Los es­par­ta­nos tam­bién eran su­pers­ti­cio­sos

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

LA FOR­MA DE VI­DA Y LAS COS­TUM­BRES DE ES­PAR­TA ex­tra­ña­ban has­ta a los pro­pios grie­gos. Pa­re­ce ser que los ha­bi­tan­tes de La­ce­de­mo­nia eran xe­nó­fo­bos, y con­se­guir la ciu­da­da­nía era ca­si un im­po­si­ble pa­ra cual­quie­ra que no fue­ra es­par­tano. He­ró­do­to cuen­ta que so­lo dos lo con­si­guie­ron: un adi­vino y su her­mano. Es­to in­di­ca otro de sus ras­gos más de­fi­ni­to­rios: si to­dos los grie­gos eran muy su­pers­ti­cio­sos, ellos lo eran to­da­vía más, has­ta el pun­to de que de­ja­ron de ir a la Ba­ta­lla de Ma­ra­tón en apo­yo de los ate­nien­ses por la fies­ta de las Car­neias en ho­nor de Apo­lo. Lo mis­mo su­ce­de­ría en las Ter­mó­pi­las.

An­tes de ini­ciar la mar­cha ha­cia el com­ba­te, era ha­bi­tual que el rey es­par­tano ofre­cie­ra sa­cri­fi­cios; si los pre­sa­gios eran be­nig­nos, se lle­va­ba una an­tor­cha de fue­go al al­tar si­tua­do en las fron­te­ras de La­co­nia, don­de se ofre­cía otro sa­cri­fi­cio. Si vol­vía a ha­ber buen au­gu­rio, en­ton­ces el ejér­ci­to po­día mar­char por­tan­do el fue­go. En el gra­ba­do, re­pre­sen­ta­ción del sa­cri­fi­cio de un cor­de­ro an­te el mo­nar­ca es­par­tano. Un adi­vino in­ter­pre­ta­ba las se­ña­les pa­ra emi­tir un pre­sa­gio que el rey aten­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.