¿Han exis­ti­do ci­vi­li­za­cio­nes más an­ti­guas que la hu­ma­na?

Con ca­da ha­llaz­go de un nue­vo exo­pla­ne­ta au­men­tan las pro­ba­bi­li­da­des de que en­con­tre­mos vi­da alie­ní­ge­na. Es más, al­gu­nos as­tro­bió­lo­gos es­tán con­ven­ci­dos de que tar­de o tem­prano nos to­pa­re­mos con el ras­tro de al­gu­na ci­vi­li­za­ción ex­tra­te­rres­tre. Pe­ro ¿po­dem

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de MIGUEL ÁNGEL SA­BA­DELL

Un día de 2017, Adam Frank, pro­fe­sor de Fí­si­ca y As­tro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter, se en­con­tra­ba de vi­si­ta en el Ins­ti­tu­to God­dard de Es­tu­dios Es­pa­cia­les de la NASA (GISS), en Nue­va York. Su ob­je­ti­vo era apren­der más so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal des­de una pers­pec­ti­va as­tro­bio­ló­gi­ca. A Frank le in­tere­sa­ba sa­ber si una hi­po­té­ti­ca ci­vi­li­za­ción in­dus­trial alie­ní­ge­na po­dría des­en­ca­de­nar su pro­pia ver­sión de un cam­bio cli­má­ti­co a es­ca­la pla­ne­ta­ria. Pe­ro cuan­do le co­men­tó sus ideas a Ga­vin Sch­midt, di­rec­tor del GISS, es­te le co­men­tó: “Es­pe­ra un mo­men­to. ¿Y có­mo sa­bes que la nues­tra es la úni­ca que ha ha­bi­do en la Tie­rra?”. Sin du­da, se tra­ta de una cues­tión muy pro­vo­ca­ti­va, pe­ro el quid de la cues­tión es el si­guien­te: si se hu­bie­ra desa­rro­lla­do en nues­tro pla­ne­ta una ci­vi­li­za­ción avan­za­da ha­ce cien­tos de mi­llo­nes de años, ¿có­mo po­dría­mos sa­ber que exis­tió?

Aquel fue el ini­cio de un ex­pe­ri­men­to men­tal que cul­mi­nó con la pu­bli­ca­ción de un ar­tícu­lo que am­bos cien­tí­fi­cos fir­ma­ron en la re­vis­ta In­ter­na­tio­nal Jour­nal of As­tro­bio­logy. En el ensayo ex­plo­ra­ban la de­no­mi­na­da hi­pó­te­sis si­lu­ria­na, que ha­ce re­fe­ren­cia a la clá­si­ca se­rie de te­le­vi­sión bri­tá­ni­ca de cien­cia ficción Doctor Who. En es­ta, los si­lu­ria­nos son una es­pe­cie de rep­ti­les hu­ma­noi­des in­te­li­gen­tes que nos pre­ce­die­ron y en­tra­ron en hi­ber­na- ción pa­ra sobrevivir a un gran ca­ta­clis­mo. Lo que plan­tea la ci­ta­da hi­pó­te­sis es si una so­cie­dad po­dría de­jar tras de sí hue­llas que per­vi­van de­ce­nas de mi­llo­nes de años. ¿Es po­si­ble sa­ber si una an­ti­gua cul­tu­ra mo­di­fi­có el pai­sa­je? ¿Que­da­ría su ras­tro en el re­gis­tro geo­ló­gi­co?

Las prue­bas de la exis­ten­cia de una ci­vi­li­za­ción van es­ca­sean­do a me­di­da que nos re­mon­ta­mos en el tiem­po, al­go que de­mues­tra la pa­leon­to­lo­gía: cuan­to más cer­ca nos ha­lle­mos de lo que es­ta­mos bus­can­do, ma­yor se­rá el nú­me­ro de fó­si­les que apa­rez­can. ¿Qué ti­po de res­tos de­be­ría­mos es­pe­rar en­con­trar de una ci­vi­li­za­ción pre­té­ri­ta? Pa­ra sa­ber­lo, lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es ob­ser­var la nues­tra. ¿Qué de­ja­re­mos pa­ra los ar­queó­lo­gos del fu­tu­ro?

EM­PE­CE­MOS POR LAS CA­SAS. CON EL TIEM­PO, Y SI QUE­DA EX­PUES­TO A LA IN­TEM­PE­RIE, EL YE­SO DEL PLADUR,

uno de los ma­te­ria­les más usa­dos en la cons­truc­ción, se di­suel­ve en agua. Asi­mis­mo, el PVC, que se em­plea en tu­be­rías y ais­la­mien­tos, se de­sin­te­gra. Tam­po­co co­rren me­jor suer­te las plan­chas de ace­ro o el zinc, que aca­ba oxi­dán­do­se. Si los aban­do­ná­ra­mos, en al­go más de un si­glo, lo úni­co que que­da­ría de la ma­yo­ría de nues­tros edi­fi­cios se­ría un mon­tón de es­com­bros de la­dri­llos y tro­zos de alu­mi­nio. Po­co des­pués, for­ma­rían un ama­si­jo irre­co­no­ci­ble. So­lo per­vi­vi­rían las es­truc­tu­ras de pie­dra –de he­cho, ahí es­tán aún los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos–, el gra­ni­to

Si aban­do­ná­ra­mos nues­tras ca­sas, lo úni­co que que­da­ría de ellas en po­co más de un si­glo se­ría un ama­si­jo de la­dri­llos

de las en­ci­me­ras y el azu­le­jo de los ba­ños. Pe­ro to­par­se con las hue­llas de una ci­vi­li­za­ción que hu­bie­ra exis­ti­do ha­ce de­ce­nas de mi­llo­nes de años se­ría mu­cho más com­ple­jo.

Pa­ra Frank y Sch­midt, lo más im­por­tan­te es de­fi­nir lo que ca­rac­te­ri­za a una ci­vi­li­za­ción. Pa­ra ello, re­cu­rrie­ron a la mis­ma idea que el as­tro­fí­si­co ru­so Ni­ko­lái Kar­das­hov usó en la dé­ca­da de los 60 pa­ra cla­si­fi­car el ni­vel tec­no­ló­gi­co de las so­cie­da­des ex­tra­te­rres­tres que pu­die­ran exis­tir en el uni­ver­so y que te­nía en cuen­ta su gas­to de ener­gía. De he­cho, to­da cul­tu­ra se de­fi­ne por tres factores: la ener­gía que con­su­me, la in­for­ma­ción que ma­ne­ja y los re­si­duos que ge­ne­ra. ¿Es po­si­ble en­con­trar una ci­vi­li­za­ción per­di­da gra­cias a sus ba­su­re­ros? No es des­ca­be­lla­do: los hu­ma­nos pro­du­ci­mos cer­ca de diez mil mi­llo­nes de to­ne­la­das de des­per­di­cios al año. ¿Qué pue­de que­dar de to­do eso?

Con­si­de­re­mos el plás­ti­co, un ma­te­rial al que le he­mos de­cla­ra­do la gue­rra. Los es­tu­dios de­mues­tran que se es­tá de­po­si­tan­do ca­da vez más cantidad en el fon­do ma­rino, des­de las zo­nas cos­te­ras has­ta las cuen­cas pro­fun­das, in­clu­so en el Ár­ti­co. El vien­to, el sol y las olas des­tru­yen los ob­je­tos fa­bri­ca­dos con es­te com­pues­to e inun­dan los ma­res con par­tí­cu­las mi­cros­có­pi­cas que caen has­ta el le­cho. Es­to ori­gi­na una ca­pa que po­dría per­du­rar mu­chí­si­mo tiem­po. Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que ese plás­ti­co po­dría aca­bar pro­du­cien­do un nue­vo ti­po de ro­ca, que, sin du­da, se­rá de­tec­ta­ble por los futuros ar­queó­lo­gos.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con los re­si­duos de los es­te­roi­des sin­té­ti­cos que se uti­li­zan en fi­sio­cul­tu­ris­mo o con fi­nes mé­di­cos: se han vuel­to tan pe­ne­tran­tes que se­rá po­si­ble iden­ti­fi­car­los en los es­tra­tos geo­ló­gi­cos den­tro de diez mi­llo­nes de años.

Se­gún Frank y Sch­midt, es­ta­mos de­jan­do prue­bas de nues­tra exis­ten­cia que per­du­ra­rán cien mi­llo­nes de años. Bas­ta con te­ner en cuen­ta lo que ha­ce­mos pa­ra dar de co­mer a los más de sie­te mil mi­llo­nes de per­so­nas que pue­blan el pla­ne­ta y que pa­sa por el uso a gran es­ca­la de fer­ti­li­zan­tes. Es­to ha al­te­ra­do por com­ple­to el ci­clo del ni­tró­geno, gran par­te del cual se de­po­si­ta en el fon­do ma­rino y las cum­bres de las mon­ta­ñas. ¿Y qué de­cir de la de­fo­res­ta­ción pro­vo­ca­da por ocho mil años de agri­cul­tu­ra o el mo­vi­mien­to de tie­rras que lle­va­mos a ca­bo pa­ra cons­truir nues­tras ciu­da­des y arar los cam­pos? En los úl­ti­mos tres mil años, los hu­ma­nos he­mos cam­bia­do de lu­gar su­fi­cien­tes ro­cas co­mo pa­ra le­van­tar una cor­di­lle­ra de 100 km de lar­go, 40 de an­cho y 4.000 me­tros de al­tu­ra. No obs­tan­te, los cam­bios pro­du­ci­dos en el ci­clo del car­bono por la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les se en­cuen­tran en el cen­tro de la hue­lla geo­ló­gi­ca que los hu­ma­nos va­mos a de­jar pa­ra el fu­tu­ro. En ape­nas tres si­glos, nues­tras emi­sio­nes han al­te­ra­do la pro­por­ción de los isó­to­pos pe­sa­dos de car­bono, lo que, por ejemplo, afec­ta a la exac­ti­tud de la da­ta­ción por car­bono 14.

NOS HE­MOS CON­VER­TI­DO EN EL PRIN­CI­PAL AGEN­TE NATURAL MO­DI­FI­CA­DOR DEL PAI­SA­JE.

A ello con­tri­bu­ye el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía, que es­tá cam­bian­do la fi­so­no­mía de nues­tro pla­ne­ta de una ma­ne­ra más su­til. Así, es­ta­mos al­te­ran­do la dis­tri­bu­ción de los mi­ne­ra­les en la cor­te­za te­rres­tre. Nues­tra an­sia por las tie­rras ra­ras, co­mo el dis­pro­sio, que se em­plea en los co­ches hí­bri­dos, y el neo­di­mio, pre­sen­te tan­to en las ga­fas pro­tec­to­ras de los sol­da­do­res co­mo en los ima­nes de al­ta po­ten­cia, ha traí­do has­ta la superficie mu­chos ele­men­tos que de­be­rían es­tar en­te­rra­dos a gran pro­fun­di­dad. Pe­ro ¿po­dría­mos en­con­trar in­di­cios de es­te ti­po en el re­gis­tro geo­ló­gi­co de la Tie­rra?

Un even­to sos­pe­cho­so, en opi­nión de Frank y Sch­midt, es el Má­xi­mo Tér­mi­co del Pa­leo­ceno-Eo­ceno (MT­PE), que su­ce­dió ha­ce 55 mi­llo­nes de años. En­ton­ces, la Tie­rra ex­pe­ri­men­tó el más brus­co au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra que se

ha­ya re­gis­tra­do ja­más. En so­lo 20.000 años, es­ta as­cen­dió seis gra­dos, to­do el hie­lo del pla­ne­ta se fun­dió y los bos­ques tem­pla­dos se ex­ten­die­ron has­ta los po­los. Mien­tras que mu­chas es­pe­cies ma­ri­nas se ex­tin­guie­ron, los ma­mí­fe­ros se di­ver­si­fi­ca­ron y co­lo­ni­za­ron to­do el mun­do.

La cau­sa del MT­PE con­ti­núa sien­do un mis­te­rio, pe­ro sa­be­mos que a lo lar­go de un mi­le­nio al­go li­be­ró cer­ca de 2 gi­ga­to­ne­la­das de car­bono al año. Pues bien, nues­tra ac­ti­vi­dad in­dus­trial mul­ti­pli­ca por cin­co esa ci­fra. Las pro­por­cio­nes de isó­to­pos de car­bono y oxí­geno se dis­pa­ra­ron exac­ta­men­te igual en­ton­ces y aho­ra. ¿Nos en­con­tra­mos an­te la prueba de la exis­ten­cia de una an­ti­quí­si­ma so- cie­dad in­dus­trial no hu­ma­na? Es bas­tan­te du­do­so, y ello se de­be, so­bre to­do, al tiem­po que hu­bo de trans­cu­rrir pa­ra que tu­vie­ran lu­gar los men­cio­na­dos cam­bios.

LO QUE HA­CE QUE LA éPO­CA PRE­SEN­TE SEA TAN NO­TA­BLE ES LA VE­LO­CI­DAD

a la que es­ta­mos des­car­gan­do car­bono fó­sil en la at­mós­fe­ra. Ha ha­bi­do mo­men­tos en los que los ni­ve­les de CO 2 han si­do ma­yo­res que los ac­tua­les, pe­ro no hay cons­tan­cia de que se ha­ya ver­ti­do an­tes tan­ta cantidad en tan po­co tiem­po. “Los pi­cos iso­tó­pi­cos que ve­mos en el re­gis­tro geo­ló­gi­co pue­den no ser lo su­fi­cien­te­men­te pun­tia­gu­dos pa­ra ajus­tar­se a la hi­pó­te­sis si­lu­ria­na, pe­ro igual­men­te nos en­con­tra­mos con un enig­ma —co­men­ta Frank. Y aña­de—: Si la ac­ti­vi­dad in­dus­trial de una es­pe­cie no se pro­lon­ga lo su­fi­cien­te, pue­de que no po­da­mos cap­tar­la. Los pi­cos del MT­PE nos mues­tran el tiem­po que ha em­plea­do la Tie­rra pa­ra res­pon­der a lo que sea que lo ha­ya cau­sa­do, pe­ro no re­pre­sen­tan la es­ca­la de tiem­po de la pro­pia cau­sa”. Di­cho de otro mo­do, si no bus­ca­mos ex­plí­ci­ta­men­te el ras­tro de otras ci­vi­li­za­cio­nes, es pro­ba­ble que no las en­con­tre­mos. Aho­ra bien, hay quien sí lo ha­ce, o al me­nos pre­ten­de ha­cer­lo. De he­cho, se tra­ta de uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la lla­ma­da pseu­do­ar­queo­lo­gía.

Al­gu­nas tra­di­cio­nes su­gie­ren, se­gún los pseu­do­ar­queó­lo­gos, que los alie­ní­ge­nas con­tac­ta­ron con nues­tros an­ces­tros

A di­fe­ren­cia de lo que plan­tea la hi­pó­te­sis si­lu­ria­na, los de­fen­so­res de es­ta pseu­do­cien­cia bus­can prue­bas de la exis­ten­cia de ci­vi­li­za­cio­nes in­dus­tria­les pre­té­ri­tas en tiem­pos his­tó­ri­cos. Eso sí, mien­tras que al­gu­nos creen que se­rían au­tóc­to­nas de la Tie­rra, otros es­tán con­ven­ci­dos de que sus in­te­gran­tes eran alie­ní­ge­nas.

CO­MO TO­DAS LAS HIS­TO­RIAS RE­LA­CIO­NA­DAS CON EL FE­NÓ­MENO OVNI, LAS PRI­ME­RAS RE­FE­REN­CIAS

a los an­ti­guos as­tro­nau­tas, co­mo han ve­ni­do de­no­mi­nán­do­se es­tos hi­po­té­ti­cos vi­si­tan­tes, las en­con­tra­mos en la cien­cia ficción de fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX. Hu­bo que es­pe­rar has­ta 1968 pa­ra que aque­llas ideas cris­ta­li­za­ran en un li­bro que se con­ver­ti­ría en el best se­ller

Re­cuer­dos del fu­tu­ro, es­cri­to por el ho­te­le­ro sui­zo Erich von Dä­ni­ken. Tres años an­tes, los as­tro­fí­si­cos Ió­sif Sh­klovs­ki y Carl Sa­gan ya ha­bían es­pe­cu­la­do en su obra Vi­da

in­te­li­gen­te en el uni­ver­so (1966) con la po­si­bi­li­dad de que nues­tros an­te­pa­sa­dos hu­bie­ran con­tac­ta­do con ex­tra­te­rres­tres, pe­ro con­cluían que no ha­bía prue­bas de ello.

Aho­ra bien, ¿có­mo po­dría­mos sa­ber con cer­te­za que tal en­cuen­tro se hu­bie­ra pro­du­ci­do? Cuan­do tra­ta­ron de res­pon­der a es­ta pre­gun­ta, Sa­gan y Sh­klovs­ki pro­por­cio­na­ron a los pseu­do­ar­queó­lo­gos un ar­gu­men­to que han usa­do has­ta la ex­te­nua­ción: de ha­ber­se da­do el con­tac­to, ha­bría que­da­do cons­tan­cia en las le­yen­das de esos pue­blos. Ocu­rrió, por ejemplo, cuan­do los ex­pe­di­cio­na­rios fran­ce­ses dirigidos por Jean-Fra­nçois Ga­laup, con­de de La Pé­rou­se, se to­pa­ron en 1786 con los tlin­gits, una tri­bu del no­roes­te de Ca­na­dá. El su­ce­so que­dó pre­ser­va­do en su tra­di­ción oral y más de un si­glo des­pués fue re­co­gi­do por el et­nó­gra­fo Geor­ge T. Em­mons. En ese tiem­po, los tlin­gits ha­bían aco­mo­da­do el re­la­to a su cul­tu­ra, pe­ro se­guía sien­do una na­rra­ción bas­tan­te pre­ci­sa de lo acae­ci­do. Pa­ra Sa­gan, aque­llo pro­ba­ba que, en cier­tas cir­cuns­tan­cias, po­dría con­ser­var­se “un re­gis­tro histórico de un bre­ve con­tac­to con una ci­vi­li­za­ción ex­tra­te­rres­tre”, siem­pre que se hi­cie­ra al po­co tiem­po de pro­du­cir­se y que fue­se un su­ce­so sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la so­cie­dad con­tac­ta­da.

Al fi­nal, aque­lla es­pe­cu­la­ción fue to­ma­da por una ver­dad in­cues­tio­na­ble. Pa­ra Von Dä­ni­ken, la vi­si­ta de los E.T. ha­bría de­ja­do hue­llas pal­pa­bles en las cul­tu­ras an­ti­guas. Así, si in­ter­pre­ta­mos en cla­ve ac­tual sus tex­tos y le­yen­das, nos en­con­tra­mos con mu­chas po­si­bles re­fe­ren­cias a ta­les su­ce­sos. Por ejemplo, los vi­ma­nas, los ca­rros vo­la­do­res de los dio­ses de la tra­di­ción hin­dú, se­rían na­ves es­pa­cia­les; al­gu­nas pin­tu­ras ru­pes­tres, co­mo las de Tas­si­li, en Ar­ge­lia, mos­tra­rían as­tro­nau­tas con es­ca­fan­dras; la lo­sa se­pul­cral ma­ya de Pa­len­que, en Mé­xi­co, re­pre­sen­ta­ría a un in­di­vi­duo ma­ne­jan­do un vehícu­lo con los mo­to­res en ig­ni­ción... Del mis­mo mo­do, las rui­nas pre­co­lom­bi­nas de Pu­ma Pun­ku, en Bo­li­via, la for­ta­le­za in­ca de Sac­say­hua­mán, en Pe­rú, o las pi­rá­mi­des de Egip­to se­rían la prueba de la pre­sen­cia de alie­ní­ge­nas en nues­tro pa­sa­do. ¿Por qué? Se­gún los pseu­do­ar­queó­lo­gos, por­que su cons­truc­ción es­ta­ría más allá de las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas de esas cul­tu­ras.

Pa­ra quie­nes apo­yan es­ta pos­tu­ra, exis­ten, ade­más, cier­tas re­pre­sen­ta­cio­nes que se pa­re­cen a al­gu­nos ob­je­tos mo­der­nos. En­tre ellas se en­cuen­tra el lla­ma­do pá­ja­ro de Saq­qa­ra, en Egip­to, cu­yas for­mas re­cuer­dan las de un avión. Al­go si­mi­lar pa­sa con cier­tos re­lie­ves en­con­tra­dos en Den­de­ra, tam­bién en ese país, que pa­re­cen ase­me­jar­se a las bom­bi­llas de in­can­des­cen­cia. Gra­cias a es­tos dis­po­si­ti­vos, los an­ti­guos egip­cios po­drían ha­ber ilu­mi­na­do los co­rre­do­res de sus tem­plos sin an­tor­chas, pues no se han en­con­tra­do res­tos de ho­llín en los te­chos, plan­tean al­gu­nos au­to­res.

ES­TOS PSEU­DO­AR­QUEÓ­LO­GOS, NO OBS­TAN­TE, TIEN­DEN A VER ESAS APA­REN­TES SI­MI­LI­TU­DES

con las tec­no­lo­gías exis­ten­tes en el mo­men­to en que es­cri­bie­ron sus obras. De ahí que ob­ser­ven bom­bi­llas de in­can­des­cen­cia y no lámparas led, por ejemplo. Po­dría co­men­tar­se lo mis­mo de las lí­neas de Nazca, to­ma­das por pis­tas de ate­rri­za­je pa­ra na­ves es­pa­cia­les alie­ní­ge­nas. Al pa­re­cer, es­tas, ca­pa­ces de via­jar años luz por el es­pa­cio, ne­ce­si­ta­ban un ae­ro­puer­to, co­mo si fue­ran un Jum­bo.

A prin­ci­pios del si­glo XXI, los ex­tra­te­rres­tres em­pe­za­ron a des­apa­re­cer de la his­to­ria pa­ra ser sus­ti­tui­dos por an­ti­quí­si­mas ci­vi­li­za­cio­nes avan­za­das, per­di­das en­tre los plie­gues de nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, los que creen en su exis­ten­cia si­guen usan­do los mis­mos ar­gu­men­tos, mo­nu­men­tos y tra­di­cio­nes que en su mo­men­to em­plea­ron los de­fen­so­res de los vi­si­tan­tes alie­ní­ge­nas.

Hoy, el pseu­do­ar­queó­lo­go que tie­ne más pre­di­ca­men­to es el pe­rio­dis­ta es­co­cés Graham Han­cock, que mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo co­rres­pon­sal en el es­te de Áfri­ca pro­pu­so que el Arca de la Alian­za po­día es­tar es­con­di­da en al­gún lu­gar de Etio­pía. En 1995, es­cri­bió su gran éxi­to, Las hue­llas de los dio­ses, que en 2015 con­ti­nuó con Los ma­gos de los dio

ses. Han­cock pro­po­ne que las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes del pa­sa­do emer­gie­ron con tan­ta fuer­za por­que be­bie­ron de una o va­rias cul­tu­ras muy desa­rro­lla­das que se ex­tin­guie­ron tras el im­pac­to de un co­me­ta con la Tie­rra ha­ce do­ce mil años. En 2007, dis­tin­tos gru­pos de cien­tí­fi­cos plan­tea­ron que, de ha­ber ocu­rri­do, tal cho­que po­dría ex­pli­car la ex­tin­ción de la me­ga­fau­na de Amé­ri­ca del Nor­te, que se co­rres­pon­de con ese mo­men­to. La au­sen­cia de un crá­ter y de los res­tos que de­ja un even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas die­ron al tras­te con esa hi­pó­te­sis ha­ce años.

AUN ASÍ, HAN­COCK NO ES­TÁ DIS­PUES­TO A DE­JAR­LA MO­RIR Y SE APO­YA EN LA EXIS­TEN­CIA DE GÖ­BE­KLI TE­PE,

una es­pe­cie de san­tua­rio prehis­tó­ri­co des­cu­bier­to en Tur­quía en 1994. Es­te fue eri­gi­do ha­ce 11.500 años, cuan­do los hu­ma­nos aún nos agru­pá­ba­mos en co­mu­ni­da­des nó­ma­das de ca­za­do­res y re­co­lec­to­res. Es­te com­ple­jo me­ga­lí­ti­co cuen­ta con nu­me­ro­sos pi­la­res de pie­dra de has­ta diez to­ne­la­das, que tu­vie­ron que ser cor­ta­dos con pre­ci­sión y trans­por­ta­dos des­de can­te­ras. Pa­ra Han­cock, tal co­sa se­ría im­po­si­ble sin la exis­ten­cia de al­gún ti­po de co­no­ci­mien­to pre­vio.

Esa pa­re­ce ser la pre­mi­sa más im­por­tan­te que ma­ne­jan los ar­queó­lo­gos al­ter­na­ti­vos: los se­res hu­ma­nos de la an­ti­güe­dad, ade­más de pri­mi­ti­vos de­bían ser ton­tos. Los pseu­do­ar­queó­lo­gos ba­san to­da su pos­tu­ra en dos ar­gu­men­tos fa­la­ces: el de la ig­no­ran­cia –co­mo los cien­tí­fi­cos no pue­den ex­pli­car X, en­ton­ces Y es una teo­ría le­gí­ti­ma– y el de la in­cre­du­li­dad per­so­nal –co­mo no pue­do ex­pli­car X, en­ton­ces mi teo­ría Y es vá­li­da–. Es aquí don­de to­da es­ta his­to­ria en­gar­za con el ar­tícu­lo de Frank y Sch­midt: si ha exis­ti­do una ci­vi­li­za­ción avan­za­da en el pa­sa­do, es im­po­si­ble que ha­ya una ab­so­lu­ta au­sen­cia de res­tos o mar­ca­do­res inequí­vo­cos de su ac­ti­vi­dad. Y es que, co­mo di­cen es­tos as­tro­fí­si­cos, “no se pue­de im­pul­sar una ci­vi­li­za­ción glo­bal sin que ello ten­ga un efec­to en el pla­ne­ta”.

98

Hay quien cree que al­gu­nas es­ta­tui­llas do­gu de la cul­tu­ra jo­mon, que pros­pe­ró en Ja­pón ha­ce mi­les de años, mues­tran a ex­tra­te­rres­tres que vi­si­ta­ron la zo­na.

El pa­leon­tó­lo­go Da­le Rus­sell con­je­tu­ró el po­si­ble as­pec­to de los di­no­sau­roi­des, unos hi­po­té­ti­cos des­cen­dien­tes an­tro­po­mór­fi­cos de cier­tos di­no­sau­rios te­ró­po­dos si no se hu­bie­ran ex­tin­gui­do.

El atuen­do de los cha­ma­nes re­pre­sen­ta­dos en el ca­ñón de Se­go, en Utah –al­gu­nos de es­tos pic­to­gra­mas tie­nen cua­tro mil años–, ha lle­va­do a cier­tos pseu­do­ar­queó­lo­gos a afir­mar que se tra­ta de alie­ní­ge­nas.

El hie­lo apor­ta da­tos so­bre las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes. En el de Groen­lan­dia se con­ser­va el ras­tro de las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras de grie­gos y ro­ma­nos.

Ha­ce 11.500 años, cuan­do nues­tros an­te­pa­sa­dos aún for­ma­ban gru­pos nó­ma­das de ca­za­do­res y re­co­lec­to­res, una co­mu­ni­dad des­co­no­ci­da al­zó el gi­gan­tes­co com­ple­jo me­ga­lí­ti­co de Gö­be­kli Te­pe, en la ac­tual Tur­quía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.