¿PO­DE­MOS BRONCEARNOS DE­BA­JO DEL AGUA?

Muy Interesante - - CURIOSITY PREGUNTAS Y RESPUESTAS -

Par­te de la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta que nos lle­ga de nues­tra es­tre­lla es­tá cons­ti­tui­da por los de­no­mi­na­dos ra­yos ul­tra­vio­le­ta UVB. Aun­que el 90 % de los mis­mos son ab­sor­bi­dos en la at­mós­fe­ra, los que al­can­zan la su­per­fi­cie te­rres­tre son los res­pon­sa­bles de que nues­tra piel ad­quie­ra la ca­rac­te­rís­ti­ca to­na­li­dad bron­cea­da que desa­rro­lla­mos cuan­do to­ma­mos el sol, pe­ro tam­bién de la sen­sa­ción de ar­dor e in­clu­so las que­ma­du­ras que apa­re­cen en nues­tra piel cuan­do nos ex­po­ne­mos de­ma­sia­do.

En es­te sen­ti­do, el agua pue­de pro­por­cio­nar­nos una sen­sa­ción de fres­cor, pe­ro, en reali­dad, no nos pro­te­ge por com­ple­to. De he­cho, re­fle­ja los ra­yos UV y lle­ga a au­men­tar su in­ten­si­dad has­ta un 10 %. Es más, al­re­de­dor del 60 % de la ra­dia­ción UVB al­can­za nues­tra piel aún es­tan­do su­mer­gi­dos 50 cm ba­jo la su­per­fi­cie, y al­gu­nos es­tu­dios mues­tran que es po­si­ble ob­ser­var los efec­tos bio­ló­gi­cos de los ra­yos ul­tra­vio­le­ta a de­ce­nas de me­tros de pro­fun­di­dad. Así, po­de­mos po­ner­nos mo­re­nos mien­tras na­da­mos o sim­ple­men­te nos re­la­ja­mos cha­po­tean­do en una pis­ci­na.

Ne­ce­si­ta­mos los ra­yos UVB pa­ra sin­te­ti­zar en la piel la vi­ta­mi­na D, pe­ro una so­bre­ex­po­si­ción pue­de ser muy da­ñi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.