Sa­la bit

UNA INI­CIA­TI­VA IM­PUL­SA­DA POR EL CREA­DOR DE LA WEB PRE­TEN­DE DE­VOL­VER A LOS USUA­RIOS EL CON­TROL DE SUS DA­TOS Y LI­BE­RAR LA RED DE LA IN­FLUEN­CIA DE FA­CE­BOOK, AMA­ZON O GOO­GLE.

Muy Interesante - - SUMARIO - POR MAR­TA PEI­RANO

Tim Ber­ners-Lee se aca­ba de co­ger una ex­ce­den­cia del MIT pa­ra lan­zar una start-up. El pa­dre de la Web lle­va­ba años en el La­bo­ra­to­rio de Compu­tación e In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial cons­tru­yen­do So­lid, una pla­ta­for­ma di­se­ña­da pa­ra des­cen­tra­li­zar la Red. Se tra­ta de un plan de do­mi­na­ción mun­dial que em­pie­za por es­ca­par del con­trol de las com­pa­ñías que vi­ven de la ex­trac­ción y ex­plo­ta­ción de da­tos y que ayu­dan a Go­bier­nos ca­da vez más to­ta­li­ta­rios a vi­gi­lar a sus pro­pios ciu­da­da­nos. Di­cho de otro mo­do, quie­re arran­car in­ter­net de los de­dos de Fa­ce­book, Goo­gle, Ama­zon, Ali­ba­ba, Bai­du y Ten­cent, y con­ver­tir­la en un lu­gar se­gu­ro. La em­pre­sa se lla­ma In­rupt y su tra­ba­jo es pro­pi­ciar esa fu­ga, ayu­dan­do a to­do el mun­do a mu­dar­se a So­lid. Pa­ra ello fa­ci­li­ta la crea­ción de apli­ca­cio­nes y ser­vi­cios den­tro de la ló­gi­ca des­cen­tra­li­za­da del sis­te­ma, pa­ra pro­yec­tos que no quie­ren es­piar a los usua­rios, sino “ha­cer un mun­do me­jor”.

SO­LID NO ES­TÁ VA­CÍA. Los que la han vis­to la des­cri­ben co­mo una mez­cla de Goo­gle Dri­ve, Mi­cro­soft Outlook, Slack, Spo­tify y What­sApp. La di­fe­ren­cia es que los da­tos no flu­yen ha­cia los

da­ta cen­ters de Ama­zon, Goo­gle o el Go­bierno chino, sino que per­ma­ne­cen en­cap­su­la­dos en su pro­pia nu­be in­di­vi­dual, un

ob­je­to lla­ma­do POD (Per­so­nal On­li­ne Da­ta). Ca­da POD es­tá su­je­to al con­trol del usua­rio, que sa­be en to­do mo­men­to qué da­tos exis­ten en el sis­te­ma y qué apli­ca­cio­nes tie­nen ac­ce­so a ellos pa­ra po­der ges­tio­nar­los a su con­ve­nien­cia. Quien quie­ra ro­bar­los o em­plear­los pa­ra, por ejemplo, ma­ni­pu­lar a mi­llo­nes de per­so­nas du­ran­te unas elec­cio­nes, ten­drá que ir ca­sa por ca­sa. Pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del sis­te­ma, Ber­ners-Lee se ha aso­cia­do con John Bru­ce, fun­da­dor de Re­si­lient, la pla­ta­for­ma de aná­li­sis de se­gu­ri­dad y res­pues­ta a ciberataques ad­qui­ri­da por IBM en 2016.

EL PRO­YEC­TO SE­RÍA QUIJOTESCO, SI NO FUE­RA DE TIM

BER­NERS-LEE y por­que la Red que hoy co­no­ce­mos tam­bién na­ció de uno de sus pro­yec­tos per­so­na­les. En­ton­ces se lla­ma­ba En­qui­re y con­sis­tía en un pro­gra­ma de al­ma­ce­na­mien­to de in­for­ma­ción que fa­vo­re­cía la in­ter­co­ne­xión de ob­je­tos dis­tan­tes a tra­vés de un con­cep­to lla­ma­do enlace, con el que es­tu­vo ton­tean­do du­ran­te unas va­ca­cio­nes del CERN en los años 80. En 1991, ese con­jun­to de ba­ses de da­tos uni­dos por el hi­per­tex­to se con­vir­tió en la pla­ta­for­ma que aho­ra lla­ma­mos World Wi­de Web. Es el len­gua­je de ese cuer­po de ser­vi­do­res, an­te­nas, sa­té­li­tes y ca­bles sub­ma­ri­nos que lla­ma­mos in­ter­net.

EL OTRO IN­GRE­DIEN­TE DEL GUI­SO FUE SU “SIS­TE­MA INMU

NE”, EL PRIN­CI­PIO DE NEU­TRA­LI­DAD, por el que to­dos los pa­que­tes de in­for­ma­ción re­ci­ben el mis­mo tra­to. No de­ja­ba que los due­ños de la in­fra­es­truc­tu­ra man­da­ran so­bre el trá­fi­co, lo que ga­ran­ti­za­ba la bio­di­ver­si­dad e igual­dad de opor­tu­ni­da­des que hi­zo flo­re­cer in­ter­net du­ran­te la pri­me­ra dé­ca­da del mi­le­nio. Hoy, ese prin­ci­pio es­tá en cri­sis y el trá­fi­co de da­tos es mo­no­po­li­za­do y ex­plo­ta­do por me­dia do­ce­na de em­pre­sas cu­yos di­se­ños y algoritmos es­tán in­to­xi­can­do la vi­da de mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas. Ha­ce fal­ta un pro­yec­to quijotesco ca­paz de al­te­rar fun­da­men­tal­men­te el cur­so de las co­sas, an­tes de que la Red se con­vier­ta en un cen­tro co­mer­cial en ma­nos de tres Go­bier­nos y vein­te com­pa­ñías. Po­dría ser es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.