Los MONUMENTS MEN es­pa­ño­les

El es­ta­lli­do de la gue­rra su­pu­so un pe­li­gro in­me­dia­to pa­ra gran­des obras de ar­te. Des­de fi­na­les de 1936, un gru­po de hé­roes y he­roí­nas de la cul­tu­ra se en­car­ga­ron de po­ner­las a sal­vo.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - AL­BER­TO PORLAN ES­CRI­TOR Y FI­LÓ­LO­GO

La prin­ci­pal ta­rea de la Jun­ta de In­cau­ta­ción era re­cu­pe­rar las obras de ar­te re­qui­sa­das por sin­di­ca­tos de to­da cla­se

Aun­que mu­chos la veían ve­nir des­de ha­cía me­ses –o pre­ci­sa­men­te por eso–, la su­ble­va­ción mi­li­tar de julio de 1936 re­ci­bió una ai­ra­da con­tes­ta­ción por par­te del pue­blo es­pa­ñol. Los sec­to­res más po­li­ti­za­dos se echa­ron a la ca­lle en las gran­des ciu­da­des bus­can­do a los que ha­bían con­si­de­ra­do siem­pre sus enemi­gos se­cu­la­res: los aris­tó­cra­tas y el cle­ro. Or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les de to­das cla­ses ocu­pa­ron los pa­la­cios y las igle­sias, don­de al­gu­nos ele­men­tos die­ron rien­da suel­ta a su ren­cor van­dá­li­co. Otros, sen­ci­lla­men­te, arram­pla­ron con lo que pu­die­ron. Se sen­tían ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­dos pa­ra apo­de­rar­se de los bie­nes de sus enemi­gos de cla­se, a quie­nes con­si­de­ra­ban cóm­pli­ces de aque­lla trai­ción ar­ma­da a las ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas.

PA­RAR EL VAN­DA­LIS­MO

Cuan­do em­pe­zó a en­ten­der el ver­da­de­ro al­can­ce del mo­vi­mien­to se­di­cio­so, el Go­bierno re­pu­bli­cano tu­vo que acep­tar que no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra con­tra­rres­tar­lo efi­caz­men­te. En reali­dad, ha­bía que­da­do atra­pa­do en­tre dos fren­tes: el mi­li­tar, que ha­bían es­ta­ble­ci­do los su­ble­va­dos, y el in­te­rior, don­de su au­to­ri­dad de­bía com­pe­tir con la de los par­ti­dos, sin­di­ca­tos y co­mi­tés. Es­tos ejer­cían su po­der por libre y lo apo­ya­ban con un ar­gu­men­to irre­fu­ta­ble: la pis­to­la del 9 lar­go bien vi­si­ble en el cin­to.

El Go­bierno de gue­rra que pre­si­dió José Gi­ral dos días des­pués del gol­pe nom­bró mi­nis­tro de Go­ber­na­ción al ge­ne­ral Po­zas, quien, apo­ya­do por ese nom­bra­mien­to, con­si­guió man­te­ner a una par­te con­si­de­ra­ble de la Guar­dia Ci­vil del la­do de la le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na. Aquel ga­bi­ne­te, cons­cien­te de la se­rie­dad de los mo­men­tos que se es­ta­ban vi­vien­do, asu­mió la gra­ve y muy cri­ti­ca­da de­ci­sión de dis­tri­buir ar­mas en­tre la po­bla­ción ci­vil, par­te de las cua­les fue­ron a pa­rar a or­ga­ni­za­cio­nes que ope­ra­ban por su cuen­ta, aje­nas a las ór­de­nes gu­ber­na­men­ta­les.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros per­ma­ne­cía reuni­do de for­ma ca­si per­ma­nen­te pa­ra ha­cer fren­te a la ca­de­na in­ter­mi­na­ble de nue­vos acon­te­ci­mien­tos que su­po­nía el le­van­ta­mien­to mi­li­tar, pe­ro tam­bién a los que ge­ne­ra­ba aque­lla si­tua­ción iné­di­ta en la ma­sa de la po­bla­ción ci­vil. Por otra par­te, el pla­ne­ta en­te­ro em­pe­za­ba a po­ner el fo­co in­for­ma­ti­vo – que se man­ten­dría to­da la gue­rra con ma­yor o me­nor in­ten­si­dad– en lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en Es­pa­ña. Los me­dios in­ter­na­cio­na­les en­via­ron a cien­tos de re­por­te­ros, fo­tó­gra­fos y ope­ra­do­res de ci­ne que pro­du­cían y pu­bli­ca­ban cró­ni­cas y re­por­ta­jes so­bre to­dos los as­pec­tos de la si­tua­ción. En­tre ellos, el de los in­con­tro­la­dos: al des­cri­bir los acon­te­ci­mien­tos de Es­pa­ña, los es­pec­ta­do­res de los no­ti­cia­rios del mun­do en­te­ro ve­rían imá­ge­nes de asal­tos de igle­sias, que­ma de pa­la­cios, imá­ge­nes pro­fa­na­das, cam­pa­nas en la cha­ta­rra y has­ta un fu­si­la­mien­to sim­bó­li­co del Co­ra­zón de Je­sús en el mo­nu­men­to del Ce­rro de los Án­ge­les. An­tes de que se cum­plie­ra una se­ma­na de gue­rra, el Go­bierno pro­mul­gó una ley por la que se crea­ba la Jun­ta de In­cau­ta­ción y Pro­tec­ción del Te­so­ro Ar­tís­ti­co. Fue José Ber­ga­mín, miem­bro de la Ge­ne­ra­ción del 27, co­mu­nis­ta y ca­tó­li­co ( su le­ma era “es­toy con los co­mu­nis­tas has­ta la muer­te”), quien lla­mó la aten­ción so­bre el van­da­lis­mo

y el sa­queo, así co­mo so­bre el da­ño que aque­llas es­ce­nas de re­go­deo sa­crí­le­go pro­du­cían al cré­di­to in­ter­na­cio­nal de la Re­pú­bli­ca.

ACA­BAR CON LA RAPIÑA

La Jun­ta de In­cau­ta­ción co­men­zó su tra­ba­jo con unos me­dios ri­si­bles: unos car­nés im­pro­vi­sa­dos y una fur­go­ne­ta. Y su la­bor no era fá­cil, pues con­sis­tía fun­da­men­tal­men­te en per­so­nar­se en pa­la­ce­tes, man­sio­nes o con­ven­tos ocu­pa­dos por tal o cual sin­di­ca­to (que po­día ser el de cor­de­le­ros, el de de­pen­dien­tes de ul­tra­ma­ri­nos o el de con­duc­to­res de tran­vía) e im­po­ner­les en nom­bre del Go­bierno la re­vi­sión y re­qui­sa de sus nue­vas po­se­sio­nes, a lo que no so­lían ac­ce­der de buen gra­do. A pe­sar de ello, obras de gran­des pintores, es­cul­tu­ras, por­ce­la­nas fi­ní­si­mas y ob­je­tos de to­das cla­ses y gran va­lor his­tó­ri­co o ar­tís­ti­co em­pe­za­ron a lle­nar los lo­ca­les ce­di­dos co­mo de­pó­si­tos a la Jun­ta, don­de eran de­bi­da­men­te ca­ta­lo­ga­dos e in­for­ma­dos. Sus miem­bros, que tu­vie­ron que apren­der to­do so­bre la mar­cha, con­si­guie­ron sal­var de es­te mo­do au­tén­ti­cas jo­yas del ar­te mun­dial.

Uno de sus ma­yo­res éxi­tos fue el res­ca­te de cin­co pin­tu­ras del Gre­co que, se­gún de­nun­ció un re­mi­ten­te anó­ni­mo, es­ta­ban es­con­di­das en la cue­va del San­tua­rio de La Ca­ri­dad, en Illes­cas, To­le­do. Las te­las ha­bían si­do des­pro­vis­tas de sus marcos y se en­con­tra­ban en unas con­di­cio­nes la­men­ta­bles, pe­ro el al­cal­de de Illes­cas úni­ca­men­te acep­tó ce­der los lien­zos a la Jun­ta si los lle­va­ba en per­so­na a Ma­drid y los de­po­si­ta­ba, an­te no­ta­rios y pe­rio­dis­tas, en una ca­ja fuer­te del Ban­co de Es­pa­ña de la que so­lo él tu­vie­ra la lla­ve. La Jun­ta tu­vo que acep­tar to­das aque­llas ga­ran­tías, pe­ro Illes­cas ca­yó unas se­ma­nas más tar­de en po­der de los su­ble­va­dos y el al­cal­de y su lla­ve des­apa­re­cie-

ron. Hu­bo que for­zar la ca­ja y, gra­cias a ello, des­cu­brie­ron que los cua­dros es­ta­ban irre­co­no­ci­bles de­bi­do a la hu­me­dad. Fue una se­ñal de alar­ma que se con­vir­tió en un le­ma: la hu­me­dad es peor que las bom­bas cuan­do se tra­ta de cua­dros. Tras una mi­nu­cio­sa y lar­ga res­tau­ra­ción, los cin­co lien­zos fue­ron fe­liz­men­te re­cu­pe­ra­dos y hoy cons­ti­tu­yen la ma­yor atrac­ción cul­tu­ral que ofre­ce Illes­cas.

El avan­ce vic­to­rio­so de los fran­quis­tas los de­jó en el mes de no­viem­bre a las puer­tas de Ma­drid. La si­tua­ción mi­li­tar pa­re­cía de­ses­pe­ra­da y el Go­bierno se plan­teó aban­do­nar la ciu­dad e ins­ta­lar­se en Va­len­cia. La de­ci­sión te­nía un pe­so po­lí­ti­co enor­me, pues era tan­to co­mo aban­do­nar la ca­pi­tal a su suer­te, pe­ro en esos mo­men­tos pa­re­cía la úni­ca po­si­ble si se pre­ten­día se­guir lu­chan­do. Sin em­bar­go, el ga­bi­ne­te era cons­cien­te de que no po­día de­sen­ten­der­se del Te­so­ro Ar­tís­ti­co Na­cio­nal y emi­tió una or­den se­gún la cual es­te de­bía se­guir al Go­bierno allá don­de fue­ra. El 6 de no­viem­bre, el ga­bi­ne­te aban­do­nó Ma­drid de­jan­do la ca­pi­tal en ma­nos de una en­de­ble Jun­ta de De­fen­sa pre­si­di­da por el ge­ne­ral Mia­ja. La lu­cha en la Ca­sa de Cam­po lle­gó a su clí­max y, con­tra to­das las pre­vi­sio­nes, el co­ra­je de los ma­dri­le­ños y la in­ter­ven­ción

de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les con­tu­vie­ron el ata­que fran­quis­ta. Sin em­bar­go, la ba­ta­lla aé­rea se re­cru­de­ció y las bom­bas llo­vie­ron so­bre la ca­pi­tal. En cum­pli­mien­to de la or­den gu­ber­na­men­tal, el 10 de no­viem­bre las obras maes­tras del Pra­do em­pe­za­ron a sa­lir pa­ra Va­len­cia. El 16, en el cur­so de un bom­bar­deo fran­quis­ta, ca­ye­ron nue­ve bom­bas in­cen­dia­rias so­bre la te­chum­bre del mu­seo. Los da­ños no fue­ron gra­ves, pe­ro la no­ti­cia fue ai­rea­da am­plia­men­te por la pro­pa­gan­da de gue­rra re­pu­bli­ca­na, lo que da­ba la ra­zón a quie­nes ha­bían de­ci­di­do el tras­la­do de los cua­dros, cu­yo trans­por­te en aque­llas con­di­cio­nes re­sul­ta­ba an­gus­tio­so. Los ca­mio­nes, cir­cu­lan­do en la me­di­da de lo po­si­ble por ca­rre­te­ras se­gu­ras y po­co tran­si­ta­das, em­plea­ban una me­dia de 24 ho­ras pa­ra re­co­rrer los 350 km que se­pa­ran Ma­drid de Va­len­cia.

TRAS­LA­DO A CA­TA­LU­ÑA

En la ca­pi­tal va­len­cia­na se ha­bi­li­ta­ron pa­ra su con­ser­va­ción las To­rres de Se­rra­nos, una pe­que­ña for­ta­le­za me­die­val don­de fue­ron rea­li­za­das im­por­tan­tes obras de pro­tec­ción y con­so­li­da­ción, in­clui­do un sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción pio­ne­ro en su tiem­po. A esas al­tu­ras, la Jun­ta de In­cau­ta­ción se ha­bía con­ver­ti­do en la Jun­ta Cen­tral del Te­so­ro Ar­tís­ti­co, pre­si­di­da por el pin­tor ex­tre­me­ño Ti­mo­teo Pérez Ru­bio, el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de aque­lla odi­sea que has­ta en­ton­ces no ha­bía he­cho más que em­pe­zar. Por­que an­te la progresión de los fran­quis­tas, que a prin­ci­pios de 1938 ame­na- za­ban con par­tir en dos la zo­na re­pu­bli­ca­na, el Go­bierno de­ci­dió tras­la­dar­se a Ca­ta­lu­ña, y con él se tras­la­dó el Te­so­ro, com­pues­to aho­ra por lo más se­lec­to del Pra­do y el Es­co­rial. En no­viem­bre, tras la Ba­ta­lla del Ebro, las ban­de­ras de Fa­lan­ge en­tran en Ca­ta­lu­ña y el go­bierno pre­si­di­do por Aza­ña bus­ca re­fu­gio en el Pi­ri­neo, a un ti­ro de pie­dra de la fron­te­ra fran­ce­sa. Pa­ra guar­dar el Te­so­ro se ha­bi­li­ta co­mo de­pó­si­to una mi­na de tal­co si­tua­da en La Va­jol, así co­mo los só­ta­nos de los cas­ti­llos de Fi­gue­ras y Pe­re­la­da. En es­te úl­ti­mo se alo­ja el pre­si­den­te Aza­ña, quien co­men­ta en sus Me­mo­rias que le ator­men­ta­ba

En no­viem­bre de 1936, ca­ye­ron nue­ve bom­bas in­cen­dia­rias en el te­cho del Mu­seo del Pra­do, por for­tu­na sin cau­sar da­ños

el te­mor de que, bus­cán­do­le a él, la avia­ción re­bel­de bom­bar­dea­se el cas­ti­llo y des­tru­ye­ra los Velázquez de­po­si­ta­dos en el só­tano. Aza­ña ha­bía de­cla­ra­do pú­bli­ca­men­te que el Te­so­ro era más im­por­tan­te que la Re­pú­bli­ca, pues en el fu­tu­ro po­dría ha­ber otras re­pú­bli­cas, mien­tras que el Te­so­ro era úni­co e irrm­pla­za­ble. Pe­ro lo cier­to era que a esas al­tu­ras se ha­bía con­ver­ti­do pa­ra el Go­bierno en una pa­ta­ta ca­lien­te, en una de sus ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes.

A RE­CAU­DO EN LA SO­CIE­DAD DE NA­CIO­NES

Es­ta­ba a sal­vo, bien em­ba­la­do y protegido, pe­ro na­die sa­bía qué ha­cer con él. No que­rían aban­do­nar­lo en ma­nos del enemi­go: sa­bían que Fran­co ha­bía con­traí­do deu­das fa­bu­lo­sas a cuen­ta del ar- ma­men­to en­via­do a Es­pa­ña por Hitler y Mus­so­li­ni y te­mían le­gí­ti­ma­men­te que las obras maes­tras del Pra­do se usa­ran co­mo pa­go.

La so­lu­ción lle­gó cuan­do más se ne­ce­si­ta­ba. El cé­le­bre pin­tor ca­ta­lán Jo­sep Ma­ria Sert, que en 1936 de­co­ró la Sa­la del Con­se­jo del Pa­la­cio de la So­cie­dad de Na­cio­nes en Gi­ne­bra, ha­bía desa­rro­lla­do una sin­ce­ra amis­tad con su Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral, el fran­cés Jo­seph Ave­nol. Ac­tuan­do co­mo agen­te fran­quis­ta, Sert con­si­guió que aque­lla ins­ti­tu­ción, an­te­ce­den­te de la ONU, ce­die­ra sus só­ta­nos pa­ra al­ber­gar el Te­so­ro Ar­tís­ti­co es­pa­ñol a la es­pe­ra de que ter­mi­na­se la gue­rra. Se im­pro­vi­só un Co­mi­té In­ter­na­cio­nal for­ma­do por au­to­ri­da­des en el mun­do del ar­te, que se pre­sen­tó en Fi­gue­ras pa­ra ha­cer­se car­go del Te­so­ro tras fir­mar con Julio Álvarez del Va­yo, mi­nis­tro de Es­ta­do de la Re­pú­bli-

ca, un acuer­do se­gún el cual las obras de ar­te so­lo vol­ve­rían a Es­pa­ña “pa­ra ser pa­tri­mo­nio co­mún de to­dos los es­pa­ño­les”. Y ba­jo unas con­di­cio­nes ex­tre­mas, en­tre los ca­ño­na­zos de las van­guar­dias fran­quis­tas, se con­si­guió pa­sar las ca­jas a Fran­cia, don­de al­gu­nas pie­zas lle­ga­ron a hom­bros de los con­duc­to­res y los mi­li­ta­res que las pro­te­gían.

AC­CI­DEN­TE EVI­TA­DO IN EX­TRE­MIS

El con­voy fe­rro­via­rio que las con­du­jo a Gi­ne­bra car­ga­ba 1.800 gran­des ca­jas y, se­gún la pren­sa de la épo­ca, era el trans­por­te más va­lio­so de la his­to­ria. En Sui­za fue re­ci­bi­do con en­tu­sias­mo, se de­po­si­tó en la So­cie­dad de Na­cio­nes y, an­te la exi­gen­cia fir­me de Ti­mo­teo Pérez Ru­bio, se lle­vó a ca­bo un in­ven­ta­rio ex­haus­ti­vo cu­yo re­sul­ta­do de­mos­tró que no fal­ta­ba una so­la pie­za. Tras ga­nar la gue­rra, Fran­co au­to­ri­zó que se rea­li­za­se una ex­hi­bi­ción de las obras en Gi­ne­bra que su­pu­so un su­ce­so ar­tís­ti­co in­ter­na­cio­nal. Un úl­ti­mo gol­pe de suer­te se pro­du­jo mi­nu­tos an­tes de la par­ti­da del tren que trans­por­ta­ba los cua­dros de vuelta a Es- pa­ña, cuan­do un em­plea­do fe­rro­via­rio aler­tó de que la al­tu­ra de al­gu­nas ca­jas su­pe­ra­ba la de los tú­ne­les del ca­mino. Gra­cias a él se sal­va­ron del des­tro­zo los cua­dros de ma­yo­res di­men­sio­nes. El Te­so­ro lle­gó a la es­ta­ción del Nor­te de Ma­drid el 9 de sep­tiem­bre de 1939, ca­si tres años des­pués de su pri­mer tras­la­do. La pro­pa­gan­da fran­quis­ta no pu­do por me­nos que re­co­no­cer que ha­bían vuel­to to­das las obras que sa­lie­ron. Pe­ro el éxi­to te­nía nom­bre pro­pio. El en­ca­be­za­do del ABC re­za­ba así: “El so­ber­bio pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co de la Pa­tria es recobrado en Gi­ne­bra mer­ced a la fina sa­ga­ci­dad del Cau­di­llo”. Una vez más, se de­mues­tra que la his­to­ria la es­cri­ben los ven­ce­do­res. Pe­ro no la es­cri­ben pa­ra siem­pre, por­que a pe­sar de que aque­llos hom­bres y mu­je­res anó­ni­mos que nos sal­va­ron el ar­te, aque­llos hu­mil­des gi­gan­tes, fue­ron de­nos­ta­dos por el Ré­gi­men co­mo la­dro­nes que pre­ten­dían en­tre­gar nues­tro te­so­ro a sus “amos so­vié­ti­cos”, hoy se sa­be muy bien có­mo fue­ron los acon­te­ci­mien­tos. Ahí es­tá el tiem­po pa­ra re­cor­dar­nos te­naz­men­te la ver­dad y, an­tes o des­pués, po­ner­nos a to­dos en nues­tro si­tio.

Aza­ña te­mía que los bom­bar­deos de la avia­ción re­bel­de des­tru­ye­sen los Velázquez por bus­car­le a él

MA­TAR A CRIS­TO. En el Ce­rro de los Án­ge­les (Ma­drid), se lle­vó a ca­bo el fu­si­la­mien­to sim­bó­li­co del Co­ra­zón de Je­sús al prin­ci­pio de la gue­rra. Es­te ti­po de aten­ta­dos con­tra imá­ge­nes re­li­gio­sas te­nían gran re­per­cu­sión en la pren­sa in­ter­na­cio­nal.

EL GRE­CO, SAL­VA­DO. Es­te óleo ( La Co­ro­na­ción de la Vir­gen), pin­ta­do por el Gre­co, fue uno de los cin­co lien­zos del ar­tis­ta cre­ten­se res­ca­ta­dos de la cue­va del San­tua­rio de La Ca­ri­dad de Illes­cas, To­le­do. Las te­las se en­con­tra­ban en un avan­za­do es­ta­do de de­te­rio­ro de­bi­do a la hu­me­dad.

VE­NUS EN GI­NE­BRA. A co­mien­zos de 1939, las obras del Mu­seo del Pra­do fue­ron tras­la­da­das a la se­de de la So­cie­dad de Na­cio­nes en Gi­ne­bra. En la ima­gen, la po­li­cía sui­za ob­ser­va el trans­por­te de un Ti­ziano.

NUE­VAS AU­TO­RI­DA­DES. Aquí ve­mos a la Jun­ta de De­fen­sa pre­si­di­da por el ge­ne­ral Mia­ja (quin­to por la de­re­cha) el 7 de no­viem­bre de 1936, un día des­pués del tras­la­do del Go­bierno de Ma­drid a Va­len­cia.

ÉXI­TO MUN­DIAL. Una de las sa­las de la exposición de obras del Pra­do rea­li­za­da en Gi­ne­bra des­pués de la Gue­rra Ci­vil. Fue un acon­te­ci­mien­to de gran re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal.

EFE

RE­GRE­SO A ES­PA­ÑA. Las obras del Mu­seo del Pra­do ex­pues­tas en Gi­ne­bra lle­gan a la Es­ta­ción del Nor­te de Ma­drid el 9 de sep­tiem­bre de 1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.