ED­GAR ALLAN POE: GE­NIO DEL MIS­TE­RIO

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to de JA­NI­RE RÁMILA

In­ven­tor de la no­ve­la de­tec­ti­ves­ca, poe­ta ro­mán­ti­co, pe­rio­dis­ta y crí­ti­co li­te­ra­rio, el es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Ed­gar Allan Poe (1809-1849) vi­vió una vi­da que fue un cú­mu­lo de des­di­chas mar­ca­das por su ca­rác­ter au­to­des­truc­ti­vo. Pe­ro esas mis­mas des­gra­cias tam­bién ins­pi­ra­ron al­gu­nos de sus me­jo­res re­la­tos, con­si­de­ra­dos obras maes­tras del gé­ne­ro gó­ti­co, ma­ca­bro y de te­rror.

Creo que pa­ra ser tan jo­ven ya he su­fri­do lo mío”, di­jo Ed­gar Allan Poe cuan­do aún no ha­bía cum­pli­do los trein­ta años. Y ra­zón no le fal­ta­ba. Se­gun­do de tres her­ma­nos, Ed­gar ha­bía na­ci­do el 19 de enero de 1809 en una pen­sión de Bos­ton. Sus pa­dres, Eli­za Arnold y Da­vid Poe, eran dos ac­to­res de va­ria­do re­nom­bre, co­mo re­fle­jó un crí­ti­co tea­tral: “La da­ma es jo­ven y her­mo­sa y ha de­mos­tra­do te­ner ta­len­to co­mo ac­triz y can­tan­te; el ca­ba­lle­ro es un ce­ro a la iz­quier­da”. Es­tas crí­ti­cas in­flu­ye­ron tan­to en el actor que le lle­va­ron a la be­bi­da y de­te­rio­ra­ron una con­vi­ven­cia an­tes sus­ten­ta­da en el amor. En 1811, Da­vid abandonó a su fa­mi­lia y mu­rió en la in­di­gen­cia cin­co me­ses des­pués. Eli­za fa­lle­ció de tu­bercu­losis en di­ciem­bre y los tres hi­jos, des­am­pa­ra­dos, fue­ron en­tre­ga­dos a di­fe­ren­tes personas.

Ed­gar, que te­nía tres años, fue aco­gi­do por un ri­co emi­gran­te es­co­cés afin­ca­do en Rich­mond (Vir­gi­nia) lla­ma­do John Allan y por su es­po­sa Fran­ces, quie­nes vie­ron en el ni­ño al hi­jo que nun­ca tu­vie­ron. Ba­jo su tu­te­la, Poe en­se­gui­da des­ta­có por una in­na­ta ten­den­cia tea­tral y una in­te­li­gen­cia pre­coz que le lle­vó a apren­der el la­tín y el grie­go con so­lo on­ce años. Por en­ton­ces em­pe­zó a es­cri­bir sus pri­me­ros poe­mas. Se­gún uno de sus pro­fe­so­res, “sus do­tes ima­gi­na­ti­vas pa­re­cían im­po­ner­se so­bre to­das sus de­más fa­cul­ta­des”.

Be­bía co­mo un sal­va­je, con mie­do a per­der un mi­nu­to, co­mo si tu­vie­se que ma­tar al­go que ha­bía en su in­te­rior

Sin em­bar­go, a me­di­da que cre­cía, su ca­rác­ter fue tor­nán­do­se más re­bel­de y re­ser­va­do, lo que le lle­vó a te­ner con su pa­dre adop­ti­vo las pri­me­ras desave­nen­cias, que es­te no es­ta­ba dis­pues­to a so­por­tar. “Me cons­ta que cuan­do se en­fa­da­ba con Ed­gar, a me­nu­do ame­na­za­ba con echar­lo a la ca­lle, y nun­ca per­mi­tió que ol­vi­da­ra que de­pen­día de su ca­ri­dad”, di­ría de Allan uno de sus alle­ga­dos.

La en­tra­da de Ed­gar en la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia po­dría ha­ber me­jo­ra­do la re­la­ción por aque­llo de la dis­tan­cia, pe­ro su­ce­dió to­do lo con­tra­rio. Por un error de cálcu­lo al ma­tri­cu­lar­le, Allan no in­gre­só los fon­dos su­fi­cien­tes y el jo­ven Poe se de­di­có a ju­gar pa­ra pa­gar su ma­nu­ten­ción. El re­sul­ta­do fue que sus deu­das au­men­ta­ron has­ta los 2.000 dó­la­res. Por en­ton­ces tam­bién em­pe­zó a fre­cuen­tar la be­bi­da, co­mo re­cor­da­ría un com­pa­ñe­ro de es­tu­dios: “Su pa­sión por los li­co­res fuer­tes era tan acu­sa­da y peculiar co­mo su pa­sión por los nai­pes. No le im­pul­sa­ba el gus­to por la be­bi­da. Sin dar si­quie­ra un sor­bo, sin agua ni azú­car, apu­ra­ba el va­so de un tra­go”.

POE NO FUE UN AL­COHÓ­LI­CO MÁS. LA BE­BI­DA ERA UN RE­CUR­SO CON EL QUE AHON­DAR EN SU DO­LOR VI­TAL,

un en­gra­na­je de la au­to­des­truc­ción que le ca­rac­te­ri­zó. Se­gún el poe­ta fran­cés Bau­de­lai­re, “no be­bía co­mo un bo­rra­chín nor­mal y co­rrien­te, sino co­mo un sal­va­je, con una ener­gía tí­pi­ca­men­te nor­te­ame­ri­ca­na, con mie­do a des­per­di­ciar un mi­nu­to, co­mo si es­tu­vie­ra co­me­tien­do un ase­si­na­to, co­mo si hu­bie­se al­go en su in­te­rior que tu­vie­se que ma­tar”.

El ca­so es que, har­tos el uno del otro, pa­dre e hi­jo de­ci­die­ron se­pa­rar­se pa­ra siem­pre. “Ha­ce tiem­po que he to­ma­do la de­ter­mi­na­ción de aban­do­nar vues­tro ho­gar y bus­car un si­tio en el an­cho mun­do don­de se me tra­te de for­ma dis­tin­ta a co­mo vos me ha­béis tra­ta­do”, es­cri­bió Poe en su des­pe­di­da. La ver­dad se­ría que am­bos aún ten­drían al­gún con­tac­to en los años ve­ni­de­ros, pe­ro tam­bién que, a su muer­te en 1834, John Allan cum­plió su pro­me­sa de des­he­re­dar­lo.

Acu­cia­do por el ham­bre y la de­ses­pe­ra­ción, Poe via­jó a Bos­ton, don­de se alis­tó en el ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos por cin­co años. Tan mo­ti­va­do es­ta­ba que lle­gó a ma­tri­cu­lar­se en la aca­de­mia mi­li­tar de West Point, ta­rea que com­pa­gi­nó con la pu­bli­ca­ción de sus dos pri- me­ros vo­lú­me­nes de poe­mas, aun­que en edi­cio­nes muy mi­no­ri­ta­rias. Pe­ro co­mo se­ría una cons­tan­te en su vi­da, el en­tu­sias­mo dio pa­so en­se­gui­da a la de­sidia. “Al prin­ci­pio es­tu­dia­ba mu­cho y pa­re­cía te­ner am­bi­ción de ser el pri­me­ro de la cla­se en to­das las dis­ci­pli­nas. Sin em­bar­go, al ca­bo de unas se­ma­nas fue co­mo si per­die­ra el in­te­rés por los es­tu­dios y se de­jó ven­cer por el desáni­mo”, re­la­tó uno de sus com­pa­ñe­ros. Pa­ra sa­lir del ejér­ci­to, Poe em­pe­zó a des­obe­de­cer las ór­de­nes de sus su­pe­rio­res y no le im­por­tó ser li­cen­cia­do con des­ho­nor.

En 1831 pu­bli­có un ter­cer vo­lu­men ti­tu­la­do Poe­mas, don­de ya se veían cla­ra­men­te los te­mas que do­mi­na­rían su obra: el pa­so del tiem­po, el amor im­po­si­ble, el des­tino, la muer­te. “Y así, sien­do jo­ven y alo­ca­do, me eché en bra­zos de la me­lan­co­lía, re­nun­cié a la paz te­rre­na y en la di­ver­sión bus­qué so­sie­go. No pu­de amar sino allí don­de la muer­te, su alien­to con el de la be­lla en­tre­mez­cla­ba, o don­de Hi­me­neo, el tiem­po y el des­tino en­tre ella y yo se in­ter­po­nían”, es­cri­bió. Eran sen­sa­cio­nes que ya ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en su juventud y que se­gui­rían sien­do ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chas de sus obras. No es ex­tra­ño que, al año de la se­pa­ra­ción de su pa­dre, pu­bli­ca­ra Met­zen­gers­tein, un cuen­to don­de un no­ble huér­fano se ven­ga, de un modo so­bre­na­tu­ral, de aque­llos que le han ofen­di­do.

Pa­ra en­ton­ces, Poe se ha­bía mudado a Bal­ti­mo­re con su tía Ma­ria Clemm y su pri­ma Vir­gi­nia y es­ta­ba de­ci­di­do a con­ver­tir­se en un gran es­cri­tor. Pe­ro aun­que en 1832 ga­nó un pre­mio de cuen­tos con­vo­ca­do por el Sun­day Vi­si­tor con el re­la­to Ma­nus­cri­to ha­lla­do en una

bo­te­lla, su si­tua­ción eco­nó­mi­ca era su­ma­men­te pre­ca­ria. En un nue­vo in­ten­to de bus­car for­tu­na se mu­dó a Rich­mond, don­de tra­ba­jó en la re­vis­ta Sout­hern Li­te­rary. Fue una re­la­ción la­bo­ral ex­tra­ña, ya que su di­rec­tor, Tho­mas Whi­te, le des­pi­dió por su afi­ción a la be­bi­da, y lue­go lo read­mi­tió con la con­di­ción de que no le die­se más a la bo­te­lla.

“No me sor­pren­de­ría que se sui­ci­da­ra”, de­cía Whi­te al cons­ta­tar su pro­gre­si­vo de­te­rio­ro fí­si­co y men­tal. Por­que Poe su­fría. Su­fría por den­tro cons­tan­te­men­te, y ex­te­rio­ri­za­ba ese su­fri­mien­to a tra­vés del al­cohol, sus arre­ba­tos de fu­ria, su me­lan­co­lía y sus sú­bi­tos cambios de áni­mo. Pe­ro tam­bién a tra­vés de una ex­qui­si­ta ter­nu­ra y de­li­ca­de­za.

Co­mo crí­ti­co li­te­ra­rio, des­ta­có por una mor­da­ci­dad que ra­ya­ba en el ata­que per­so­nal. “Le he arran­ca­do la ca­be­lle­ra. Lo mío no son las pal­ma­di­tas en la es­pal­da. Le sen­ta­rá bien oír un par de ver­da­des, así se es­for­za­rá más la pró­xi­ma vez”, ar­gu­men­tó tras es­cri­bir una re­se­ña. Sus crí­ti­cas le die­ron fa­ma y tam­bién nu­me­ro­sos enemi­gos que apro­ve­cha­ban las ra­re­zas de Poe pa­ra ata­car­lo y ve­tar­lo en las pu­bli­ca­cio­nes. Una de esas ex­cen­tri­ci­da­des fue ca­sar­se en 1836 con su pri­ma Vir­gi­nia, de tre­ce años. La re­la­ción fue más idí­li­ca que se­xual, se­gún un ami­go: “Pe­se a que la ama­ba con to­do su co­ra­zón, no po­día ima­gi­nar­la co­mo su mu­jer, sino co­mo una her­ma­na. Los dos pri­me­ros años si­guió dur­mien­do en su pro­pia ha­bi­ta­ción y no asu­mió su rol de ma­ri­do”.

EN FE­BRE­RO DE 1837, DU­RAN­TE UN NUE­VO ALTIBAJO LA­BO­RAL Y EMO­CIO­NAL, POE SE FUE CON SU FA­MI­LIA A NUE­VA YORK.

Se­gún el pe­rió­di­co Daily Grap­hic, la ciu­dad se ca­rac­te­ri­za­ba por el “in­fer­nal ha­ci­na­mien­to y la de­fi­cien­te cons­truc­ción. El ca­lor de la mu­che­dum­bre neo­yor­qui­na es sen­ci­lla­men­te de­mo­le­dor. Uni­do al he­dor de la tur­ba in­nu­me­ra­ble y de los ani­ma­les, for­ma una manta hú­me­da y so­fo­can­te”. La fa­mi­lia se ins­ta­ló en un edi­fi­cio co­cham­bro­so de la Sex­ta Ave­ni­da. Poe pu­bli­có con cier­to éxi­to el re­la­to Ma­nus­cri­to ha­lla­do en una bo­te­lla, pe­ro los 50 dó­la­res que re­ci­bió no bas­ta­ban pa­ra man­te­ner a los su­yos y se su­mer­gió en “un es­ta­do pe­cu­nia­rio em­ba­ra­zo­so”. No exa­ge­ra­ba. Pa­ra sub­sis­tir, los Poe ape­nas con­ta­ban con una ho­ga­za de pan con me­la­za al día, por lo que en 1839 se mu­da­ron a Fi­la­del­fia.

El cam­bio fun­cio­nó y Ed­gar en­con­tró tra­ba­jo en el Bur­ton´s Gentle­man´s Ma­ga­zi­ne pa­ra es­cri­bir tex­tos de re­lleno y dar con­se­jos amo­ro­sos a los lec­to­res. In­clu­so lo­gró sa­car tiem­po pa­ra es­cri­bir más re­la­tos, co­mo

La na­rra­ción de Art­hur Gor­don Pym y La caí­da de la ca­sa Us­her. Es­ta obras tu­vie­ron re­per­cu­sión y lo ani­ma­ron a crear su pro­pia re­vis­ta, The Penn Ma­ga­zi­ne, que, di­jo, “no se cen­tra­ría en nin­gún as­pec­to con­cre­to”, pe­ro no cae­ría en las “pa­ya­sa­das, ca­lum­nias y pro­fa­ni­da­des” del res­to de pu­bli­ca­cio­nes.

¿Por qué es­tos ata­ques a sus co­le­gas? Pa­ra el ex­per­to Da­niel Stas­ho­wer, Poe vi­vía re­sen­ti­do por los gran­des es­fuer­zos que siem­pre tu­vo que ha­cer pa­ra so­bre­vi­vir, mien­tras veía que otros ga­na­ban di­ne­ro a su cos­ta o pu­bli­can­do es­cri­tos que con­si­de­ra­ba de ín­fi­ma ca­li­dad.

“No so­lo he tra­ba­ja­do en be­ne­fi­cio ajeno a cam­bio de un suel­do mí­se­ro, sino que me he vis­to for­za­do a mo­di­fi­car mi for­ma de pen­sar por cul­pa de personas cu­ya im­be­ci­li­dad era evi­den­te pa­ra to­dos ex­cep­to pa­ra ellos mis­mos”, es­cri­bió en una car­ta. La for­tu­na siem-

Vi­vía re­sen­ti­do por los es­fuer­zos que te­nía que ha­cer pa­ra so­bre­vi­vir mien­tras otros ga­na­ban di­ne­ro a su cos­ta

pre le fue es­qui­va y cuan­do se aso­ma­ba, él la ale­ja­ba con su ca­rác­ter au­to­des­truc­ti­vo. En 1845, tras pu­bli­car El cuer­vo, que ha­bía te­ni­do éxi­to in­me­dia­to, fue in­vi­ta­do a re­ci­tar un poe­ma en el Ly­ceum de Bos­ton, an­te la éli­te li­te­ra­ria de la ciu­dad. Poe se mo­fó de los asis­ten­tes le­yén­do­les Al Aa­raaf, un poe­ma es­cri­to cuan­do te­nía diez años, co­mo di­jo tras su lec­tu­ra. Na­die vol­vió a in­vi­tar­le a una ve­la­da se­me­jan­te.

CUA­TRO AÑOS AN­TES,POE HA­BÍA PU­BLI­CA­DO LOS CRÍ­ME­NES DEL ACALLE MOR­GUE, RE­LA­TO QUE INAU­GU­RÓ EL GÉ­NE­RO DETECTIVESCO

y es­ta­ble­ció sus ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos: un in­ves­ti­ga­dor ex­cén­tri­co, su com­pa­ñe­ro im­pre­sio­na­ble, el cri­mi­nal ines­pe­ra­do, la pis­ta fal­sa… En esos cua­tro años, su vi­da su­frió va­rios al­ti­ba­jos. Por un la­do, lo­gró un buen tra­ba­jo en el Graham´s Ma­ga­zi­ne, pe­ro por otro su mu­jer en­fer­mó de tu­bercu­losis y él de­jó el ci­ta­do em­pleo, sin que se se­pa muy bien si fue por un des­pi­do o por de­ci­sión per­so­nal. El re­sul­ta­do fue una nue­va caí­da en la depresión y dos gran­des obras: La más­ca­ra de la Muer­te Ro­ja, re­la­to que gi­ra en torno al con­ta­gio y el ho­rror de la san­gre, y

Eleo­no­ra, un cuen­to ro­mán­ti­co so­bre un jo­ven que vi­ve con su pri­ma Eleo­no­ra y su ma­dre en un lu­gar idí­li­co has­ta que la jo­ven ve “el de­do de la Muer­te so­bre su pe­cho”. Pa­re­ce evi­den­te que las dos his­to­rias se ins­pi­ra­ron en el tre­men­do gol­pe que su­pu­so la en­fer­me­dad de su mu­jer, ca­li­fi­ca­da en­ton­ces co­mo muer­te en vi­da.

La si­tua­ción se de­te­rio­ró tan­to que en los si­guien­tes años Poe so­lo ga­nó 121 dó­la­res por sus re­la­tos, a pe­sar de que es­cri­bió obras maes­tras, co­mo El es­ca­ra­ba­jo de oro y El mis­te­rio de Ma­rie Ro­gêt. Cu­rio­sa­men­te, en su men­te siem­pre al­ber­gó la es­pe­ran­za de que la for­tu­na le son­rei­ría al­gún día; más aún cuan­do, a te­nor del éxi­to de El cuer­vo, em­pe­zó a ser re­cla­ma­do en los sa­lo­nes de Nue­va York, don­de ha­bía vuel­to a vi­vir, pa­ra re­ci­tar­lo. A te­nor de las cró­ni­cas, de­bía ser una ex­pe­rien­cia úni­ca: “Apa­ga­ba las lu­ces has­ta que la sa­la que­da­ba ca­si a os­cu­ras. Lue­go se plan­ta­ba en mi­tad del sa­lón y re­ci­ta­ba esos ver­sos tan ma­ra­vi­llo­sos con la voz más me­lo­dio­sa que se pue­da ima­gi­nar. Tan gran­de era su po­der co­mo lec­tor que los oyen­tes te­mían pa­rar a to­mar alien­to por mie­do a rom­per el he­chi­zo”.

Las­ti­mo­sa­men­te, el mo­men­to de más éxi­to en su ca­rre­ra fue tam­bién el ini­cio de su de­cli­ve. Des­de fi­nes de 1845 Ed­gar Allan Poe se su­mió en una es­pi­ral au­to­des­truc­ti­va que au­men­tó tras la muer­te de su mu­jer el 30 de enero de 1847: “En­lo­que­cí. Be­bí. Dios sa­be cuán­to y con qué fre­cuen­cia. Por su­pues­to, mis enemi­gos atri­bu­ye­ron mi lo­cu­ra a la be­bi­da y no la be­bi­da a la lo­cu­ra”. A na­die ex­tra­ñó que lo en­con­tra­ran des­va­ne­ci­do a la en­tra­da de una ta­ber­na ir­lan­de­sa ni que cua­tro días des­pués mu­rie­se en pleno es­ta­do alu­ci­na­to­rio tras ex­cla­mar: “Que Dios ayu­de a mi po­bre al­ma”. Era el 7 de oc­tu­bre de 1849. Tres me­ses an­tes ha­bía ido a Rich­mond a dar una con­fe­ren­cia. Las au­to­ri­da­des le nom­bra­ron hi­jo de la ciu­dad y sus ami­gos de juventud se acer­ca­ron pa­ra re­cor­dar vie­jas aven­tu­ras.

“Nun­ca me ha­bían re­ci­bi­do con tan­to en­tu­sias­mo. Los pe­rió­di­cos no han he­cho más que ala­bar­me an­tes y des­pués de la con­fe­ren­cia”, con­tó a su tía. Ha­bía si­do un día fe­liz.

Arri­ba, la Old Sto­ne Hou­se de Rich­mond (Vir­gi­nia). Aun­que Poe nun­ca vi­vió en es­ta ca­sa, sino en otra de la ciu­dad, se con­vir­tió en mu­seo de­di­ca­do al es­cri­tor en 1922. So­bre es­tas lí­neas, in­te­rior de la vi­vien­da del Bronx (Nue­va York), en la que pa­só sus úl­ti­mos años.

Arri­ba, Fran­ces Allan, la ma­dre adop­ti­va de Poe. De­ba­jo, Vir­gi­nia Clemm, es­po­sa del es­cri­tor. Se ca­sa­ron cuan­do ella te­nía tre­ce años y él vein­ti­sie­te. Vir­gi­nia en­fer­mó de tu­bercu­losis y mu­rió con vein­ti­cua­tro años, lo que pre­ci­pi­tó la re­caí­da de Poe en el al­cohol.

Em­pla­za­mien­to ori­gi­nal de la tum­ba del es­cri­tor en la igle­sia de West­mins­ter en Bal­ti­mo­re. Años des­pués de su muer­te, sus res­tos fue­ron tras­la­da­dos a otro lu­gar en el mis­mo tem­plo.

Arri­ba, ma­nus­cri­to de La ca­ra de án­gel, poe­ma cor­to de Ed­gar Allan Poe. A la de­re­cha, ilustración de Gus­ta­vo Doré pa­ra la com­po­si­ción poé­ti­ca más fa­mo­sa de Poe, El cuer­vo, que el es­cri­tor so­lía re­ci­tar con las lu­ces apa­ga­das an­te un pú­bli­co em­be­le­sa­do por su voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.