Sa­lud: La oxi­da­ción, en ja­que

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de ELE­NA SANZ

Una im­por­tan­te par­te de los se­res vi­vos ne­ce­si­ta el oxí­geno co­mo al­go in­dis­pen­sa­ble pa­ra la su­per­vi­ven­cia, pe­ro a la vez, es­te ele­men­to quí­mi­co es el res­pon­sa­ble de un pro­ce­so irre­ver­si­ble que se ace­le­ra con el en­ve­je­ci­mien­to: igual que una pla­ca de hie­rro, el cuer­po se oxi­da con los años por cul­pa de los da­ñi­nos ra­di­ca­les li­bres. Por suer­te, la na­tu­ra­le­za tam­bién nos ha do­ta­do con al­gu­nas ar­mas pa­ra fre­nar es­te de­te­rio­ro: des­de sus­tan­cias co­mo las vi­ta­mi­nas A, C y E o los be­ta­ca­ro­te­nos has­ta prác­ti­cas sa­lu­da­bles co­mo el ejer­ci­cio.

No ha­ce fal­ta ser una lum­bre­ra pa­ra sa­ber lo que pa­sa si de­jas una ba­rra de hie­rro a la in­tem­pe­rie. Tar­de o tem­prano, se oxi­da. En con­tac­to con el oxí­geno y la hu­me­dad del ai­re, su su­per­fi­cie ex­pe­ri­men­ta reacciones quí­mi­cas que la cu­bren de una es­pe­cie de pol­vo de co­lor na­ran­ja ro­ji­zo: la he­rrum­bre. O, ha­blan­do con pro­pie­dad, el hi­dró­xi­do fé­rri­co. Las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas ace­le­ra­rán la co­rro­sión. Y co­mo el óxi­do de hie­rro no tie­ne las mis­mas pro­pie­da­des es­truc­tu­ra­les del hie­rro me­tá­li­co, ter­mi­na­rá por par­tir­se.

Los hu­ma­nos tam­bién nos oxi­da­mos, con la enor­me di­fe­ren­cia de que es­te es un pro­ce­so vi­tal pa­ra no­so­tros. Gra­cias a la oxi­da­ción, nues­tras cé­lu­las pue­den ob­te­ner can­ti­da­des enor­mes de ener­gía, el co­ra­zón la­te, los múscu­los se mue­ven y el sis­te­ma in­mu­ne es ca­paz de des­truir los gér­me­nes que in­ten­tan in­va­dir­nos. En de­fi­ni­ti­va, sin oxi­da­ción no exis­ti­ría la vi­da tal co­mo la co­no­ce­mos. Sin em­bar­go, se da la pa­ra­do­ja de que ca­da vez que que­ma­mos oxí­geno pro­du­ci­mos unas mo­lé­cu­las un po­co ca­na­llas: los ra­di­ca­les li­bres, que no son sino áto­mos con elec­tro­nes no apa­rea­dos en al­guno de sus or­bi­ta­les, an­sio­sos por reac­cio­nar con otros áto­mos.

QUIEN PRE­TEN­DA EN­TEN­DER A LOS RA­DI­CA­LES LI­BRES DE­BE SA­BER QUE VI­VIR CON ELEC­TRO­NES SUEL­TOS PULULANDO AL­RE­DE­DOR DEL NÚ­CLEO ES IN­QUIE­TAN­TE.

Re­sul­ta que es­tas par­tí­cu­las gi­ran en re­gio­nes del es­pa­cio lla­ma­das or­bi­ta­les. Ca­da or­bi­tal tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar un máximo de dos elec­tro­nes. La pa­re­ji­ta es su ni­vel de ocu­pa­ción ideal. Si hay elec­tro­nes so­los en sus or­bi­ta­les, el áto­mo se tur­ba y bus­ca otras mo­lé­cu­las a las que, o bien en­cas­que­tar­les un elec­trón, o bien ro­bár­se­lo. Hay que em­pa­re­jar­se a cual­quier pre­cio. Si el afec­ta­do eli­ge co­mo com­pa­ñía a otro ra­di­cal li­bre no hay pro­ble­ma: uno da, el otro re­ci­be y to­dos con­ten­tos. Pe­ro cuan­do se to­pa con una mo­lé­cu­la es­ta­ble, la co­sa cam­bia, por­que ha­ga lo que ha­ga, al­te­ra­rá su com­po­si­ción y la con­ver­ti­rá en otro ra­di­cal li­bre, que a su vez des­es­ta­bi­li­za­rá a otra mo­lé­cu­la, y es­ta a otra y así su­ce­si­va­men­te. Un efec­to do­mi­nó fa­tal. “Hay com­po­nen­tes de la cé­lu­la, co­mo los lí­pi­dos de las mem­bra­nas, que cuan­do se oxi­dan cam­bian sus pro­pie­da­des y pier­den eficacia pa­ra cum­plir con sus fun­cio­nes. Ocu­rre tam­bién con las pro­teí­nas y con los áci­dos nu­clei­cos co­mo el ADN”, ex­pli­ca a MUY Jo­sé Vi­ña Ri­bes, ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia. Es­to se tra­du­ce en que los ra­di­ca­les li­bres pro­vo­can mu­ta­cio­nes en la com­po­si­ción o la es­truc­tu­ra de los ele­men­tos ce­lu­la­res que los ha­cen in­com­pa­ti­bles con la vi­da.

Por suer­te, la na­tu­ra­le­za nos ha equi­pa­do con un ar­se­nal an­tio­xi­dan­te pa­ra plan­tar­les ca­ra a es­tos reac­cio­na­rios ele­men­tos. Por un la­do, con­ta­mos con en­zi­mas que los des­ac­ti­van y, por otro, con sus­tan­cias, co­mo las vi­ta­mi­nas A, C y E y los be­ta­ca­ro­te­nos, que

neu­tra­li­zan a los ra­di­ca­les li­bres más to­zu­dos a ba­se de com­par­tir elec­tro­nes con ellos.

En con­di­cio­nes nor­ma­les, es­tas es­tra­te­gias fun­cio­nan y fre­nan a los mi­les de ra­di­ca­les que ge­ne­ran a dia­rio el me­ta­bo­lis­mo y el sis­te­ma in­mu­ne. Pe­ro las en­zi­mas y los an­ti­oxi­dan­tes se ven so­bre­pa­sa­dos cuan­do los enemi­gos lle­gan en tro­pel, co­mo su­ce­de si nos da­mos un atra­cón de gra­sas y fritos, fu­ma­mos, abu­sa­mos de las dro­gas, su­fri­mos jet lag por des­fa­ses ho­ra­rios o to­ma­mos el sol sin pro­tec­ción. Los ra­di­ca­les li­bres se acu­mu­lan y no hay ma­ne­ra de neu­tra­li­zar­los. Es lo que se co­no­ce co­mo es­trés oxi­da­ti­vo. Ade­más, los me­ca­nis­mos an­ti­oxi­dan­tes pier­den efec­ti­vi­dad al en­ve­je­cer. El da­ño se acen­túa con el pa­so de los años y de­ja pa­so a en­fer­me­da­des co­mo la ar­te­rios­cle­ro­sis, el alz­héi­mer, el pár­kin­son, la dia­be­tes, las car­dio­pa­tías, el as­ma, las ca­ta­ra­tas o el cáncer.

¿Sig­ni­fi­ca eso que pa­rán­do­les los pies a los ra­di­ca­les li­bres go­za­ría­mos de una sa­lud de hie­rro? En par­te sí. Cum­pli­dos los ochen­ta, se cal­cu­la que la mi­tad de nues­tras pro­teí­nas cor­po­ra­les han si­do me­nos­ca­ba­das por la oxi­da­ción y han per­di­do su es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal. Apla­na­das, de­jan de fun­cio­nar. Cien­tí­fi­cos de Stony Brook (EE. UU.) iden­ti­fi­ca­ron una vein­te­na de pro­teí­nas cu­yas fun­cio­nes se re­la­cio­nan con el en­ve­je­ci­mien­to. En la lis­ta fi­gu­ra­ban las te­lo­me­ra­sas, que, al ser re­pri­mi­das, im­pi­den que los ex­tre­mos de los cro­mo­so­mas alar­guen la vi­da de las cé­lu­las. O las his­to­nas, unas pro­teí­nas que ayu­dan a em­pa­que­tar el ADN y cu­yo mal fun­cio­na­mien­to pue­de con­du­cir a pér­di­da de me­mo­ria y al cáncer. Si con­si­guié­se­mos aho­rrar­les el es­trés oxi­da­ti­vo, nues­tra ca­li­dad de vi­da me­jo­ra­ría con­si­de­ra­ble­men­te.

RE­SIG­NAR­SE AN­TE LOS RA­DI­CA­LES LI­BRES NO ES UNA OP­CIÓN, PE­RO TAM­PO­CO LO ES ATIBORRARSE DE FRU­TAS, VER­DU­RAS Y SU­PLE­MEN­TOS AN­TI­OXI­DAN­TES,

pe­se a que en los en­sa­yos en el la­bo­ra­to­rio al­gu­nas vi­ta­mi­nas con­si­guen neu­tra­li­zar­los. Ca­da vez más es­tu­dios in­di­can que to­mar su­ple­men­tos con­tra la oxi­da­ción no le ha­ce ni cos­qui­llas al cáncer. Ni la vi­ta­mi­na C ni la vi­ta­mi­na E su­po­nen un be­ne­fi­cio en la pre­ven­ción de tu­mo­res o de en­fer­me­da­des car­dia­cas.

En­ton­ces, ¿qué nos que­da? Una op­ción vá­li­da es pa­sar un po­co de ham­bre y op­tar por la restricción ca­ló­ri­ca. O sea, co­mer me­nos sin lle­gar a la malnu­tri­ción. Hay prue­bas irre­fu­ta­bles de que es­to pro­lon­ga la vi­da. Cien­tos de es­tu­dios mues­tran que ra­len­ti­za el en­ve­je­ci­mien­to en le­va­du­ras, mos­cas, gu­sa­nos, pe­ces, roe­do­res y si­mios, a la vez que

En cuan­to los me­ca­nis­mos de re­ge­ne­ra­ción in­ter­na del or­ga­nis­mo em­pie­zan a fa­llar, apa­re­cen los da­ños ce­lu­la­res que de­jan a la vis­ta una piel des­gas­ta­da.

Los ali­men­tos ricos en vi­ta­mi­nas a, C y E, co­mo al­gu­nas fru­tas y ver­du­ras, tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes.

Has­ta ha­ce po­co se pen­sa­ba que era más acon­se­ja­ble el ejer­ci­cio mo­de­ra­do de ca­ra a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres, pe­ro hoy sa­be­mos que es más efi­caz dar­le ca­ña al cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.