LA TER­CE­RA ES­PA­ÑA

Muy Historia - - CRONOLOGÍA - FERNANDO COHNEN PE­RIO­DIS­TA

Des­de an­tes de que es­ta­lla­ra la Gue­rra Ci­vil, hu­bo po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les que reivin­di­ca­ron su opo­si­ción tan­to al con­flic­to ar­ma­do co­mo a la vio­len­cia desata­da en­tre re­bel­des y lea­les a la Re­pú­bli­ca. Fue­ron los ros­tros co­no­ci­dos de una al­ter­na­ti­va a la bar­ba­rie en la que mi­li­ta­ron mi­les de es­pa­ño­les anó­ni­mos.

“Es­pa­ño­li­to que vie­nes / al mun­do, te guar­de Dios. / Una de las dos Es­pa­ñas / ha de he­lar­te el co­ra­zón”. Es­tos ver­sos del poe­ta Antonio Ma­cha­do re­for­za­ron, pe­se a su in­ten­ción con­tra­ria, el mi­to fran­quis­ta de las dos Es­pa­ñas du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Los mi­li­ta­res afri­ca­nis­tas que se su­ble­va­ron con­tra la Se­gun­da Re­pú­bli­ca afir­ma­ron que ellos eran los cru­za­dos ca­tó­li­cos de la “ver­da­de­ra pa­tria”, que iban a li­be­rar­la de la “an­ti-Es­pa­ña”, cu­yos lí­de­res, una ca­ter­va de ro­jos, ma­so­nes e in­de­pen­den­tis­tas, lle­va­ban al país a su segura des­truc­ción. Pe­ro ¿ so­lo hu­bo dos Es­pa­ñas? Hoy son mu­chos los his­to­ria­do­res y es­tu­dio­sos que su­gie­ren la exis­ten­cia de una “ter­ce­ra Es­pa­ña”, aque­lla for­ma­da por los que se sin­tie­ron aje­nos a la Gue­rra Ci­vil y de­ci­die­ron to­mar el ca­mino del exi­lio –los que pu­die­ron– pa­ra es­ca­par de la vio­len­cia que se es­ta­ba pro­du­cien­do en el país. Así, al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos exiliados de pri­me­ra ho­ra in­ten­ta­ron crear un fren­te de in­te­lec­tua­les con­tra­rios a la gue­rra. En­tre ellos se en­con­tra­ba el ex pre­si­den­te Ni­ce­to Al­ca­lá-Za­mo­ra, que en 1937 ya ha­bla­ba de la ter­ce­ra Es­pa­ña. Su ob­je­ti­vo era fe­de­rar a aque­llos re­pu­bli­ca­nos que no per­te­ne­cían al Par­ti­do Co­mu­nis­ta ni a gru­pos anar­quis­tas o par­ti­dos mo­nár­qui­cos con­ser­va­do­res.

Uno de los más ac­ti­vos en es­ta ta­rea fue el es­cri­tor y di­plo­má­ti­co Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga, que na­da más ini­ciar­se la con­tien­da pu­bli­có un ar­tícu­lo en el dia­rio Aho­ra en el que afir­ma­ba que, des­de el pun­to de vis­ta de la li­ber­tad, no ha­bía di­fe­ren­cia en­tre mar­xis­mo y fas­cis­mo. Ma­da­ria­ga, que era un con­fe­so an­ti­co­mu­nis­ta, ne­gó la exis­ten­cia de la lu­cha de cla­ses y sos­tu­vo que la li­ber­tad y la am­bi­ción eran esen­cia­les pa­ra que una so­cie­dad pro­gre­sa­se. Tam­bién cri­ti­có a Fran­co por su po­lí­ti­ca re­pre­si­va, ya que fa­vo­re­cía, en su opi­nión, el flo­re­ci­mien­to del co­mu­nis­mo en el país, lo que mo­les­tó pro­fun­da­men­te a los mi­li­ta­res re­bel­des, lo mis­mo que lo otro mo­les­ta­ba a los re­pu­bli­ca­nos.

En 2002, Andrés Tra­pie­llo se su­mó a la te­sis de Ma­da­ria­ga. “Aque­lla no fue una gue­rra en­tre dos Es­pa­ñas, co­mo erró­nea­men­te creí­mos mu­chos du­ran­te tan­tos años, si­guien­do la idea de hom­bres pers­pi­ca­ces co­mo Ma­cha­do o Una­muno, sino la de­ter­mi­na­ción de dos Es­pa­ñas mi­no­ri­ta­rias y ex­tre­mas pa­ra aca­bar con otra, la ma­yo­ri­ta­ria ter­ce­ra Es­pa­ña en la que po­dían ha­ber­se in­te­gra­do gen­tes de to­da con­di­ción, edad, cla­se e ideo­lo­gía”, es­cri­bió Tra­pie­llo en el pró­lo­go de su li­bro Las ar­mas y las le­tras (Ed. Pe­nín­su­la).

El es­cri­tor ex­clu­ye de esa ter­ce­ra Es­pa­ña a las otras dos: por un la­do, la de los fas­cis­tas, y por otro, la de los anar­quis­tas, so­cia­lis­tas ra­di­ca­les, co­mu­nis­tas y trots­kis­tas. “Fue­ron esas mi­no­rías ra­di­ca­les las que, de una ma­ne­ra in­tere­sa­da, tra­ta­ron de qui­tar de en me­dio a los miem­bros de la ter­ce­ra Es­pa­ña co­mo a tes­ti­gos in­có­mo­dos de la bar­ba­rie de la Es­pa­ña fas­cis­ta y de la Es­pa­ña co­mu­nis­ta o anar­quis­ta”, ase­gu­ró Tra­pie­llo en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a MUY HIS­TO­RIA (n.º 73).

Al­gu­nos re­pu­bli­ca­nos exiliados de pri­me­ra ho­ra in­ten­ta­ron crear un fren­te de in­te­lec­tua­les con­tra­rios a la gue­rra

MA­NI­FIES­TO PO­LÉ­MI­CO

En julio de 1936, un gru­po de miem­bros de la Alian­za de In­te­lec­tua­les An­ti­fas­cis­tas se en­tre­vis­tó con José Or­te­ga y Gas­set pa­ra pe­dir­le que fir­ma­ra un ma­ni­fies­to de ad­he­sión a la Re­pú­bli­ca, do­cu­men­to que fue ru­bri­ca­do tam­bién por Juan Ra­món Ji­mé­nez, Pérez de Aya­la, Antonio Ma­cha-

do, Me­nén­dez Pidal y otras per­so­na­li­da­des. Días des­pués, sin­tién­do­se en­fer­mo y preo­cu­pa­do por el rum­bo que to­ma­ba la gue­rra, el fi­ló­so­fo de­ci­dió es­ca­par de Ma­drid con su fa­mi­lia.

Una vez lle­ga­ron a Ali­can­te, los Or­te­ga se em­bar­ca­ron pa­ra Mar­se­lla y, des­de allí, via­ja­ron a Pa­rís. Ya a sal­vo en la ca­pi­tal fran­ce­sa, Or­te­ga pu­bli­có un ar­tícu­lo en la re­vis­ta The Ni­ne­teenth Cen­tury en el que ase­gu­ró que la in­clu­sión de su fir­ma en ese ma­ni­fies­to le ha­bía si­do im­pues­ta a la fuer­za, lo que se­ría vehe­men­te­men­te ne­ga­do por los in­te­lec­tua­les que per­ma­ne­cían en Es­pa­ña res­pal­dan­do al ban­do re­pu­bli­cano.

LA NE­CE­SI­DAD DE RE­CON­CI­LIA­CIÓN

En­tre ellos se en­con­tra­ban Ra­fael Al­ber­ti, Miguel Her­nán­dez, Jorge Gui­llén, Luis Cernuda, María Te­re­sa León o Corpus Bar­ga. Otros es­cri­to­res, cla­ro, de­fen­die­ron a los re­bel­des des­de el pri­mer mo­men­to, co­mo Wen­ces­lao Fer­nán­dez Flórez o Ge­rar­do Diego, lo mis­mo que Jar­diel Pon­ce­la y los hu­mo­ris­tas Tono y Álvaro de la Igle­sia, fun­da­do­res de la re­vis­ta có­mi­ca La Ame­tra­lla­do­ra, em­brión de la año­ra­da y ge­nial La Co­dor­niz.

Al igual que Or­te­ga y Gas­set, el mé­di­co y pen­sa­dor Gregorio Ma­ra­ñón fir­mó el ma­ni­fies­to a fa­vor de la Re­pú­bli­ca y lo re­pu­dió ya en el exi­lio, ase­gu­ran­do que a él tam­bién le ha­bían obli­ga­do a ha­cer­lo. En di­ciem­bre de 1936, Ma­ra­ñón via­jó jun­to a su fa­mi­lia a Ali­can­te pa­ra, po­co des­pués, ins­ta­lar­se en Pa­rís, don­de es­cri­bi­ría ar­tícu­los con­tra el Go­bierno re­pu­bli­cano y con­tra la gue­rra. El co­mu­nis­ta José Ber­ga­mín lle­gó a acu­sar­lo de trai­dor.

Cuan­do re­gre­só a Es­pa­ña en la pos­gue­rra, se in­cor­po­ró al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Ma­drid y bus­có so­sie­go en su ci­ga­rral de To­le­do. In­mer­so en la vi­da co­ti­dia­na de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, Ma­ra­ñón es­cri­bió, em­pe­ro, nu­me­ro­sos li­bros y ar­tícu­los so­bre la ne­ce­si­dad de re­con­ci­lia­ción en­tre la “Es­pa­ña real y la Es­pa­ña del exi­lio”, y se­ña­ló que el país so­lo se­ría via­ble co­mo una na­ción li­be­ral. Una mul­ti­tud de ma­dri­le­ños acom­pa­ñó el tras­la­do de su ca­dá­ver al cementerio el 27 de mar­zo de 1960.

Po­co des­pués de es­ta­llar la gue­rra, José Mar­tí­nez Ruiz, “Azo­rín”, lo­gró sa­lir de Ma­drid con des­tino a Va­len­cia pa­ra fi­nal­men­te tras­la­dar­se tam­bién a Pa­rís. Cuan­do vol­vió a Es­pa­ña en agos­to de 1939, los fran­quis­tas le prohi­bie­ron es­cri­bir en los pe­rió­di­cos du­ran­te dos años, ya que lo con­si­de­ra­ban un trai­dor. “Yo, que he si­do siem­pre pro­pen­so a la so­le­dad, pue­do dar aho­ra lec­cio­nes de ob­ser­van­cia de su re­gla al más si­len­cio­so car­tu­jo”, es­cri­bió Azo­rín a Ma­ra­ñón, que­ján­do­se del ais­la­mien­to al que lo so­me­tía el nue­vo ré­gi­men. Pe­ro el cas­ti­go fi­na­li­zó cuan­do los jó­ve­nes fa­lan­gis­tas lo re­co­no­cie­ron co­mo maes­tro, una dis­tin­ción que le per­mi­tió in­te­grar­se en el pro­yec­to de la re­vis­ta Es­co­rial.

DI­FE­REN­TES MO­TI­VA­CIO­NES

La de­ci­sión de es­tos in­te­lec­tua­les de no in­vo­lu­crar­se en la gue­rra, pe­se a su ini­cial ads­crip­ción re­pu­bli­ca­na, se de­bió a tres fac­to­res di­ver­sos, se­gún el ca­so: la ob­je­ción de con­cien­cia, el te­mor a la re­vo­lu­ción y el mie­do a mo­rir en un con­flic­to bé­li­co en el que no creían. Pa­ra los re­pu­bli­ca­nos que per­ma­ne­cie­ron en Es­pa­ña apo­yan­do la lu­cha ar­ma­da con­tra los re­bel­des, el si­len­cio y pos­te­rior exi­lio de Or­te­ga, Ma­ra­ñón y otros in­te­lec­tua­les fue una pro­fun­da de­cep­ción. Pe­ro, si las fuer­zas an­ti­fas­cis­tas los veían co­mo trai­do­res, los fran­quis­tas no les per­do­na­ban su pa­sa­do re­pu­bli­cano. Aun­que a ojos de Fran­co eran sos­pe­cho­sos, lo cier­to es que Ma­ra­ñón, Or­te­ga, Pérez de Aya­la, Pío Ba­ro­ja y Azo­rín ter­mi­na­ron apo­yan­do a los su­ble­va­dos, con ma­yor o me­nor con­vic­ción, lo que di­lu­yó su ima­gen de neu­tra­les. Pe­ro ¿có­mo pu­die­ron pro­cla­mar­se li­be­ra­les y re­pu­bli­ca­nos y, a la vez, mos­trar su afi­ni­dad ha­cia un dic­ta­dor co­mo Fran­co? Es pro­ba­ble que su an­ti­co­mu­nis­mo y la vio­len­cia que vie­ron en las ca­lles cuan­do es­ta­lló la gue­rra les in­cli­na­ran a pen­sar que los fran­quis­tas re­pre­sen­ta­ban “el mal me­nor”. Tam­bién es po­si­ble que vie­ran la dic­ta­du­ra fran­quis­ta co­mo una eta­pa de tran­si­ción que da­ría pa­so con ra­pi­dez a un ré­gi­men li­be­ral más de­mo­crá­ti­co. Si pen­sa­ron eso, se equi­vo­ca­ron de plano. La dic­ta­du­ra de Fran­co du­ró cua­ren­ta in­ter­mi­na­bles años.

Ba­ro­ja, por su par­te, hu­yó a Pa­rís días des­pués de pro­du­cir­se el gol­pe de julio de 1936. Si al­gu­nos lo con­si­de­ra­ron un trai­dor a la cau­sa re­pu­bli­ca­na, otros mu­chos no su­pie­ron si­tuar­le en nin­gún ban­do. Tras vol­ver dis­cre­ta­men­te a Es­pa­ña en 1940, el gran no­ve­lis­ta se re­fu­gió en su pi­so de la ca­lle Ruiz de Alar­cón, 14, de Ma­drid. Re­clui­do en su do­mi­ci­lio, Ba­ro­ja se man­tu­vo com­ple­ta­men­te al mar­gen del ré­gi­men dic­ta­to­rial que ins­tau­ró el Mo­vi­mien­to Na­cio­nal en el país. Al­gu­nos in­te­lec­tua­les cer­ca­nos al PCE no le per­do­na­ron su equi­dis­tan­cia. Otra de las in­te­gran­tes de esa ter­ce­ra Es­pa­ña, y de las más va­lio­sas, fue Cla­ra Cam­poa­mor, una de las im­pul­so­ras del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta en Es­pa­ña y una de las pri­me­ras dipu­tadas de las pri­me­ras Cor­tes de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, jun­to a Mar­ga­ri­ta Nel­ken y Vic­to­ria Kent. En 1924 ob­tu­vo la li­cen­cia­tu­ra en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Ma­drid y cin­co años des­pués in­gre­só en Ac­ción Re­pu­bli­ca­na, unién­do­se pos­te­rior­men­te al Par­ti­do Ra­di­cal, con el que con­si­guió su es­ca­ño par­la­men­ta­rio. Du­ran­te aquel pe­río­do, man­tu­vo una fuer­te dispu­ta con Vic­to­ria Kent res­pec­to al de­re­cho al su­fra­gio fe­me­nino. Kent pen­sa­ba que no ha­bía que apro­bar­lo ya que las mu­je­res no vo­ta- rían a los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos, al es­tar pro­fun­da­men­te in­fluen­cia­das por la Igle­sia. Por el con­tra­rio, Cam­poa­mor pro­cla­ma­ba el de­re­cho al vo­to de la mu­jer in­de­pen­dien­te­men­te de cuál fue­ra su orien­ta­ción po­lí­ti­ca. En 1933, no con­si­guió re­no­var su es­ca­ño, y un año más tar­de aban­do­nó el Par­ti­do Ra­di­cal por su su­bor­di­na­ción a la CE­DA.

Po­co des­pués le ne­ga­ron el in­gre­so en las fi­las de Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na, por lo que no pu­do ser can­di­da­ta en las elec­cio­nes de 1936. En aquel tiem­po, pu­bli­có El de­re­cho de la mu­jer en Es­pa­ña (1931). Tras la su­ble­va­ción de los mi­li­ta­res afri­ca­nis­tas, Cam­poa­mor vi­vió las pri­me­ras se­ma­nas de vio­len­cia en Ma­drid, don­de es­cri­bió un li­bro so­bre aque­lla ex­pe­rien­cia, La re­vo­lu­ción es­pa­ño­la vis­ta por una re­pu­bli­ca­na, cu­yas pá­gi­nas pro­por­cio­nan un tes­ti­mo­nio sin­ce­ro y va­lien­te so­bre las bar­ba­ri­da­des que co­me­tie­ron am­bos ban­dos. Tras exi­liar­se en Ar­gen­ti­na, in­ten­tó vol­ver a Es­pa­ña en 1951, pe­ro su ads­crip­ción ma­só­ni­ca se lo im­pi­dió. Mu­rió en la ciu­dad sui­za de Lau­sa­na a la edad de 84 años.

Cla­ra Cam­poa­mor in­ten­tó vol­ver a Es­pa­ña en 1951, pe­ro su ads­crip­ción ma­só­ni­ca se lo im­pi­dió

UN EPI­SO­DIO EX­CEP­CIO­NAL

La cam­bian­te ac­ti­tud de Miguel de Una­muno an­te los mi­li­ta­res re­bel­des, a los que pri­me­ro apo­yó y lue­go re­cha­zó, lo con­vier­te en el epí­to­me de la ter­ce­ra Es­pa­ña. En el ve­rano de 1936, el in­cla­si­fi­ca­ble pen­sa­dor hi­zo un lla­ma­mien­to a los in­te­lec­tua­les eu­ro­peos pa­ra que apo­ya­ran el al­za­mien­to, afir­man­do que re­pre­sen­ta­ba la de­fen­sa de la

ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal y la tra­di­ción cris­tia­na, lo que cau­só gran sor­pre­sa y ma­les­tar en el mun­do de la cul­tu­ra li­be­ral y pro­gre­sis­ta. Pe­ro aún más sor­pren­den­te iba a re­sul­tar su reac­ción al ho­rror que en­se­gui­da vio, en la inau­gu­ra­ción del cur­so aca­dé­mi­co en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, de la que era rec­tor, el 12 de oc­tu­bre de 1936.

Tras es­cu­char a las per­so­na­li­da­des in­vi­ta­das y los in­sul­tos que de­di­ca­ron a ca­ta­la­nes, vas­cos y to­dos los que no co­mul­ga­ban con el gol­pe de Es­ta­do, Una­muno lan­zó un du­ro, im­pro­vi­sa­do, ex­cep­cio­nal y he­roi­co dis­cur­so – la sa­la es­ta­ba re­ple­ta de fas­cis­tas– con­tra la gue­rra, que in­clu­yó una fra­se que ha que­da­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los es- pa­ño­les: “Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis”. In­dig­na­do, Mi­llán As­tray, fun­da­dor de la Le­gión, bra­mó otra fra­se que tam­bién se hi­zo cé­le­bre: “¡Mue­ra la in­te­li­gen­cia!”. A con­ti­nua­ción, se desató un gran tu­mul­to y al­gu­nos fa­lan­gis­tas es­tu­vie­ron a pun­to de lin­char a Una­muno, que tu­vo que sa­lir del Pa­ra­nin­fo es­col­ta­do por va­rios asis­ten­tes y del bra­zo de Carmen Po­lo, la mu­jer de Fran­co. Aun­que nun­ca se po­drá sa­ber con exac­ti­tud lo que di­jo Una­muno ese día, da­do que la cen­su­ra fran­quis­ta ta­pó el es­cán­da­lo – se­gún los es­pe­cia­lis­tas en su obra Jean- Clau­de y Co­let­te Ra­ba­té, lo que im­por­ta son las ideas que trans­mi­tió–, hay una trans­crip­ción apro­xi­ma­da del dis­cur­so en el men­cio­na­do li­bro de Tra­pie­llo. En cual­quier ca­so, la ofen­sa fue tal que las au­to­ri­da­des na­cio­na­les lo ce­sa­ron ful­mi­nan­te­men­te de to­dos sus car­gos. En la más ab­so­lu­ta so­le­dad y an­gus­tia­do por lo que es­ta­ba ocu­rrien­do, el co­ra­ju­do e in­so­bor­na­ble ca­te­drá­ti­co fa­lle­ció se­ma­nas des­pués de pro­pi­nar aque­lla bo­fe­ta­da dia­léc­ti­ca a los mi­li­ta­res golpistas.

TO­DAS LAS ES­PA­ÑAS EN­FREN­TA­DAS

En reali­dad, el con­cep­to de tres Es­pa­ñas se que­da cor­to pa­ra ex­pli­car lo que ocu­rrió en el país a par­tir de julio de 1936. Ade­más de “ro­jos” con­tra fran­quis­tas y de es­tos con­tra aque­llos –lo que in­cluía a ma­so­nes y re­pu­bli­ca­nos de to­da la­ya–, la gue­rra en­fren­tó a mo­nár­qui­cos car­lis­tas y al­fon­si­nos con­tra fa­lan­gis­tas, cu­yo ma­yor ideó­lo­go, José Antonio Pri­mo de Ri­ve­ra, re­cha­za­ba un Es­ta­do re­gi­do por un mo­nar­ca. Y en el otro ban­do, los mar­xis­tas le­ni­nis­tas cho­ca­ron de fren­te con los anar­quis­tas, mi­li­tan­tes del Par­ti­do Obre­ro de Uni­fi­ca­ción Mar­xis­ta (POUM), so­cia­lis­tas y na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes o vas­cos. Sin du­da, aque­lla fue una gue­rra en la que mu­chas Es­pa­ñas se en­fren­ta­ron en­tre sí.

FO­TO DE FA­MI­LIA. Va­rios de los más ilus­tres re­pre­sen­tan­tes de la ter­ce­ra Es­pa­ña po­san el día del in­gre­so en la Real Aca­de­mia de Pío Ba­ro­ja, en 1935. De iz­quier­da a de­re­cha: Gregorio Ma­ra­ñón, Me­nén­dez Pidal, Al­ca­lá-Za­mo­ra, Ba­ro­ja, el mi­nis­tro Antonio Royo Vi­lla­no­va y los aca­dé­mi­cos Ame­zua y Emilio Co­ta­re­lo.

LITERATOS MI­LI­TAN­TES. Arri­ba, Ra­fael Al­ber­ti pro­nun­cia un dis­cur­so en el mi­tin or­ga­ni­za­do por la Alian­za de In­te­lec­tua­les An­ti­fas­cis­tas en el tea­tro ma­dri­le­ño de la Zar­zue­la el 27 de sep­tiem­bre de 1936.

UNA EN­TRE MU­CHOS. Aba­jo, Cla­ra Cam­poa­mor po­sa, a la iz­quier­da de Ale­jan­dro Le­rroux, di­ri­gen­te del Par­ti­do Ra­di­cal Re­pu­bli­cano, en una reunión de la mi­no­ría ra­di­cal del Con­gre­so de los Dipu­tados, el 1 de ene­ro de 1934.

IN­TE­LI­GEN­CIA Y CO­RA­JE. Ba­jo es­tas lí­neas, ve­mos a Una­muno sa­lir del Pa­ra­nin­fo de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, ro­dea­do de fas­cis­tas bra­zo en al­to, tras su en­fren­ta­mien­to con Mi­llán As­tray el 12 de oc­tu­bre de 1936.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.