¿ES­TA­MOS PRE­PA­RA­DOS PA­RA LA I GUE­RRA ALIE­NÍ­GE­NA?

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to de MI­GUEL ÁN­GEL SA­BA­DELL

En no­viem­bre de 2017, los as­tro­nau­tas ru­sos a bor­do de la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (EEI) anun­cia­ron que ha­bían en­con­tra­do unos enig­má­ti­cos mi­cro­or­ga­nis­mos en la ins­ta­la­ción or­bi­tal. Lo cier­to es que en ella vi­ven mi­les de es­pe­cies bac­te­ria­nas di­fe­ren­tes que for­man un eco­sis­te­ma muy pa­re­ci­do al que po­de­mos en­con­trar en nues­tras ca­sas. No obs­tan­te, ha­bía al­go ex­tra­ño en aquel ha­llaz­go: los mi­cro­bios se en­con­tra­ban en el ex­te­rior de uno de los mó­du­los, ¡ex­pues­tos al va­cío! Se­gún el cos­mo­nau­ta An­ton Sh­ka­ple­rov, no ha­bía ras­tro de ellos cuan­do se lan­zó aque­lla par­te de la na­ve, en 2000. ¿Có­mo lle­ga­ron has­ta allí? ¿Po­drían ser de ori­gen ex­tra­te­rres­tre?

En las in­for­ma­cio­nes que fue des­gra­nan­do la agen­cia de no­ti­cias ru­sa TASS se in­di­có que las bac­te­rias pro­ba­ble­men­te lle­ga­ron a la EEI co­mo po­li­zo­nes, jun­to con al­guno de los equi­pos que lle­vó con­si­go la tri­pu­la­ción. No hay for­ma de sa­ber con cer­te­za có­mo pu­die­ron ins­ta­lar­se en el cas­co de la es­ta­ción, a una al­ti­tud de 435 ki­ló­me­tros, so­me­ti­das a tem­pe­ra­tu­ras que fluc­túan en­tre los 121 ºC, cuan­do la zo­na re­ci­be di­rec­ta­men­te la luz del sol, y los -160 ºC, si se en­cuen­tra a la som­bra.

No obs­tan­te, lo re­le­van­te de to­do es­te asun­to es que, una vez más, nos de­mues­tra lo re­si­lien­te que pue­de ser la vi­da. Hoy sa­be­mos que al­gu­nos or­ga­nis­mos lo­gran so­por­tar du­ran­te años las du­rí­si­mas con­di­cio­nes del es­pa­cio. En 1898, H. G. Wells ima­gi­nó que los in­va­so­res mar­cia­nos que po­nen en ja­que a la hu­ma­ni­dad en La

gue­rra de los mun­dos su­cum­ben an­te las bac­te­rias te­rres­tres. ¿Po­dría­mos en­con­trar­nos an­te un es­ce­na­rio si­mi­lar pe­ro a la in­ver­sa? Si, co­mo ase­gu­ran los as­tro­bió­lo­gos, es muy pro­ba­ble que la vi­da mi­cros­có­pi­ca sea co­mún en el uni­ver­so, la ame­na­za alie­ní­ge­na más plau­si­ble po­dría pro­ve­nir de unos pe­que­ños mi­cro­bios.

LA IDEA NO ES NUE­VA. DE HE­CHO, DES­DE HA­CE MÁS DE UN SI­GLO

SE ES­PE­CU­LA CON QUE LA PRO­PIA VI­DA –o las mo­lé­cu­las ne­ce­sa­rias pa­ra su apa­ri­ción– al­can­za­ron la Tie­rra a bor­do de me­teo­ri­tos y co­me­tas, ya fue­ra por­que nues­tro pla­ne­ta se cru­zó en su ca­mino o por­que fue­ron en­via­dos por in­te­li­gen­cias ex­tra­te­rres­tres. Es­ta hi­pó­te­sis, de­no­mi­na­da pans­per­mia, ha te­ni­do en­tre sus de­fen­so­res a al­gu­nos de los pri­me­ros es­pa­das de la cien­cia del si­glo XIX, co­mo el quí­mi­co Jöns Ja­cob von Ber­ze­lius y el fí­si­co lord Kel­vin; y del XX, co­mo el nobel de Quí­mi­ca Svan­te Arrhe­nius.

En 1974, dos he­te­ro­do­xos as­tro­fí­si­cos, Fred Hoy­le y Chan­dra Wic­kra­ma­sing­he, le die­ron una vuel­ta de tuer­ca a es­ta pro­pues­ta. ¿Y si la evo­lu­ción de la vi­da en la Tie­rra hu­bie­ra es­ta­do con­di­cio­na­da por un flu­jo cons­tan­te de mi­cro­or­ga­nis­mos que via­ja­sen en las ci­ta­das ro­cas es­pa­cia­les? Se­gún es­tos cien­tí­fi­cos, cier­tos bro­tes epi­dé­mi­cos

glo­ba­les, co­mo la gri­pe es­pa­ño­la de 1918, que ma­tó a 50 mi­llo­nes de personas, son pro­pi­cia­dos por vi­rus alienígenas. En su opi­nión, una en­fer­me­dad de ori­gen te­rres­tre no pue­de sur­gir si­mul­tá­nea­men­te en lu­ga­res muy dis­tan­tes en­tre sí. Hoy­le mu­rió en 2001, pe­ro Wic­kra­ma­sing­he si­guió tra­ba­jan­do en es­ta lí­nea, y en 2003 pu­bli­có una car­ta en la re­vis­ta The Lan­cet en la que plan­tea­ba que el vi­rus que cau­sa el sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agudo y gra­ve (SARS) tam­bién po­dría ser ajeno a nues­tro pla­ne­ta.

LA MA­YOR PAR­TE DE LA CO­MU­NI­DAD CIEN­TÍ­FI­CA RE­CHA­ZA ESA

CO­NE­XIÓN EN­TRE LAS PAN­DE­MIAS que nos ace­chan y los hi­po­té­ti­cos pa­tó­ge­nos ex­tra­te­rres­tres que las cau­san, pe­ro las mi­sio­nes es­pa­cia­les que lan­za­mos y que lue­go re­gre­san a la Tie­rra sí pue­den con­ver­tir­se en una po­ten­cial ame­na­za, al­go que co­no­cen bien los res­pon­sa­bles de la NASA. A prin­ci­pios de año, es­ta agen­cia es­ta­dou­ni­den­se con­tra­tó a la ve­te­ra­na as­tro­bió­lo­ga Li­sa Pratt pa­ra evi­tar que nues­tro mun­do su­fra una con­ta­mi­na­ción bio­ló­gi­ca fo­rá­nea. Des­de la Ofi­ci­na de Pro­tec­ción Pla­ne­ta­ria, Pratt or­ga­ni­za los pro­ce­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que el equi­po y los as­tro­nau­tas que vuel­ven a ca­sa no trai­gan con­si­go nada ines­pe­ra­do –y vi­vo– del es­pa­cio.

La in­tro­duc­ción de un mi­cro­or­ga­nis­mo alie­ní­ge­na po­dría al­te­rar de for­ma im­pre­de­ci­ble nues­tro eco­sis­te­ma. Sa­be­mos que, en la Tie­rra, la lle­ga­da de una es­pe­cie in­va­so­ra a un eco­sis­te­ma suele te­ner un per­ju­di­cial efec­to so­bre la flo­ra y la fau­na na­ti­vas. Con el tiem­po, aca­ba co­lo­ni­zan­do el nue­vo há­bi­tat y des­pla­za a sus po­bla­do­res, que a me­nu­do son in­ca­pa­ces de com­pe­tir con ella. En Es­pa­ña, es lo que ha ocu­rri­do con el vi­són americano, que ha lle­va­do al bor­de de la ex­tin­ción al eu­ro­peo.

La in­tro­duc­ción de un mi­cro­or­ga­nis­mo ex­tra­te­rres­tre en nues­tro eco­sis­te­ma po­dría te­ner con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles

Cuan­do los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les y mu­chos otros co­lo­nos del Vie­jo Continente lle­ga­ron al Nue­vo Mun­do, lle­va­ron con­si­go la vi­rue­la, la gri­pe o el sa­ram­pión, unas en­fer­me­da­des que diez­ma­ron la po­bla­ción ame­ri­ca­na. Su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co era in­ca­paz de li­diar con ellas, y has­ta un sim­ple ca­ta­rro po­día ser mor­tal. Ima­gi­nar lo que po­dría cau­sar un in­va­sor ex­tra­te­rres­tre mi­cros­có­pi­co, al­go que ya ex­plo­ra­ba Mi­chael Crich­ton en La

ame­na­za de An­dró­me­da (1969), re­sul­ta ate­rra­dor. Aho­ra bien, ¿Y si una es­pe­cie alie­ní­ge­na in­te­li­gen­te de­ci­die­ra, tal co­mo es­cri­bió Hitler en Mi lu­cha, arro­gar­se el de­re­cho mo­ral de ad­qui­rir te­rri­to­rios aje­nos pa­ra aten­der al cre­ci­mien­to de la po­bla­ción? A los cien­tí­fi­cos que par­ti­ci­pan en el SETI, el pro­gra­ma de bús­que­da de ci­vi­li­za­cio­nes ex­tra­te­rres­tres, no les gus­ta pen­sar en es­te ti­po de con­tac­to.

EL CO­NO­CI­DO DI­VUL­GA­DOR CARL SA­GAN O LOS AS­TRÓ­NO­MOS FRANK DRA­KE Y JILL

TARTER, PIO­NE­ROS DE ES­TA INI­CIA­TI­VA, creen que una cul­tu­ra avan­za­da, ca­paz de via­jar en­tre sis­te­mas pla­ne­ta­rios y de evi­tar su au­to­des­truc­ción –me­dian­te gue­rras o en al­gún desas­tre me­dioam­bien­tal pro­pi­cia­do por ella mis­ma–, se­rá pa­cí­fi­ca. Pe­ro eso no es más que una su­po­si­ción. De he­cho, el con­tra­ejem­plo so­mos no­so­tros: sal­va­mos el pun­to de no re­torno de la des­truc­ción ató­mi­ca du­ran­te la Gue­rra Fría, pe­ro se­gui­mos en­vuel­tos en con­flic­tos ar­ma­dos. Es más, co­mo afir­man los an­tro­pó­lo­gos Mark W. Allen y Eli­za­beth N. Ar­kush en su libro The Ar­chaeo­logy of War­fa­re (2006), “las in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas han de­mos­tra­do el per­tur­ba­dor he­cho de que nues­tra his­to­ria y prehis­to­ria han es­ta­do li­ga­das al cur­so de la gue­rra. –Y aña­den–: En las so­cie­da­des com­ple­jas, es el lí­der o un pe­que­ño gru­po de la éli­te po­lí­ti­ca los que to­man la de­ci­sión de em­bar­car­se en ella; es en las so­cie­da­des pe­que­ñas en las que se dis­cu­te, se con­sen­súa y se com­par­ten los ries­gos y recompensas de un con­flic­to”. Di­cho de otro modo, pa­ra de­cla­rar una gue­rra en­tre ci­vi­li­za­cio­nes so­lo ha­cen fal­ta dos personas.

Quie­nes de­fien­den que los E.T. son esen­cial­men­te bon­da­do­sos dan por su­pues­to que to­das las es­pe­cies ex­tra­te­rres­tres, du­ran­te to­da su his­to­ria de co­lo­ni­za­ción es­pa­cial, e in­de­pen­dien­te­men­te de su es­truc­tu­ra bio­ló­gi­ca, psi­co­ló­gi­ca o so­cial, se com­por­tan co­mo her­ma­ni­tas de la ca­ri­dad. Es­to es, jus­to al re­vés de co­mo ha­ce­mos no­so­tros. ¿Real­men­te es creí­ble?

En to­do ca­so, si una ci­vi­li­za­ción mu­cho más avan­za­da que la nues­tra qui­sie­ra aca­bar con no­so­tros, pro­ba­ble­men­te po­dría ha­cer­lo sin nin­gún im­pe­di­men­to. ¿O no? El pa­sa­do mes de ju­nio, el pre­si­den­te de EE. UU. or­de­nó al De­par­ta­men­to de De­fen­sa de su país la crea­ción de una nue­va ra­ma mi­li­tar que ga­ran­ti­ce el pre­do­mi­nio es­ta­dou­ni­den­se le­jos de la Tie­rra. De he­cho, en las Mon­ta­ñas Ro­co­sas ya hay dos uni­da­des de las Fuer­zas Aé­reas –la 26th Spa­ce Ag­gres­sor Squa­dron y la 527th Spa­ce Ag­gres­sor Squa­dron– dis­pues­tas a de­fen­der sus in­tere­ses en ese nue­vo en­torno.

Su tra­ba­jo con­sis­te en pre­pa­rar a las tro­pas pa­ra cual­quier posible con­tin­gen­cia que im­pli­que com­ba­tir con un enemi­go que lle­gue del es­pa­cio. Eso no im­pli­ca que se tra­te de una fuer­za alie­ní­ge­na. Po­dría con­sis­tir, por ejem­plo, en un ata­que des­de sa­té­li­tes en ór­bi­ta. Los uni­for­ma­dos tam­bién apren­den a pe­lear en si­tua­ción de des­ven­ta­ja, con po­cos re­cur­sos o sin apo­yo téc­ni­co, co­mo co­mu­ni­ca­cio­nes inalám­bri­cas o GPS. Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, pues prác­ti­ca­men­te to­da la es­tra­te­gia mi­li­tar mo­der­na de EE. UU. y otros paí­ses de­pen­de ca­si por com­ple­to de los sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to glo­bal. Pa­ra te­ner éxi­to en un ata­que a es­te país es fun­da­men­tal aca­bar con la cons­te­la­ción de 31 son­das que pro­por­cio­na ese ser­vi­cio, y no es ca­sua­li­dad que Chi­na y Ru­sia po­sean sus pro­pios pro­gra­mas de desa­rro­llo de ar­mas an­ti­sa­té­li­te. Por ello, pro­te­ger esa in­fra­es­truc­tu­ra es uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de las ci­ta­das uni­da­des.

No so­mos muy cons­cien­tes de ello, pe­ro la eco­no­mía mun­dial de­pen­de de las má­qui­nas que te­ne­mos co­lo­ca­das en una ban­da si­tua­da en­tre los 200 km y los 36.000 km de al­tu­ra. Es­tas nos pro­por­cio­nan ac­ce­so a dis­tin­tos ser­vi­cios y nos fa­ci­li­tan to­do ti­po de da­tos. Es un pi­lar es­tra­té­gi­co, y por eso en 1982 las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses crea­ron el Man­do Es­pa­cial de la Fuer­za Aé­rea, que en la ac­tua­li­dad em­plea a 38.000 personas. La 50.ª Ala Es­pa­cial, si­tua­da en Co­lo­ra­do Springs, mo­ni­to­ri­za con­ti­nua­men­te los cie­los en bus­ca de ame­na­zas.

PA­RA PO­NER A LA TIE­RRA EN JA­QUE, LOS ALIENS SO­LO TIE­NEN QUE ACA

BAR CON NUES­TROS SA­TÉ­LI­TES Y ATA­CAR­NOS DES­DE CIER­TA DIS­TAN­CIA. Sin des­em­bar­cos y sin ba­jas, se­ría el pri­mer pa­so de una hi­po­té­ti­ca in­va­sión. Po­drían, por ejem­plo, uti­li­zar un pul­so elec­tro­mag­né­ti­co (PEM) pa­ra de­jar fue­ra de ser­vi­cio bue­na par­te de nues­tros com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos. En­tre 1961 y 1962, la Unión So­vié­ti­ca pu­so en mar­cha su pro­yec­to K, en­tre cu­yos ob­je­ti­vos es­ta­ba el es­tu­dio de los efec­tos de un PEM crea­do por ex­plo­sio­nes ató­mi­cas en la al­ta at­mós­fe­ra. Du­ran­te una prue­ba, uno de es­tos pul­sos fun­dió 570 km de lí­nea te­le­fó­ni­ca, que­mó las pro­tec­cio­nes que se ha­bían co­lo­ca­do, cau­só un in­cen­dio que des­tru­yó una cen­tral eléc­tri­ca e inu­ti­li­zó 1.000 km de ca­bles eléc­tri­cos sub­te­rrá­neos.

Aho­ra so­lo hay que ima­gi­nar al­go así a es­ca­la glo­bal. Si quie­ren hun­dir nues­tra ci­vi­li­za­ción, los E.T. de­ben pro­cu­rar que des­apa­rez­ca la red eléc­tri­ca. No obs­tan­te, si su idea es apo­de­rar­se del pla­ne­ta, en al­gún mo­men­to ten­drán que en­fren­tar­se a no­so­tros. Por ello, es im­por­tan­te que se­pa­mos de­fen­der­nos de un enemi­go tec­no­ló­gi­ca­men­te su­pe­rior.

Una prue­ba de lo que su­pon­dría un cho­que de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas –lo que se co­no­ce co­mo gue­rra asi­mé­tri­ca– la te­ne­mos en el ejer­ci­cio Mi­llen­nium Cha­llen­ge 2002, con­ce­bi­do por el Ejér­ci­to de EE. UU. La idea era tes­tar una nue­va es­tra­te­gia que no se ba­sa­ba en el em­pleo ma­si­vo de tro­pas, sino en la agi­li­dad de las uni­da­des im­pli­ca­das y en el uso de ar­mas de al­ta pre­ci­sión, to­do per­fec­ta­men­te coor­di­na­do des­de un pues­to de man­do ab­so­lu­ta­men­te in­for­ma­ti­za­do. La ac­ción tendría lu­gar en un país fic­ti­cio si­tua­do en el gol­fo Pér­si­co, cu­rio­sa­men­te pa­re­ci­do a Irak. El enemi­go –el Equi­po Rojo– es­ta­ba a la ór­de­nes del ge­ne­ral re­ti­ra­do Paul Van Ri­per, un ve­te­rano de Viet­nam. El Pen­tá­gono te­nía pre­vis­to un triun­fo to­tal y arro­lla­dor del Equi­po Azul, los bue­nos, gra­cias a su su­pe­rior tec­no­lo­gía. El pro­ble­ma es que, a ve­ces, es­ta de nada sir­ve an­te una men­te in­ge­nio­sa.

El jue­go co­men­zó el 24 de ju­lio. El Equi­po Rojo re­ci­bió un ul­ti­má­tum de los azu­les, que exi­gían su ren­di­ción en vein­ti­cua­tro ho­ras. Van Ri­per lo te­nía cla­ro: la flo­ta enemi­ga iba a lan­zar un ata­que pre­ven­ti­vo, así que de­ci­dió gol­pear pri­me­ro. Co­mo sa­bía que te­nía per­di­da la gue­rra elec­tró­ni­ca, usó men­sa­je­ros pa­ra re­par­tir las ór­de­nes. Pa­ra sor­tear las con­tra­me­di­das, ar­mó bar­cos de re­creo con mi­si­les de pri­me­ra ge­ne­ra­ción –co­mo los que se usa­ban a prin­ci­pios de los 60–, dis­pu­so en tie­rra un armamento si­mi­lar y pre­pa­ró una olea­da ma­si­va de ata­ques sui­ci­das, al más pu­ro es­ti­lo ka­mi­ka­ze. ¿El re­sul­ta­do? En 10 mi­nu­tos de hos­ti­li­da­des si­mu­la­das hun­dió die­ci­nue­ve bu­ques del Equi­po Azul –las dos ter­ce­ras par­tes de su fuer­za na­val–, en­tre ellos un por­taa­vio­nes, va­rios cru­ce­ros y cin­co an­fi­bios. Era la prue­ba de que un ejér­ci­to ne­ta­men­te in­fe­rior po­día de­rro­tar a otro tec­no­ló­gi­ca­men­te muy su­pe­rior. IN­CLU­SO SI PER­DE­MOS LA BA­TA­LLA POR LA TIE­RRA Y LOS EX­TRA­TE­RRES­TRES NOS ARRO­LLAN, co­mo ha­cen en In­de­pen­den­ce Day, La gue­rra de los mun­dos, In­va­sión a la Tie­rra, Sky­li­ne o tan­tas otras pe­lí­cu­las que tra­tan es­te asun­to, aún se­ría posible plan­tar­les ca­ra. To­da gue­rra tie­ne dos fa­ses: la in­va­sión pro­pia­men­te di­cha y la ocu­pa­ción. Así que, si los alienígenas no vie­nen co­mo sim­ples des­truc­to­res de mun­dos y quie­ren adue­ñar­se del nues­tro, tal co­mo pre­ten­den ha­cer los la­gar­tos de la se­rie V, po­dría­mos ha­cér­se­lo pa­sar muy mal. Tan­to co­mo se lo hi­cie­ron pa­sar los guerrilleros es­pa­ño­les a los sol­da­dos de Na­po­león.

Co­mo Van Ri­per, de­be­ría­mos ser crea­ti­vos. En Irak, la in­sur­gen­cia le hi­zo un da­ño con­si­de­ra­ble al Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se. En las em­bos­ca­das a los trans­por­tes, sus miem­bros de­to­na­ban ex­plo­si­vos al pa­so de los vehícu­los con un sim­ple mó­vil. Cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos em­pe­za­ron a usar in­hi­bi­do­res pa­ra evi­tar­lo, sim­ple­men­te die­ron un pa­so atrás y co­men­za­ron a ac­ti­var­los con ca­bles, co­mo se ha­cía en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Se di­ce que la ne­ce­si­dad im­pul­sa la crea­ti­vi­dad, lo cual tam­bién es cier­to en la gue­rra. Las dos ar­mas más efec­ti­vas en los cho­ques ar­ma­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das son bien sen­ci­llas: en el com­ba­te cuer­po a cuer­po, el fu­sil de asal­to AK-47, con su ca­rac­te­rís­ti­co car­ga­dor cur­vo; y en la dis­tan­cia, el RPG, un lan­za­gra­na­das de mano. En oc­tu­bre de 1993, los mi­li­cia­nos so­ma­líes en Mo­ga­dis­cio, ar­ma­dos con los ci­ta­dos fu­si­les y ame­tra­lla­do­ras mon­ta­das en ca­mio­ne­tas, con­si­guie­ron ha­cér­se­lo pa­sar ver­da­de­ra­men­te mal a las tro­pas de éli­te es­ta­dou­ni­den­ses.

En el trans­cur­so de una ba­ta­lla, des­cri­ta en par­te en la pe­lí­cu­la Black Hawk de­rri­ba­do, dos de es­tos he­li­cóp­te­ros fue­ron aba­ti­dos con unos de esos RPG, unas ar­mas con­ce­bi­das en un pri­mer mo­men­to pa­ra la lu­cha an­ti­tan­que. Se tra­ta de un ejem­plo de lo in­ge­nio­sos que, en lo que se re­fie­re al com­ba­te, po­de­mos ser los se­res hu­ma­nos en ca­so de ne­ce­si­dad. Así, se­gu­ra­men­te en­con­tra­ría­mos for­mas de de­te­ner a un hi­po­té­ti­co ejér­ci­to de ocu­pa­ción ex­tra­te­rres­tre, in­clu­so con co­sas que no han si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­das pa­ra la lu­cha.

Un ejér­ci­to tec­no­ló­gi­ca­men­te muy su­pe­rior no tie­ne ga­ran­ti­za­da la vic­to­ria. En la gue­rra, la crea­ti­vi­dad es un fac­tor fun­da­men­tal

SHUT­TERS­TOCK

A bor­do de me­teo­ri­tos o en nues­tras pro­pias son­das po­drían lle­gar has­ta la Tie­rra di­mi­nu­tos or­ga­nis­mos ca­pa­ces de so­bre­vi­vir a las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas del es­pa­cio y la ra­dia­ción que lo inun­da, co­mo los tar­dí­gra­dos –en la ima­gen–, de ape­nas 0,5 mm.

Las naves que via­jan a otros pla­ne­tas, co­mo la InSight de la NASA –en la fo­to–, que se po­sa­rá en Mar­te en no­viem­bre, son es­te­ri­li­za­das pa­ra evi­tar que lle­guen has­ta ellos mi­cro­bios te­rres­tres.

Cier­tos gru­pos de pre­pa­ra­cio­nis­tas, co­mo es­te de Flo­ri­da, se en­tre­nan por si ocu­rre una ca­tás­tro­fe glo­bal, co­mo una in­va­sión alie­ní­ge­na.

AN­DREW LEE / USAF

El Com­ple­jo de Mon­te Che­yen­ne, en Co­lo­ra­do, a 600 m ba­jo tie­rra, es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­sis­tir un ata­que nu­clear. En él se re­ci­ben los da­tos que per­mi­ten coor­di­nar la de­fen­sa ae­ro­es­pa­cial de EE. UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.