Ba­ta­lla del río Fei

No­viem­bre de 383

Muy Interesante - - HISTORIA -

En 381, Fu Jiān, el am­bi­cio­so go­ber­nan­te de la di­nas­tía Qin An­te­rior, del nor­te de Chi­na, or­de­nó una mo­vi­li­za­ción to­tal con­tra la di­nas­tía Jin: re­clu­tó a seis de ca­da diez hom­bres fí­si­ca­men­te ap­tos, a los que se unie­ron 30.000 guar­dias de éli­te. En to­tal, reunió 870.000 efec­ti­vos. En 383, di­ri­gió su ejér­ci­to ha­cia el sur, y el em­pe­ra­dor de los Jin, Xiao­wu, se apre­su­ró a pre­pa­rar la de­fen­sa en cla­ra mi­no­ría, con ape­nas dos ge­ne­ra­les y 80.000 sol­da­dos.

En oc­tu­bre, el ejér­ci­to de Fu Jiān con­quis­tó la ciu­dad de Shou­yang y li­be­ró a Zhu Xu, un ge­ne­ral de Jin al que ha­bía cap­tu­ra­do, por­que cre­yó que con­ven­ce­ría a su go­bierno de que ca­pi­tu­la­ra. Cra­so error: Zhu Xu di­jo a sus lí­de­res que el grue­so del ejér­ci­to de Qin es­ta­ba por lle­gar y que lo me­jor era lan­zar un ata­que. Así que en no­viem­bre, 5.000 sol­da­dos de éli­te de Jin ata­ca­ron la van­guar­dia de Qin y lo­gra­ron una vic­to­ria aplas­tan­te. Pa­ra ha­cer creer al enemi­go que sus fuer- zas tam­bién eran muy nu­me­ro­sas, sus tro­pas abrie­ron la for­ma­ción y el tru­co fun­cio­nó: Fu Jiān so­bre­es­ti­mó el nú­me­ro de sol­da­dos enemi­gos.

En­ton­ces, las tro­pas de Qin acam­pa­ron al oes­te del río Fei. Hoy se ig­no­ra su lo­ca­li­za­ción, pe­ro se cree que fluía a tra­vés del ac­tual Lu'an. Mien­tras tan­to, las fuer­zas de Jin se de­tu­vie­ron al es­te del cau­ce y se dis­pu­sie­ron a cru­zar­lo. Mien­tras atra­ve­sa­ban el río, Fu Jiān or­de­nó una re­ti­ra­da tác­ti­ca pen­san­do que el ejér­ci­to de Jin ten­dría que di­vi­dir­se pa­ra per­se­guir­le, lo que le da­ría ven­ta­ja. Pe­ro mu­chos sol­da­dos de Qin se pre­gun­ta­ron el por­qué de esa or­den de re­tro­ce­so re­pen­tino.

Apro­ve­chan­do su des­mo­ra­li­za­ción, el ge­ne­ral Zhu Xu les dio la pun­ti­lla pro­cla­man­do: “¡El ejér­ci­to de Qin ha si­do de­rro­ta­do!”. El ru­mor se ex­ten­dió co­mo la pól­vo­ra y pro­vo­có la des­ban­da­da. En la hui­da mu­rie­ron unos 700.000 sol­da­dos de Qin. Se di­ce que, mien­tras es­ca­pa­ba, Fu Jiān ex­cla­mó: “¡El cie­lo me ha ani­qui­la­do!”.

Los gue­rre­ros de te­rra­co­ta son el sím­bo­lo de la di­nas­tía Qin, que go­ber­nó por pri­me­ra vez la Chi­na uni­fi­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.