Ba­ta­lla de Can­nae

2 de agos­to de 216 a. C.

Muy Interesante - - HISTORIA -

En 216 a. C., la Re­pú­bli­ca de Ro­ma se vio en­vuel­ta en la se­gun­da de las tres de­vas­ta­do­ras gue­rras con­tra la ciu­dad-es­ta­do de Car­ta­go, en el nor­te de Áfri­ca. Lo que ha­bía co­men­za­do me­dio si­glo an­tes co­mo una dispu­ta te­rri­to­rial, aca­bó con­vir­tién­do­se en un due­lo por la su­pre­ma­cía en el Me­di­te­rrá­neo. Ro­ma ha­bía ga­na­do la pri­me­ra gue­rra pú­ni­ca, pe­ro, al ini­cio del se­gun­do con­flic­to, el ge­ne­ral car­ta­gi­nés Ani­bal, en un au­daz gol­pe de mano, in­va­dió la pe­nín­su­la ita­lia­na a tra­vés de los Al­pes con su ejér­ci­to mer­ce­na­rio de li­bios, nú­mi­das, es­pa­ño­les y cel­tas, que arra­sa­ba allá por don­de pa­sa­ba. En so­lo dos ba­ta­llas –río Tre­bia y la­go Tra­si­meno–, cau­só 50.000 ba­jas. En­ton­ces Ro­ma de­ci­dió evi­tar las lu­chas cam­pa­les e in­ten­tar cor­tar las lí­neas de su­mi­nis­tro de Aní­bal. Pe­ro el or­gu­llo ro­mano no per­mi­tió man­te­ner es­ta es­tra­te­gia du­ran­te mu­cho tiem­po y en 216 a. C. los cón­su­les Va­rrón y Pau­lo se lan­za­ron con ocho le­gio­nes a aplas­tar al ejér­ci­to de Aní­bal.

En agos­to, des­pués de que Aní­bal se hi­cie­ra con el con­trol de unos de­pó­si­tos de su­mi­nis­tros cer­ca de Can­nae, en la re­gión su­re­ña de Apu­lia, Va­rrón y Pau­lo lo es­pe­ra­ron a lo lar­go del río Ofan­to. Aní­bal te­nía 40.000 hom­bres de in­fan­te­ría y 10.000 de ca­ba­lle­ría; Ro­ma con­ta­ba con 80.000 in­fan­tes y 6.000 a ca­ba­llo.

Va­rrón y Pau­lo co­lo­ca­ron a su ca­ba­lle­ría en los flan­cos ya la in­fan­te­ría pe­sa­da en el cen­tro. En cam­bio, Aní­bal usó una tác­ti­ca de te­na­za y des­ple­gó sus me­jo­res tro­pas en los flan­cos. Los ga­los e his­pa­nos alis­ta­dos con Car­ta­go re­ci­bie­ron el ata­que ro­mano. El cen­tro del ejér­ci­to car­ta­gi­nés se iba re­ti­ran­do, dan­do la im­pre­sión a los ro­ma­nos de que iban ga­nan­do la ba­ta­lla. Pe­ro ese era el plan de Aní­bal: atraer al enemi­go a un es­pa­cio en­tre las tro­pas li­bias que aún no se ha­bían com­pro­me­ti­do en ba­ta­lla. En­ton­ces dio la se­ñal y los li­bios ata­ca­ron los flan­cos de los le­gio­na­rios. La te­na­za ha­bía fun­cio­na­do.

La re­ta­guar­dia ro­ma­na, al ver­se ata­ca­da, em­pu­ja­ba a la van­guar­dia que no po­día de­te­ner­se. Lue­go la ca­ba­lle­ría car­ta­gi­ne­sa ce­rró el cer­co y ro­deó al ejér­ci­to ro­mano. Los le­gio­na­rios se vie­ron abo­ca­dos a una lu­cha sin cuar­tel has­ta la de­ba­cle fi­nal.

La muer­te de Lu­cio Emi­lio Pau­lo en Can­nae, cua­dro de John Trum­bull. El ge­ne­ral ro­mano fue una de las mu­chas víc­ti­mas de su ejér­ci­to a ma­nos de los car­ta­gi­ne­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.