Ca­ta­li­na la Gran­de

Muy Historia - - LAS LISTAS DE MH -

(1729-1796)

Ca­ta­li­na II de Ru­sia fue una mu­jer no­ta­ble, y ex­ce­si­va en to­do. De­rro­có con un gol­pe de Es­ta­do –y al­gu­nos afir­man que hi­zo ma­tar– a su ma­ri­do, el efí­me­ro y dé­bil zar Pe­dro III, nie­to de Pe­dro I el Gran­de, y en su muy lar­go rei­na­do (34 años) re­co­gió no so­lo el ape­la­ti­vo de es­te úl­ti­mo sino tam­bién su le­ga­do, “ha­cer de Ru­sia una ven­ta­na a Oc­ci­den­te en el Báltico”: la za­ri­na de ori­gen pru­siano ex­pan­dió el Im­pe­rio y mo­der­ni­zó su pa­tria de adop­ción con to­dos los avan­ces del Si­glo de las Lu­ces. Pe­ro ade­más, su­plien­do con su in­te­li­gen­cia, cul­tu­ra y en­can­to un fí­si­co no muy agra­cia­do, tu­vo una vi­da amo­ro­sa de­sen­fre­na­da y li­bre que cau­só gran es­cán­da­lo: sus aman­tes, a va­rios de los cua­les – Or­lov, Po­tiom­kin, Za­va­dovs­ki, Yer­mó­lov– col­mó de car­gos po­lí­ti­cos y ru­blos, se con­ta­ron por de­ce­nas y fue­ron a me­nu­do mu­cho más jó­ve­nes que ella ( el úl­ti­mo, Pla­tón Zú­bov, te­nía 22 años; Ca­ta­li­na, 62). Su fa­ma de li­ber­ti­na fue tal que, cuan­do mu­rió de una apo­ple­jía ca­mino del re­tre­te, se pro­pa­ló el in­fun­dio de que en reali­dad ha­bía fa­lle­ci­do in­ten­tan­do co­pu­lar con un ca­ba­llo.

6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.