Neu­ro­pe­ca­dos: pro­cras­ti­nar

NO DE­JES PA­RA MA­ÑA­NA LO QUE PUE­DAS HA­CER HOY. Y, SI LO HA­CES, DE­BES SER CONS­CIEN­TE DE QUE PE­CAS DE PRO­CRAS­TI­NA­CIÓN. TU CE­RE­BRO Y TUS GE­NES TIE­NEN MU­CHO QUE VER.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Te­re­sa des­li­za los de­dos a un rit­mo fre­né­ti­co so­bre el te­cla­do pa­ra pa­sar a or­de­na­dor el bo­rra­dor de su nue­vo pro­yec­to. Le ha pre­sen­ta­do un esbozo al je­fe y es­tá en­tu­sias­ma­do. Luz ver­de. En la me­sa de al la­do, Ra­fael ha­ce una bro­ma so­bre el rít­mi­co te­cleo de su com­pa­ñe­ra. Es un lumbreras, to­dos lo di­cen, pe­ro en es­te pre­ci­so mo­men­to an­da dis­traí­do con­tán­do­le a su gru­po de ami­gos por What­sApp que aca­ba de cam­biar de ope­ra­dor te­le­fó­ni­co. Y se dis­po­ne a bus­car­le un re­ga­lo en Ama­zon a su so­bri­na, que cum­ple años la se­ma­na pró­xi­ma. Aun­que al fi­nal lo de­ja­rá apar­ca­do al to­par­se con ese bri­llan­te ar­tícu­lo que ha pu­bli­ca­do hoy su co­lum­nis­ta pre­fe­ri­do. Po­dría ha­cer un pro­yec­to igual o más bri­llan­te que el de su com­pa­ñe­ra de ofi­ci­na. So­lo que ma­ña­na, cla­ro. Siem­pre ma­ña­na.

“Ya sé que pos­po­ner no es bueno”, pen­sa­rás si te iden­ti­fi­cas con es­te per­fil. Y apos­ti­lla­rás: “Una co­sa es pro­cras­ti­nar y otra muy dis­tin­ta, ser pe­re­zo­so. No con­fun­da­mos los tér­mi­nos”. Tie­nes ra­zón. El pro­cras­ti­na­dor sue­le te­ner bue­nas in­ten­cio­nes. Es per­fec­cio­nis­ta. A ve­ces in­clu­so pa­sa mu­cho tiem­po ha­cien­do lis­tas de ta­reas. Pe­ro lue­go las in­cum­ple, por la sen­ci­lla ra­zón de que cuan­do se dis­po­ne a ha­cer­las, ¡ay!, se le cru­za en el ca­mino una dis­trac­ción. Y lue­go otra. Y el tiem­po vue­la sin que sus ob­je­ti­vos se cum­plan.

LO PA­RA­DÓ­JI­CO ES QUE LAS TA­REAS QUE APLAZAMOS SON, PRE­CI­SA­MEN­TE, LAS MÁS IM­POR­TAN­TES.

Es ma­te­má­ti­co. Piers Steel, investigador de la Uni­ver­si­dad de Cal­gary (Ca­na­dá), lo ex­pli­ca­ba ha­ce unos años con una sen­ci­lla fór­mu­la: U=EV/ID. Don­de U es la uti­li­dad de la ta­rea una vez rea­li­za­da, y es pro­por­cio­nal a las ex­pec­ta­ti­vas de éxi­to (E) y al va­lor que le con­ce­de­mos a ter­mi­nar el tra­ba­jo (V), e in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a la in­me­dia­tez (I) y a la sen­si­bi­li­dad de ca­da per­so­na a los re­tra­sos (D). Apli­can­do es­ta fór­mu­la se ob­ser­va que las ta­reas que que­re­mos que sal­gan me­jor son las que más fre­cuen­te­men­te de­ja­mos pa­ra más ade­lan­te. Con re­sul­ta­dos ha­bi­tual­men­te desas­tro­sos.

Lo que dis­tin­gue a las per­so­nas efi­ca­ces de las que tien­den a pro­cras­ti­nar es su ce­re­bro; en con­cre­to, la amíg­da­la. Es­ta es más gran­de en su­je­tos con po­ca ca­pa­ci­dad de con­trol de sus ac­tos, se­gún un es­tu­dio re­cien­te de in­ves­ti­ga­do­res ale­ma­nes de la Uni­ver­si­dad Ruhr de Bochum. Y no so­lo eso. Em­plean­do re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, vie­ron que la cor­te­za cin­gu­la­da an­te­rior (ACC, por sus si­glas en in­glés) es me­nos pro­nun­cia­da en quie­nes tien­den a pos­ter­gar.

Tie­ne sen­ti­do. La prin­ci­pal fun­ción de la amíg­da­la es va­lo­rar las si­tua­cio­nes y avi­sar­nos de las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de cier­tas ac­cio­nes. Y la ACC apli­ca esa in­for­ma­ción pa­ra se­lec­cio­nar cuál es la pró­xi­ma ac­ción que de­be­mos lle­var a ca­bo. Es­ta­ble­cer prio­ri­da­des, en de­fi­ni­ti­va. Si hay fa­llos en la co­ne­xión en­tre am- bas, con­tro­lar lo que ha­ce­mos se ha­ce cues­ta arri­ba. Y po­dría ex­pli­car que al­gu­nos se de­jen ven­cer con más fa­ci­li­dad por ese la­drón de tiem­po que es la pro­cras­ti­na­ción.

Que al­gu­nos prac­ti­quen el “ma­ña­na lo ha­go” más que otros tam­bién tie­ne una ba­se ge­né­ti­ca. Tra­ba­jan­do con 181 pa­re­jas de ge­me­los y 166 de me­lli­zos, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­do (EE. UU.) de­mos­tra­ron que la pro­cras­ti­na­ción se he­re­da y que es­tá re­la­cio­na­da con la im­pul­si­vi­dad. A ni­vel ge­né­ti­co, am­bas se so­la­pan. Los au­to­res del es­tu­dio sos­tie­nen que la im­pul­si­vi­dad les ve­nía bien a nues­tros an­ces­tros, ya que sig­ni­fi­ca­ba que iban a la ca­za de re­com­pen­sas in­me­dia­tas. Por­que esa ac­ti­tud, li­dian­do con al­tas do­sis de in­cer­ti­dum­bre, ayu­da­ba a sobrevivir. Sin em­bar­go, la pro­cras­ti­na­ción, pro­pia del mun­do mo­derno, es un mal hi­jo de esa im­pul­si­vi­dad.

LA RES­PON­SA­BI­LI­DAD DE QUE POSTERGUEMOS CON FA­CI­LI­DAD LA TIE­NE EN PAR­TE LA PRO­PIA NA­TU­RA­LE­ZA DE LA ATEN­CIÓN,

que, le­jos de ser cons­tan­te, es más bien un “aho­ra sí, aho­ra no”, co­mo la luz de un fa­ro. Aho­ra mis­mo, mien­tras crees es­tar con­cen­tra­do en es­te ar­tícu­lo, la reali­dad es que tu aten­ción va y vie­ne del or­den de cua­tro ve­ces por se­gun­do. A esa con­clu­sión lle­ga­ron ha­ce po­co in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses de Prin­ce­ton y Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. Co­mo ex­pli­ca­ban en la re­vis­ta Neu­ron, nues­tro ce­re­bro os­ci­la en­tre mo­men­tos de aten­ción y mo­men­tos en que pa­ra y es­ca­nea el en­torno por si hay al­go fue­ra del fo­co pri­ma­rio de aten­ción que sea im­por­tan­te. Si no exis­te al­go me­jor a lo que aten­der, re­gre­sa a lo que es­ta­mos ha­cien­do. En­ton­ces, ¿có­mo es que no nos da­mos cuen­ta? Por­que el ce­re­bro nos en­ga­ña pa­ra que per­ci­ba­mos la reali­dad co­mo una pe­lí­cu­la con­ti­nua. Por suer­te hay una for­ma ob­je­ti­va de me­dir esos cam­bios: un elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma. En él, los neu­ro­cien­tí­fi­cos han vis­to rit­mos que coin­ci­den con la al­ter­nan­cia en­tre es­ta­dos de con­cen­tra­ción y de dis­trac­ción. Bre­ví­si­mos. Pe­ro es­tán ahí. “Era muy útil cuan­do con­vi­vía­mos con ti­gres con dien­tes de sa­ble que nos po­dían ata­car”, ad­mi­ten los in­ves­ti­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.