La san­grien­ta gue­rra de los trein­ta años

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de JO­SÉ ÁNGEL MARTOS

En 2018 se han cum­pli­do cua­tro si­glos del ini­cio de un con­flic­to bé­li­co que en­fren­tó a las prin­ci­pa­les po­ten­cias eu­ro­peas, aca­bó con la vi­da de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas y mar­có el fu­tu­ro del con­ti­nen­te. Lo que em­pe­zó co­mo un con­flic­to re­li­gio­so en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes ter­mi­nó trans­for­mán­do­se en una lu­cha po­lí­ti­ca y de po­de­res que arre­ba­tó a Es­pa­ña su he­ge­mo­nía mun­dial.

Una tra­ge­dia eu­ro­pea. Así ca­li­fi­can mu­chos his­to­ria­do­res a es­te con­flic­to que se desa­rro­lló en­tre 1618 y 1648, en­fren­tó a un gran nú­me­ro de paí­ses –su epi­cen­tro fue el Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, pe­ro im­pli­có a un gran nú­me­ro de reinos eu­ro­peos, in­clui­da Es­pa­ña–, se co­bró mi­llo­nes de vi­das y de­jó co­mo re­sul­ta­do un nue­vo sta­tu quo tan­to po­lí­ti­co co­mo re­li­gio­so, plas­ma­do en la Paz de West­fa­lia. Pe­ro ¿cuál fue la chis­pa que pren­dió es­te con­flic­to? La De­fe­nes­tra­ción de Pra­ga ha­ce re­fe­ren­cia al lan­za­mien­to por una ven­ta­na del cas­ti­llo de es­ta ciu­dad de dos go­ber­na­do­res del em­pe­ra­dor Habs­bur­go y su se­cre­ta­rio el 23 de ma­yo de 1618. Los au­to­res de es­te ac­to vio­len­to fue­ron los pro­tes­tan­tes del reino de Bohe­mia, que reac­cio­na­ban así an­te las me­di­das re­pre­si­vas pa­ra la li­ber­tad re­li­gio­sa que es­ta­ban su­frien­do por par­te de su re­cién pro­cla­ma­do mo­nar­ca, el ar­chi­du­que Fernando de Es­ti­ria, de­ci­di­do a prohi­bir la prác­ti­ca de re­li­gio­nes no ca­tó­li­cas en su te­rri­to­rio. Cu­rio­sa­men­te, y pe­se a caer des­de una al­tu­ra de cin­co me­tros, no hu­bo muer­tes que la­men­tar, ya que las tres víc­ti­mas del ata­que ate­rri­za­ron so­bre un mon­tón de es­tiér­col. ES­TE EPI­SO­DIO, QUE PO­DRÍA PA­RE­CER DE IM­POR­TAN­CIA RE­LA­TI­VA Y AFEC­TA­BA CO­MO MU­CHO A UNO SO­LO DE LOS REINOS

que com­po­nían los vas­tos do­mi­nios de los Habs­bur­go en Ale­ma­nia, Aus­tria y Cen­troeu­ro­pa, enar­de­ció aún más la his­tó­ri­ca ri­va­li­dad en­tre pro­tes­tan­tes y ca­tó­li­cos, que no tar­dó en ex­ten­der­se por to­do el con­ti­nen­te –en par­ti­cu­lar, por los te­rri­to­rios don­de la re­for­ma lu­te­ra­na y cal­vi­nis­ta se ha­bía arrai­ga­do más– y obli­gó a po­si­cio­nar­se a las po­ten­cias del mo­men­to. En es­te sen­ti­do, re­cuer­da al aten­ta­do de Sa­ra­je­vo de 1914 que pu­so en mar­cha el san­grien­to efec­to do­mi­nó de la I Gue­rra Mun­dial.

En­tre la po­bla­ción de los te­rri­to­rios ger­má­ni­cos se ha­bía vi­vi­do una im­por­tan­te re­duc­ción del se­gui­mien­to de la fe ca­tó­li­ca; no ocu­rría así, sin em­bar­go, en la ca­be­za del im­pe­rio, ya que la fa­mi­lia real era muy pa­pis­ta y au­men­tó aún más su po­lí­ti­ca con­fe­sio­nal des­pués de que el de­vo­to Fernando de Es­ti­ria se con­vir­tie­ra en Fernando II, su­ce­sor de su pri­mo her­mano Matías de Habs­bur­go al fren­te del Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co gra­cias al apo­yo de la Li­ga Ca­tó­li­ca, coa­li­ción de es­ta­dos ale­ma­nes ca­tó­li­cos crea­da en 1606 en res­pues­ta a la for­ma­ción de la Unión Pro­tes­tan­te un año an­tes.

La Con­tra­rre­for­ma en la cor­te de los Habs­bur­go vino a com­pli­car la si­tua­ción po­lí­ti­ca de Ale­ma­nia. El Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co era el prin­ci­pal tí­tu­lo de es­ta fa­mi­lia y se con­si­de­ra­ba a quien lo de­ten­ta­ba por en­ci­ma del res­to de mo­nar­cas eu­ro­peos. Pe­ro su go­ber­na­ción en la prác­ti­ca es­ta­ba muy des­cen­tra­li­za­da a tra­vés de mul­ti­tud de pe­que­ños es­ta­dos so­be­ra­nos; en­tre ellos, Ma­gun­cia, Tré­ve­ris, Co­lo­nia, Bohe­mia, Pa­la­ti­na­do, Sa­jo­nia y Bran­de­bur­go, cu­yos lí­de­res, los sie­te prín­ci­pes elec­to­res, de­sig­na­ban al em­pe­ra­dor. Bue­na par­te de ellos eran lu­te­ra­nos e in­clu­so al­gu­nos se ha­bían con­ver­ti­do al cal­vi­nis­mo, doc­tri­na con la que la hos­ti­li­dad era mu­cho ma­yor. Ese fue el ca­so del prín­ci­pe del Pa­la­ti­na­do, Fe­de­ri­co V, que pa­só a pro­fe­sar el rí­gi­do cre­do de Cal­vino y se con­vir­tió en un per­so­na­je cla­ve en el ini­cio del con­flic­to al bus­car, en un mo­vi­mien­to de alian­zas po­lí­ti­cas, el apo­yo de re­yes pro­tes­tan­tes, co­mo Jacobo I de In­gla­te­rra, que era su sue­gro, y En­ri­que IV de Fran­cia, un cal­vi­nis­ta que reinó has­ta la fe­cha de su muer­te, en 1610.

Ade­más de ser el epi­cen­tro de la di­vi­sión re­li­gio­sa, el Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co se go­ber­na­ba de una for­ma muy fe­de­ral, con un em­pe­ra­dor ca­da vez más no­mi­nal. En aquel mo­men­to de con­flic­to eso lle­vó a los prín­ci­pes

elec­to­res a pen­sar en su pro­pia de­fen­sa y, por eso, los ejér­ci­tos a suel­do pro­li­fe­ra­ron y las for­ti­fi­ca­cio­nes se adue­ña­ron del pai­sa­je ale­mán. Exis­tía po­ca vo­lun­tad de co­la­bo­ra­ción, y ca­da prín­ci­pe se apro­xi­mó más a un ban­do re­li­gio­so se­gún sus creen­cias e in­tere­ses.

Aun­que no se sue­le aso­ciar a Es­pa­ña con la gue­rra de los Trein­ta Años, la prin­ci­pal po­ten­cia de la épo­ca ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal en que se des­en­ca­de­na­ra. Tras la De­fe­nes­tra­ción, el rey es­pa­ñol Fe­li­pe III de­ci­dió en­viar tro­pas en au­xi­lio de los Habs­bur­go –de Fernando II–, a los que les unían la­zos fa­mi­lia­res, y eso in­ter­na­cio­na­li­zó el con­flic­to. Si­guien­do el con­se­jo de Bal­ta­sar de Zú­ñi­ga, que era un con­ven­ci­do in­ter­ven­cio­nis­ta, Fe­li­pe III man­dó en ma­yo de 1619 a sie­te mil ve­te­ra­nos de la gue­rra de Flan­des y lan­zó en la pri­ma­ve­ra de 1620 un ata­que con­tra el Pa­la­ti­na­do –te­rri­to­rio go­ber­na­do por Fe­de­ri­co V, que ade­más ha­bía si­do co­ro­na­do en no­viem­bre rey de Bohe­mia, en sus­ti­tu­ción del ca­tó­li­co Fernando II, des­po­ja­do del trono por los re­bel­des pro­tes­tan­tes–.

Di­cho ata­que es­tu­vo di­ri­gi­do por el pres­ti­gio­so co­man­dan­te Am­bro­sio Spí­no­la, aris­tó­cra­ta ge­no­vés al ser­vi­cio de la mo­nar­quía es- pa­ño­la y de gran­des do­tes bé­li­cas y di­plo­má­ti­cas. La in­ten­ción era dis­traer re­cur­sos bé­li­cos de los pro­tes­tan­tes de Bohe­mia y Aus­tria, don­de es­ta­ban triun­fan­do y ha­bían lle­ga­do a cer­car Vie­na.

Es­tos mo­vi­mien­tos es­pa­ño­les azu­za­ron a otras po­ten­cias pro­tes­tan­tes o cer­ca­nas a ellas, en un mo­men­to en que se reavi­va­ban vie­jas ren­ci­llas. El ini­cio de es­ta con­tien­da coin­ci­dió con la pro­xi­mi­dad del fi­nal de la Tre­gua de los Do­ce Años (1609-1621) en­tre Es­pa­ña y las zo­nas re­bel­des del nor­te de los Paí­ses Ba­jos lla­ma­das Pro­vin­cias Uni­das –futura Ho­lan­da– en las que ya go­ber­na­ban los re­bel­des pro­tes­tan­tes sin que los his­pa­nos pu­die­ran im­pe­dir­lo pe­se a sus no­ta­bles es­fuer­zos bé­li­cos. LOS HO­LAN­DE­SES SE HA­BÍAN SAL­TA­DO LA TRE­GUA EN UL­TRA­MAR Y, DE­CI­DI­DOS A CON­VER­TIR­SE EN UNA PO­TEN­CIA CO­MER­CIAL,

ata­ca­ron mul­ti­tud de co­lo­nias es­pa­ño­las en bus­ca del con­trol del lu­cra­ti­vo co­mer­cio de las es­pe­cias. Ha­cia 1621, cuan­do iba a ex­pi­rar la tre­gua, la opi­nión pre­do­mi­nan­te en Es­pa­ña, de­fen­di­da por el in­flu­yen­te Zú­ñi­ga, era que Ho­lan­da es­ta­ba cre­cien­do co­mo po­ten­cia hos­til y era pre­ci­so fre­nar­la. Co­mo los neer­lan­de­ses es­ta­ban muy im­pli­ca­dos a fa­vor de los pro­tes­tan­tes en Cen­troeu­ro­pa, a Es­pa­ña no le fal­ta­ron opor­tu­ni­da­des pa­ra apo­yar a los enemi­gos de es­tos, los ca­tó­li­cos Habs­bur­go. Y es­te so­por­te re­sul­tó de­ci­si­vo pa­ra que, en no­viem­bre de 1620, las tro­pas del em­pe­ra­dor Fernando II de­rro­ta­ran a los re­bel­des bohe­mios –a quie­nes ha­bían apo­ya­do los ale­ma­nes cal­vi­nis­tas– en la de­ci­si­va ba­ta­lla de la Mon­ta­ña Blan­ca, acae­ci­da cer­ca de Pra­ga. Las con­se­cuen­cias no fue­ron so­lo el con­trol de Bohe­mia, sino tam­bién la in­va­sión ca­tó­li­ca del Pa­la­ti­na­do. Fe­de­ri­co V tu­vo que mar­char­se al exi­lio y per­dió su con­di­ción de prín­ci­pe elec­tor.

Des­de el mis­mo mo­men­to de su des­tie­rro, Fe­de­ri­co bus­có or­ga­ni­zar una alian­za de las po­ten­cias pro­tes­tan­tes: la pro­pia Ho­lan­da, Sue­cia e In­gla­te­rra. Sin em­bar­go, el so­be­rano in­glés, Jacobo I, que po­seía el más po­de­ro­so de los reinos an­ti­pa­pis­tas, no desea­ba un en­fren­ta­mien­to di­rec­to con Es­pa­ña, por lo que in­ten­tó du­ran­te años un arre­glo di­plo­má­ti­co. Nin­guno de es­tos reinos se aca­ba­ba de de­ci­dir, tam­po­co Fran­cia -que pe­se a con­tar con un ca­tó­li­co en el trono (Luis XIII), te­nía la obli­ga­ción geo­po­lí­ti­ca de evi­tar la ex­pan­sión es­pa­ño­la-, así que el apo­yo a los pro­tes­tan­tes del Pa­la­ti­na­do lle­gó de un reino me­nos im­por­tan­te: Di­na­mar­ca. Su mo­nar­ca, el lu­te­rano Cris­tián IV, te­nía am­bi­cio­nes te­rri­to­ria­les en Ale­ma­nia y no desea­ba que la in­fluen­cia de su ri­val tra­di­cio­nal, Sue­cia, se ex­ten­die­ra más de la cuen­ta. Así que en la pri­ma­ve­ra de 1625 in­va­dió Ale­ma­nia.

LA IN­TER­VEN­CIÓN DA­NE­SA FUE UN FRA­CA­SO: SU­FRIÓ UN GRAN RE­VÉS EN LA BA­TA­LLA DE LUTTER (1626) AN­TE UNO DE LOS GRAN­DES GE­NE­RA­LES DE LA ÉPO­CA,

el con­de de Tilly –bel­ga de nacimiento y maestre de cam­po es­pa­ñol co­no­ci­do co­mo el Mon­je con Ar­ma­du­ra, por ser un ca­tó­li­co de­vo­to y de há­bi­tos aus­te­ros–, que co­man­da­ba las fuer­zas de la Li­ga Ca­tó­li­ca. Cris­tián IV pro­lon­gó sus cam­pa­ñas du­ran­te tres años más, has­ta re­co­no­cer su de­rro­ta fren­te al Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co con la Paz de Lü­beck (1629), que mar­có el de­cli­ve de Di­na­mar­ca co­mo po­ten­cia eu­ro­pea.

Pe­ro la im­pli­ca­ción de los paí­ses nór­di­cos no ha­bía he­cho más que em­pe­zar. El si­guien­te mo­nar­ca en to­mar el tes­ti­go del in­ter­ven­cio­nis­mo en Ale­ma­nia fue el sue­co Gus­ta­vo Adolfo, tam­bién lu­te­rano y co­no­ci­do co­mo el León del Nor­te. Sus in­tere­ses eran mu­cho más am­plios, ya que desea­ba con­tro­lar ple­na­men­te el co­mer­cio en el Bál­ti­co y los su­cu­len­tos pea­jes que se im­po­nían a los bar­cos –la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de su reino–. Guia­do por es­ta am­bi­ción, lle­va­ba cin­co años ba­ta­llan­do en Po­lo­nia, don­de le ha­bían ata­ca­do los ejér­ci­tos im­pe­ria­les del ge­ne­ral Wa­llens­tein, no­ble bohe­mio al ser­vi­cio del em­pe­ra­dor que era otra de las fi­gu­ras mi­li­ta­res de la épo­ca.

Ayu­dar a los es­ta­dos pro­tes­tan­tes ale­ma­nes era una for­ma de de­bi­li­tar al em­pe­ra­dor Habs­bur­go, así que los ejér­ci­tos sue­cos de Gus­ta­vo Adolfo en­tra­ron en las cos­tas de Po­me­ra­nia (Pru­sia) en 1630 y pro­fun­di­za­ron has­ta Sa­jo­nia, don­de con­si­guie­ron el im­por­tan­te apo­yo del prín­ci­pe elec­tor, Juan Jor­ge I. Es­to re­sul­tó de­ci­si­vo a la ho­ra de en­fren­tar­se a las te­mi­bles hues­tes del con­de de Tilly, a quie­nes sue­cos y sa­jo­nes in­fli­gie­ron una du­ra de­rro­ta en la ba­ta­lla de Brei­ten­feld (1631) am­pa­ra­dos en su su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca y ar­ti­lle­ra. Era la pri­me­ra vic­to­ria pro­tes­tan­te des­de que ha­bía em­pe­za­do la gue­rra, ha­cía ya tre­ce lar­gos años, y mar­có un cam­bio de ten­den­cia. El ejér­ci­to de Gus­ta­vo Adolfo, en­ca­be­za­do por él mis­mo, avan­zó sin opo­si­ción ha­cia el sur de Ale­ma­nia, lo que obli­gó a los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes a que se po­si­cio­na­ran a su fa­vor –mu­chos no desea­ban un en­fren­ta­mien­to di­rec­to con el em­pe­ra­dor–.

En la ba­ta­lla de Rain (1632), ya en Ba­vie­ra, prin­ci­pal es­ta­do ca­tó­li­co ale­mán, sus fuer­zas vol­vie­ron a ex­hi­bir su su­pe­rio­ri­dad fren­te a las de Tilly, quien re­sul­tó he­ri­do de muer­te. Fue en­ton­ces cuan­do el em­pe­ra­dor de­ci­dió

con­cen­trar el po­der de sus ejér­ci­tos ca­tó­li­cos en el bohe­mio Wa­llens­tein, tan exitoso co­mo per­so­na­lis­ta y bru­tal.

En la ba­ta­lla de Lüt­zen, ese mis­mo año, sue­cos e im­pe­ria­les se em­plea­ron a fon­do, tan­to que Gus­ta­vo Adolfo ca­yó en com­ba­te. Su muer­te de­jó la Co­ro­na sue­ca en ma­nos de una ni­ña de seis años, la rei­na Cris­ti­na –la mis­ma que años des­pués, en 1654, re­ga­ló a Fe­li­pe IV de Es­pa­ña el fa­mo­so díp­ti­co de Du­re­ro Adán y Eva, hoy ex­hi­bi­do en el Mu­seo del Prado–. Su prin­ci­pal con­se­je­ro, el in­flu­yen­te Axel Oxens­tier­na, de­ci­dió man­te­ner a los ejér­ci­tos sue­cos en Ale­ma­nia: creó un cam­pa­men­to per­ma­nen­te pa­ra 17.000 hom­bres en Ma­gun­cia. Pe­ro es­ta mo­vi­li­za­ción le re­sul­ta­ba muy ca­ra a su país, de for­ma que in­ten­tó que la pa­ga­ran los prín­ci­pes ale­ma­nes, lo que cau­só ro­ces en­tre los pro­tes­tan­tes.

EL BAN­DO CA­TÓ­LI­CO TAM­BIÉN EX­PE­RI­MEN­TA­BA SUS PRO­PIOS PRO­BLE­MAS.

El em­pe­ra­dor Fernando II re­pu­dió a Wa­llens­tein des­pués de sa­ber que ha­bía exi­gi­do a sus co­ro­ne­les un juramento de leal­tad má­xi­ma a su per­so­na, por en­ci­ma de cual­quier otra. Ade­más, es­te se­ñor de la gue­rra man­te­nía ne­go­cia­cio­nes en se­cre­to con los sue­cos y sus alia­dos pro­tes­tan­tes.

Así que Wa­llens­tein fue ase­si­na­do a prin­ci­pios de 1634 en cir­cuns­tan­cias que nun­ca se han acla­ra­do del to­do: se cree que mu­rió, por or­den im­pe­rial, a ma­nos de un ca­pi­tán ir­lan­dés, alia­do del em­pe­ra­dor, que atra­ve­só su pe­cho con una ala­bar­da tras sor­pren­der­lo en la ha­bi­ta­ción don­de se alo­ja­ba en Cheb, ciu­dad de Bohe­mia. In­clu­so exis­te una le­yen­da acer­ca de que el fan­tas­ma de Wa­llens­tein sue­le apa­re­cer­se en es­ta ciu­dad che­ca ex­hi­bien­do una ca­mi­sa blan­ca en la que se apre­cia una gran man­cha de san­gre en el pe­cho y subido so­bre el Más Que­ri­do, su ca­ba­llo fa­vo­ri­to. Cu­rio­sa­men­te, es­te ani­mal se con­ser­va aún en el Mu­seo Re­gio­nal de es­ta ciu­dad, ya que Wa­llens­tein man­dó di­se­car­lo tras su muer­te en la ba­ta­lla de Lüt­zen.

En 1634 se li­bró tam­bién una gran ba­ta­lla en Nörd­lin­gen (Ba­vie­ra). En ella, los sue­cos re­sul­ta­ron de­rro­ta­dos por sor­pre­sa por las tro­pas im­pe­ria­les, muy re­for­za­das por la ines­pe­ra­da lle­ga­da de un ejér­ci­to es­pa­ñol co­man­da­do por el car­de­nal-in­fan­te Fernando de Aus­tria, her­mano del rey Fe­li­pe IV. Es­te su­ce­so alla­nó el ca­mino a una paz desea­da por to­dos, que se fir­mó en Pra­ga en ma­yo de 1635.

PE­RO, PA­RA ASOM­BRO GE­NE­RAL, ESE MIS­MO MES FRAN­CIA DE­CLA­RÓ LA GUE­RRA A ES­PA­ÑA. EL CA­RIZ RE­LI­GIO­SO DEL EN­FREN­TA­MIEN­TO SE RE­DU­JO MU­CHO

y la con­tien­da se re­con­vir­tió en una es­pe­cie de pe­lea de ga­llos por la su­pre­ma­cía en Eu­ro­pa. Sus res­pec­ti­vos re­yes, Luis XIII y Fe­li­pe IV –am­bos ca­tó­li­cos–, es­ta­ban ase­so­ra­dos por dos po­lí­ti­cos con gran­des am­bi­cio­nes pa­ra sus paí­ses: el car­de­nal Ri­che­lieu y el con­de-du­que de Oli­va­res, res­pec­ti­va­men­te. Es­ta nue­va gue­rra den­tro de la gue­rra fa­vo­re­ció en un prin­ci­pio a Es­pa­ña. El pro­pio Ri­che­lieu se sor­pren­dió de los fra­ca­sos de su ejér­ci­to pe­se a la cuan­tio­sa in­ver­sión lle­va­da a ca­bo. Sin em­bar­go, la si­tua­ción dio un vuel­co a par­tir de 1640 de­bi­do a que es­ta­lla­ron en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca dos re­be­lio­nes al mis­mo tiem­po: la de Ca­ta­lu­ña y la de Por­tu­gal, que en­ton­ces for­ma­ba par­te de la Co­ro­na es­pa­ño­la. En am­bos ca­sos, por su­pues­to, Fran­cia apo­yó los al­za­mien­tos, y el con­de-du­que de Oli­va­res se vio in­ca­paz de man­te­ner la fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad es­pa­ño­la en Eu­ro­pa cuan­do su pro­pio pa­tio tra­se­ro se le ha­bía al­bo­ro­ta­do: los ter­cios su­frie­ron una im­por­tan­te de­rro­ta fren­te al ejér­ci­to ga­lo del du­que de Eng­hien en Ro­croi, cer­ca de la fron­te­ra bel­ga, en ma­yo de 1643. Es­te epi­so­dio mar­có el ini­cio del de­cli­ve his­pano co­mo má­xi­ma po­ten­cia eu­ro­pea. Por su­pues­to, fue re­em­pla­za­da por Fran­cia. Es­ta tam­bién se mos­tró muy be­li­ge­ran­te con la ca­tó­li­ca Ba­vie­ra, a quien se en­fren­tó por los te­rri­to­rios fron­te­ri­zos de Al­sa­cia y Lo­re­na.

Los sue­cos, que tras la Paz de Pra­ga se ha­bían re­ple­ga­do a Po­me­ra­nia, vol­vie­ron a una ac­ti­tud más be­li­co­sa a par­tir de ese año. En un de­ci­di­do avan­ce, lle­ga­ron has­ta Bohe­mia y en 1645 so­me­tie­ron Pra­ga en la ba­ta­lla de Jan­kov. El ejér­ci­to del em­pe­ra­dor Fernando III –ha­bía subido al trono en 1637, tras la muer­te de su pa­dre, Fernando II– que­dó ani­qui­la­do y el co­man­dan­te sue­co, Len­nart Tors­ten­son, al ver que no te­nía ene- mi­gos que se le equi­pa­ra­ran, de­ci­dió con­ti­nuar ha­cia Vie­na. La fa­mi­lia im­pe­rial Habs­bur­go tu­vo que huir a Graz (Aus­tria).

El ago­ta­mien­to de to­dos los con­ten­dien­tes ha­cía inexo­ra­ble ne­go­ciar la paz. El em­pe­ra­dor es­ta­ba dis­pues­to a rea­li­zar múl­ti­ples con­ce­sio­nes; y los ga­na­do­res no se sen­tían mu­cho más fuer­tes, ya que en Fran­cia se ha­bían pro­du­ci­do re­vuel­tas po­pu­la­res con­tra la re­cau­da­ción de im­pues­tos pa­ra la gue­rra, y a Sue­cia se le ha­cía cues­ta arri­ba per­ma­ne­cer tan le­jos de sus tie­rras. Así lle­gó en 1648 la Paz de West­fa­lia. En reali­dad se fir­ma­ron en di­cha re­gión ale­ma­na dos tra­ta­dos y una paz, y los es­ce­na­rios fue­ron las ciu­da­des de Müns­ter y Os­na­brück. En la pri­me­ra, de con­fe­sión ca­tó­li­ca, ne­go­cia­ron fran­ce­ses y ho­lan­de­ses, de un la­do, con el Sacro Im­pe­rio y Es­pa­ña, de otro. Los sue­cos, en cam­bio, pre­fi­rie­ron Os­na­brück, con­tro­la­da por los pro­tes­tan­tes. Lo pri­me­ro que se acor­dó fue la paz en­tre Ho­lan­da y Es­pa­ña, por la que es­ta re­co­no­cía ofi­cial­men­te el nue­vo es­ta­do, es­cin­di­do de los Paí­ses Ba­jos es­pa­ño­les. Con­cluía así una gue­rra que, des­de ini­cios del XVII, Es­pa­ña no ha­bía lo­gra­do in­cli­nar a su fa­vor.

Por el tra­ta­do de Müns­ter Fran­cia ob­tu­vo gran­des con­ce­sio­nes te­rri­to­ria­les de los Habs­bur­go, co­mo el con­trol de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Lo­re­na y bue­na par­te de Al­sa­cia. Es­te cam­bio en las fron­te­ras ten­dría eco du­ran­te mu­cho tiem­po –fue ca­sus be­lli en la Gran Gue­rra– y su­pu­so un du­ro gol­pe pa­ra Es­pa­ña, que vio im­po­si­bi­li­ta­das las co­mu­ni­ca­cio­nes, has­ta en­ton­ces ha­bi­tua­les, de sus ejér­ci­tos en

los Paí­ses Ba­jos con los de Ita­lia a tra­vés del ca­mino de los Ter­cios, una ru­ta te­rres­tre crea­da en el si­glo XVI ba­jo el rei­na­do de Fe­li­pe II.

Sue­cia re­sul­tó muy be­ne­fi­cia­da por el de Os­na­brück: ob­tu­vo la Po­me­ra­nia y po­se­sio­nes en Ale­ma­nia, ade­más de una im­por­tan­te in­dem­ni­za­ción eco­nó­mi­ca pa­ra pa­gar la sol­da­da de su ejér­ci­to. Y el con­flic­to en­tre los es­ta­dos ale­ma­nes se re­sol­vió res­tau­ran­do la con­di­ción de elec­tor en el Ba­jo Pa­la­ti­na­do a Car­los I Luis, hi­jo del cé­le­bre Fe­de­ri­co V, y, so­bre to­do, im­po­nien­do el prin­ci­pio de li­ber­tad re­li­gio­sa.

Con unos reinos to­le­ran­tes con las creen­cias de sus súb­di­tos, se de­ja­ron atrás las obli­ga­cio­nes de so­li­da­ri­dad uni­ver­sal por cau­sa de re­li­gión que ha­bían de­ter­mi­na­do to­das las alian­zas bé­li­cas y la pri­ma­cía del pa­pa y del em­pe­ra­dor ger­má­ni­co res­pec­to al res­to de go­ber­nan­tes. Se apar­có el po­der de la re­li­gión pa­ra sus­ti­tuir­lo por el de los nue­vos Es­ta­dos na­ción. Y, de esa for­ma, el fi­nal de la gue­rra de los Trein­ta Años dio ini­cio a una nue­va era po­lí­ti­ca no so­lo eu­ro­pea, sino mun­dial.

La­ba­ta­lla­deNörd­lingen (1635), del pin­tor fla­men­co Jan van den Hoec­ke. Es­te lien­zo re­pre­sen­ta la vic­to­ria del Sacro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co y sus alia­dos es­pa­ño­les an­te el Ejér­ci­to sue­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.