DES­CU­BRE LOS DINOS IBÉ­RI­COS

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to: JO­SÉ AN­TO­NIO PE­ÑAS Ilustraciones: J. A. Pe­ñas-MUPA Cas­ti­lla-La Man­cha

Cuan­do pen­sa­mos en la épo­ca de los di­no­sau­rios, la ima­gi­na­ción po­pu­lar se di­ri­ge ca­si siem­pre ha­cia los enor­mes es­pa­cios de Nor­tea­mé­ri­ca, don­de gran­des ma­na­das de ce­ra­tóp­si­dos se des­pla­za­ban ba­jo la ham­brien­ta mirada del Ty­ran­no­sau­rus rex. Sin em­bar­go, la pe­nín­su­la ibé­ri­ca tam­bién es­tu­vo po­bla­da de asom­bro­sas cria­tu­ras, has­ta el pun­to de que po­dría­mos vi­si­tar un Par­que Ju­rá­si­co ha­bi­ta­do ex­clu­si­va­men­te por nues­tros pro­pios gi­gan­tes. ¿Nos acom­pa­ñas en es­te via­je a la Era Me­so­zoi­ca?

Via­jar en el tiem­po pue­de pa­re­cer fas­ci­nan­te, pe­ro en­tra­ña cier­tos ries­gos. Un tu­ris­ta que tra­ta­se de vi­si­tar el pa­sa­do re­mo­to de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca po­dría en­con­trar­se con que la geo­gra­fía del lu­gar no se pa­re­ce mu­cho a la del pre­sen­te. Por ejem­plo, si ese hi­po­té­ti­co vi­si­tan­te qui­sie­ra re­tro­ce­der has­ta el Triá­si­co man­che­go –unos 235 mi­llo­nes de años atrás, en el pri­mer pe­rio­do del Me­so­zoi­co–, ne­ce­si­ta­rá un ba­ña­dor y unos man­gui­tos, ya que dos ter­ce­ras par­tes de nues­tro sue­lo es­ta­ban cu­bier­tas en­ton­ces ba­jo el mar de Te­tis. Una vez re­pues­to de la im­pre­sión y el in­vo­lun­ta­rio cha­pu­zón, nues­tro sor­pren­di­do via­je­ro hará bien en di­ri­gir­se ha­cia la cos­ta sin per­der tiem­po: los gran­des plio­sau­rios to­da­vía tar­da­rán unos mi­llo­nes de años en apa­re­cer, pe­ro los no­to­sau­rios, aun­que adap­ta­dos pa­ra cap­tu­rar pe­que­ñas pre­sas, po­drían sen­tir cu­rio­si­dad y dar­le al­gu­nos mor­dis­cos, so­lo por ave­ri­guar qué es y a qué sa­be. Por el ca­mino, si tie­ne suer­te, po­dría en­con­trar­se con al­go re­la­ti­va­men­te pa­re­ci­do a una tor­tu­ga ma­ri­na apla­na­da, del es­ti­lo de la que aca­ban de descubrir unos pa­leon­tó­lo­gos en Gua­da­la­ja­ra: un pla­co­don­to Pa­rahe­no­dus atan­cen­sis que ha aña­di­do una nue­va pá­gi­na al com­ple­jo li­bro de la vi­da ma­ri­na en nues­tro re­mo­to pa­sa­do.

POR SUER­TE, NO TO­DA LA PE­NÍN­SU­LA ES­TÁ SU­MER­GI­DA, YA QUE LA PAR­TE MÁS OC­CI­DEN­TAL Y LOS PI­RI­NEOS PER­MI­TEN VIA­JAR A PIE SE­CO.

Muy se­co, de he­cho: el Triá­si­co me­dio es un pe­rio­do bas­tan­te du­ro, de­bi­do a que la de­ri­va con­ti­nen­tal ha agru­pa­do la ma­yor par­te de las tie­rras emer­gi­das en un in­men­so su­per­con­ti­nen­te, Pan­gea, y el clima con­ti­nen­tal es ári­do y ex­tre­mo. EL via­je­ro to­pa­rá con al­gu­nas zo­nas ver­des cer­ca­nas a la cos­ta, con bos­ques de he­le­chos ar­bó­reos, arau­ca­rias, equi­se­tos, cí­ca­das... En cuan­to a la fau­na, es de su­po­ner que ha­brá al­gu­nas es­pe­cies de di­no­sau­rios, pe­ro has­ta aho­ra no se han des­cu­bier­to res­tos, ya que los ya­ci­mien­tos del Triá­si­co son, en su ma­yor par­te, de ori­gen ma­rino. No obs­tan­te, sí ha­lla­re­mos gran­des bes­tias, co­mo el Chi­rot­he­rium, un ar­co­sau­rio te­rres­tre aún por de­ter­mi­nar cu­yas ex­tra­ñas hue­llas tra­je­ron de ca­be­za a los cien­tí­fi­cos del si­glo XIX. Po­dría­mos caer en la ten­ta­ción de pen­sar que ese po­de­ro­so car­ní­vo­ro es un su­per­vi­vien­te na­to, pe­ro tan­to él co­mo la ma­yo­ría de los

ani­ma­les que lo­ca­li­za­re­mos en es­te pri­mer pa­seo des­apa­re­ce­rán en la gran ex­tin­ción del lí­mi­te Triá­si­co-Ju­rá­si­co, ocu­rri­da ha­ce 201 mi­llo­nes de años. Un even­to que de­ja­rá la Tie­rra ca­si de­sier­ta, a la es­pe­ra de que los di­no­sau­rios re­cla­men su si­tio co­mo se­ño­res del pla­ne­ta.

TRAS SAL­TAR AL JU­RÁ­SI­CO –SE­GUN­DO PE­RIO­DO DEL ME­SO­ZOI­CO–, EL VIA­JE­RO CONS­TA­TA QUE EL CLIMA HA ME­JO­RA­DO BAS­TAN­TE.

Es gra­cias a la se­pa­ra­ción de los con­ti­nen­tes. Un nue­vo océano, el Atlán­ti­co, ha em­pe­za­do a abrir­se, y aho­ra los vien­tos hú­me­dos y fres­cos pue­den al­can­zar las tie­rras del interior. Des­pués de la ari­dez del Triá­si­co, es­ta épo­ca –que dio ini­cio 201 mi­llo­nes de años atrás y con­clu­yó ha­ce 145 mi­llo­nes de años– es una ex­plo­sión de vi­da, em­pe­zan­do por los ma­res. Des­de las pla­yas o los acan­ti­la­dos cos­te­ros no nos cos­ta­rá di­vi­sar al­gu­nas si­lue­tas fa­mi­lia­res sal­tan­do en­tre las olas, aun­que nues­tra vis­ta pue­de en­ga­ñar­nos: no son del­fi­nes, sino ic­tio­sau­rios, un gru­po de rep­ti­les que se han adap­ta­do ma­gis­tral­men­te a la vi­da acuá­ti­ca y que pro­li­fe­ran en las am­plias pla­ta­for­mas con­ti­nen­ta­les que ro­dean las cos­tas de Eu­ro­pa. Y no es­tán so­los: los no­to­sau­rios han da­do pa­so a nue­vas fa­mi­lias de na­da­do­res, los ple­sio­sau­rios; y es­tas cá­li­das aguas tam­bién son el ho­gar de di­ver­sas es­pe­cies de co­co­dri­los ma­ri­nos, mu­cho me­jor adap­ta­dos a la na­ta­ción que sus pa­rien­tes mo­der­nos.

Si el mar bu­lle de vi­da, la tie­rra no se que­da atrás. A me­di­da que avan­za el pe­rio­do Ju­rá­si­co, los eco­sis­te­mas se vuel­ven más va­ria­dos. El tu­ris­ta es­pa­cio­tem­po­ral po­dría creer que ha ate­rri­za­do en al­gún lu­gar de Nor­tea­mé­ri­ca, ya que los ani­ma­les que po­de­mos ver en las tie­rras más oc­ci­den­ta­les son muy pa­re­ci­dos a los que en­con­tra­ría­mos al otro la­do del océano. De he­cho, el re­gis­tro fó­sil de la for­ma­ción Lou­rin­hã, en Por­tu­gal, es tan si­mi­lar al de la cé­le­bre for­ma­ción Mo­rri­son, en Es­ta­dos Uni­dos, que es inevi­ta­ble pen­sar que ha te­ni­do que ha­ber al­gu­na co­ne­xión te­rres­tre en­tre am­bas ori­llas del Atlán­ti­co. Por las lla­nu­ras se des­pla­zan di­plo­dó­ci­dos, es­te­go­sau­rios, an­qui­lo­sau­rios, Cam­pto­sau­rus... y gran­des car­ní­vo­ros co­mo Ce­ra­to­sau­rus o el ubi­cuo Allo­sau­rus, que ocu­pa la pun­ta de la pi­rá­mi­de ali­men­ta­ria du­ran­te bue­na par­te de es­ta épo­ca.

La par­te cen­tral de la pe­nín­su­la si­gue ba­jo las aguas, y esa ba­rre­ra acuá­ti­ca pro­vo­ca que la fau­na del nor­des­te y el le­van­te sea di­fe­ren­te a la oc­ci­den­tal. Hay mu­chos sau­ró­po­dos, co­mo Gal­veo­sau­rus, Lo­si­lla­sau­rus, Li­rai­no­sau­rus o el in­men­so Tu­ria­sau­rus, que con una lon­gi­tud de 37 me­tros es el di­no­sau­rio más gran­de de nues­tro con­ti­nen­te y uno de los ma­yo­res del pla­ne­ta. Los enor­mes her­bí­vo­ros no es­tán so­los, ya que en As­tu­rias te­ne­mos res­tos de Me­ga­lo­sau­rus, así que con­vie­ne ser pre­ca­vi­do a la ho­ra de vi­si­tar es­ta re­gión.

POR IM­PRE­SIO­NAN­TE QUE SEA EL JU­RÁ­SI­CO, NUES­TRO TU­RIS­TA TEM­PO­RAL HA­RÍA BIEN EN RE­SER­VAR SU ALIEN­TO PA­RA LO QUE AÚN ES­TÁ POR LLE­GAR,

por­que el Cre­tá­ci­co ibé­ri­co –ter­cer y úl­ti­mo pe­rio­do del Me­so­zoi­co, que co­men­zó ha­ce 145 mi­llo­nes de años y du­ró unos 79 mi­llo­nes de años– es­tá lleno de ma­ra­vi­llas. Los rastros ha­lla­dos en La Rio­ja ha­blan de gran­des ma­na­das de igua­no­dón­ti­dos y lam­beo­sáu­ri­dos; en la cos­ta orien­tal es­tán las zo­nas de anida­ción de Ara­go­sau­rus; por las tie­rras del interior –que ya no es­tán en­te­ra­men­te su­mer­gi­das– se mue­ve el sau­ró­po­do Lohue­co­ti­tan, con una ar­ma­du­ra de hue­sos y pla­cas dér­mi­cas en su dor­so; y por bos­ques y lla­nu­ras pro­li­fe­ran los te­ró­po­dos, de to­dos los ta­ma­ños, des­de gran­des car­ní­vo­ros de va­rios me­tros de lon­gi­tud has­ta di­mi­nu­tos in­sec­tí­vo­ros que no pe­san más que unos cien­tos de gra­mos.

Si al­go ca­rac­te­ri­za a nues­tro Cre­tá­ci­co son los te­ró­po­dos. Al­gu­nas es­pe­cies, co­mo el pes­ca­dor Bar­yonyx o los abe­li­sau­rios, apa­re­cen tam­bién en otros lu­ga­res del mun­do, pe­ro otras so­lo las en­con­tra­mos aquí. Es el ca­so del jo­ro­ba­do Con­ca­ve­na­tor, cu­yos pa­rien­tes más cer­ca­nos vi­ven en el Cono Sur –área más aus­tral del con­ti­nen­te ame­ri­cano– y que com­par­te el Cre­tá­ci­co in­fe­rior con Pe­le­ca­ni­mi­mus, un ve­loz co­rre­dor de pe­que­ño por­te. De es­te ca­be des­ta­car su pi­co lar­go y afi­la­do, que pa­re­ce in­di­car una die­ta om­ní­vo­ra –mien­tras que los dro­meo­sau­rios del Cre­tá­ci­co su­pe­rior, te­ró­po­dos que vi­vían en la ac­tual Nor­tea­mé­ri­ca, eran, co­mo mí­ni­mo, tan car­ní­vo­ros co­mo Ve­lo­ci­rap­tor–.

EL TA­MA­ÑO SÍ IM­POR­TA Y NUES­TROS DI­NO­SAU­RIOS MÁS DI­MI­NU­TOS SON LOS MÁS FAS­CI­NAN­TES.

El tu­ris­ta qui­zás no se fi­ja­rá de­ma­sia­do en los pa­ja­ri­llos que re­vo­lo­tean ba­jo los ár­bo­les, pe­ro esos plu­mí­fe­ros es­tán en­tre las pri­me­ras aves ver­da­de­ras del mun­do. Ibe­ro­me­sor­nis, ape­nas ma­yor que un go­rrión, es un vo­la­dor muy ac­ti­vo –al con­tra­rio que sus an­te­pa­sa­dos pla­nea­do­res–, aun­que es cier­to que sus re­vo­lo­teos son un po­co errá­ti­cos y sus ate­rri­za­jes re­sul­tan bas­tan­te tor­pes. Eoa­lu­la­vis, que es in­clu­so más pe­que­ño, ha ha­lla­do una so­lu­ción pa­ra ese pro­ble­ma: el álu­la, un pe­que­ño gru­po de plu­mas es­pe­cia­li­za­das so­bre el de­do pul­gar que se abren du­ran­te el ate­rri­za­je y per­mi­ten ajus­tar la ma­nio­bra. Es­te dis­po­si­ti­vo de con­trol fun­cio­na tan bien que hoy en día to­dos los di­no­sau­rios vo­la­do­res, sal­vo los co­li­bríes, si­guen em­pleán­do­lo.

Y no so­lo va­mos a to­par con di­no­sau­rios en nues­tra vi­si­ta: tam­bién hay pe­ces –in­clui­dos los mis­te­rio­sos ce­la­can­tos–, an­fi­bios, tor­tu­gas, co­co­dri­los... In­clu­so po­de­mos ver, fu­gaz­men­te, al­gu­nos ma­mí­fe­ros es­con­di­dos en­tre la ve­ge­ta­ción, ya que en es­ta era nues­tros di­mi­nu­tos an­te­pa­sa­dos son par­te des­ta­ca­da del me­nú del día. El ais­la­mien­to geo­grá­fi­co de nues­tra tie­rra, se­pa­ra­da del res­to de Eu­ro­pa por un an­cho bra­zo de mar, ha fa­vo­re­ci­do la for­ma­ción de eco­sis­te­mas úni­cos y, al igual que en nues­tros días, la di­ver­si­dad am­bien­tal se tra­du­ce en di­ver­si­dad fau­nís­ti­ca. Du­ran­te ca­si 200 mi­llo­nes de años, la futura Pe­nín­su- la ha si­do un ver­da­de­ro la­bo­ra­to­rio evo­lu­ti­vo, una suer­te de is­las Ga­lá­pa­gos, con un clima mu­cho más pro­pi­cio que el del ar­chi­pié­la­go vi­si­ta­do por Dar­win.

EL PAI­SA­JE REBOSA VI­DA, PE­RO ES­TE PA­RAÍ­SO VA A TE­NER UN BRUS­CO FI­NAL

cuan­do un enor­me as­te­roi­de se es­tre­lle al otro la­do del Atlán­ti­co, en la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. En cues­tión de ho­ras, el ai­re se con­ver­ti­rá en un horno, una bue­na par­te de los se­res vi­vos pe­re­ce­rán as­fi­xia­dos por la ce­ni­za y los de­más ago­ni­za­rán de ham­bre du­ran­te me­ses ba­jo un cie­lo en­ne­gre­ci­do. Cuan­do vuel­va a lu­cir el sol, los su­per­vi­vien­tes se en­con­tra­rán con un pai­sa­je yer­mo y un fu­tu­ro in­cier­to.

No ne­ce­si­ta­mos una má­qui­na del tiem­po pa­ra ver la ca­tás­tro­fe: po­de­mos ter­mi­nar es­te via­je en nues­tros días, dan­do un pa­seo por la cos­ta del Can­tá­bri­co. Nues­tro vi­si­tan­te lo­ca­li­za­rá, en la pla­ya de Zu­maia (Gui­púz­coa), una se­rie de es­tra­tos per­fec­ta­men­te de­fi­ni­dos que le re­cor­da­rán a un pas­tel de ho­jal­dre. Uno de ellos des­ta­ca por su co­lor: una fi­na lí­nea blan­ca que se apre­cia a ras de sue­lo y se ele­va ha­cia el bor­de de las ro­cas. Se tra­ta de un de­pó­si­to de iri­dio, un ra­ro mi­ne­ral pro­ce­den­te del es­pa­cio, y es la hue­lla del apo­ca­lip­sis, ya que ese es­tra­to se for­mó ha­ce 65 mi­llo­nes de años, du­ran­te la llu­via de ce­ni­zas que aso­ló el pla­ne­ta y ce­rró de­fi­ni­ti­va­men­te nues­tro Ju­ras­sic World.

Por en­tre los arre­ci­fes que bor­dean la cos­ta ju­rá­si­ca, al­gu­nos ic­tio­sau­rios y una pa­re­ja de Me­triorhyn­chus –co­co­dri­los ma­ri­nos– persiguen a un car­du­men de am­mo­ni­tes.

Una ma­na­da de gi­gan­tes­cos Ara­go­sau­rus ca­mi­nan por la cos­ta mien­tras un so­li­ta­rio ta­pe­já­ri­do bus­ca su ali­men­to en las aguas su­per­fi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.