¡Qué pe­da­zo de in­ven­to­ras!

Muy Interesante - - INVESTIGACIÓN -

Al igual que ha su­ce­di­do a lo lar­go de la his­to­ria con las cien­tí­fi­cas, que siem­pre han es­ta­do ahí, apor­tan­do sus co­no­ci­mien­tos y vi­vien­do a la som­bra de sus co­le­gas mas­cu­li­nos, tam­bién ha ha­bi­do y hay mu­je­res in­ven­to­ras cu­yos crea­ti­vos lo­gros han me­jo­ra­do de ma­ne­ra no­ta­ble nues­tra vi­da dia­ria. En es­te re­por­ta­je, con ilus­tra­cio­nes de la ar­tis­ta bar­ce­lo­ne­sa Sandra Uve,

re­pa­sa­mos y ho­me­na­jea­mos a in­no­va­do­ras de ayer y de hoy.

La ima­gi­na­ción es la fa­cul­tad del des­cu­bri­mien­to, pre­emi­nen­te­men­te. Es lo que pe­ne­tra en los mun­dos nun­ca vis­tos a nues­tro al­re­de­dor, los mun­dos de la cien­cia”. La fra­se es de Ada Lo­ve­la­ce (1815-1852), con­si­de­ra­da hoy la pri­me­ra pro­gra­ma­do­ra de or­de­na­do­res de­bi­do a su in­ven­ción de un al­go­rit­mo que la bri­tá­ni­ca su­gi­rió co­mo aña­di­do de efi­cien­cia a la cal­cu­la­do­ra me­cá­ni­ca di­se­ña­da por Char­les Bab­ba­ge. En esos mis­mos es­cri­tos ti­tu­la­dos

tam­bién pre­di­jo el po­ten­cial de es­te sis­te­ma, que, efec­ti­va­men­te, con el tiem­po ha­ría po­si­bles las compu­tado­ras. La hi­ja del cé­le­bre poe­ta ro­mán­ti­co Lord By­ron es un cla­ro ejemplo del os­tra­cis­mo al que mu­chas mu­je­res in­ven­to­ras se han vis­to re­le­ga­das a lo lar­go de la his­to­ria por las éli­tes in­te­lec­tua­les del mo­men­to: Lo­ve­la­ce tu­vo que pu­bli­car su tra­ba­jo fir­mán­do­lo so­lo con las ini­cia­les, y en cuan­to se des­cu­brió que la au­to­ra era una mu­jer, de­ja­ron de te­ner­lo en cuen­ta. El re­co­no­ci­mien­to mun­dial no le lle­gó has­ta 1953, cuan­do lle­va­ba ya un año ba­jo tie­rra. To­da una in­jus­ti­cia.

Y es que mu­chos de los in­ven­tos que nos han pro­cu­ra­do pro­gre­so y con­fort son obra de mu­je­res osa­das, in­te­li­gen­tes y, por suer­te, ca­da vez más nu­me­ro­sas. Se­gún ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI), el 31 % de las 224.000 so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes re­gis­tra­das en el mun­do a lo lar­go de 2017 lle­va­ban fir­ma fe­me­ni­na, lo que su­po­ne un re­se­ña­ble

in­cre­men­to res­pec­to al 23% al­can­za­do ha­ce una dé­ca­da. Sin du­da es la co­ta más al­ta de la his­to­ria, aun­que, co­mo se­ña­la el di­rec­tor ge­ne­ral de la OMPI, el aus­tra­liano Fran­cis Gurry, “to­da­vía exis­te una dis­pa­ri­dad de gé­ne­ro muy no­ta­ble”. A excepción de sec­to­res muy con­cre­tos en los que el por­cen­ta­je de pa­ten­tes de mu­je­res su­pera al de hom­bres. Es el ca­so de la bio­tec­no­lo­gía (58%), los pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos (56%), los or­gá­ni­cos ela­bo­ra­dos (55%) y la quí­mi­ca de ali­men­tos (51 %).

TAM­BIÉN HAY EVI­DEN­TES DIFERENCIAS DE UNOS PAÍ­SES A OTROS. Así, en­tre los paí­ses ads­cri­tos al Tra­ta­do de Coope­ra­ción en Ma­te­ria de Pa­ten­tes (PCT), los pri­me­ros pues­tos en pre­sen­cia fe­me­ni­na se los lle­van Co­rea del Sur (50%), Chi­na (48%), Bél­gi­ca (36%), Es­pa­ña (35,4%) y EE. UU. (33%). En nues­tro país tam­po­co an­da­mos mal po­si­cio­na­dos en cuan­to a in­ven­to­ras en ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas: si bien la lis­ta la en­ca­be­za el Ins­ti­tu­to Sur­co­reano de In­ves­ti­ga­ción de Elec­tró­ni­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, don­de el 83,3% de sus in­ven­to­res son fé­mi­nas, se­gui­do por cua­tro ins­ti­tu­cio­nes chi­nas, Es­pa­ña es­tá en un pues­to des­ta­ca­do, gra­cias al 63,9% de in­ven­to­ras del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC).

A tí­tu­lo in­di­vi­dual, te­ne­mos a la za­ra­go­za­na Ce­lia Sán­chez-Ra­mos (1959) en­tre las in­no­va­do­ras ac­tua­les más pro­lí­fi­cas. En­tre sus ga­lar­do­nes fi­gu­ran el de Me­jor In­ven­to­ra In­ter­na­cio­nal con­ce­di­do por la OMPI en 2009 y el Gran Pre­mio a la Me­jor In­ven­ción In­ter­na­cio­nal otor­ga­do por la ONU en 2010. Doc­to­ra en Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) y en Cien­cias de la Vi­sión por la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea, li­cen­cia­da en Far­ma­cia y di­plo­ma­da en Óp­ti­ca y Op­to­me­tría, cuen­ta con quin­ce fa­mi­lias de pa­ten­tes, con ti­tu­la­ri­dad de la UCM, re­la­cio­na­das con la neu­ro­pro­tec­ción re­ti­nia­na a tra­vés de ele­men­tos y dis­po­si­ti­vos óp­ti­cos, de los que el más co­no­ci­do es el fil­tro de pan­ta­llas de­no­mi­na­do Re­ti­ca­re.

Al cam­po de la óp­ti­ca es­tán igual­men­te en­fo­ca­das las tres pa­ten­tes de la ca­li­for­nia­na Ellen Ochoa (1958). Es­ta cien­tí­fi­ca se hi­zo cé­le­bre por ser la pri­me­ra mu­jer de ori­gen his­pano –sus abue­los pa­ter­nos eran me­xi­ca­nos– en via­jar al es­pa­cio: fue as­tro­nau­ta en cua­tro mi­sio­nes de la NASA, de 1993 a 2002. Doc­to­ra­da en Ingeniería Eléc­tri­ca, es coin­ven­to­ra de un sis­te­ma de ins­pec­ción óp­ti­ca, un mé­to­do de re­co­no­ci­mien­to de ob­je­tos y una téc­ni­ca pa­ra eli­mi­nar el rui­do en imá­ge­nes. To­do ello ha su­pues­to una me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la cap­tu­ra y el aná­li­sis de imá­ge­nes con gran de­ta­lle tan­to en la Tie­rra co­mo en el es­pa­cio.

Tam­bién el tra­ba­jo de la quí­mi­ca es­ta­dou­ni­den­se Bar­ba­ra As­kins (1939), que in­ven­tó un mé­to­do que usa ma­te­ria­les ra­diac­ti­vos pa­ra me­jo­rar los ne­ga­ti­vos fo­to­grá­fi­cos que han si­do subex­pues­tos y, así, ob­te­ner imá­ge­nes más ní­ti­das, ha ayu­da­do mu­cho a la NASA y a la in­dus­tria mé­di­ca. Gra­cias a él lo­gró el tí­tu­lo de In­ven­to­ra del Año de su país en 1978.

LA APOR­TA­CIóN DE ES­TAS EM­PREN­DE­DO­RAS VE

TERANAS SI­GUE SIEN­DO MUY IM­POR­TAN­TE, bien por­que no han de­ja­do del to­do el tra­ba­jo, bien por­que sus con­fe­ren­cias y char­las re­sul­tan ins­pi­ra­do­ras. Es el ca­so de Helen Mu­rray Free (Pit­ts­burgh, 1923), li­cen­cia­da en Quí­mi­ca e in­clui­da, en el año 2000, en el Sa­lón de la Fa­ma de los In­ven­to­res de EE. UU. Su crea­ción, lle­va­da a ca­bo jun­to con su ma­ri­do –Al­fred Free– y ca­li­fi­ca­da de “hi­to en la his­to­ria de la quí­mi­ca na­cio­nal” por la So­cie­dad Es­ta­dou­ni­den­se de Quí­mi­ca, son las ti­ras reac­ti­vas que de­tec­tan la pre­sen­cia de glu­co­sa en la ori­na del pa­cien­te y que sir­ven pa­ra mo­ni­to­rear la dia­be­tes. Usa­das hoy en to­do el mun­do, tam­bién re­sul­tan muy efi­cien­tes en los es­tu­dios san­guí­neos.

To­do es po­si­ble en la ac­tua­li­dad gra­cias a los dis­tin­tos ti­pos de soft­wa­re. Y aquí apa­re­ce otra in­ven­to­ra re­ti­ra­da... pe­ro no del to­do: Er­na Sch­nei­der Hoo­ver (Nue­va Jer­sey, 1926), doc­to­ra­da en Fi­lo­so­fía y Fun­da­men­tos de las Ma­te­má­ti­cas por la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Su pa­ten­te,

re­gis­tra­da en 1971 des­pués de mu­chos años de es­fuer­zo, re­co­no­ció el pro­gra­ma que ha­bía in­ven­ta­do pa­ra op­ti­mi­zar el fun­cio­na­mien­to de las cen­tra­les te­le­fó­ni­cas. Lo que hi­zo fue in­tro­du­cir un al­go­rit­mo que per­mi­tía usar los da­tos de las lla­ma­das en­tran­tes de ma­ne­ra que pu­die­ra es­ta­ble­cer­se un or­den de res­pues­ta y así evi­tar los, por en­ton­ces, ha­bi­tua­les co­lap­sos. So­bra­dos mo­ti­vos pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­sa en su ve­jez.

Exac­ta­men­te igual que la neo­yor­qui­na Edith M. Fla­ni­gen (1929), li­cen­cia­da en Quí­mi­ca por la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa y que es­tá de­trás de los mé­to­dos ac­tua­les de pro­duc­ción de ga­so­li­na, el sa­nea­mien­to am­bien­tal y la pu­ri­fi­ca­ción del agua. To­do ello gra­cias a las 108 pa­ten­tes que ob­tu­vo tras li­de­rar a un equi­po que des­cu­brió vein­ti­cin­co es­truc­tu­ras de ta­mi­ces mo­le­cu­la­res y dos­cien­tas com­po­si­cio­nes que ace­le­ran y op­ti­mi­zan los pro­ce­sos men­cio­na­dos y otros más. Tan­to lo­gro le sir­vió a Fla­ni­gen pa­ra, en 1992, con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer que re­ci­bía la pres­ti­gio­sa Me­da­lla Per­kin que con­ce­de ca­da año la sec­ción es­ta­dou­ni­den­se de la So­cie­dad de la In­dus­tria Quí­mi­ca.

Es­tas son so­lo al­gu­nas de la in­ven­to­ras de las úl­ti­mas dé­ca­das, y to­das ellas han se­gui­do la es­te­la per­fi­la­da des­de si­glos atrás por aque­llas que se aven­tu­ra­ron a in­no­var cuan­do su en­torno se em­pe­ña­ba en de­nos­tar y ne­gar sus lo­gros. De mu­chas de es­tas mu­je­res no se sa­be na­da; de otras, muy po­co, ya que, no en po­cas oca­sio­nes, ins­cri­bía la pa­ten­te el ma­ri­do. Fue el ca­so de la crea­do­ra de las ben­ga­las de sal­va­men­to ma­rí­ti­mo, la es­ta­dou­ni­den­se Mart­ha Cos­ton (1826-1904), que so­lo pu­do re­gis­trar su ade­lan­to co­mo ad­mi­nis­tra­do­ra tes­ta­men­ta­ria de su fa­lle­ci­do ma­ri­do, el tam­bién in­ven­tor Ben­ja­min F. Cos­ton –es­te desa­rro­lló un pro­to­ti­po de sub­ma­rino que po­día na­ve­gar du­ran­te ocho ho­ras ba­jo el agua–. Más suer­te co­rrió su com­pa­trio­ta Jo­sep­hi­ne Co­chra­ne (1839-1913), que sí pu­do ins­cri­bir con su pro­pia fir­ma su in­ven­to, el pri­mer la­va­va­ji­llas co­mer­cial­men­te via­ble, ob­je­ti­vo al que se lan­zó cuan­do la muer­te de su ma­ri­do la de­jó viu­da, con dos hi­jos y arrui­na­da.

LAS MU­JE­RES HAN CON­CE­BI­DO MU­CHOS IN­VEN­TOS CO­MO ESE, LI­GA­DOS A LAS TA­REAS DO­MÉS­TI­CAS,

área que en el pa­sa­do nor­mal­men­te les to­ca­ba ges­tio­nar, pe­ro tam­bién han re­suel­to nu­me­ro­sos pro­ble­mas que, en su épo­ca, es­ta­ban li­ga­dos al mun­do mas­cu­lino. La es­ta­dou­ni­den­se Mary An­der­son (1866-1953), pro­mo­to­ra in­mo­bi­lia­ria, ran­che­ra y vi­ti­cul­to­ra, in­ven­tó y pa­ten­tó el lim­pia­pa­ra­bri­sas. Ha­bía na­ci­do un año an­tes que Ma­rie Cu­rie (1867-1934). Pio­ne­ra en la in­ves­ti­ga­ción de la ra­diac­ti­vi­dad y úni­ca mu­jer en ga­nar dos pre­mios No­bel –Fí­si­ca y Quí­mi­ca–, a la po­la­ca ade­más se le ocu­rrió la idea de crear uni­da­des mó­vi­les de ra­yos X: pa­ra ello, ins­ta­ló el apa­ra­to por­tá­til in­ven­ta­do en 1909 por el es-

Hedy La­marr

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.