HE­MING­WAY Y GELLHORN: AL­TA­VO­CES DEL HO­RROR VI­VI­DO

Muy Historia - - CRONOLOGÍA -

Al igual que la pa­re­ja de fo­tó­gra­fos Ro­bert Ca­pa y Ger­da Ta­ro for­ma­ron un buen tán­dem que ex­pu­so la bar­ba­rie de la gue­rra has­ta la muer­te de Ta­ro – que tu­vo lu­gar pre­ci­sa­men­te en el cam­po de ba­ta­lla–, la pa­re­ja de es­cri­to­res com­pues­ta por Er­nest He­ming­way y Mart­ha Gellhorn tam­bién ejer­ció co­mo al­ta­voz del ho­rror. Mien­tras He­ming­way es­cri­bía que, a tra­vés de la puer­ta abier­ta de su ha­bi­ta­ción, po­día oír el ti­ro­teo del fren­te a unas cuan­tas manzanas del ho­tel don­de se en­con­tra­ba, ase­gu­ran­do que era una suer­te “es­tar tum­ba­do en la ca­ma en lu­gar de en Ca­ra­ban­chel o la Ciu­dad Uni­ver- si­ta­ria”, Gellhorn, que aca­ba­ría sien­do la ter­ce­ra es­po­sa del es­cri­tor, des­cri­bía pa­ra la re­vis­ta Co­llier’s en qué se ha­bía con­ver­ti­do Ma­drid: “Una ciu­dad en la que te jue­gas la vi­da mien­tras acu­des a com­prar. Hay mu­je­res ha­cien­do co­la, las hay por to­do Ma­drid; mu­je­res ca­lla­das, nor­mal­men­te ves­ti­das de ne­gro, con bol­sas de la com­pra col­gan­do del bra­zo, es­pe­ran­do pa­ra com­prar co­mi­da. Un obús cae al otro la­do de la pla­za. Vuel­ven la ca­be­za pa­ra mi­rar y se pe­gan un po­co más a la ca­sa, pe­ro na­die de­ja su lu­gar en la co­la. Des­pués de to­do, lle­van allí tres ho­ras y los ni­ños es­pe­ran co­mi­da en ca­sa”.

So­bre es­tas lí­neas, Cli­ve Owen en el pa­pel de Er­nest He­ming­way y Ni­co­le Kid­man co­mo Mart­ha Gellhorn en la pe­lí­cu­la He­ming­way& Gellhorn ( Phi­lip Kauf­man, 2012).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.