NO TE SIEN­TAS CUL­PA­BLE: ERES UN VA­GO POR NA­TU­RA­LE­ZA

Muy Interesante - - DISCOVERY -

De­ja de te­ner ma­la con­cien­cia si tu im­pul­so más ha­bi­tual es el de de­di­car­te a la con­tem­pla­ción, pre­fe­ren­te­men­te en es­ta­do ho­ri­zon­tal. Se­gún una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción he­cha en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá), a nues­tros ce­re­bros les gus­ta el se­den­ta­ris­mo, lo que ex­pli­ca­ría el au­men­to de es­te, pe­se a que vi­vi­mos en una so­cie­dad que nos bom­bar­dea con con­ti­nuas ad­ver­ten­cias pa­ra que ha­ga­mos ejer­ci­cio y en la que la pe­re­za es­tá ca­da vez peor vis­ta.

El neu­ro­cien­tí­fi­co Matt­hieu P. Bois­gon­tier ha di­ri­gi­do es­te ex­pe­ri­men­to que su­gie­re que es­ta­mos pro­gra­ma­dos pa­ra ha­cer el mí­ni­mo es­fuer­zo po­si­ble. Él y sus co­le­gas re­clu­ta­ron un gru­po de vo­lun­ta­rios jó­ve­nes que de­bían sen­tar­se fren­te a un or­de­na­dor y con­tro­lar con un man­do un ava­tar que apa­re­cía en la pan­ta­lla. Se les mos­tra­ban de una en una imá­ge­nes que re­pre­sen­ta­ban ac­ti­vi­dad fí­si­ca o inac­ti­vi­dad; los su­je­tos te­nían que mo­ver el ava­tar lo más rá­pi­do po­si­ble ha­cia las que mos­tra­ban ac­ti­vi­dad, y ale­jar­lo lo más de­pri­sa que pu­die­ran de las con­tra­rias.

Du­ran­te el pro­ce­so, se re­gis­tró con elec­tro­dos lo que pa­sa­ba en sus ce­re­bros. Se ob­ser­vó que los par­ti­ci­pan­tes eran más rá­pi­dos al di­ri­gir el ava­tar ha­cia las imá­ge­nes de ac­ti­vi­dad que al ale­jar­lo de las pe­re­zo­sas, pe­ro los elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­mas de­mos­tra­ron que esa ve­lo­ci­dad con­su­mía mu­chos más re­cur­sos ce­re­bra­les que op­tar por las ilus­tra­cio­nes pe­re­zo­sas, a pe­sar de que los su­je­tos ni si­quie­ra se le­van­ta­ban de sus si­llas. Co­mo es sa­bi­do, el en­cé­fa­lo tien­de siem­pre que pue­de al mí­ni­mo es­fuer­zo pa­ra al­ma­ce­nar ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra sobrevivir. Aun­que no quie­ras, tus neu­ro­nas cons­pi­ran pa­ra que te apol­tro­nes.

PA­RA QUÉ CANSARSE. Se­gún Bois­gon­tier, “la gran no­ve­dad de es­te ex­pe­ri­men­to es que de­mues­tra que si eli­ges las imá­ge­nes de ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ga­rás un al­to cos­te en tér­mi­nos de gas­to de ener­gía por par­te del ce­re­bro, y de ahí que es­te tien­da a fa­vo­re­cer los com­por­ta­mien­tos se­den­ta­rios”. ¿Po­de­mos re­ca­blear nues­tros cir­cui­tos neu­ro­na­les pa­ra que no se in­cli­nen a la va­gan­cia? Bois­gon­tier cree que “es di­fí­cil in­hi­bir los com­por­ta­mien­tos in­cons­cien­tes, por­que des­co­no­ces lo que es­tá ocu­rrien­do en tu ca­be­za. Pe­ro sa­ber que esos me­ca­nis­mos exis­ten ya su­po­ne un im­por­tan­te pri­mer pa­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.