SUPERSONIDO EN VI­VO

Muy Interesante - - EXPLORER -

Es­tos au­ri­cu­la­res in-ear (es de­cir, que se in­ser­tan en el ca­nal au­di­ti­vo) se han pen­sa­do pa­ra que los uti­li­ce un ti­po muy par­ti­cu­lar de clien­te (mú­si­cos), y en si­tua­cio­nes con­cre­tas (con­cier­tos en gran­des es­ce­na­rios, fes­ti­va­les...).

Es­to no quie­re de­cir que los ar­tis­tas no se los pue­dan po­ner mien­tras gra­ban en el es­tu­dio, o que tú no ten­gas de­re­cho a dis­fru­tar­los en ca­sa o por la ca­lle, aun­que pue­de que los aho­rros no te lle­guen pa­ra ha­cer­te con unos. La apa­bu­llan­te ca­li­dad del so­ni­do que emi­ten los Ul­ti­ma­te Ears Li­ve se co­bra un pre­cio: el mo­de­lo más sen­ci­llo cues­ta 2.200 dó­la­res (unos 1.900 eu­ros, se­gún el cam­bio al cie­rre de es­ta edi­ción).

OCHO AL­TA­VO­CES, OCHO. Re­sul­ta un nú­me­ro bru­tal pa­ra unos au­ri­cu­la­res, pe­ro son los que hay den­tro del equi­po: seis so­bre ar­ma­du­ra ba­lan­cea­da, un dri­ver y un

sub­woo­fer. Y ca­da uno se en­car­ga de un es­pec­tro so­no­ro es­pe­cí­fi­co. Con se­me­jan­te ar­se­nal a bor­do, el so­ni­do se dis­pa­ra ní­ti­do, de­ta­lla­do, po­ten­te y equi­li­bra­do. Ade­más, los Ul­ti­ma­te Ears Li­ve se co­nec­tan a ca­si cual­quier dis­po­si­ti­vo que ima­gi­nes, ya sea por Blue­tooth o a tra­vés de su ca­ble im­permea­ble, y no hay rui­do ex­te­rior que se sal­te su im­pe­ca­ble tec­no­lo­gía de ais­la­mien­to acús­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.