En­tre­vis­ta: Ja­vier Ca­cho

“El agu­je­ro de la ca­pa de ozono pue­de ser co­sa del pa­sa­do en vein­te años”

Muy Interesante - - SUMARIO -

La be­lle­za he­la­da y so­lem­ne de la An­tár­ti­da atra­pó a Ja­vier Ca­cho (Ma­drid, 1952) ha­ce tres dé­ca­das y to­da­vía no lo ha li­be­ra­do. El des­cu­bri­mien­to del agu­je­ro de ozono so­bre el con­ti­nen­te blan­co lla­mó la aten­ción de es­te fí­si­co es­pe­cia­li­za­do en el es­tu­dio de la at­mós­fe­ra, tan­to que en 1986 no du­dó en em­bar­car­se en la pri­me­ra ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca es­pa­ño­la a ese lu­gar. Allí re­gre­sa­ría en oca­sio­nes su­ce­si­vas, fas­ci­na­do por un en­torno que ha re­tra­ta­do en va­rios li­bros de di­vul­ga­ción, his­to­ria e in­clu­so fic­ción. Su preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te y su amor por la re­gión más aus­tral del pla­ne­ta ver­te­bran su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal y se han con­ver­ti­do en las gran­des pa­sio­nes de su vi­da.

Un año an­tes de su pri­me­ra vi­si­ta a la An­tár­ti­da, Ja­vier Ca­cho in­gre­só en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Téc­ni­ca Ae­ro­es­pa­cial (INTA), en Ma­drid, don­de pro­fun­di­zó en sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ozono, un gas que se ge­ne­ra en la at­mós­fe­ra a par­tir de la in­ter­ac­ción del oxí­geno con las des­car­gas eléc­tri­cas pro­du­ci­das du­ran­te las tor­men­tas y con las ra­dia­cio­nes ul­tra­vio­le­ta (UV) del Sol. El ozono pro­ta­go­ni­za una pa­ra­do­ja: re­sul­ta con­ta­mi­nan­te en la ca­pa ba­ja de la at­mós­fe­ra, pe­ro en la es­tra­tos­fe­ra –a en­tre 12 y 50 ki­ló­me­tros de al­ti­tud– com­po­ne un fil­tro que ab­sor­be has­ta un 99 % de las le­ta­les ra­dia­cio­nes so­la­res.

Sin esa ca­pa pro­tec­to­ra no ha­bría vi­da en la Tie­rra. Ha­ce unos 1.600 mi­llo­nes de años, el oxí­geno pro­du­ci­do por las cia­no­bac­te­rias ha­bía en­ri­que­ci­do el ai­re has­ta el pun­to de su­po­ner el 15 % de es­te (hoy es el 21 %). Fue en­ton­ces cuan­do la ra­dia­ción so­lar co­men­zó a rom­per las mo­lé­cu­las de oxí­geno (com­pues­tas por dos áto­mos), un pro­ce­so que crea mo­lé­cu­las de ozono (for­ma­das por tres áto­mos de oxí­geno). Los cien­tí­fi­cos es­tán con­ven­ci­dos de que es­to per­mi­tió que la vi­da sa­lie­ra de sus es­con­dri­jos acuá­ti­cos pa­ra co­lo­ni­zar las ma­sas te­rres­tres. En cier­to mo­do, so­mos hi­jos del ozono.

En los años se­ten­ta, los cien­tí­fi­cos Ma­rio Mo­li­na, Frank Sher­wood Row­land y Paul Crut­zen aler­ta­ron so­bre la po­si­bi­li­dad de que los clo­ro­fluo­ro­car­bo­nos (CFC), usa­dos en los es­práis y en los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do, lle­ga­ran has­ta la es­tra­tos­fe­ra y des­tru­ye­ran el ozono de es­ta. Pa­re­cía una idea ri­dí­cu­la, y la in­dus­tria no los to­mó en se­rio. Pe­ro en 1985, una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Na­tu­re des­ve­ló que la ca­pa de ozono, que cam­bia de gro­sor en una se­rie de ci­clos na­tu­ra­les de crea­ción y des­truc­ción, ha­bía adel­ga­za­do de for­ma alar­man­te so­bre la An­tár­ti­da. Es­te ha­llaz­go cam­bió la vi­da de Ca­cho: “Fue mi tram­po­lín ha­cia ese con­ti­nen­te. Pu­de co­lar­me en aque­lla pri­me­ra ex­pe­di­ción an­tár­ti­ca es­pa­ño­la de 1986, que era so­bre to­do ocea­no­grá­fi­ca. Si la pér­di­da de ozono se hu­bie­ra pro­du­ci­do so­bre los de­sier­tos, qui­zá me ha­bría enamo­ra­do de ellos”.

La An­tár­ti­da sub­yu­gó a es­te ma­dri­le­ño, que ha tra­ba­ja­do allí a me­nu­do y que en su fa­ce­ta de es­cri­tor ha re­me­mo­ra­do las ha­za­ñas de los aven­tu­re­ros po­la­res. La in­creí­ble com­pe­ten­cia por la con­quis­ta del Po­lo Sur en­tre dos le­yen­das, Roald Amund­sen y Ro­bert F. Scott, y las ha­za­ñas en esas la­ti­tu­des de Er­nest Shac­kle­ton han pro­ta­go­ni­za­do dos de sus li­bros. Es­te año ha pu­bli­ca­do

Nan­sen, maes­tro de la ex­plo­ra­ción po­lar (Fór­co­la Edi­cio­nes), una bio­gra­fía del cien­tí­fi­co y viajero no­rue­go Fridt­jof Nan­sen (1861-1930).

¿Qué tie­ne la An­tár­ti­da que cau­ti­va a to­dos aque­llos que la pi­san por pri­me­ra vez?

Es di­fí­cil de ex­pli­car. Jean-Bap­tis­te Char­cot, un ex­plo­ra­dor fran­cés de la épo­ca de Amund­sen y Scott, ya se lo pre­gun­ta­ba cuan­do re­gre­sa­ba de allí. Pe­se a las pe­nu­rias fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas que has pa­sa­do, deseas vol­ver. Nos su­ce­de a to­dos los que va­mos, que­re­mos re­gre­sar a sen­tir esos si­len­cios, esas so­le­da­des, esas gran­dio­si­da­des.

Al ha­blar de ella no so­le­mos re­pa­rar en su ta­ma­ño...

Es trein­ta ve­ces más gran­de que Es­pa­ña, un con­ti­nen­te gi­gan­tes­co. Y al­ber­ga las peo­res con­di­cio­nes en los al­re­de­do­res del Po­lo Sur. No­so­tros te­ne­mos la ba­se [ la Juan Car­los I] en una zo­na pe­ri­fé­ri­ca, en el nor­te de la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca, más pró­xi­ma a Su­da­mé­ri­ca.

Tam­bién se di­ce que allí se pue­de apre­ciar una in­creí­ble va­rie­dad de co­lo­res. ¿Es cier­to?

El hie­lo tie­ne unos co­lo­res y ma­ti­ces im­pre­sio­nan­tes, unos ver­des y azu­les que te cau­ti­van du­ran­te ho­ras. No se aca­ban las to­na­li­da­des de los hie­los, los ice­bergs y la at­mós­fe­ra, que po­see una lim­pie­za in­creí­ble. Pue­des ver a unas dis­tan­cias que aquí no con­si­gues, con­tem­plar co­sas a cien ki­ló­me­tros. Las nu­bes que ves son apa­sio­nan­tes, no se dan en nin­gún otro lu­gar en el pla­ne­ta.

¿He­mos lo­gra­do ce­rrar el agu­je­ro de la ca­pa ozono?

Es al­go que apa­re­ce y des­apa­re­ce, de for­ma es­ta­cio­nal. Sur­ge en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre, la pri­ma­ve­ra an­tár­ti­ca. Des­de que lo de­tec­ta­mos fue au­men­tan­do de ta­ma­ño, pe­ro aho­ra es­tá dis­mi­nu­yen­do po­co a po­co. El año pa­sa­do, los cien­tí­fi­cos com­pro­ba­ron lo que ya su­po­nía­mos en 1989, cuan­do es­cri­bí el pri­mer li­bro de di­vul­ga­ción so­bre el ozono en Es­pa­ña, que en el cambio de si­glo em­pe­za­ría­mos a com­pro­bar los efec­tos de la prohi­bi­ción de los clo­ro­fluo­ro­car­bo­nos. Y en la pa­sa­da pri­ma­ve­ra an­tár­ti­ca ya he­mos com­pro­ba­do que los ni­ve­les de es­te gas se han re­cu­pe­ra­do co­mo no lo ha­bían he­cho en vein­te años. La des­truc­ción del ozono va dis­mi­nu­yen­do. Así que, po­si­ble­men­te, en otros vein­te años el agu­je­ro se­rá co­sa del pa­sa­do.

Es una no­ti­cia ex­ce­len­te. La prue­ba de que nues­tras ac­cio­nes y de­ci­sio­nes dan re­sul­ta­do.

El ca­so del agu­je­ro de ozono nos hi­zo glo­ba­les. Sa­bía­mos que la in­dus­tria con­ta­mi­na los ríos, pe­ro lo que no po­día­mos ni ima­gi­nar es que unos com­pues­tos que es­tán en los es­práis que uti­li­za­mos en la in­ti­mi­dad del cuar­to de ba­ño sa­lían por la ven­ta­na de nues­tras ca­sas, se ele­va­ban por en­ci­ma de las ciu­da­des, via­ja­ban has­ta 15.000 ki­ló­me­tros rum­bo a la re­gión me­nos con­ta­mi-

Ja­vier Ca­cho re­cuer­da que su pri­mer con­tac­to con la An­tár­ti­da fue fru­to del azar: “Nos en­can­ta re­es­cri­bir el pa­sa­do. Me gus­ta­ría de­cir que es­ta­ba fas­ci­na­do des­de pe­que­ño por las aven­tu­ras de Amund­sen el ex­plo­ra­dor no­rue­go que di­ri­gió la pri­me­ra ex­pe­di­ción que lle­gó al Po­lo Sur, el 14 de di­ciem­bre de 1911] y Scott lí­der del se­gun­do gru­po que lo­gró esa ha­za­ña, so­lo 35 días des­pués]. Pe­ro la reali­dad es que sen­tí una atrac­ción es­pe­cial por el ozono cuan­do es­tu­dié en la uni­ver­si­dad”. Esa cu­rio­si­dad por el gas que nos pro­te­ge de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta del Sol fue la que lo lle­vó a esa re­mo­ta re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.