LA LU­NA NE­GRA DE GAU­GA­ME­LA

Muy Historia - - DOSSIER -

En tiem­pos de Ale­jan­dro Magno, un eclipse era un acon­te­ci­mien­to de gran im­por­tan­cia, que lan­za­ba un men­sa­je cla­ro al pue­blo: anun­cia­ba una ca­tás­tro­fe y au­gu­ra­ba un fu­tu­ro ne­gro a quie­nes desafia­ran el es­ta­do na­tu­ral de las co­sas. Por eso, cuan­do on­ce días an­tes de la gran Ba­ta­lla de Gau­ga­me­la el Sol se es­con­dió, los va­lien­tes gue­rre­ros de Ale­jan­dro se te­mie­ron lo peor. Su in­ter­pre­ta­ción fue que les es­pe­ra­ba una in­mi­nen­te de­rro­ta. Tam­bién el ejér­ci­to per­sa lo in­ter­pre­tó co­mo un mal au­gu­rio. Sin em­bar­go, en­tre los ma­ce­do­nios el te­mor fue ma­yor, ya que eran cons­cien­tes de la des­ven­ta­ja que su­po­nía su cla­ra in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca. Fue en­ton­ces cuan­do Ale­jan­dro in­ter­vino pa­ra le­van­tar la mo­ral de sus tro­pas. Con­si­guió con­ven­cer­les de que ha­bían en­ten­di­do el men­sa­je di­vino al re­vés, ya que es­te se de­bía tra­du­cir co­mo que el Sol, sím­bo­lo macedónico, iba a eclip­sar a la Lu­na, sím­bo­lo de los per­sas, por lo que quien de­bía te­mer la de­rro­ta era el enemi­go. Des­pués, con­vo­có en su tien­da a Aris­tan­dro pa­ra pe­dir­le que hi­cie­ra un sa­cri­fi­cio al dios Fo­bos, y es­te ase­gu­ró que la for­tu­na es­ta­ba de su la­do, por lo que la vic­to­ria se­ría su­ya. Al día si­guien­te, el ejér­ci­to del ma­ce­do­nio en­se­ña­ba los dien­tes, con­fia­do en ga­nar la ba­ta­lla. Y así fue: el triun­fo lle­gó in­clu­so an­tes de lo ima­gi­na­do. La pro­fe­cía de Fo­bos de­bió tran­qui­li­zar al grue­so del ejér­ci­to, que se pu­so en mar­cha y se ale­jó de la ori­lla del río Ti­gris bus­can­do con de­ci­sión el en­fren­ta­mien­to con las hues­tes aque­mé­ni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.