Ana Frank

La ex mi­nis­tra de Cul­tu­ra se aden­tró en la po­lí­ti­ca pa­ra con­tri­buir a la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia y con el de­seo de es­ti­mu­lar la tran­si­gen­cia, el diá­lo­go y la con­cor­dia. Por eso, no sor­pren­de que nos mues­tre su ad­mi­ra­ción por la fi­gu­ra de la co­no­ci­da

Muy Historia - - MI HEROÍNA -

Vi­vir en un pi­so sin po­der sa­lir a la ca­lle, sin ha­cer rui­do, con las po­cas co­sas que una se pu­do lle­var con­si­go, sin aso­mar­se al bal­cón, y te­ner 13 años, de­be ser vi­vir sin en­ten­der na­da de lo que su­ce­de, sin com­pren­der las ra­zo­nes de ese con­fi­na­mien­to. ¿Qué nos su­ce­de? ¿Por qué vi­vi­mos así? ¿Cuán­do po­dre­mos sa­lir? ¿Y los de­más tam­bién vi­ven co­mo no­so­tros? Es­tas pre­gun­tas se las ha­ría Ana Frank (1929-1945) en los pri­me­ros tiem­pos de re­clu­sión en la “ca­sa de atrás”, co­mo di­ce ella en su dia­rio, en Áms­ter­dam con sus pa­dres. Allí se man­tu­vie­ron a sal­vo de la per­se­cu­ción na­zi du­ran­te ca­si dos años.

A es­ta jo­ven he­roí­na le de­be­mos uno de los re­la­tos más rea­lis­tas y de­sola­do­res de có­mo fue­ron las vi­das y mi­se­rias por las que pa­sa­ron aque­llos que, por su ori­gen ju­dío, pri­me­ro fue­ron se­ña­la­dos, lue­go se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias y des­pués lle­va­dos unos a cam­pos de con­cen­tra­ción y otros, mi­llo­nes, a cam­pos de ex­ter­mi­nio. Es­to su­ce­dió ayer en la Eu­ro­pa cul­ta, ci­vi­li­za­da, en la Eu­ro­pa in­dus­tria­li­za­da, en la de gran­des pen­sa­do­res, fi­ló­so­fos y es­cri­to­res, gran­des in­ge­nie­ros y em­pre­sa­rios. La ma­yo­ría ca­lla­ron lo que sa­bían que su­ce­día; ca­lla­ron por­que te­nían mie­do a las re­pre­sa­lias, por­que era me­jor co­la­bo­rar con el ne­go­cio; te­nían mie­do a le­van­tar la voz, mie­do a per­der sus con­for­ta­bles vi­das. Ana, cu­yo dia­rio cons­ti­tu­ye un do­cu­men­to tras­cen­den­tal pa­ra co­no­cer y trans­mi­tir lo que fue el Ho­lo­caus­to, de­bió com­pren­der al po­co tiem­po de su re­clu­sión to­do lo que su­ce­día a su al­re­de­dor: por qué vi­vían en si­len­cio, por qué te­nían lo po­co que te­nían, por qué se mo- vían de ma­ne­ra tan si­gi­lo­sa. Y tu­vo el co­ra­je de po­ner­lo por es­cri­to, y gra­cias a la pu­bli­ca­ción de su dia­rio ge­ne­ra­cio­nes y ge­ne­ra­cio­nes de eu­ro­peos, ma­yo­res y muy jó­ve­nes, he­mos sa­bi­do lo que aquel in­fierno su­pu­so du­ran­te años.

PA­RA NO CAER EN EL OL­VI­DO

Vi­si­té la ex­po­si­ción Ausch­witz con mi nie­ta de do­ce años, que ha­bía leí­do el Dia­rio­deA­naF­rank (pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1947 por Ot­to Frank, el úni­co su­per­vi­vien­te

de la fa­mi­lia). No tu­ve que ex­pli­car­le mu­chas co­sas, por­que los za­pa­tos amon­to­na­dos, los pan­ta­lo­nes y ca­mi­sas de ra­yas, los ca­ci­llos pa­ra be­ber, las ga­fas des­po­ja­das, las li­te­ras de lis­to­nes de ma­de­ra y el va­gón que trans­por­ta­ba a los con­de­na­dos mues­tran ca­si to­do, aun­que no ex­pli­can na­da, por­que no hay ex­pli­ca­ción po­si­ble.

La vi­da co­ti­dia­na, los sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos de Ana Frank, re­co­gi­dos en ese dia­rio, son una lec­ción tan gran­de co­mo la de los me­jo­res his­to­ria­do­res an­glo­sa­jo­nes, que nos da una ni­ña so­bre la lo­cu­ra que se adue­ñó del co­ra­zón de Eu­ro­pa – Hitler– y que al­gu­nos su­per­vi­vien­tes pu­die­ron lle­gar a des­cri­bir. Ella no pu­do. La fa­mi­lia de Ana fue de­la­ta­da, y ella lle­va­da al cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz, don­de de­bió ver el gran ar­co de en­tra­da que, con gran­des le­tras de hie­rro que son pa­ra no ol­vi­dar, di­ce: “El tra­ba­jo nos ha­ce li­bres”. Lue­go mu­rió en el cam­po de Ber­ge­nBel­sen, al nor­te de Ale­ma­nia, po­cos días an­tes de la lle­ga­da de los in­gle­ses.

So­bre es­tas lí­neas, el ma­tri­mo­nio Frank pa­sea con sus hi­jas Ana –con ape­nas unos me­ses– y Margot en Frank­furt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.