Bu­los que vue­lan por in­ter­net

Bien­ve­ni­do a la era de la pos­ver­dad, cuan­do los ru­mo­res y las falsas no­ti­cias tie­nen más im­pac­to que los he­chos reales. Aun­que no es un fe­nó­meno nue­vo, la Red se ha con­ver­ti­do en su per­fec­to altavoz.

Muy Interesante - - SUMARIO - Un re­por­ta­je de LUIS MUI­ÑO

No es un fe­nó­meno nue­vo, pe­ro la Red ha am­pli­fi­ca­do la ve­lo­ci­dad de pro­pa­ga­ción y el im­pac­to emo­cio­nal de las le­yen­das ur­ba­nas, que hoy pre­va­le­cen so­bre los he­chos con­fir­ma­dos.

Los pa­ya­sos ase­si­nos han vuel­to. Ha­cía ya tiem­po que no se los veía: su úl­ti­ma apa­ri­ción da­ta de ha­ce trein­ta años. En aque­lla épo­ca, la lla­ma de It –la in­quie­tan­te no­ve­la de Step­hen King pu­bli­ca­da en 1986– avi­vó el res­col­do que ha­bían de­ja­do las imá­ge­nes del te­rri­ble ase­sino en se­rie John Way­ne Gacy ves­ti­do de clown, quien vio­ló y aca­bó con la vi­da de más de trein­ta jó­ve­nes en­tre 1972 y 1978. El re­sul­ta­do, es­tu­dia­do por el di­vul­ga­dor nor­te­ame­ri­cano Lo­ren Co­le­man, fue­ron al­gu­nos años de avis

ta­mien­tos de ese ti­po de per­so­na­jes en di­ver­sos lugares de Es­ta­dos Uni­dos.

El ci­clo se re­pi­te por­que el ru­mor ha vuel­to a na­cer en pe­que­ños pue­blos nor­te­ame­ri­ca­nos y, pro­ba­ble­men­te, alen­ta­do por el ro­da­je de una nue­va ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de It. Pe­ro es­ta vez alcanzó, y en po­co tiem­po, di­men­sio- nes mun­dia­les. Ape­nas dos me­ses des­pués, los pa­ya­sos em­pe­za­ron a sem­brar el pá­ni­co en paí­ses tan dis­tan­tes co­mo Mé­xi­co, Es­pa­ña y Aus­tra­lia. Los tes­ti­gos afir­ma­ban ver per­so­na­jes ma­lig­nos en las pro­xi­mi­da­des de es­cue­las y par­ques in­fan­ti­les que ani­ma­ban a los ni­ños a acer­car­se a ellos pa­ra ir jun­tos a un lu­gar si­nies­tro. En Ha­llo­ween, es­ta le­yen­da urbana alcanzó su clí­max. Y con la mis­ma ce­le­ri­dad que se ex­ten­dió se fue di­lu­yen­do: des­de en­ton­ces, ape­nas se ha­bla de ellos.

LOS VÍ­DEOS VIA­JAN A LA VE­LO­CI­DAD DE LA LUZ POR TO­DO EL MUN­DO

¿Có­mo se ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en la ve­lo­ci­dad de di­fu­sión y des­apa­ri­ción de un bu­lo que se re­pi­te ca­da cier­to tiem­po? In­ter­net tie­ne la res­pues­ta. Co­mo nos re­cuer­da Patricia Wa­lla­ce, psicóloga de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, en Bal­ti­mo­re, la Red am­pli­fi­ca la in­fec

ción. En pri­mer lu­gar, de­be­mos te­ner en cuen­ta la fa­ci­li­dad de gra­ba­ción y la pos­te­rior vi­ra­li­dad de los ví­deos hoy en día: trans­cu­rri­das po­cas ho­ras, una es­ce­na ro­da­da en Wis­con­sin ya ha si­do vis­ta cien­tos de mi­les de ve­ces en to­do el mun­do. Esa mis­ma ra­pi­dez tie­ne un efec­to se­cun­da­rio: las fuen­tes ca­si

nun­ca son com­pro­ba­das en in­ter­net. Los tui­te­ros o blo­gue­ros que di­fun­den el ru­mor quie­ren ser los pri­me­ros en ha­blar de ello. Y no les im­por­ta uti­li­zar fra­ses del ti­po “la po­li­cía ha de­te­ni­do a va­rios gru­pos de pa­ya­sos…” sin co­rro­bo­rar si son cier­tas.

Otro de los fac­to­res que ex­pli­ca el éxi­to de es­ta le­yen­da urbana es la no­to­rie­dad que pro­por­cio­nan las re­des. La po­si­bi­li­dad de ves­tir­se de pa­ya­so, ha­cer­se un sel­fi –o es­pe­rar a que al­guien asus­ta­do nos ha­ga una fo­to– y su­bir el re­sul­ta­do a Twit­ter, Fa­ce­book o Ins­ta­gram es muy ten­ta­do­ra. El ca­za­dor de le­yen­das ur­ba­nas Ben­ja­min Rad­ford, au­tor del li­bro Bad Clowns, ex­pli­ca así que tan­tas per­so­nas ha­yan ju­ga­do con la coul­ro­fo­bia –mie­do irra­cio­nal a pa­ya­sos y mi­mos– de los de­más, aun sien­do cons­cien­tes de que po­dían ser agre­di­dos, co­mo de he­cho ocu­rrió en Ber­lín en el mo­men­to ál­gi­do de la ola de pá­ni­co. La opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir ce­le­bri­dad efí­me­ra ha au­men­ta­do el nú­me­ro de vo­lun­ta­rios pa­ra ame­dren­tar al pró­ji­mo a lo lar­go del pla­ne­ta.

Otra ex­pli­ca­ción del ascenso y caí­da ful­gu­ran­te del ru­mor en los tiem­pos mo­der­nos ha si­do pues­ta en jue­go por Frank T. McAn­drew, psi­có­lo­go so­cial y pro­fe­sor del Knox Co­lle­ge, en Illi­nois. Se tra­ta del im­pac­to emo­cio­nal de los ví­deos, las imá­ge­nes, el tex­to y la voz pre­sen­tes en los men­sa­jes de la Red. Esa mez­cla de for­ma­tos ha­ce que sea­mos me­nos crí­ti­cos. An­te unap se u do in­for­ma­ción co­mo la de los pa­ya­sos ase­si­nos no nos pre­gun­ta­mos, por ejem­plo, por qué son vis­tos tan­tas ve­ces ace­chan­do

LA MEZ­CLA DE IMÁ­GE­NES, VÍ­DEOS Y TEX­TOS HA­CE QUE SEA­MOS ME­NOS CRÍ­TI­COS

a sus víc­ti­mas, pe­ro nun­ca em­plean­do la vio­len­cia con­tra ellas. El mie­do al­can­za el sis­te­ma lím­bi­co del ce­re­bro sin dar opor­tu­ni­dad a que el cór­tex va­lo­re si exis­ten mo­ti­vos reales pa­ra asus­tar­se.

To­das es­tas va­ria­bles se aú­nan y el re­sul­ta­do fi­nal es que los ru­mo­res tie­nen más fuer­za que las no­ti­cias au­tén­ti­cas, co­mo des­cri­be el neo­lo­gis­mo pos­ver­dad, pa­la­bra del año 2016 pa­ra el Dic­cio­na­rio

Ox­ford. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que con­clu­yó un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de War­wick, en In­gla­te­rra, tras comparar la re­per­cu­sión de tuits so­bre he­chos de al­can­ce mun­dial –el ata­que yiha­dis­ta al se­ma­na­rio fran­cés Char­lie Heb­do o el desas­tre del avión de Ger­man­wings– con otros que di­fun­dían men­ti­ras. El re­sul­ta­do fue que los pri­me­ros te­nían una vi­da me­dia de dos ho­ras, mien­tras que las ha­bla­du­rías se­guían exis­tien­do du­ran­te ca­tor­ce ho­ras más.

NOS DIS­TIN­GUE DE LOS RO­BOTS LA ATRAC­CIÓN POR LOS RU­MO­RES

Esa po­ten­cia ex­pan­si­va no es nue­va. Fa­bri­car tro­las y pro­pa­gar­las es una de las ac­ti­vi­da­des a la que he­mos de­di­ca­do más tiem­po los se­res hu­ma­nos a lo lar­go de la his­to­ria. San­tia­go Ra­món y Ca­jal (1852-1934) afir­ma­ba: “El hom­bre es un ser so­cial cu­ya in­te­li­gen­cia exi­ge, pa­ra ex­ci­tar­se, el ru­mor de la col­me­na”. En su li­bro Las som­bras de la men­te (1992), el fí­si­co bri­tá­ni­co Ro­ger Pen­ro­se su­ge­ría que el gus­to por las his­to­rias in­cier­tas es un buen ex­po­nen­te de los as­pec­tos no compu­tables de la men­te; es de­cir, los fac­to­res que nos dis­tin­guen de las má­qui­nas que usan in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Y qui­zá por eso la re­vo­lu­ción di­gi­tal no ha ami­no­ra­do la fuer­za de las le­yen­das ur­ba­nas, sino to­do lo con­tra­rio: a pe­sar de las po­si­bi­li­da­des ac­tua­les pa­ra des­men­tir­las, los se­res hu­ma­nos pre­fe­ri­mos usar las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas pa­ra mul­ti­pli­car­las.

La me­mé­ti­ca tam­bién pue­de ayu­dar­nos a en­ten­der­lo. De acuer­do con los es­tu­dio­sos de es­ta ra­ma de la so­cio­lo­gía, co­mo el bió­lo­go evo­lu­ti­vo Ri­chard Daw­kins y la psicóloga Su­san Black­mo­re, la pro­pen­sión al run­rún so­cial se ex­pli­ca­ría por la ten­den­cia de la in­for­ma­ción a re­pli­car­se, igual que los ge­nes. Las his­to­rias o me­mes –no con­fun­dir con las fo­tos re­to­ca­das con fi­nes hu­mo­rís­ti­cos que in­va­den las re­des so­cia­les– más ex­ten­di­das son las que triun­fan en la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia cul­tu­ral. Y pa­ra im­po­ner­se, usan un efi­caz me­ca­nis­mo: es­ti­mu­lan más nues­tra men­te que los he­chos con­tras­ta­dos. Eso se de­be a que cree­mos des­ve­lar se­cre­tos cu­yos pro­ta­go­nis­tas desean man­te­ner ocul­tos pe­ro que he­mos ave­ri­gua­do gra­cias a nues­tra as­tu­cia.

CREERSE MÁS LIS­TO QUE NA­DIE LLE­VA A DI­FUN­DIR HIS­TO­RIAS DU­DO­SAS

Des­de los años ochen­ta, el vi­deo­jue­go

Poly­bius pro­ta­go­ni­za un per­sis­ten­te ru­mor. Se­gún la le­yen­da, los men­sa­jes su­bli­mi­na­les que pe­ne­tra­ban en la men­te del ju­ga­dor adic­to – má­ta­te, no pien­ses,

rín­de­te...– le pro­du­cían bro­tes psi­có­ti­cos, pe­sa­di­llas y, en al­gu­nas oca­sio­nes, in­clu­so le em­pu­ja­ban al sui­ci­dio. Ins­ta­la­do en ga­ri­tos de la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se de Portland, ha­bía si­do re­ti­ra­do rá­pi­da­men­te por los mis­mos hom­bres de ne­gro que lo tra­je­ron. Pe­ro una se­rie de ex­per­tos – hac­kers, pro­gra­ma­do­res, di­se­ña­do­res de vi­deo­jue­gos…– di­cen te­ner prue­bas de su exis­ten­cia gra­cias a su pe­ri­cia con los ordenadore­s. Nue­va­men­te, el ego de creerse más lis­tos que los vul­ga­res alie­na­dos es­tá de­trás de la cir­cu­la­ción de es­tas his­to­rias.

Una for­ma de triun­far es ser pio­ne­ro en di­fun­dir en lí­nea su­pues­tos he­chos que con­cuer­den con la ideo­lo­gía de quie­nes nos si­guen. Si una no­ti­cia ilus­tra la vi-

sión de la reali­dad de nues­tro gru­po de re­fe­ren­cia, la com­par­ti­mos sin es­pe­rar a con­tras­tar los he­chos. Un ejem­plo: tras los aten­ta­dos que su­frió París el 13 de no­viem­bre de 2015, el jo­ven periodista ca­na­dien­se Vee­ren­der Jub­bal apa­re­ció iden­ti­fi­ca­do co­mo uno de los ata­can­tes. Su fo­to­gra­fía ex­hi­bien­do el Co­rán y por­tan­do un cha­le­co apa­re­ció en la pri­me­ra página de un pe­rió­di­co es­pa­ñol y fue di­fun­di­da por una de las más im­por­tan­tes ca­de­nas de te­le­vi­sión.

ACU­SA­DO DE SER TE­RRO­RIS­TA POR AJUS­TAR­SE AL ES­TE­REO­TI­PO

La ve­ro­si­mi­li­tud de la ima­gen, que en­ca­ja­ba con la vi­sión que tie­ne el pú­bli­co de esos me­dios de un te­rro­ris­ta is­lá­mi­co, la con­vir­tió en el icono de la ma­tan­za a pe­sar de que el pro­ta­go­nis­ta era sij –una re­li­gión no mu­sul­ma­na– y que los ob­je­tos in­cri­mi­na­to­rios ha­bían si­do in­tro­du­ci­dos me­dian­te una bur­da ma­ni­pu­la­ción. El cha­le­co no exis­tía en la fo­to ori­gi­nal y el Co­rán era, en reali­dad… un iPad. De he­cho, al­guien ten­dría que ha­ber sos- pe­cha­do, por­que quie­nes pro­du­je­ron el mon­ta­je aña­die­ron un ob­je­to muy po­co pro­pio del yiha­dis­mo: un con­so­la­dor.

Es­to en­la­za con otra de las ra­zo­nes pa­ra es­par­cir bu­los: la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca. Las men­ti­ras que han cam­pa­do a sus an­chas en las úl­ti­mas elec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, res­pon­den a tal mo­ti­va­ción. Mi­les de men­sa­jes anun­cia­ron en las re­des so­cia­les el ase­si­na­to del agen­te del FBI que fil­tró los co­rreos elec­tró­ni­cos de la lí­der de­mó­cra­ta; el apo­yo in­con­di­cio­nal del pa­pa Fran­cis­co a Do­nald Trump; o que, se­gún las re­ve­la­cio­nes de Wi­ki­Leaks, Hi­llary Clin­ton ha­bía ven­di­do ar­mas al Es­ta­do Is­lá­mi­co. To­da es­ta ris­tra de tro­las se pro­pa­gó, nue­va­men­te, con más fuer­za que las in­for­ma­cio­nes au­tén­ti­cas. Las no­ti­cias que con­te­nían da­tos fal­sos –el 19,1 % de las pu­bli­ca­das en me­dios pro­de­mó­cra­tas y el 37,7 % de los fa­vo­ra­bles a los re­pu­bli­ca­nos, se­gún la web Buzz­Feed– tu­vie­ron mu­cho más se­gui­mien­to. Des­pués del inesperado triun­fo de Trump, Goo­gle y Fa­ce­book de­cla­ra­ron su in­ten­ción de cor­tar el gri­fo pu­bli­ci­ta­rio a los si­tios que las pu­sie­ran en cir­cu­la­ción. Ade­más, la red so­cial de Mark Zuc­ker­berg ha em­pe­za­do a im­plan­tar fil­tros pa­ra que no lle­guen a ser com­par­ti­das por sus usua­rios.

EL DO­RA­DO, LOS SA­BIOS DE SION Y OTRAS PA­TRA­ÑAS DE LA HIS­TO­RIA

No obs­tan­te, el uso pro­pa­gan­dís­ti­co del chis­mo­rreo no es, en ab­so­lu­to, no­ve­do­so. Co­mo nos re­cuer­da el fol­clo­ris­ta Jan Ha­rold Brun­vand, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Utah, nos gus­tan los re­la­tos que re­su­men nues­tra vi­sión del mun­do en una anéc­do­ta. Por eso, du­ran­te to­da la his­to­ria han si­do uti­li­za­dos ideo­ló­gi­ca­men­te. La su­pues­ta exis­ten­cia en la Edad Me­dia del pres­te Juan –des­cen­dien­te de los re­yes ma­gos que go­ber-

GOO­GLE Y FA­CE­BOOK HAN TO­MA­DO ME­DI­DAS PA­RA LU­CHAR CON­TRA LAS NO­TI­CIAS FALSAS

na­ba en Orien­te un fa­bu­lo­so reino lleno de ri­que­zas– azu­za­ba a los cru­za­dos pa­ra res­ca­tar los san­tos lugares del do­mi­nio in­fiel. Por su par­te, el mi­to de El Do­ra­do ani­ma­ba a los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les del si­glo XVI a in­ter­nar­se en un te­rri­to­rio lleno de pe­li­gros. Y los in­ve­ro­sí­mi­les

pro­to­co­los de los sa­bios de Sion sa­ta­ni­za­ron a los ju­díos en la Ale­ma­nia na­zi. De la mis­ma for­ma, los ru­mo­res de in­ter­net tie­nen el cla­ro ob­je­ti­vo de in­fluir o con­fir­mar nues­tras opi­nio­nes.

LOS MA­NI­PU­LA­DO­RES APE­LAN A NUES­TROS MIE­DOS MÁS PRO­FUN­DOS

Es­to úl­ti­mo nos re­cuer­da cuál es la emo­ción que in­ten­tan mo­vi­li­zar los in­ten­tos de ma­ni­pu­la­ción: nues­tros te­mo­res más pro­fun­dos. En reali­dad, to­das las pa­tra­ñas tra­tan asun­tos que nos han ame­dren­ta­do des­de el ori­gen del ser hu­mano: la muer­te, el se­xo, la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca… La crio­ge­ni­za­ción de Walt Dis­ney, la ex­plo­sión de los pe­chos ar­ti­fi­cia­les de Ana Obre­gón en pleno vue­lo, la mano ne­gra que sale del vá­ter o la muer­te de Paul McCart­ney re­fle­jan mie­dos del mun­do mo­derno, y son ador­na­dos has­ta con­ver­tir­se en his­to­rias que pro­lon­gan su im­pac­to a lo lar­go de los años. Hoy en día, al igual que ha ocu­rri­do siem­pre, la repu­tación de un per­so­na­je pú­bli­co de­pen­de más de las ha­bla­du­rías que de las ver­da­des.

Si una per­so­na queda ate­rro­ri­za­da, deja de pen­sar ra­cio­nal­men­te. Y eso le im­pi­de reac­cio­nar y re­cor­dar que los ru­mo­res son co­mo los che­ques: hay que com­pro­bar si tie­nen fon­do an­tes de dar­los por bue­nos. Y eso que in­ter­net nos pro­vee de lugares don­de com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de los he­chos. La página Sno­pes, por ejem­plo, es­tá de­di­ca­da a des­mon­tar mi­tos muy asen­ta­dos. Na­ve­gan­do por ella po­de­mos en­con­trar ri­gu­ro­sos ar­tícu­los que po­nen en sol­fa afir­ma­cio­nes tan re­cu­rren­tes co­mo que so­lo uti­li­za­mos el 10 % de nues­tro ce­re­bro, que las aves­tru­ces es­con­den la ca­be­za ba­jo tie­rra o que Al­bert Eins­tein sus­pen­día Ma­te­má­ti­cas en el co­le­gio. La Uni­ver­si­dad de In­dia­na, en Es­ta­dos Uni­dos, tra­ba­ja tam­bién en Hoaxy –de la pa­la­bra in­gle­sa hoax, ‘engaño’–, un sis­te­ma in­for­má­ti­co que in­ves­ti­ga có­mo se ex­tien­den los ru­mo­res pa­ra lue­go con­fec­cio­nar un ín­di­ce de los lugares res­pon­sa­bles de lan­zar­los.

Pe­ro es im­pro­ba­ble que es­tas me­di­das ten­gan de­ma­sia­do éxi­to. Co­mo de­mues­tra el ca­so de los pa­ya­sos ase­si­nos, los vi­deo­jue­gos sa­tá­ni­cos y los aten­ta­dos inexis­ten­tes, las le­yen­das ur­ba­nas si­guen se­du­cién­do­nos. Co­mo afir­ma­ba el psi­có­lo­go e in­ves­ti­ga­dor in­glés Ri­chard Wi­se­man en su li­bro Ra­ro­lo­gía, la afi­ción a transmitir bu­los o co­ti­lleos no es al­go mar­gi­nal, sino que di­ce mu­cho so­bre nues­tra na­tu­ra­le­za pro­fun­da.

¿DE QUÉ HABLARÍAMO­S SI NO PU­DIÉ­RA­MOS COTILLEAR?

Los ru­mo­res mol­dean nues­tra ideo­lo­gía y nues­tra for­ma de sen­tir, nos hacen es­tar mo­ti­va­dos ha­cia cier­tos lo­gros y te­ner mie­do de lo que juz­ga­mos pe­li­gro­so. Los he­chos no com­pro­ba­dos im­preg­nan to­das nues­tras con­ver­sa­cio­nes –¿de qué hablaríamo­s si so­lo sa­cá­ra­mos a re­lu­cir anéc­do­tas que pu­dié­ra­mos ve­ri­fi­car?–, y tan­to los li­bros de his­to­ria co­mo la repu­tación de las per­so­nas es­tán com­pues­tos de pa­tra­ñas hi­la­das con fi­nu­ra. In­ter­net, co­mo cual­quier ar­te­fac­to crea­do por el ser hu­mano, so­lo es­tá sir­vien­do pa­ra po­ten­ciar el efec­to de ese fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co. Por­que la necesidad de crear y transmitir bu­los no es­tá en la pan­ta­lla del mó­vil, la ta­ble­ta o el or­de­na­dor, sino en el pro­pio in­te­rior del ser hu­mano.

¡Tran­qui­los! “Hey, chi­cos, es ho­ra de en­friar la his­te­ria con los pa­ya­sos. La ma­yo­ría son bue­nos, ale­gran a los ni­ños y ha­cen reír”. Así so­se­ga­ba los áni­mos el pro­pio Step­hen King –au­tor de la no­ve­la It– vía Twit­ter.

Pa­sa la bo­la. Co­ti­lleos in­fun­da­dos, avi­sos de pe­li­gros inexis­ten­tes... Quien use What­sApp o al­gu­na red so­cial se ha­brá to­pa­do con es­te ti­po de men­sa­jes, tan vi­ra­les co­mo fal­sos. E in­clu­so los ha­brá com­par­ti­do sin re­fle­xio­nar de­ma­sia­do en su con­te­ni­do.

Jue­go su­cio. Ed­gar Welch –iz­quier­da– abrió fue­go en una piz­ze­ría de Wa­shing­ton alar­ma­do por los bu­los que si­tua­ban allí una red de pros­ti­tu­ción in­fan­til re­gen­ta­da por Hi­llary Clin­ton. Las no­ti­cias fal­sas tam­bién pro­li­fe­ra­ron du­ran­te la úl­ti­ma cam­pa­ña...

Ven­ga ya... Re­cien­te­men­te, la web World News Daily Re­port –po­co de fiar– in­for­ma­ba de que un cohe­te lan­za­do por los na­zis en 1944 es­ta­ba a pun­to de caer so­bre Es­ta­dos Uni­dos.

Lu­tos pre­ma­tu­ros. A fi­na­les del pa­sa­do di­ciem­bre, la cuen­ta de Twit­ter de Sony fue hac­kea­da y di­fun­dió la fal­sa muer­te de la can­tan­te Brit­ney Spears –iz­quier­da–. Es­te ti­po de in­fun­dios no son nue­vos: el ex­beatle Paul McCart­ney ha te­ni­do que des­men­tir...

En­cuen­tra las di­fe­ren­cias. A la de­re­cha, ima­gen que co­rrió por las re­des co­mo la de un au­tor de la ma­tan­za que gol­peó Pa­rís el 13 de no­viem­bre de 2015. En reali­dad, era un mon­ta­je rea­li­za­do so­bre la fo­to ori­gi­nal del ca­na­dien­se Vee­ren­der Jub­bal...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.