LA BA­TA­LLA DE MA­DRID

El pa­rón que su­pu­so la li­be­ra­ción del Al­cá­zar en la ofen­si­va so­bre la ca­pi­tal dio tiem­po al Go­bierno de la Re­pú­bli­ca a so­fo­car el caos ini­cial del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y pre­pa­rar la de­fen­sa de la ciu­dad. Al fin, el 8 de no­viem­bre se ini­ció el ata­que reb

Muy Historia - - DOSSIER II -

Emilio Mola, lla­ma­do “el Di­rec­tor” por los in­su­rrec­tos por ser el ce­re­bro que es­ta­ba de­trás del gol­pe de Es­ta­do, lo ha­bía de­ja­do cla­ro: “El po­der hay que con­quis­tar­lo en Ma­drid y la ac­ción de­be ser im­pla­ca­ble y vio­len­ta”. Por eso, el mis­mo 18 de julio de 1936, mien­tras el al­za­mien­to se ex­ten­día co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra por la Pe­nín­su­la y los re­bel­des se afa­na­ban en di­ri­gir sus tro­pas lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble ha­cia la ca­pi­tal, mi­les de ciu­da­da­nos ma­dri­le­ños exi­gie­ron en las ca­lles que el Go­bierno les en­tre­ga­ra ar­mas. Tal de­man­da fue re­cha­za­da por el pre­si­den­te Ca­sa­res Qui­ro­ga, que di­mi­tió esa ma­dru­ga­da y fue sus­ti­tui­do el 19 de julio por el mo­de­ra­do y ma­són Mar­tí­nez Ba­rrio. Pe­ro los es­fuer­zos de es­te por de­te­ner la ini­cia­da con­tien­da ca­ye­ron en sa­co roto, co­mo se re­la­ta en el pri­mer ar­tícu­lo de es­te nú­me­ro, y el día 20 di­mi­tió a su vez del car­go.

Fue en­ton­ces cuan­do Ma­nuel Aza­ña, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, nom­bró je­fe de Go­bierno a José Gi­ral, quien, con el apo­yo del PSOE, el PCE y la CNT, or­de­nó la an­sia­da en­tre­ga de ar­mas a los mi­li­tan­tes de par­ti­dos po­lí­ti­cos y aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les y obre­ras. Y así se desató el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio que los golpistas ha­bían usa­do de ex­cu­sa pa­ra su ac­ción y que aho­ra, iró­ni­ca­men­te, con­tri­buían a pre­ci­pi­tar.

RE­VO­LU­CIÓN, CAOS Y PRI­ME­ROS COM­BA­TES

De es­te mo­do, en las se­ma­nas si­guien­tes el caos y una in­du­da­ble eu­fo­ria se apo­de­ra­ron de Ma­drid, eu­fo­ria que no era sino pá­ni­co pa­ra otros: co­men­za­ron las in­cau­ta­cio­nes de edi­fi­cios, los re­gis­tros de do­mi­ci­lios y los pa­seos, eu­fe­mis­mo que es­con­día el ase­si­na­to im­pu­ne e in­con­tro­la­do tan­to de fac­cio­sos co­mo de sim­ples re­li­gio­sos, con­ser­va­do­res y su­pues­tos desafec­tos a la Re­pú­bli­ca. En las ca­lles, el am­bien­te era de re­vuel­ta ra­di­cal y, mien­tras los anar­quis­tas y mi­les de tra­ba­ja­do­res lla­ma­ban a la lu­cha ar­ma­da, los me­dios de pro­duc­ción y el po­der po­lí­ti­co pa­sa­ron, de fac­to, a ma­nos de las or­ga­ni­za­cio­nes obre­ras.

Pe­ro an­tes, en la mis­ma ma­ña­na del 19 de julio, el ge­ne­ral re­bel­de Joaquín Fanjul lo­gró en­trar con sus tro­pas en el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, por la zo­na de Prín­ci­pe Pío. Los re­pu­bli­ca­nos si­tua­ron dos ca­ño­nes en la ca­lle de Fe­rraz y la Gran Vía y cien­tos de sol­da­dos y mi­li­cia­nos con­tra­ata­ca­ron el 20 de julio. Así, la pri­me­ra es­ca­ra­mu­za de la Gue­rra Ci­vil en sue­lo ca­pi­ta­lino fue abor­ta­da, lo mis­mo que otros asal­tos fran­quis­tas a otros cuar­te­les ma­dri­le­ños du­ran­te esos días, lo cual li­qui­dó por el mo­men­to la in­ten­to­na golpista en la ciu­dad.

BOM­BAS RE­BEL­DES, DIS­CI­PLI­NA “RO­JA”

Pa­ra­le­la­men­te, gru­pos ar­ma­dos se di­ri­gie­ron a los lí­mi­tes de la pro­vin­cia pa­ra fre­nar el avan­ce que lle­ga­ba del nor­te. Unas mi­li­cias se plan­ta­ron en So­mo­sie­rra y otras en Lo­zo­ya, La Gran­ja, Gua­da­rra­ma, Bui­tra­go... Los cho­ques más en­car­ni­za­dos fue­ron los del Puer­to de los Leo­nes, con ni­dos de ame­tra­lla­do­ras y ar­ti­lle­ría pe­sa­da. El 25 de julio, el fren­te que­dó es­ta­ble­ci­do a la al­tu­ra de Bui­tra­go. Pe­ro, a pe­sar del es­tan­ca­mien­to de la lu­cha cuer­po a cuer­po – al que con­tri­bu­yó no po­co, co­mo se ha di­cho en la pri­me­ra par­te de es­te Dossier, la dis­trac­ción de fuer­zas que su­pu­so el ase­dio y li­be­ra­ción del Al­cá­zar de To­le­do–, los ma­dri­le- ños no se li­bra­ron en el oto­ño del 36 del ho­rror de la con­tien­da, que les se­ría ad­mi­nis­tra­do des­de el ai­re. La pri­me­ra in­cur­sión aé­rea de los re­bel­des en Ma­drid se pro­du­jo ya en agos­to, pe­ro fue el 30 de oc­tu­bre cuan­do la po­bla­ción ci­vil em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar en to­da su cru­de­za el te­rror de los bom­bar­deos ma­si­vos: ese día, un pro­yec­til ma­tó a se­sen­ta es­co­la­res en Ge­ta­fe y va­rias bom­bas fue­ron lan­za­das so­bre una co­la de gen­te que aguar­da­ba pa­ra ha­cer la com­pra, cau­san­do mu­chas víc­ti­mas mor­ta­les. En­tre­tan­to, las co­sas ha­bían cam­bia­do en el seno de las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas. Com­pren­dien­do que el ir por libre de los mi­li­cia­nos du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de con­tien­da so­lo po­día con­du­cir al desas­tre y la de­rro­ta, se crea­ron bri­ga­das re­gu­la­res co­mo la de Juan Gui­llo­to, alias “Mo­des­to”, mi­li­tan­te del PCE y al tiem­po ave­za­do mi­li­tar, o el le­gen­da­rio Quin­to Re­gi­mien­to. De es­te mo­do, se lo­gró ver­te­brar un ejér­ci­to dis­ci­pli­na­do y bien ins­trui­do, ca­paz de plan­tar ca­ra a las só­li­das fuer­zas re­bel­des que, con­clui­do el epi­so­dio to­le­dano, ya se apro­xi­ma­ban a Ma­drid.

En esas, el 4 de no­viem­bre se anun­ció la for­ma­ción del nue­vo Go­bierno pre­si­di­do por Lar­go Ca­ba­lle­ro, en el que pre­do­mi­na­ban los so­cia­lis­tas ( seis), los anar­quis­tas ( cua­tro) y los re­pu-

Gru­pos ar­ma­dos se di­ri­gie­ron So­mo­sie­rra, Lo­zo­ya, La Gran­ja o Bui­tra­go pa­ra fre­nar el avan­ce fran­quis­ta

bli­ca­nos de iz­quier­da ( tres). Los co­mu­nis­tas, pe­se a con­tar con so­lo dos mi­nis­te­rios, iban a co­brar en­se­gui­da un no­ta­ble pe­so: en aque­llas ho­ras dra­má­ti­cas, el pre­si­den­te de­ci­dió apo­yar­se en ellos por su res­pe­to a la je­rar­quía. Ade­más, la im­pres­cin­di­ble ayu­da mi­li­tar de la Unión So­vié­ti­ca, que se ha­bía sal­ta­do a la to­re­ra el pac­to de no in­ter­ven­ción pa­ra ven­der ar­mas a la Re­pú­bli­ca, era otra ines­ti­ma­ble ven­ta­ja que pro­por­cio­na­ba el PCE. Co­la­te­ral­men­te, los co­mu­nis­tas –ayu­da­dos por co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos co­mo Mi­jaíl Kol­tsov– pu­sie­ron en mar­cha una efi­caz cam­pa­ña de pro­pa­gan­da que in­fun­dió mo­ral a los su­fri­dos ma­dri­le­ños de ca­ra a la ba­ta­lla que se ave­ci­na­ba.

ENEMI­GO A LAS PUER­TAS

Una de las gran­des no­ve­da­des del ga­bi­ne­te de Lar­go Ca­ba­lle­ro fue que la car­te­ra de Sanidad y Asis­ten­cia So­cial re­ca­yó en la anar­quis­ta Fe­de­ri­ca Mon­tseny, que se con­vir­tió así en la pri­me­ra mu­jer mi­nis­tra de la his­to­ria de Es­pa­ña. Pe­ro iba a te­ner una efí­me­ra es­tan­cia en Ma­drid: la lle­ga­da de las tro­pas fran­quis­tas has­ta las mis­mas afue­ras pro­vo­có la de­ci­sión de que el Go­bierno aban­do­na­ra la ca­pi­tal el 6 de no­viem­bre en di­rec­ción a Va­len­cia, y se en­co­men­dó al ge­ne­ral Mia­ja la crea­ción de una Jun­ta de De­fen­sa que coor­di­na­ra la pro­tec­ción de la ciu­dad. En se­me­jan­te si­tua­ción, Mia­ja to­mó las rien­das de in­me­dia­to y, el 7 de no­viem­bre, se pu­so en con­tac­to con el te­nien­te co­ro­nel Vicente Ro­jo, que ho­ras an­tes ha­bía si­do nom­bra­do por el Go­bierno je­fe de Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa de Ma­drid. Los efec­ti­vos re­pu­bli­ca­nos an­te el in­mi­nen­te ata­que con­sis­tían en unos 23.000 sol­da­dos re­par­ti­dos en­tre la ciu­dad y sus al­re­de­do­res, efec­ti­vos que con­ta­ban a su vez con una trein­te­na de ca­rros de com­ba­te ru­sos T- 26 y T- 95 – a los que se su­ma­ban al­gu­nos vie­jos tan­ques de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial–, unos ochen­ta ca­ño­nes y, pa­ra su des­gra­cia, muy es­ca­sa mu­ni­ción.

Por el con­tra­rio, el enemi­go que ya aso­ma­ba a las puer­tas, al man­do del ge­ne­ral Enrique Va­re­la, dis­po­nía de 30.000 hom­bres muy bien pre­pa­ra­dos ( en­tre los que ha­bía un am­plio con­tin­gen­te de ma­rro­quíes y le­gio­na­rios), vein­ti­séis ba­te­rías de cua­tro ca­ño­nes ca­da una, ca­rros de com­ba­te mo­der­nos y li­ge­ros, gran can­ti­dad de mu­ni­ción y, por si to­do es­to fue­ra po­co, el apo­yo aé­reo de apa­ra­tos ita­lia­nos y ale­ma­nes. La co­sa, en efec­to, pin­ta­ba mal pa­ra la Re­pú­bli­ca y, así, los pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros alo­ja­dos en los ho­te­les Flo­ri­da y Gran Vía pa­ra cu­brir los acon­te­ci­mien­tos se apre­su­ra­ron a anun­ciar en sus pe­rió­di­cos que la

El Go­bierno aban­do­nó Ma­drid el 6 de no­viem­bre y el ge­ne­ral Mia­ja fue pues­to al fren­te de la Jun­ta de De­fen­sa de la ciu­dad

caí­da de Ma­drid pa­re­cía in­mi­nen­te. El co­rres­pon­sal del New­sCh­ro­ni­cle, por ejem­plo, des­cri­bió el am­bien­te en­tre ex­pec­tan­te y de­rro­tis­ta que se vi­vía en la ca­pi­tal aquel 7 de no­viem­bre: “Ti­tu­la­res enor­mes en los pe­rió­di­cos de la tar­de re­zan: ‘La ho­ra de­ci­si­va pa­ra Ma­drid ha lle­ga­do’.” Pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co, se equi­vo­ca­ron: la dis­pa­ri­dad de fuer­zas no iba a ser su­fi­cien­te pa­ra con­quis­tar a la pri­me­ra una ciu­dad cu­yos ha­bi­tan­tes es­ta­ban dis­pues­tos a de­fen­der­se con uñas y dien­tes.

8 DE NO­VIEM­BRE: EM­PIE­ZA LA BA­TA­LLA

Una pro­ve­cho­sa ca­sua­li­dad, ade­más, re­for­zó la re­sis­ten­cia re­pu­bli­ca­na. En vís­pe­ras de la ba­ta­lla, una pa­tru­lla de mi­li­cia­nos se apo­de­ró de un ca­rro de com­ba­te fran­quis­ta den­tro del cual se en­con­tró un do­cu­men­to que des­ve­la­ba el plan de ata­que de Va­re­la. Fue to­do un gol­pe de suer­te que per­mi­tió a Ro­jo pre­pa­rar con an­te­la­ción y co­no­ci­mien­to de cau­sa la de­fen­sa de Ma­drid: por ese pa­pel, su­po que los re­bel­des te­nían pen­sa­do dar co­mien­zo a la ofen­si­va a las seis de la ma­ña­na del 8 de no­viem­bre. La fuer­za prin­ci­pal atra­ve­sa­ría la Ca­sa de Cam­po pa­ra avan­zar por la ca­lle Prin­ce­sa ha­cia la cár­cel Mo­de­lo y el Cuar­tel de la Mon­ta­ña. Otra co­lum­na to­ma­ría el ce­rro Ga­ra­bi­tas y, si­mul­tá­nea­men­te, otras dos rea­li­za­rían una ma­nio­bra de dis­trac­ción ata­can­do Ca­ra­ban­chel y el puente de To­le­do.

Así las co­sas, Mia­ja y su Es­ta­do Ma­yor de­ci­die­ron en­viar el grue­so de sus tro­pas a la Ca­sa de Cam­po y la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria pa­ra tra­tar de fre­nar el ata­que prin­ci­pal pre­vis­to por los fac­cio­sos. La de­fen­sa re­pu­bli­ca­na de­bía es­tar pre­pa­ra­da an­tes de que die­ran las seis, y así fue. A la ho­ra

se­ña­la­da, co­men­zó el te­mi­do avan­ce de las tro­pas fran­quis­tas si­guien­do el cur­so pla­ni­fi­ca­do. Ha­cia el me­dio­día, las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les cru­za­ron des­fi­lan­do la Gran Vía y con­ti­nua­ron su mar­cha has­ta la par­te pos­te­rior del Cam­po del Moro, a ori­llas del río Man­za­na­res, don­de ocu­pa­ron sus pues­tos en pri­me­ra lí­nea.

El Ba­ta­llón Da­brows­ki, in­te­gra­do por vo­lun­ta­rios po­la­cos, se si­tuó en la zo­na de Vi­lla­ver­de jun­to con el Quin­to Re­gi­mien­to, al man­do de Enrique Lís­ter; otros ba­ta­llo­nes se re­par­tie­ron por to­da la Ca­sa de Cam­po. Los re­pu­bli­ca­nos fre­na­ron así a los fran­quis­tas, y los po­cos le­gio­na­rios que lo­gra­ron cru­zar el puente de los Fran­ce­ses y el de To­le­do se­rían asi­mis­mo re­pe­li­dos por la Bri­ga­da Mix­ta co­man­da­da por los ofi­cia­les re­pu­bli­ca­nos José María Ga­lán y Carlos Romero. Al mis­mo tiem­po, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta y sus ase­so­res so­vié­ti­cos re­co­rrie­ron la ca­pi­tal aren­gan­do a la ciu­da­da­nía, pa­ra que na­die ti­ra­se la toa­lla en una ho­ra tan crí­ti­ca pa­ra la Re­pú­bli­ca. Al día si­guien­te, el 9 de no­viem­bre, los sol­da­dos de Va­re­la in­ten­ta­ron una se­gun­da in­cur­sión por el ba­rrio de Ca­ra­ban­chel, pe­ro fue nue­va­men­te en vano.

El 23 de no­viem­bre de 1936, el fren­te de Ma­drid que­dó es­ta­bi­li­za­do en­tre la Ca­sa de Cam­po y la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria

LA IN­TER­VEN­CIÓN DE DU­RRU­TI

Fran­co se dio cuen­ta al fin de que to­mar Ma­drid iba a re­sul­tar mu­cho más com­pli­ca­do de lo que pen­sa­ba en un pri­mer mo­men­to. No obs­tan­te, sus fuer­zas se hi­cie­ron el 13 de no­viem­bre con el es­tra­té­gi­co ce­rro Ga­ra­bi­tas, en la Ca­sa de Cam­po, po­si­ción des­de la cual la ar­ti­lle­ría po­día bom­bar­dear a pla­cer la ciu­dad.

El día 15, los anar­quis­tas que di­ri­gía el mí­ti­co Bue­na­ven­tu­ra Du­rru­ti en­tra­ron en com­ba­te, pe­ro se en­con­tra­ron con el fue­go cru­za­do de las ame­tra­lla­do­ras ma­rro­quíes. Su es­ca­sa pre­pa­ra­ción les hi­zo va­ci­lar y re­tro­ce­der, un fra­ca­so que en­fu­re­ció a su lí­der, que los obli­gó a con­tra­ata­car ape­nas unas ho­ras des­pués, es­ta vez con ma­yor co­ra­je y éxi­to. En­tre­tan­to, la co­lum­na del fran­quis­ta Asen­sio con­si­guió lle­gar al Man­za­na­res sin ha­llar opo­si­ción ni re­sis­ten­cia, y el 16 de no­viem­bre se co­rrió la voz de que los “mo­ros” ya es­ta­ban en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. Ese día y el si­guien­te, mi­li­cia­nos y tro­pas re­bel­des lu­cha­ron cuer­po a cuer-

po pa­ra tra­tar de ocu­par las plan­tas del Hos­pi­tal Clí­ni­co. Jun­to a los bri­ga­dis­tas y los anar­quis­tas, tam­bién com­ba­tie­ron mu­chos sim­ples ciu­da­da­nos de to­do ofi­cio y con­di­ción, ar­ma­dos pa­ra la ex­cep­cio­nal cir­cuns­tan­cia.

Mia­ja se­ría muy crí­ti­co con la ac­tua­ción de la Co­lum­na Du­rru­ti en la Ba­ta­lla de Ma­drid, aun- que mu­chos anar­quis­tas se de­ja­ron la vi­da en ella; en­tre ellos, su ca­ris­má­ti­co lí­der, que ca­yó víc­ti­ma de un dis­pa­ro cer­ca del Clí­ni­co el 19 de no­viem­bre ( los anar­quis­tas acu­sa­ron a los co­mu­nis­tas y es­tos a los fac­cio­sos, pe­ro hoy pa­re­ce cla­ro que él mis­mo se dis­pa­ró ac­ci­den­tal­men­te, se­gún re­la­tó el que fue­ra su chó­fer y con­fi­den­te). Sus hom­bres lo lle­va­ron ago­ni­zan­te al Ho­tel Ritz, don­de es­ta­ba ins­ta­la­do el hos­pi­tal de las mi­li­cias ca­ta­la­nas, y fa­lle­ció on­ce ho­ras más tar­de.

LA CA­PI­TAL RE­SIS­TE

Fi­nal­men­te, el 23 de no­viem­bre de 1936, tras dos se­ma­nas de cru­dos com­ba­tes, los na­cio­na­les se apo­de­ra­ron de gran par­te de la Ca­sa de Cam­po y los re­pu­bli­ca­nos se hi­cie­ron de­fi­ni­ti­va­men­te fuer­tes en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria: así con­clu­yó la pri­me­ra Ba­ta­lla de Ma­drid. Y, aun­que el fren­te se man­tu­vo ac­ti­vo du­ran­te to­da la gue­rra [ver re­cua­dros], esa lí­nea no su­frió ape­nas cam­bios y la ca­pi­tal si­guió re­sis­tien­do, he­roi­ca aun­que agó­ni­ca­men­te, has­ta el fin de la con­tien­da.

CA­DA VEZ MÁS CER­CA. La ins­tan­tá­nea re­co­ge el asal­to a una co­li­na al oes­te de la ca­pi­tal por tro­pas su­ble­va­das el 16 de oc­tu­bre de 1936. A prin­ci­pios del mes si­guien­te, se desata­ría la te­mi­da ofen­si­va.

CAM­PUS DE BA­TA­LLA. La ilus­tra­ción re­crea el cruen­to cho­que que tu­vo co­mo es­ce­na­rio la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria y que con­clu­yó el día 23 sin que Ma­drid ca­ye­ra.

CA­RIS­MÁ­TI­CO DU­RRU­TI. El fa­mo­so anar­quis­ta y su gru­po –la Co­lum­na Du­rru­ti– com­ba­tie­ron en la Ca­sa de Cam­po y ale­da­ños en­tre el 15 y el 19 de no­viem­bre, fe­cha en que el mí­ti­co lí­der fue aba­ti­do de un ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.