10 Las ba­ta­llas más san­grien­tas de la his­to­ria

La gue­rra y las con­tien­das bé­li­cas siem­pre han es­ta­do pre­sen­tes en la vi­da de los se­res hu­ma­nos, pe­ro al­gu­nas han pa­sa­do a la his­to­ria por su vio­len­cia y el ele­va­do nú­me­ro de muer­tos y he­ri­dos que co­se­cha­ron. Es­ta es una se­lec­ción de los en­fren­ta­mien­tos m

Muy Interesante - - PORTADA -

En la al­dea de Bo­ro­di­nó, a unos 100 ki­ló­me­tros al oes­te de Mos­cú, cer­ca del río Mos­co­va, tu­vo lu­gar la más san­grien­ta ba­ta­lla de las gue­rras na­po­leó­ni­cas. Era el 7 de sep­tiem­bre de 1812 cuan­do el ge­ne­ral Mi­jaíl Ku­tú­zov de­ci­dió pa­rar la re­ti­ra­da ru­sa y en­fren­tar­se a las tro­pas fran­ce­sas. Apre­su­ra­da­men­te man­dó cons­truir for­ti­fi­ca­cio­nes pa­ra blo­quear el avan­ce del ejér­ci­to na­po­leó­ni­co so­bre la ca­pi­tal, Mos­cú. Su ala de­re­cha ocu­pó un te­rreno fá­cil de de­fen­der, por lo que los fran­ce­ses tra­ta­ron de pre­sio­nar por la iz­quier­da du­ran­te bue­na par­te de la con­tien­da.

Na­po­león te­mía que si tra­ta­ba de flan­quear a los ru­sos y fa­lla­ba, es­tos po­drían es­ca­par, así que se de­ci­dió por un ata­que fron­tal. Des­de las seis de la ma­ña­na se vi­vió una lu­cha fe­roz a lo lar­go de un fren­te de cin­co ki­ló­me­tros. Al me­dio­día, la ar­ti­lle­ría ga­la cau­sa­ba es­tra­gos, pe­ro la in­fan­te­ría se es­tre­lla­ba con­tra la ca­si im­pe­ne­tra­ble ba­rre­ra ru­sa. Qui­zá a cau­sa del hu­mo que im­pe­día ver bien la evo­lu­ción de las ma­nio­bras, Na­po­león no usó a la Guar­dia Im­pe­rial –20.000 hom­bres– ni a otros 10.000 sol­da­dos de re­fres­co.

Sin du­da al­gu­na, fue una suer­te pa­ra Ku­tu­zov, que ha­bía pues­to en jue­go to­das sus fuer­zas dis­po­ni­bles; de otro mo­do, Fran­cia ha­bría ob­te­ni­do una vic­to­ria in­me­dia­ta. Por la tar­de, los cons­tan­tes ca­ño­na­zos se pro­lon­ga­ron has­ta el ano­che­cer. Al lle­gar la no­che, el ge­ne­ral ru­so, que ha­bía per­di­do más de un ter­cio de su ejér­ci­to, clau­di­có y se re­ti­ró.

Una se­ma­na más tar­de, Na­po­león en­tró en Mos­cú, pe­ro, co­mo no ha­bía con­se­gui­do aplas­tar al ejér­ci­to enemi­go, no pu­do obli­gar al zar Ale­jan­dro a ca­pi­tu­lar. Por esas iro­nías de la gue­rra, la pí­rri­ca vic­to­ria en Bo­ro­di­nó se con­vir­tió en la de­rro­ta de Bo­na­par­te en Ru­sia.

De­ta­lle del cua­dro Ba­ta­lla­deBo­ro­di­nó, por Peter von Hess. Es­te pin­tor ale­mán, que en­ton­ces te­nía vein­te años, es­tu­vo pre­sen­te en el fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.