Muy Interesante

¡Da­te un ba­ño de bos­ques!

Pa­sear en­tre ár­bo­les y co­nec­tar con su en­torno na­tu­ral a tra­vés de nues­tros cin­co sen­ti­dos me­jo­ra nues­tra sa­lud fí­si­ca y men­tal. En­tre uno y dos mi­llo­nes de ja­po­ne­ses prac­ti­can ya los ba­ños de bos­que, una ac­ti­vi­dad que, des­de ha­ce un de­ce­nio, ha em­pe­za­do

- Tex­to de ÁLEX FER­NÁN­DEZ MUERZA

Es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za fo­men­ta la sa­lud fí­si­ca y men­tal, me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da y, ade­más, pue­de ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en la pre­ven­ción de al­gu­nas en­fer­me­da­des, co­mo po­nen de re­lie­ve múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas. Mar­ga­ri­ta Tri­gue­ro-Mas, es­pe­cia­lis­ta en na­tu­ra­le­za y sa­lud del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Glo­bal de Bar­ce­lo­na (ISG­lo­bal), se­ña­la que hay tra­ba­jos que po­nen de re­lie­ve el im­pac­to que di­cha prác­ti­ca tie­ne a cor­to plazo en nues­tro or­ga­nis­mo y avan­zan que el me­ro con­tac­to con la na­tu­ra­le­za en­tre diez y trein­ta mi­nu­tos dia­rios pue­de cam­biar la pre­sión san­guí­nea, la fre­cuen­cia car­dia­ca, el es­trés o el es­ta­do aními­co. “Otros es­tu­dios a lar­go plazo in­di­can una re­duc­ción de la mor­ta­li­dad de las per­so­nas que vi­ven cer­ca de es­pa­cios ver­des. Es­tas, ade­más, go­zan de una me­jor sa­lud men­tal, una me­jor sa­lud au­to­per­ci­bi­da y una me­jor for­ma fí­si­ca. Y to­man me­nos me­di­ca­men­tos”. Los bos­ques, co­mo uno de los ele­men­tos em­ble­má­ti­cos de la na­tu­ra­le­za, se es­tán usan­do pa­ra apro­ve­char di­chos efec­tos be­ne­fi­cio­sos. Los pio­ne­ros son los ja­po­ne­ses, que des­de 1982 pro­mue­ven los lla­ma­dos ba­ños de bos­que.

LA IDEA LA PU­SO EN MAR­CHA EL MI­NIS­TE­RIO NI­PÓN DE AGRI­CUL­TU­RA, SILVICULTU­RA Y PESCA co­mo una ma­ne­ra de ayu­dar a una po­bla­ción so­me­ti­da a al­tos ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad y an­sie­dad la­bo­ral y tam­bién co­mo una for­ma de pro­te­ger su patrimonio ar­bó­reo. La Agen­cia Fo­res­tal ja­po­ne­sa ha desa­rro­lla­do una red de iti­ne­ra­rios te­ra­péu­ti­cos cer­ti­fi­ca­dos con me­dio cen­te­nar de bos­ques y pre­vé au­men­tar­la en los pró­xi­mos años. Por su par­te, al­gu­nas em­pre­sas ani­man a sus tra­ba­ja­do­res a dar­se un ba­ño de bos­que co­mo método an­ti­es­trés.

Se­gún Yos­hi­fu­mi Mi­ya­za­ki, fi­sió­lo­go y an­tro­pó­lo­go del Cen­tro de Me­dio Am­bien­te, Sa­lud y Cien­cias del Cam­po de la Uni­ver­si­dad de Chi­ba (Ja­pón) y uno de los pio­ne­ros mun­dia­les del es­tu­dio cien­tí­fi­co de los shin­rin-yo­ku, es­to es, los ba­ños de bos­que, no hay da­tos ofi­cia­les so­bre el nú­me­ro de per­so­nas que los prac­ti­can en su país, aun­que es­ti­ma que la ci­fra es­ta­ría en­tre uno y dos mi­llo­nes.

Es­ta te­ra­pia na­tu­ral ha tras­cen­di­do las fron­te­ras de Ja­pón. En Co­rea del Sur, su Ser­vi­cio Fo­res­tal rea­li­za la Cu­ra­ción Fo­res­tal – San­lim­yok, en co­reano– con sus pro­pios ins­truc­to­res ofi­cia­les cer­ti­fi­ca­dos; y en Ca­li­for­nia (EE. UU.) se creó en 2012 la Aso­cia­ción de Te­ra­pia Na­tu­ral y Fo­res­tal (ANFT), que se ha ex­ten­di­do por to­do el país y por otros, co­mo Ca­na­dá, Aus­tra­lia, Ir­lan­da y Fran­cia. Su fun­da­dor, M. Amos

El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za pue­de mejorar nues­tro es­ta­do aními­co, la pre­sión ar­te­rial, la fre­cuen­cia car­dia­ca...

Clif­ford, cuen­ta có­mo el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za le ayu­dó a su­pe­rar el aban­dono fa­mi­liar y la ex­clu­sión so­cial que su­frió de pe­que­ño, y por ello se ins­pi­ró en los ni­po­nes pa­ra or­ga­ni­zar ba­ños de bos­que orien­ta­dos a ayu­dar a per­so­nas con pro­ble­mas de so­cia­li­za­ción .

En Eu­ro­pa, ade­más del avan­ce de la ANFT, se pue­den en­con­trar otras ini­cia­ti­vas. En Ale­ma­nia, un equi­po de la Uni­ver­si­dad de Mú­nich di­se­ñó en 2014 unos cri­te­rios pa­ra una te­ra­pia de ba­ños de bos­que efec­ti­va en su país, cu­yo es­ta­do fe­de­ra­do de Mec­klem­bur­goPo­me­ra­nia lo ha im­ple­men­ta­do en seis ciu­da­des-pi­lo­to. En Aus­tria, el Cen­tro Aus­tria­co de In­ves­ti­ga­ción de Bos­ques ini­ció, ese mis­mo

año, el pro­yec­to Cui­da­do Ver­de Fo­res­tal, cen­tra­do en el va­lor so­cial y sa­ni­ta­rio de los bos­ques. Y en el Reino Uni­do, per­so­nas ver­sa­das en el

shin­rin-yo­ku, co­mo Faith Dou­glas y su Fo­rest Bat­hing UK, ofre­cen sus ser­vi­cios a ni­ños, gru­pos de em­pre­sa y ciu­da­da­nos en ge­ne­ral. EN ES­PA­ÑA, LAS PRI­ME­RAS MENCIONES A LOS BA­ÑOS DE BOS­QUE DATAN DE 2007. Por un la­do, el co­no­ci­do co­mo el maes­tro Sa­mu­rai Spain, que es un ex­per­to en te­ra­pias orien­ta­les, se tras­la­dó en esas fe­chas a la Se­rra­nía de Ron­da (Má­la­ga) y creó la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Shin­rin-Yo­ku (ASEUSY) pa­ra es­tu­diar sus be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos y acer­car­los a la gen­te. Por otra par­te, en Ge­ro­na, el Ins­ti­tu­to de Me­dio Am­bien­te (IMA) de la UdG, en co­la­bo­ra­ción con la oe­ne­gé Ac­ció­na­tu­ra, la Dipu­tación y el Hos­pi­tal Jo­sep True­ta pu­sie­ron en mar­cha el pro­yec­to Sel­vans con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar en Ca­ta­lu­ña la pro­tec­ción y la cus­to­dia de bos­ques ma­du­ros, aque­llos con ejem­pla­res gran­des y an­ti­guos y con una

gran co­mu­ni­dad de plan­tas y ani­ma­les, ya fue­ra com­prán­do­los o lle­gan­do a con­ve­nios con los pro­pie­ta­rios, y apro­ve­char de pa­so sus propiedade­s te­ra­péu­ti­cas rea­li­zan­do ba­ños de bos­que.

Ha­ce cin­co años, la en­fer­me­ra Es­ter Co­rra­les de­jó la ciu­dad jun­to con el di­vul­ga­dor cul­tu­ral Nat­xo Oña­ti­bia pa­ra tras­la­dar­se al Alt Ber­gue­dà, en la sie­rra del Catlla­ràs (Bar­ce­lo­na) y fun­dar la em­pre­sa Ru­ral Sa­lut.

“De­ci­di­mos ha­cer un cambio en nues­tra vi­da y echar mano de los bos­ques pa­ra ge­ne­rar sa­lud en las per­so­nas”, ex­pli­ca Co­rra­les, que se for­mó en la ANFT, al igual que Isa­bel Ver­da­guer. Es­ta úl­ti­ma ex­pli­ca que des­de siem­pre la na­tu­ra­le­za ha­bía si­do im­por­tan­te en su vi­da, has­ta que fi­nal­men­te se de­ci­dió a rea­li­zar un acer­ca­mien­to más te­ra­péu­ti­co y pro­fun­do en la prác­ti­ca del ba­ño de bos­que, tras con­ver­tir­se en guía en 2016. Jun­to con Al­bert Mar­tí­nez, ve­te­ri­na­rio y co­fun­da­dor del Cen­tro de Re­cu­pe­ra­ción de An­fi­bios y Rep­ti­les de Ca­ta­lu­ña (CRARC), creó Bio­top Na­tu­ra, con se­de en el re­fu­gio de la Font del Pi (Bar­ce­lo­na).

Tam­bién Alex Ges­se se for­mó en la ANFT. De­jó ha­ce cua­tro años su tra­ba­jo en la fi­lial bar­ce­lo­ne­sa de una mul­ti­na­cio­nal co­lom­bia­na de aná­li­sis y com­pra de star­tups pa­ra fun­dar la em­pre­sa Shin­rin-Yo­ku Te­ra­pia de Bos­que. “Es­ta­ba sen­ta­do en una me­sa y veía co­mo se com­pra­ban y ven­dían em­pre­sas por 15 o 20 mi­llo­nes de eu­ros. Mi tra­ba­jo me mo­ti­vó du­ran­te vein­te años, pe­ro me can­sé de él. Aho­ra, la sa­tis­fac­ción des­pués de lle­var gen­te al bos­que y ver sus reac­cio­nes es in­creí­ble, aun­que tam­bién acom­pa­ñas a per­so­nas que es­tán mal psi­co­ló­gi­ca­men­te y hay que ayu­dar­las”.

Ges­se rea­li­za ba­ños de bos­ques en di­ver-

sos lu­ga­res de Es­pa­ña y Por­tu­gal pa­ra gru­pos muy va­ria­dos, des­de ni­ños con ries­gos de ex­clu­sión so­cial has­ta di­rec­ti­vos, y ade­más, co­mo men­tor de la ANFT, su­per­vi­sa a fu­tu­ros guías. “Hay gen­te que me ha di­cho que ha­bía des­cu­bier­to que te­nía una vi­da ma­ra­vi­llo­sa y que lo más im­por­tan­te era su fa­mi­lia. O ni­ños que qui­zá tra­fi­ca­ban con dro­gas o asal­ta­ban y me de­cían que el bos­que ale­ja­ba sus ma­los pen­sa­mien­tos y les lim­pia­ba el al­ma”, ase­gu­ra Ges­se.

ASI­MIS­MO, AL­BERT BAIJET Y JOAN RA­MÍ­REZ FUNDARON PORTS EXPERIENCE, una agen­cia de via­jes de eco­tu­ris­mo y tu­ris­mo sos­te­ni­ble que ofre­ce tam­bién ba­ños de bos­que en el área fo­res­tal del Par­que Na­tu­ral de Els Ports, un ma­ci­zo si­tua­do en­tre Ta­rra­go­na, Cas­te­llón y Te­ruel. “Pa­ra no­so­tros son un pro­yec­to de vi­da que no so­lo in­clu­ye el eco­tu­ris­mo, sino tam­bién la con­cien­cia­ción pa­ra la pro­tec­ción de los bos­ques ma­du­ros, tan ne­ce­sa­rios pa­ra ase­gu­rar la bio­di­ver­si­dad y la vi­da”, ex­pli­ca Baijet.

En cuan­to al po­ten­cial de cre­ci­mien­to de los ba­ños de bos­que, Co­rra­les cree que aun­que la gen­te em­pie­za a ha­blar del te­ma, es­tá en ple­na eclo­sión. Ges­se aler­ta de los po­si­bles ries­gos de que ha­ya per­so­nas que los reali­cen sin una pre­pa­ra­ción ade­cua­da: “Hay mu­cha gen­te en to­da Es­pa­ña ofre­cién­do­los, sin for­ma­ción, que [so­lo] ha leído so­bre el te­ma”.

Pe­ro ¿có­mo se ha­ce un ba­ño de bos­que? En la prác­ti­ca, hay di­ver­sas for­mas de rea­li­zar­lo, des­de dar­se un pa­seo por cuen­ta pro­pia por un bos­que –e in­clu­so un par­que ur­bano– has­ta apun­tar­se a un gru­po guia­do y rea­li­zar va­rias se­sio­nes. Así lo se­ña­la el es­tu­dio Ba­ños

de bos­que, una pro­pues­ta de sa­lud, pu­bli-

Pue­des des­de dar un pa­seo en so­li­ta­rio por un bos­que o un par­que ur­bano has­ta apun­tar­te a un gru­po con guía in­clui­do

Los ex­per­tos lle­van a ca­bo es­ta ac­ti­vi­dad con gru­pos muy va­ria­dos: des­de ni­ños con ries­gos de ex­clu­sión so­cial a di­rec­ti­vos

ca­do el año pa­sa­do por el Ins­ti­tu­to DKV de la Vi­da Sa­lu­da­ble y que ofre­ce de­ta­lles so­bre es­ta prác­ti­ca y tam­bién ha­bla, en ge­ne­ral, so­bre có­mo un me­dio am­bien­te sano pue­de be­ne­fi­ciar de for­ma no­ta­ble nues­tra sa­lud. Es­ta obra, dis­po­ni­ble gra­tis en in­ter­net, re­cuer­da que aún no hay un pro­to­co­lo con­sen­sua­do pa­ra ob­te­ner el má­xi­mo efec­to te­ra­péu­ti­co so­bre nues­tra sa­lud de un ba­ño de bos­que.

EN CUAL­QUIER CA­SO, LOS RES­PON­SA­BLES DE DI­CHA PUBLICACIÓ­N RECOMIENDA­N REA­LI­ZAR­LO EN EN­TOR­NOS NA­TU­RA­LES O BOS­QUES DE AL­TO VA­LOR NA­TU­RAL, tran­qui­los y se­gu­ros, de ma­ne­ra in­di­vi­dual o en gru­po, y tan­to con guía co­mo sin guía, por un sen­de­ro sen­ci­llo, adap­ta­do a las po­si­bi­li­da­des de ca­da uno. La idea con­sis­te en ca­mi­nar, sen­tar­se o es­ti­rar­se en si­len­cio, con los mó­vi­les apa­ga­dos y sin nin­gún otro ti­po de apa­ra­to elec­tró­ni­co en­cen­di­do, pa­ra ex­pe­ri­men­tar el en­torno al má­xi­mo con to­dos los sen­ti­dos, en se­sio­nes cu­ya du­ra­ción os­ci­la nor­mal­men­te en­tre los quin­ce mi­nu­tos y las tres ho­ras, y con o sin re­cu­rren­cia de va­rias se­sio­nes se­ma­na­les. Ges­se ex­pli­ca que “se tra­ta de des­per­tar los sen­ti­dos, de no es­tar pen­dien­tes de los pro­ble­mas, de sa­car el tú sal­va­je, de ser tú mis­mo”. Baijet apun­ta a los bos­ques ma­du­ros, ya que, se­gún al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes, pro­du­cen más efec­tos be­ne­fi­cio­sos pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo, aun­que no exis­ten aún evidencias de cau­sa­li­dad ava­la­da. Pe­ro, so­bre to­do, el res­pon­sa­ble de Ports Ex­pe- rien­ce acon­se­ja “de­jar de la­do la vi­da dia­ria y la tec­no­lo­gía, se­guir las in­di­ca­cio­nes del guía, que se con­vier­te en un guía sen­so­rial, de­jar­se lle­var con la men­te abier­ta y agra­de­ci­mien­to ha­cia el en­torno na­tu­ral, y ser cons­cien­tes de la co­ne­xión con la co­mu­ni­dad de se­res vi­vos del bos­que”.

En cuan­to a los pre­cios, dis­po­nes tam­bién de di­ver­sas op­cio­nes. Si se tra­ta de una se­sión sen­ci­lla con guía, de en­tre dos y tres ho­ras, las em­pre­sas con­sul­ta­das co­bran en­tre 25 y 30 eu­ros, mien­tras que pa­ra te­ra­pias de va­rios días con alo­ja­mien­to in­clui­do se mue­ven en torno a los 110 y los 290 eu­ros.

En cual­quier ca­so, ya los ha­ga­mos so­los o en un gru­po guia­do, los ba­ños de bos­que se han mos­tra­do co­mo una ma­ne­ra efec­ti­va de be­ne­fi­ciar­se de los efec­tos fi­sio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos po­si­ti­vos de vol­ver a la na­tu­ra­le­za, y una ma­ne­ra más de con­tri­buir a pro­te­ger los eco­sis­te­mas fo­res­ta­les. Por­que unos bos­ques sa­nos nos ayu­dan a es­tar más sa­nos.

 ??  ?? El es­trés la­bo­ral es un pe­li­gro pa­ra la sa­lud re­co­no­ci­do por las au­to­ri­da­des ja­po­ne­sas. Por ello, nu­me­ro­sas em­pre­sas de es­te país es­tán ofre­cien­do a sus em­plea­dos es­te ti­po de ac­ti­vi­dad, que no so­lo in­clu­ye ca­mi­na­tas, sino tam­bién cla­ses de yo­ga y...
El es­trés la­bo­ral es un pe­li­gro pa­ra la sa­lud re­co­no­ci­do por las au­to­ri­da­des ja­po­ne­sas. Por ello, nu­me­ro­sas em­pre­sas de es­te país es­tán ofre­cien­do a sus em­plea­dos es­te ti­po de ac­ti­vi­dad, que no so­lo in­clu­ye ca­mi­na­tas, sino tam­bién cla­ses de yo­ga y...
 ??  ??
 ??  ?? Di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­fir­man que es­tas zam­bu­lli­das en la na­tu­ra­le­za re­fuer­zan nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y tie­nen propiedade­s te­ra­péu­ti­cas.
Di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­fir­man que es­tas zam­bu­lli­das en la na­tu­ra­le­za re­fuer­zan nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y tie­nen propiedade­s te­ra­péu­ti­cas.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? Se­gún el li­bro Ce­ga­dos por la cien­cia, de Matt­hew Sil­vers­to­ne, abra­zar ár­bo­les pue­de te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en la sa­lud en ca­sos de de­pre­sión, es­trés e in­clu­so en al­gu­nas en­fer­me­da­des men­ta­les.
Se­gún el li­bro Ce­ga­dos por la cien­cia, de Matt­hew Sil­vers­to­ne, abra­zar ár­bo­les pue­de te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en la sa­lud en ca­sos de de­pre­sión, es­trés e in­clu­so en al­gu­nas en­fer­me­da­des men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain