His­to­ria al­ter­na­ti­va

El 4 de agos­to de 1914, cin­co se­ma­nas des­pués del aten­ta­do de Sa­ra­je­vo, el Reino Uni­do se une a Fran­cia y Ru­sia y de­cla­ra la gue­rra a Ale­ma­nia y el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro. ¿Qué ha­bría ocu­rri­do si Gran Bre­ta­ña hu­bie­ra man­te­ni­do su po­lí­ti­ca de neu­tra­li­dad?

Muy Historia - - SUMARIO - POR JO­SÉ PAR­DI­NA

28de ju­nio de 1914, Sa­ra­je­vo. El ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Aus­tria, he­re­de­ro de la co­ro­na im­pe­rial, vi­si­ta la ca­pi­tal de la pro­vin­cia aus­trohún­ga­ra de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na en co­che des­cu­bier­to. En­tre el pú­bli­co que le vi­to­rea tam­bién le es­pe­ra Ga­vri­lo Prin­cip, el jo­ven ul­tra­na­cio­na­lis­ta ser­bio que lo ase­si­na­rá jun­to a su es­po­sa So­fía. Al aten­ta­do le si­gue un mes de ju­lio de com­ple­jas ma­nio­bras di­plo­má­ti­cas en­tre las po­ten­cias eu­ro­peas: Aus­tria-Hun­gría, Ale­ma­nia, Ru­sia, Fran­cia y Reino Uni­do. En agos­to, la vio­la­ción ale­ma­na de la neu­tra­li­dad de Bél­gi­ca –ga­ran­ti­za­da por los bri­tá­ni­cos– obli­ga a sir Ed­ward Grey a dar el pa­so. El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res de Jor­ge V pa­sa­rá a la his­to­ria por su fa- mo­so co­men­ta­rio de la no­che del día 3 de agos­to: «Las lu­ces van a apa­gar­se en Eu­ro­pa, pue­de que no vol­va­mos a ver­las en­cen­di­das en nues­tra vi­da». No vol­vie­ron a en­cen­der­se has­ta cua­tro años y cua­tro me­ses des­pués ( Grey mu­rió, por cier­to, en 1933, el año del as­cen­so de Hitler al po­der en Ale­ma­nia). En­tre­tan­to, per­die­ron la vi­da diez mi­llo­nes de hom­bres, más

de vein­te mi­llo­nes re­sul­ta­ron mu­ti­la­dos y des­apa­re­ció una ge­ne­ra­ción en­te­ra de jó­ve­nes eu­ro­peos. La gue­rra tam­bién ba­rrió los im­pe­rios aus­trohún­ga­ro, ru­so y oto­mano, pro­pi­ció el sur­gi­mien­to del co­mu­nis­mo y los fas­cis­mos y su con­clu­sión fa­lli­da sen­tó las ba­ses pa­ra la si­guien­te ca­tás­tro­fe bé­li­ca mun­dial, ape­nas vein­te años des­pués.

UNA SU­MA DE FAC­TO­RES

Pe­ro ¿ qué ha­bría su­ce­di­do si Gran Bre­ta­ña hu­bie­se man­te­ni­do su po­lí­ti­ca de neu­tra­li­dad? Pro­ba­ble­men­te, Ale­ma­nia ha­bría ga­na­do la gue­rra; el hu­mi­llan­te Tra­ta­do de Ver­sa­lles no ha­bría te­ni­do lu­gar y el ca­bo Hitler no ha­bría lle­ga­do al po­der con sus de­li­rios de trai­cio­nes y “pu­ña­la­das por la es­pal­da”. Tam­bién, pro­ba­ble­men­te, In­gla­te­rra ha­bría con­ser­va­do su Im­pe­rio has­ta fi­na­les del si­glo XX. Sin em­bar­go, es­tos con­di­cio­na­les son aje­nos a la com­ple­ji­dad de la his­to­ria y a la mul­ti­pli­ci­dad de cau­sas que afec­tan a un he­cho de­ter­mi­na­do. El ase­si­na­to del he­re­de­ro aus­trohún­ga­ro en Sa­ra­je­vo fue una cau­sa; pe­ro tan so­lo del ul­ti­má­tum aus­tría­co a Ser­bia, ins­ti­ga­do­ra del aten­ta­do. La de­cla­ra­ción de gue­rra de Aus­tria con­tra Ser­bia pro­vo­có la de­cla­ra­ción de gue­rra de Ru­sia con­tra Aus­tria que, a su vez, cau­só la de­cla­ra­ción de gue­rra de Ale­ma­nia con­tra Ru­sia... y así su­ce­si­va­men­te. La his­to­rio­gra­fía ofi­cial bri­tá­ni­ca sos­tie­ne que la prin­ci­pal cau­sa de la en­tra­da de In­gla­te­rra en la gue­rra fue la in­va­sión ale­ma­na de Bél­gi­ca, cu­ya neu­tra­li­dad ha­bía ga­ran­ti­za­do Gran Bre­ta­ña, pe­ro pre­fie­re no te­ner en cuen­ta cau­sas tan po­de­ro­sas co­mo la ri­va­li­dad na­val an­glo- ale­ma­na o la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca de man­te­ner a to­da cos­ta el equi­li­brio de po­de­res en el con­ti­nen­te eu­ro­peo.

“La en­tra­da de Gran Bre­ta­ña en la gue­rra fue el ma­yor error de la his­to­ria mo­der­na”, di­ce Niall Fer­gu­son, el más me­diá­ti­co de los nue­vos his­to­ria­do­res del Reino Uni­do. “In­clu­so si Ale­ma­nia hu­bie­ra de­rro­ta­do a Fran­cia y Ru­sia, el Kái­ser se ha­bría en­con­tra­do con un de­sa­fío gi­gan­te en sus ma­nos tra­tan­do de di­ri­gir la nue­va Eu­ro­pa do­mi­na­da por Ale­ma­nia y ha­bría per­ma­ne­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más dé­bil que el Im­pe­rio bri­tá­ni­co en tér­mi­nos na­va­les y fi­nan­cie­ros”. “Da­dos los re­cur­sos que Gran Bre­ta­ña te­nía dis­po­ni­bles en 1914 – afir­ma­ba Fer­gu­son en la re­vis­ta de His­to­ria de la BBC–, la me­jor es­tra­te­gia ha­bría si­do es­pe­rar y en­fren­tar el de­sa­fío ale­mán más tar­de, cuan­do In­gla­te­rra pu­die­ra res­pon­der mi­li­tar­men­te, apro­ve­chan­do su ca­pa­ci­dad na­val y fi­nan­cie­ra mu­cho ma­yor”.

Sin em­bar­go, si con una Gran Bre­ta­ña neu­tral en 1914 Ale­ma­nia hu­bie­se ga­na­do la Gran Guer r a , ¿ quién pue­de ase­gu­rar que el Kái­ser no ha­bría pues­to su mi­ra­da en el Im­pe­rio bri­tá­ni­co, ob­je­ti­vo úni­co pa­ra el que el Gran Al­mi­ran­te Von Tir­pitz ha­bía crea­do, a fi­na­les del si­glo XIX, su flo­ta de com­ba­te?

Pro­ba­ble­men­te, Ale­ma­nia ha­bría ga­na­do la gue­rra y Hitler nun­ca hu­bie­ra lle­ga­do al po­der

ME­RAS HI­PÓ­TE­SIS

Tal co­mo ad­vier­te otro his­to­ria­dor in­glés con­tem­po­rá­neo, Jo­nat­han Clark, las hi­pó­te­sis con­tra­fac­tua­les pe­can siem­pre del re­cur­so fá­cil de atri­buir los acon­te­ci­mien­tos ca­ta­clís­mi­cos a una equi­vo­ca­ción ini­cial, o a una ma­la de­ci­sión. “To­do ha­bría ido bien y la hu­ma­ni­dad se ha­bría li­bra­do de con­flic­tos evi­ta­bles si no fue­ra por ese error trá­gi­co”, di­cen los his­to­ria­do­res al­ter­na­ti­vos.

Pe­ro aven­tu­rar có­mo ha­brían si­do las co­sas de otra for­ma so­lo es el re­sul­ta­do de una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca in­ten­cio­nal pre­via. La ex­pre­sión de de­seos ace­cha en el mun­do de la his­to­ria con­tra­fác­ti­ca, co­mo su­ce­de en es­ta mis­ma sec­ción. Y ya lo avi­sa Clark: “La ne­ce­si­dad de con­so­la­ción se an­te­po­ne al de­seo de ex­pli­ca­ción”.

FUER­ZA EX­PE­DI­CIO­NA­RIA. En la ima­gen, miem­bros de es­te con­jun­to de tro­pas bri­tá­ni­cas a su lle­ga­da a Fran­cia du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, tras el ata­que ale­mán a Bél­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.