La Es­pa­ña que nos ace­cha

Los pai­sa­jes se­go­via­nos, re­tra­ta­dos por el fo­tó­gra­fo Luis Miguel Ruiz Gor­dón en di­ver­sas épo­cas del año, nos sir­ven co­mo ejer­ci­cio vi­sual pa­ra ilus­trar los es­tra­gos que el cam­bio cli­má­ti­co po­dría cau­sar en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca en un fu­tu­ro, cuan­do los pai

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de PE­DRO ES­TRA­DA

De­bi­do a su si­tua­ción geo­grá­fi­ca y sus ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas, Es­pa­ña es un país muy vul­ne­ra­ble al cam­bio cli­má­ti­co”. Lo afir­ma­ba el Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca en un in­for­me de 2016, y los da­tos lo co­rro­bo­ran. El 74 % del sue­lo es­pa­ñol se en­cuen­tra en pro­ce­so de de­ser­ti­fi­ca­ción, lo que pro­vo­ca la pér­di­da de há­bi­tats y de es­pe­cies, así co­mo una re­duc­ción de la pro­duc­ti­vi­dad agrícola. Ello se de­be en gran par­te a factores tra­di­cio­na­les –in­cen­dios, sa­li­ni­za­ción, ero­sión...– que ya exis­tían an­tes del cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro es­te apor­ta nue­vos factores de gran pe­so: as­cen­so de las tem­pe­ra­tu­ras, ma­yor eva­po­ra­ción del agua, al­te­ra­ción de las pre­ci­pi­ta­cio­nes, au­men­to del ries­go de in­cen­dios, in­cre­men­to de la to­rren­cia­li­dad...

Y las ex­pec­ta­ti­vas no son na­da ha­la­güe­ñas. Du­ran­te el si­glo XX, la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta as­cen­dió 0,6 ºC; du­ran­te el XXI, se cal­cu­la que su­birá en­tre 2,9 y 4 ºC. Ade­más, en Es­pa­ña el ni­vel de las pre­ci­pi­ta­cio­nes es preo­cu­pan­te –en el año hi­dro­ló­gi­co 2016-2017 se re­du­je­ron un 15 % res­pec­to al an­te­rior– y, cuan­do se pro­du­cen, lo ha­cen de una ma­ne­ra ca­da vez más brus­ca y des­truc­ti­va. Tam­bién se pre­vé que las olas de ca­lor se­rán más in­ten­sas y pro­lon­ga­das, con tem­pe­ra­tu­ras noc­tur­nas que al­can­za­rán los 40 ºC du­ran­te más de quin­ce días pa­ra 2050.

Las nue­vas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas fa­vo­re­cen asi­mis­mo la pro­li­fe­ra­ción de es­pe­cies in­va­so­ras pro­ce­den­tes de zo­nas más tro­pi­ca­les. Las áreas de dis­tri­bu­ción de los in­sec­tos, en es­pe­cial, es­tán fuer­te­men­te in­fluen­cia­das por el cli­ma, por lo que mu­chas es­pe­cies au­tóc­to­nas po­drían ver sus há­bi­tats mer­ma­dos en fa­vor de otras más cos­mo­po­li­tas y con ma­yor ca­pa­ci­dad adap­ta­ti­va.

Si la de­ser­ti­fi­ca­ción si­gue avan­zan­do en Es­pa­ña al rit­mo ac­tual, tres mi­llo­nes de hec­tá­reas de zo­nas hú­me­das –una ex­ten­sión equi­va­len­te a to­da la superficie de Ga­li­cia– pa­sa­rán a ser ári­das en el año 2100, se­gún un in­for­me del Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca. Ha­ce me­nos de cin­cuen­ta años, en 1970, las áreas hú­me­das re­pre­sen­ta­ban apro­xi­ma­da­men­te el 39 % del te­rri­to­rio na­cio­nal; a fi­na­les de es­te si­glo su­pon­drán so­lo el 20 %, la mi­tad. A la iz­quier­da, un pa­ra­je se­go­viano con la sie­rra de Ay­llón al fon­do, en in­vierno; a la de­re­cha, el mis­mo pai­sa­je en ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.