EL ASE­DIO DEL AL­CÁ­ZAR

El 21 de julio de 1936, un mi­llar de guar­dias ci­vi­les y mi­li­ta­res su­ble­va­dos se en­ce­rra­ron en es­ta for­ta­le­za de To­le­do. Hé­roes pa­ra unos, trai­do­res pa­ra otros, du­ran­te ca­si se­ten­ta días re­sis­tie­ron con­tra to­do pro­nós­ti­co el bom­bar­deo re­pu­bli­cano has­ta que

Muy Historia - - DOSSIER I -

La ha­za­ña del Al­cá­zar de To­le­do tu­vo, sin du­da, to­dos los in­gre­dien­tes de la épi­ca. Su pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal fue el en­ton­ces co­ro­nel José Mos­car­dó Ituar­te, si bien Fran­co re­sul­ta­ría su gran be­ne­fi­cia­rio. El 21 de sep­tiem­bre de 1936, cuan­do ya se cum­plían dos agó­ni­cos me­ses de ase­dio, las tro­pas re­bel­des que avan­za­ban des­de julio ha­cia Ma­drid pa­ra to­mar­la y po­ner fin con ello a la Re­pú­bli­ca lle­ga­ron a Maqueda: la ca­pi­tal es­ta­ba a ti­ro, con unas de­fen­sas mal or­ga­ni­za­das y peor guar­ne­ci­das. Pe­ro Fran­co –se­gún unos con ma­quia­vé­li­co cálcu­lo, se­gún otros por pu­ra tor­pe­za es­tra­té­gi­ca, o por am­bas co­sas a la vez– to­mó una de­ci­sión que cam­bia­ría el de­ve­nir de la gue­rra: pos­po­ner la con­quis­ta de Ma­drid pa­ra des­viar­se a To­le­do a so­co­rrer y li­be­rar a los si­tia­dos. Una or­den que, a la pos­tre, lo en­cum­bra­ría co­mo je­fe úni­co e in­dis­cu­ti­ble de los su­ble­va­dos.

LOS MO­TI­VOS ESPURIOS DE UNA BA­TA­LLA ÉPI­CA

Real­men­te, el ase­dio, de­fen­sa y con­quis­ta fi­nal del Al­cá­zar, sien­do una ges­ta des­co­mu­nal ( y de con­se­cuen­cias his­tó­ri­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas, co­mo se ve­rá), tu­vo un nu­lo va­lor bé­li­co tan­to pa­ra los na­cio­na­les co­mo pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, aun­que am­bos

ban­dos hi­cie­ron de ello una cues­tión de pres­ti­gio y un pul­so sim­bó­li­co. To­le­do era una ciu­dad sin im­por­tan­cia mi­li­tar, pe­ro la Re­pú­bli­ca de­di­có es­fuer­zos ím­pro­bos a lo­grar la ren­di­ción, con hom­bres, ar­ti­lle­ría y ar­mas que po­dían ha­ber si­do usa­dos pa­ra re­for­zar Ma­drid y de­te­ner el avan­ce fran­quis­ta; has­ta el mis­mo pre­si­den­te del Go­bierno, Lar­go Ca­ba­lle­ro, acu­dió en per­so­na a com­pro­bar el cur­so de la ofen­si­va. Los re­pu­bli­ca­nos pen­sa­ron – erró­nea­men­te– que, al es­tar la guar­ni­ción del Al­cá­zar ais­la­da y mal equipada y no con­tar con ayu­da ex­te­rior, se­ría una ope­ra­ción rá­pi­da y un fá­cil gol­pe de efec­to.

Pe­ro ¿ cuál fue la mo­ti­va­ción de Fran­co? Aquí las opi­nio­nes se di­vi­den, ani­ma­das por las enig­má­ti­cas pa­la­bras del dic­ta­dor, quien, en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a un pe­rio­dis­ta por­tu­gués al po­co de la li­be­ra­ción, di­ría: “Co­me­ti­mos un error mi­li­tar, y lo co­me­ti­mos de­li­be­ra­da­men­te”. Así, unos afir­man que des­apro­ve­chó el ím­pe­tu del ata­que de aque­llos pri­me­ros me­ses y la de­bi­li­dad que opo­nía en esos mo­men­tos la ca­pi­tal por me­ro error: no era un buen es­tra­te­ga. Se­gún otros, ocu­rrió justo lo con­tra­rio: su es­tra­te­gia pa­sa­ba por pro­lon­gar la gue­rra to­do lo po­si­ble pa­ra com­ple­tar su pro­yec­to de ani­qui­la­ción ( ge- no­ci­dio) del enemi­go. Pa­ra los más afi­nes, pre­fi­rió sal­var las vi­das de sus com­pa­ñe­ros si­tia­dos y ele­var de es­te mo­do la mo­ral de su ban­do. Y una úl­ti­ma opi­nión, que las in­clu­ye un po­co a to­das, es que, con la to­ma del Al­cá­zar, Fran­co bus­ca­ba afian­zar su po­der gra­cias al sim­bo­lis­mo y la aten­ción in­ter­na­cio­nal que ha­bía con­ci­ta­do la ope­ra­ción: el his­to­ria­dor Paul Pres­ton cree de es­te mo­do que, su­pe­di­tan­do lo mi­li­tar a su éxi­to per­so­nal, “per­dió dos se­ma­nas mien­tras to­ma­ba To­le­do y se ocu­pa­ba de lo re­la­ti­vo a su pro­pio as­cen­so po­lí­ti­co. Esa di­la­ción cons­ti­tui­ría la di­fe­ren­cia en­tre una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra en­trar fá­cil­men­te en Ma­drid y el he­cho de te­ner que em­pren­der un lar­go ase­dio, co­mo re­sul­ta­do de la re­or­ga­ni­za­ción de las de­fen­sas de la ca­pi­tal y la lle­ga­da de la ayu­da ex­tran­je­ra”.

CO­MIEN­ZA UN DRA­MÁ­TI­CO EN­CIE­RRO

Sea co­mo fue­re, to­do em­pe­zó se­sen­ta y nue­ve días an­tes, el 21 de julio de 1936. Abor­ta­do el gol­pe en To­le­do tras unas pri­me­ras es­ca­ra­mu­zas e in­de­ci­sio­nes, el co­ro­nel Mos­car­dó, di­rec­tor de la Es­cue­la de Gim­na­sia del Ejér­ci­to y ofi­cial de ma­yor gra­dua­ción en la ciu­dad, de­cla­ró en la pla­za de

Zo­co­do­ver el es­ta­do de gue­rra (es de­cir, su in­su­mi­sión a la Re­pú­bli­ca). An­tes, ha­bía da­do or­den de lle­var las mu­ni­cio­nes de la fá­bri­ca de ar­mas al Al­cá­zar, for­ti­fi­ca­ción de lar­ga his­to­ria que do­mi­na­ba – do­mi­na– To­le­do y que ha­cía a la sa­zón fun­cio­nes de Aca­de­mia Mi­li­tar. Ac­to se­gui­do, se en­ce­rró allí con una com­pa­ñía de la Guar­dia Ci­vil ( 693 efec­ti­vos) y los es­tu­dian­tes de la Aca­de­mia: en to­tal, 919 hom­bres.

No es­ta­ban so­los; 670 ci­vi­les, ca­si to­dos mu­je­res y ni­ños, fue­ron con ellos. Mu­chos no ha­bían ele­gi­do su des­tino, y no to­dos eran fa­mi­lia­res de los guar­dias y mi­li­ta­res su­ble­va­dos. Tal y co­mo de­cla­ra­ría el pro­pio Mos­car­dó por es­cri­to en 1939 (aun­que es­ta par­te de su re­la­to fue sos­la­ya­da en pos­te­rio­res ver­sio­nes), “des­de ese mo­men­to em­pe­zó el ase­dio del Al­cá­zar, adon­de se lle­vó al go­ber­na­dor ci­vil con sus fa­mi­lia­res y a va­rias per­so­nas más iz­quier­dis­tas, en ca­li­dad de rehe­nes”.

El res­guar­do en­tre aque­llos mu­ros pron­to ad­qui­ri­ría im­pre­vis­tos tin­tes dra­má­ti­cos. Por al­ber­gar la Aca­de­mia, el edi­fi­cio dis­po­nía de una am­plia des­pen­sa, pe­ro al ser ve­rano – va­ca­cio­nes– es­ta se ha­lla­ba prác­ti­ca­men­te va­cía. Así, a los ca­si 1.600 re­fu­gia­dos, aun­que ra­cio­na­da, no les fal­tó el agua – gra­cias a los po­zos de la for­ta­le­za–,

To­le­do era una ciu­dad sin im­por­tan­cia mi­li­tar, pe­ro am­bos ban­dos li­bra­ron un pul­so sim­bó­li­co en torno al Al­cá­zar

pe­ro sí, en­se­gui­da, la co­mi­da. Las in­cur­sio­nes en el ex­te­rior pa­ra ob­te­ner ví­ve­res re­sul­ta­ron fa­lli­das: se con­si­guie­ron ape­nas al­gu­nos sa­cos de tri­go de un de­pó­si­to cer­cano, pe­ro la ba­se de la ali­men­ta­ción aca­ba­ron sien­do los caballos y mu­las de las cua­dras del Al­cá­zar. De los 190 equi­nos que ha­bía al prin­ci­pio, so­bre­vi­vió so­lo uno.

FUER­ZAS DESIGUALES

En­tre­tan­to, des­de el mis­mo 22 de julio ha­bían em­pe­za­do a afluir a To­le­do nu­me­ro­sas fuer­zas re­pu­bli­ca­nas: unos 5.000 mi­li­cia­nos, más un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de guar­dias de asal­to, si­tia­ron la pla­za y la ata­ca­ron sin tre­gua. Al man­do se en­con­tra­ba el ge­ne­ral José Ri­quel­me, dis­pues­to a ha­cer va­ler su ex­pe­rien­cia pa­ra ter- mi­nar lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble con aquel fo­co de in­sur­gen­cia. Pe­ro no iba a ser, ni mu­cho me­nos, tan fá­cil co­mo pre­ten­día. Pe­se al fue­go in­ce­san­te de la ar­ti­lle­ría y los bom­bar­deos aé­reos – hu­bo 35 a lo lar­go del ase­dio–, el Al­cá­zar re­sis­tió sin ren­dir­se, si bien pro­gre­si­va­men­te re­du­ci­do a rui­nas. En ello in­flu­yó gran­de­men­te lo inex­pug­na­ble de su po­si­ción, en una co­li­na ele­va­da, aun­que no se pue­de des­de­ñar la he­roi­ci­dad y el co­ra­je de los si­tia­dos.

Por­que es­tos, ade­más de su in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca – aun­que se les ha­bían uni­do pos­te­rior­men­te más guar­dias ci­vi­les al man­do del te­nien­te co­ro­nel Pe­dro Romero Bas­sart, has­ta su­mar unos 1.300 efec­ti­vos–, se ha­lla­ban po­bre­men­te ar­ma­dos. Se­gún un re­cuen­to pos­te­rior, Mos­car­dó dis­pu­so de 1.200 fu­si­les y mos­que­to­nes, dos pie­zas

Hu­bo 4 in­ten­tos de ne­go­cia­ción, pro­ta­go­ni­za­dos por Ri­quel­me, el ca­nó­ni­go de Ma­drid, el em­ba­ja­dor de Chi­le y Vicente Ro­jo

de ar­ti­lle­ría de mon­ta­ña ( con so­lo 50 pro­yec­ti­les), 13 ame­tra­lla­do­ras de 7 mm, 13 fu­si­les ame­tra­lla­do­res del mis­mo ca­li­bre, dos mor­te­ros, 250 gra­na­das de mano, otras 25 gra­na­das in­cen­dia­rias y unos 200 pe­tar­dos pe­que­ños de tri­li­ta. Eso sí, la mu­ni­ción traí­da de la fá­bri­ca de ar­mas hi­zo que no les fal­ta­ran las ba­las. Pe­ro era po­co que opo­ner, te­nien­do en cuen­ta que las au­to­ri­da­des re­pu­bli­ca­nas echa­ron el res­to, con dos gran­des (y fa­lli­dos) asal­tos de in­fan­te­ría y mor­tí­fe­ros y muy des­truc­ti­vos ata­ques con mi­nas.

FRA­CA­SAN TO­DAS LAS NE­GO­CIA­CIO­NES

Hay que de­cir, no obs­tan­te, que du­ran­te to­do el ase­dio, y tam­bién an­tes de abrir fue­go, el Go­bierno le­gí­ti­mo tra­tó de ha­llar una sa­li­da ne­go­cia­da y pa­cí­fi­ca al con­flic­to. El pro­pio Ri­quel­me, des­pués de to­mar po­si­cio­nes, in­ten­tó lo­grar la ren­di­ción de Mos­car­dó ape­lan­do a su ra­cio­na­li­dad. Así, se­gún va­rios au­to­res, el co­ro­nel in­sur­gen­te re­ci­bió di­ver­sas lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con­mi­nán­do­le a desis­tir, en­tre ellas la del ge­ne­ral re­pu­bli­cano, que le pre­gun­tó qué mo­ti­vos te­nía pa­ra per­sis­tir en su ac­ti­tud. Al pa­re­cer, la res­pues­ta de Mos­car­dó fue que la Re­pú­bli­ca es­ta­ba aho­ra en po­der del mar­xis­mo y que con­si­de­ra­ba des­hon­ro­so e in­digno en­tre­gar las ar­mas de los ca­ba­lle­ros ca­de­tes a las mi­li­cias ro­jas.

Lo cier­to era que es­te ex­pe­ri­men­ta­do mi­li­tar, que con­ta­ba en­ton­ces 58 años y no se ha­bía se­ña­la­do es­pe­cial­men­te por sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas, guar­da­ba un in­di­si­mu­la­do ren­cor al Go­bierno de Aza­ña por un mo­ti­vo es­tric­ta­men­te per­so­nal: la eli­mi­na­ción por ley de los as­cen­sos de ofi-

cia­les de cier­ta edad, pa­ra evi­tar la sa­tu­ra­ción de man­dos que an­qui­lo­sa­ba al ejér­ci­to es­pa­ñol, le ha­bía afec­ta­do di­rec­ta­men­te, y, aun­que lue­go re­cu­pe­ra­ría su an­ti­güe­dad, pa­re­ce que nun­ca ter­mi­nó de di­ge­rir aque­lla ofen­sa.

Ya en ple­na ba­ta­lla, hu­bo otros tres in­ten­tos de ne­go­cia­ción pa­ra al me­nos li­be­rar a los ci­vi­les atra­pa­dos: uno co­rrió a car­go del ca­nó­ni­go de Ma­drid, en otro me­dió el em­ba­ja­dor de Chi­le y el úl­ti­mo le fue en­co­men­da­do na­da me­nos que al pres­ti­gio­so ge­ne­ral Vicente Ro­jo, je­fe de Es­ta­do Ma­yor del ejér­ci­to de la Re­pú­bli­ca, que ha­bía si­do profesor en la Aca­de­mia del Al­cá­zar y era por tan­to muy res­pe­ta­do en To­le­do. Ro­jo en­tró en la for­ta­le­za pa­ra par­la­men­tar con Mos­car­dó el 8 de sep­tiem­bre y le ofre­ció eva­cuar a las mu­je­res y los ni­ños, pri­me­ro, y una ren­di­ción en tér­mi­nos hon­ro­sos des­pués. Ob­via­men­te, no le acom­pa­ñó tam­po­co el éxi­to.

EN­TRE AGOS­TO Y SEP­TIEM­BRE

Ol­vi­da­da a par­tir de en­ton­ces la po­si­bi­li­dad de una so­lu­ción pac­ta­da, ra­ro fue el día en que los si­tia­dos no re­ci­bie­ron de­ce­nas de des­car­gas, aun­que sin que es­tas pro­vo­ca­ran, en ge­ne­ral, ex­ce­si­vas ba­jas. Con el pa­so de las se­ma­nas, sin em­bar­go, la si­tua­ción se fue po­nien­do ca­da vez más fea pa­ra los dos ban­dos. Por­que, por un la­do, los asal­tan­tes sa­bían que las tro­pas de Fran­co po­dían caer so­bre ellos en cual­quier mo­men­to si no re­sol­vían rá­pi­da­men­te el ase­dio, y por el otro, a los de­fen­so­res em­pe­za­ban a es­ca­sear­les, co­mo se vio, to­dos los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. Por ello, más de dos do­ce­nas de sol­da­dos na­cio­na­les aca­ba­rían ca­pi­tu­lan­do y en­tre­gán­do­se al enemi­go.

Así las co­sas, pa­ra ele­var la mo­ral de la tro­pa e im­pe­dir más de­ser­cio­nes, Mos­car­dó tu­vo que

agu­zar el in­ge­nio e im­pul­só la crea­ción de un pe­que­ño pan­fle­to ( aun­que en reali­dad fue idea de uno de sus co­man­dan­tes) al que se lla­mó, cla­ro es­tá, El Al­cá­zar; es­te se­ría el ger­men del pe­rió­di­co pu­bli­ca­do lue­go du­ran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. A tra­vés de sus es­ca­sas pá­gi­nas, por ejem­plo, se es­ta­ble­cie­ron unas nor­mas bá­si­cas de hi­gie­ne, pues el co­ro­nel sa­bía que las en­fer­me­da­des po­dían mer­mar sus tro­pas mu­cho an­tes – y con mu­cha ma­yor efec­ti­vi­dad– que el fue­go re­pu­bli­cano.

Pe­ro en sep­tiem­bre, le­jos de des­mo­ra­li­zar­se, los su­ble­va­dos re­no­va­ron sus áni­mos, pues re­ci­bie­ron me­dian­te co­rreo aé­reo va­rias car­tas, fir­ma­das por Fran­cis­co Fran­co en per­so­na, in­for­mán­do­les de que muy pron­to se­rían li­be­ra­dos. Ins­ta­dos en ellas a la de­fen­sa del si­tio en tér­mi­nos gran­di­lo­cuen­tes, los sol­da­dos ocu­pa­ron sus po­si­cio­nes a par­tir de ese mo­men­to con más es­pe­ran­za que nun­ca.

LA LI­BE­RA­CIÓN Y SUS CON­SE­CUEN­CIAS

Fran­co, una vez to­ma­da su de­ci­sión, sus­ti­tu­yó a Ya­güe, par­ti­da­rio de se­guir has­ta Ma­drid, por su gran ami­go de las cam­pa­ñas del Rif, el ge­ne­ral Enrique Va­re­la. Y así el día 21, co­mo se di­jo, es­te se di­ri­gió des­de Maqueda a to­mar To­le­do. Seis días des­pués, sus tro­pas es­ta­ban a las puer­tas de la ciu­dad. Tras la úl­ti­ma ofen­si­va re­pu­bli­ca­na en la ma­ña­na del 27 – con la te­rri­ble ex­plo­sión de una úl­ti­ma mi­na–, las co­lum­nas de Asen­sio, la van­guar­dia de Va­re­la, rom­pie­ron las lí­neas enemi­gas y en­tra­ron en To­le­do. A las nue­ve de la noche, el Ta­bor de Re­gu­la­res de Te­tuán pe­ne­tró al fin en los es­com­bros de la an­ti­gua for­ta­le­za, se­gui­do de un des­ta­ca­men­to de la Le­gión. Los si­tia­dos, aun­que des­nu­tri­dos y pá­li­dos, los aco­gie­ron en­tre ví­to­res. A la ma­ña­na si­guien­te, el día 28, el co­ro­nel Mos­car­dó re­ci­bió al ge­ne­ral Va­re­la con es­tas fa­mo­sas pa­la­bras: “En el Al­cá­zar, sin no­ve­dad”. Al­go re­to­ca­das ( Sin no­ve­dad en el Al­cá­zar), ser­vi­rían de tí­tu­lo a la pe­lí­cu­la pro­pa­gan­dís­ti­ca que en 1940 re­cor­dó la ges­ta; ese mis­mo año, se in­vi­tó al na­zi Himm­ler a vi­si­tar el lu­gar de la ba­ta­lla.

El 28 de sep­tiem­bre, la Jun­ta de De­fen­sa nom­bró a Fran­co Je­fe del Es­ta­do: ya na­die en su ban­do iba a dispu­tar­le el po­der

Pe­ro la más im­por­tan­te ci­ta con la his­to­ria se pro­du­jo, en reali­dad, el mis­mo 28 de sep­tiem­bre de 1936 en Sa­la­man­ca: los ge­ne­ra­les golpistas de la Jun­ta de De­fen­sa se ha­lla­ban reuni­dos en di­cha ciu­dad cas­te­lla­na pa­ra fir­mar el de­cre­to que uni­fi­ca­ría fi­nal­men­te el man­do de las tro­pas re­bel­des. Y en es­te de­cre­to no so­lo se in­clu­yó la pre­vi­si­ble je­fa­tu­ra mi­li­tar pa­ra Fran­co, sino tam­bién la del Es­ta­do. De­bi­do a la opo­si­ción de al­gu­nos de los pre­sen­tes ( Kin­de­lán, Ca­ba­ne­llas) a tal su­pre­ma­cía, se in­tro­du­jo en el tex­to una pre­ci­sión –“mien­tras du­re la gue­rra”– que mo­les­tó enor­me­men­te a Fran­co: pron­to la ha­ría des­apa­re­cer del do­cu­men­to. Y así, mer­ced al su­fri­mien­to del Al­cá­zar de To­le­do, los re­bel­des de­ja­ron de ser re­bel­des pa­ra con­ver­tir­se a par­tir de en­ton­ces en el Ejér­ci­to Na­cio­nal ba­jo su man­do su­pre­mo, pa­ra la gue­rra... y pa­ra to­do lo que ven­dría des­pués.

En 1936, el edi­fi­cio era la se­de de la Aca­de­mia Mi­li­tar de To­le­do. Allí se atrin­che­ra­ron, el 21 de julio, el co­ro­nel Mos­car­dó, ofi­cial de ma­yor gra­do en la ciu­dad, 693 guar­dias ci­vi­les y otros 226 sol­da­dos del ban­do su­ble­va­do. El 22, em­pe­zó el ata­que re­pu­bli­cano, con más de 6.000 efec­ti­vos. Hu­bo dos asal­tos de in­fan­te­ría a la for­ta­le­za.

Las Fuer­zas Aé­reas bom­bar­dea­ron a los si­tia­dos 35 ve­ces de julio a sep­tiem­bre, cau­san­do gran­des des­tro­zos pe­ro pocas ba­jas. La ar­ti­lle­ría de la Re­pú­bli­ca se em­pleó a fon­do, con va­rios vehícu­los blin­da­dos, tres tan­que­tas y nu­me­ro­sas ex­plo­sio­nes de mi­nas.

ASC

LOS CI­VI­LES, SIEM­PRE VÍC­TI­MAS Y A VE­CES REHE­NES. En to­tal, 670 –la ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños, co­mo es­tos– que­da­ron atra­pa­dos. Unos eran fa­mi­lia­res de los su­ble­va­dos, pe­ro a otros los lle­va­ron a la fuer­za.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.