Días con­ta­dos

EN 1998, SE PU­SO EN ÓR­BI­TA EL PRI­MER MÓ­DU­LO DE ES­TA INS­TA­LA­CIÓN, QUE ES­TA­RÁ EN FUN­CIO­NA­MIEN­TO HAS­TA 2028. LA ISS SE MAN­TIE­NE A EN­TRE 330 KM Y 435 KM DE AL­TI­TUD Y SIR­VE CO­MO LA­BO­RA­TO­RIO, DON­DE SE LLE­VAN A CA­BO EX­PE­RI­MEN­TOS EN MICROGRAVEDAD.

Muy Interesante - - SUMARIO - POR RAMÓN NÚ­ÑEZ

El mó­du­lo Zar­yá –'ama­ne­cer', en ru­so– iba a ser el sím­bo­lo de una nue­va era, ini­cia­da tras la ca­rre­ra es­pa­cial que ha­bía te­ni­do lu­gar du­ran­te la Gue­rra Fría, en el pa­sa­do si­glo. A par­tir de él se iría desa­rro­llan­do la Es­ta­ción In­ter­na­cio­nal Es­pa­cial, co­no­ci­da por sus si­glas en in­glés co­mo ISS, un em­pe­ño de la ingeniería que, po­si­ble­men­te, cons­ti­tu­ye la ma­yor obra con­jun­ta que ha­ya rea­li­za­do la hu­ma­ni­dad.

To­do co­men­zó ha­ce aho­ra vein­te años. Aque­lla son­da, di­se­ña­da pa­ra fa­ci­li­tar la ener­gía ne­ce­sa­ria en las ope­ra­cio­nes ini­cia­les de la so­ña­da pri­me­ra ciu­dad en el es­pa­cio, fue lan­za­da des­de el cos­mó­dro­mo de Bai­ko­nur, en Ka­za­jis­tán, a bor­do de un cohe­te Pro­tón, el 20 de no­viem­bre de 1998. Dos se­ma­nas des­pués, se le in­cor­po­ra­ría el mó­du­lo Unity, en­via­do des­de los Es­ta­dos Uni­dos. Tras do­tar a aque­lla pla­ta­for­ma de otros com­po­nen­tes que, en­tre otras fun­cio­nes, per­mi­tían la co­mu­ni­ca­ción con la Tie­rra, lle­ga­ría a la ISS la pri­me­ra tri­pu­la­ción per­ma­nen­te, a fi­na­les del año 2000.

SE HA­BÍA PUES­TO ASÍ LA PRI­ME­RA PIE­DRA DE ES­TE LABO

RATORIO OR­BI­TAL, y des­de en­ton­ces se man­tie­ne allí de mo­do per­ma­nen­te la pre­sen­cia hu­ma­na en el es­pa­cio. Tras quin­ce años de pla­ni­fi­ca­ción y di­se­ños co­men­za­ba a to­mar for­ma un pro­yec­to que ha­bía si­do ini­cia­do por la NASA en 1984, e in­cluía tam­bién a Ca­na­dá, Ja­pón y a los por en­ton­ces on­ce

paí­ses miem­bros de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA). Tras los ajus­tes ne­ce­sa­rios, con los que se pre­ten­dían ade­cuar los ob­je­ti­vos a las con­ti­nuas restricciones pre­su­pues­ta­rias, a la op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos y a la ga­ran­tía de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, se in­vi­tó tam­bién a par­ti­ci­par a Ru­sia, lo que fue acep­ta­do a prin­ci­pios de 1994. En la ac­tua­li­dad tra­ba­jan en es­ta ini­cia­ti­va die­ci­séis paí­ses.

La ISS, que tie­ne un ta­ma­ño apro­xi­ma­do al de un cam­po de fút­bol, vue­la so­bre nues­tras cabezas a más de 26.000 ki­ló­me­tros por ho­ra, a una al­tu­ra de en­tre 330 y 435 ki­ló­me­tros. Da una vuel­ta al pla­ne­ta ca­da ho­ra y me­dia. Ca­si des­de sus ini­cios, el pro­yec­to pa­de­ció cons­tan­tes re­tra­sos y mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre, de­bi­do, so­bre to­do, a pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. No obs­tan­te, a lo lar­go de es­tas dos dé­ca­das ha su­ma­do nue­vas am­plia­cio­nes y re­ci­bi­do a más de dos­cien­tos as­tro­nau­tas. En oc­tu­bre de 2003, el es­pa­ñol Pe­dro Du­que vi­si­tó du­ran­te diez días la es­ta­ción, en el mar­co de la mi­sión Cer­van­tes de la ESA.

LA ISS ES UN EX­CEP­CIO­NAL CEN­TRO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN, DON­DE SE LLE­VAN A CA­BO MUY DIS­TIN­TOS ES­TU­DIOS

CIEN­TÍ­FI­COS Y TEC­NO­LÓ­GI­COS en si­tua­ción de microgravedad. En­tre ellos, des­ta­can los re­la­ti­vos a nue­vos ma­te­ria­les y la fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos, la me­cá­ni­ca de flui­dos, la bio­lo­gía y desa­rro­llo de plan­tas y ani­ma­les, el cre­ci­mien­to de cris­ta­les mi­ne­ra­les y de pro­teí­nas, los cul­ti­vos ce­lu­la­res y el com­por­ta­mien­to del cuer­po hu­mano en ta­les si­tua­cio­nes. En la ISS tam­bién se pue­den rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos en re­la­ción con la as­tro­no­mía, co­mo la futura ex­plo­ra­ción de otros pla­ne­tas, o con las con­di­cio­nes am­bien­ta­les y me­teo­ro­ló­gi­cas te­rres­tres que no es po­si­ble lle­var a ca­bo en mi­sio­nes es­pa­cia­les de du­ra­ción más cor­ta.

En­tre los ex­per­tos, una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes es el tiem­po de vi­da que le res­ta a la ISS. Di­se­ña­da con una tec­no­lo­gía tan efímera co­mo es la de nues­tro tiem­po, su man­te­ni­mien­to se ha­rá in­sos­te­ni­ble den­tro de po­cos años. De he­cho, su fi­nan­cia­ción sus­ci­ta du­das más allá de 2024 y se cree que es­ta­rá en fun­cio­na­mien­to has­ta 2028. La NASA no cuen­ta to­da­vía con un plan en el que se de­ta­lle qué ha­cer con ella des­pués. Da­do que des­man­te­lar­la e ir ba­jan­do los com­po­nen­tes que la in­te­gran re­sul­ta muy ca­ro, qui­zá se de­ci­da es­tre­llar­la de mo­do con­tro­la­do en el océano. El có­mo, cuán­do y dón­de aún es­tán por de­ci­dir.

NASA

El 2 de no­viem­bre de 2000 se ins­ta­ló en la es­ta­ción es­pa­cial –arri­ba– la pri­me­ra tri­pu­la­ción, com­pues­ta por Yu­ri Gid­zen­ko, Wi­lliam Shep­herd y Ser­guéi Kri­ka­liov –al la­do, de iz­quier­da a de­re­cha–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.