¡BIENVENIDAS A LA LEN­GUA OFI­CIAL!

Muy Interesante - - CURIOSITY DE PALABRAS -

El Dic­cio­na­rio es­tá lleno de sor­pre­sas, pa­la­bras que no es­pe­ra­mos en­con­trar y que, sin em­bar­go, fue­ron ad­mi­ti­das en su mo­men­to por la Real Aca­de­mia Española (RAE). Por ejem­plo, es co­rrec­to em­plear el ver­bo des­cam­biar cuan­do se tra­ta de des­ha­cer un cam­bio; de­cir no­ra­bue­na, en lu­gar de en­ho­ra­bue­na; o usar al­món­di­ga, al­be­ri­co­que y guar­di­lla, au­tén­ti­cos pa­la­bros, que, por cier­to, tam­bién es un tér­mino ad­mi­ti­do por la RAE. Asi­mis­mo cau­só sor­pre­sa, en su mo­men­to, la in­clu­sión de blu­yín –tér­mino pa­ra de­fi­nir un pan­ta­lón va­que­ro–, pe­pe­ro –afi­lia­do al Par­ti­do Po­pu­lar– y ami­go­vio, una re­la­ción de me­nor com­pro­mi­so for­mal que un no­viaz­go.

Y co­mo la len­gua es un ser vi­vo, en di­ciem­bre la RAE pre­sen­tó su pri­me­ra ac­tua­li­za­ción de la 23.ª edi­ción de su Dic­cio­na­rio de la len­gua española, que in­clu­ye un to­tal de 3.345 mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to a la edi­ción pu­bli­ca­da en oc­tu­bre de 2014 y ya pue­den con­sul­tar­se en la ver­sión en lí­nea. En­tre las pa­la­bras nue­vas que han en­tra­do, sor­pren­de que al­gu­nas no es­tu­vie­ran ya: por ejem­plo, ata­ché, au­dio­li­bro o cli­car. Otras, en cam­bio, pro­vo­ca­rán po­lé­mi­ca. Es el ca­so de bo­cas pa­ra de­fi­nir a quien ha­bla más de lo que acon­se­ja la dis­cre­ción, que has­ta hoy so­na­ba un po­co su­bur­bial y, a par­tir de aho­ra, cuen­ta con la ben­di­ción de los aca­dé­mi­cos. Tam­bién han en­tra­do bue­nis­mo y bue­nis­ta –aquel que ce­de con be­ne­vo­len­cia o con ex­ce­si­va to­le­ran­cia–, postureo –ac­ti­tud ar­ti­fi­cio­sa que se adop­ta por con­ve­nien­cia o pre­sun­ción– y pos­ver­dad –dis­tor­sión de­li­be­ra­da de la reali­dad–.

Y que­re­mos des­ta­car otros dos tér­mi­nos más, que, en es­te ca­so, nos lle­gan de sen­dos nom­bres co­mer­cia­les (las mar­cas Pinky y Tup­per­wa­re): pin­qui, pren­da fe­me­ni­na que cu­bre el ta­lón y los de­dos del pie pa­ra pro­te­ger­se del cal­za­do, y tá­per, re­ci­pien­te de plás­ti­co con cie­rre her­mé­ti­co que sir­ve pa­ra guar­dar ali­men­tos –y al que en su día co­no­ci­mos pri­me­ro co­mo tup­per y des­pués co­mo tú­per–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.