Ba­ta­lla de Leip­zig

16 - 19 de oc­tu­bre de 1813

Muy Interesante - - HISTORIA -

Co­no­ci­da tam­bién co­mo la ba­ta­lla de las Na­cio­nes, ha si­do una de las más en­car­ni­za­das de Eu­ro­pa, con sol­da­dos de ca­si to­dos los paí­ses. Na­po­león es­ta­ba en uno de sus peo­res momentos, tras la desas­tro­sa cam­pa­ña de Ru­sia y va­rias de­rro­tas en Es­pa­ña. En oc­tu­bre se re­ti­ró a Leip­zig con su ejér­ci­to ago­ta­do y des­mo­ra­li­za­do y las lí­neas de su­mi­nis­tro ro­tas, y pre­pa­ró la de­fen­sa en es­pe­ra de un ata­que de la Sex­ta Coa­li­ción, for­ma­da por el Reino Uni­do, Es­pa­ña, Ru­sia, Pru­sia, Sue­cia, Aus­tria y al­gu­nos pe­que­ños es­ta­dos ger­má­ni­cos.

El 16 de oc­tu­bre, las tro­pas pru­sia­nas lan­za­ron una ofen­si­va por el sur con 78.000 hom­bres y por el nor­te con 54.000, pe­ro los ga­los la re­pe­lie­ron. Por suer­te pa­ra los alia­dos, Bo­na­par­te no pu­do lle­var sus tro­pas al sur, ya que el ma­ris­cal de cam­po de Pru­sia Blü­cher lo de­tu­vo al nor­te de Leip­zig al lle­gar al cam­po de ba­ta­lla an­tes de lo es­pe­ra­do.

Al día si­guien­te, el 17, Na­po­león por fin ata­có, pe­ro los alia­dos re­sis­tie­ron. La suer­te de los fran­ce­ses es­ta­ba echa­da. El 18 de oc­tu­bre fue de pau­sa. Los alia­dos es­pe­ra­ban 100.000 hom­bres de re­fuer­zo mien­tras que Bo­na­par­te re­ci­bió mu­chos me­nos, unos 12.000.

El 19 em­pe­zó la ver­da­de­ra ba­ta­lla. Es­ta vez, la Coa­li­ción, mu­cho me­jor coor­di­na­da y más nu­me­ro­sa, lan­zó un ata­que si­mul­tá­neo con­tra la tro­pas fran­ce­sas. Atra­pa­do, Na­po­león pre­pa­ró la re­ti­ra­da pa­ra sal­var el ma­yor nú­me­ro de hom­bres po­si­bles. La lu­cha era du­ra y la es­ca­sez de mu­ni­ción del ejér­ci­to bo­na­par­tis­ta, que aguan­ta­ba las em­bes­ti­das, em­pe­za­ba a ser un pro­ble­ma. Mien­tras par­te de los fran­ce­ses lu­cha­ban con uñas y dien­tes en las ca­lles de Leip­zig, el res­to del ejér­ci­to tra­ta­ba de es­ca­par por el úni­co puen­te so­bre el Els­ter. La ma­la for­tu­na qui­so que el ca­bo en­car­ga­do de ha­cer­lo sal­tar por los ai­res tras la re­ti­ra­da en­tra­ra en pánico y de­to­na­ra los ex­plo­si­vos an­tes de tiem­po, así que 30.000 sol­da­dos, 30 ge­ne­ra­les, 260 cañones y 870 va­go­nes de mu­ni­cio­nes que­da­ron atra­pa­dos. Na­po­león pu­do huir. Fue el fin de la pre­sen­cia de su im­pe­rio al es­te del Rin. Ya so­lo le que­da­ba pre­pa­rar la de­fen­sa de Fran­cia.

AL­BUM

Los lí­de­res de la Coa­li­ción for­ma­da por ru­sos, pru­sia­nos y aus­tria­cos en un mo­men­to so­lem­ne mien­tras se re­ti­ra a los he­ri­dos tras su vic­to­ria so­bre las tro­pas de Na­po­léon en Leip­zig en 1813.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.