­ra­men­te ha­cia el ban­do re­pu­bli­cano– fue más allá cuan­do los efec­tos co­la­te­ra­les de la gue­rra lla­ma­ron a su puer­ta, im­pli­cán­do­se di­rec­ta­men­te y ju­gán­do­se el pe­lle­jo por ayu­dar a otros. Re­si­día y es­cri­bía en Má­la­ga cuan­do se pro­du­jo el al­za­mien­to, en la ca­sa que an­tes ha­bía per­te­ne­ci­do a un hom­bre adi­ne­ra­do y de bue­na fa­mi­lia, Carlos Croo­ke La­rios, cu­ya nue­va re­si­den­cia, una vez los Bre­nan se mu­da­ron y es­ta­ble­cie­ron en la ca­sa, fue bom­bar­dea­da por ex­tre­mis­tas de iz­quier­da con to­da su fa­mi­lia den­tro. Vi­vie­ron pa­ra con­tar­lo y Bre­nan, cons­cien­te de que de su ayu­da de­pen­día su su­per­vi­ven­cia, no du­dó en abrir­les las puer­tas de su ca­sa a sa­bien­das de que es­ta­ba ocul­tan­do a un per­se­gui­do por los re­pu­bli­ca­nos. El bri­tá­ni­co les ofre­ció pro­tec­ción, a él y a los su­yos, pe­se a des­cu­brir po­co des­pués que Croo­ke ha­bía ju­ga­do un pa­pel bas­tan­te ac­ti­vo en el al­za­mien­to. Sin el au­xi­lio del his­pa­nis­ta, aque­lla fa­mi­lia no ha­bría lo­gra­do so­bre­vi­vir a la gue­rra.

Ge­rald Bre­nan (1894-1987), enamo­ra­do de An­da­lu­cía y Es­pa­ña, vi­vió la gue­rra en­tre Gra­na­da y Má­la­ga, don­de mo­ri­ría mu­chos años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.