BIGMAN

TUS MAR­CAS DE MO­DA EN TA­LLAS GRAN­DES BARBOUR.BOSS.BUGATTI.DUSTIN.EMIDIO TUC­CI. GANT GE OX.HACKETT.LAC OS TE. MIR­TO. PALZILERI.PANT HER PAUL & SHARK.PO­LO RALPH LAU­REN.TOMMY HIL­FI­GER

Muy Interesante - - PSICO -

No de­be­ría­mos ver la in­tro­ver­sión co­mo al­go ne­ga­ti­vo, por­que mu­chas de las ac­ti­tu­des aso­cia­das a ella son adap­ta­ti­vas

con do­len­cias co­mo los tras­tor­nos de an­sie­dad, la de­pre­sión, el abu­so de sus­tan­cias, los pro­ble­mas de ali­men­ta­ción y la es­qui­zo­fre­nia. La an­gus­tia que pro­du­ce es tan al­ta que Wat­son man­tie­ne la hi­pó­te­sis de que es­ta va­ria­ble, el tras­torno de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da y la de­pre­sión ma­yor son genéticamente in­dis­tin­gui­bles. Y pos­tu­la que, más que un fac­tor de per­so­na­li­dad, lo que se ha es­ta­do mi­dien­do es la vul­ne­ra­bi­li­dad a la an­gus­tia sub­je­ti­va y la emo­cio­na­li­dad ne­ga­ti­va.

IN­TRO­VER­SIÓN/EX­TRO­VER­SIÓN. ¿Ne­ce­si­tas ais­lar­te a me­nu­do pa­ra no te­ner el sen­ti­mien­to de des­am­pa­ro en la mul­ti­tud o sue­les pre­fe­rir la com­pa­ñía de los de­más? ¿Qué ni­vel de es­ti­mu­la­ción pre­fie­res: te sien­tes bien en am­bien­tes con mú­si­ca al­ta y mu­cha gen­te o eli­ges ca­si siem­pre el si­len­cio y las char­las de tú a tú? Son el ti­po de pre­gun­tas que de­fi­nen es­te pa­trón de per­so­na­li­dad. Las per­so­nas in­tro­ver­ti­das es­tán más có­mo­das en am­bien­tes con un gra­do ba­jo de ac­ti­va­ción ex­ter­na. Do­si­fi­can los es­tí­mu­los: bus­can con­ti­nua­men­te es­pa­cios de in­ti­mi­dad y mon­tan la vi­da en torno a su ne­ce­si­dad de ais­la­mien­to pun­tual. Por la mis­ma ra­zón, son más se­lec­ti­vos en sus re­la­cio­nes y no se abren fá­cil­men­te a los de­más. Un fe­nó­meno ha­bi­tual en ellos es que sue­len dis­fru­tar más cuan­do re­cuer­dan los bue­nos mo­men­tos en com­pa­ñía que cuan­do los es­tán vi­vien­do. Son más pro­cli­ves a la lec­tu­ra o a es­cu­char mú­si­ca sin ne­ce­si­dad de bai­lar­la…

A los ex­tro­ver­ti­dos, por el con­tra­rio, les gus­ta es­tar con mu­chas per­so­nas, par­ti­ci­par en con­ver­sa­cio­nes con­ti­nuas y te­ner gran can­ti­dad de es­tí­mu­los a su al­re­de­dor. Pue­den es­tar so­los si es ne­ce­sa­rio o si se sien­ten atur­di­dos por la si­tua­ción, pe­ro, in­clu­so en esos mo­men­tos, su co­rrien­te men­tal se ca­na­li­za ha­cia fue­ra: sue­len po­ner mú­si­ca, en­cen­der la ra­dio o la te­le­vi­sión pa­ra man­te­ner­la co­mo so­ni­do de fon­do o aten­der con­ti­nua­men­te men­sa­jes en su te­lé­fono. Tie­nen más pro­pen­sión a con­tar sus in­ti­mi­da­des a to­do el mun­do y sue­len ser más es­pon­tá­neos a la ho­ra de ma­ni­fes­tar sus emo­cio­nes. Tam­bién es ha­bi­tual que ten­gan más pa­re­jas a lo lar­go de su vi­da.

La di­fe­ren­cia en­tre unos y otros es una de las di­vi­sio­nes más clá­si­cas en psi­co­lo­gía. Apa­re­ce en to­das las teo­rías de la per­so­na­li­dad, des­de la de Ey­senck a la de los cin­co gran­des –pa­trón de es­tu­dio que exa­mi­na la aper­tu­ra a las nue­vas ex­pe­rien­cias, la res­pon­sa­bi­li­dad, la ex­tro­ver­sión, la ama­bi­li­dad y el neu­ro­ti­cis­mo–, y se mi­de con los test más po­pu­la­res (MMPI, Myers-Briggs, 16PF, etc.). Úl­ti­ma­men­te se ha­bla mu­cho de es­tas dos for­mas de com­por­ta­mien­to gra­cias a lo que se ha da­do en lla­mar la Quiet Re­vo­lu­tion. La pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da Jenn Gran­ne­man, una de sus pro­mo­to­ras, nos re­cuer­da en su li­bro The Se

cret Li­ves of In­tro­verts que mu­chas de las ac­ti­tu­des aso­cia­das a la in­tro­ver­sión son per­fec­ta­men­te adap­ta­ti­vas. No pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre as­pec­tos ne­ga­ti­vos de uno mis­mo, con­cen­trar­se en si­len­cio y pro­fun­di­zar en las re­la­cio­nes nu­tri­ti­vas en vez de dis­per­sar­se de­di­can­do el tiem­po a cual­quie­ra o ser aje­nos a la pre­sión de gru­po son ac­ti­tu­des que rin­den bue­nos fru­tos en mu­chas si­tua­cio­nes vi­ta­les.

OTRA DE LAS CIEN­Tí­FI­CAS QUE PAR­TI­CI­PAN EN ES­TE

“MO­VI­MIEN­TO DE LOS CA­LLA­DOS”, la psi­có­lo­ga es­ta­dou­ni­den­se Su­san Cain, ha­bla en sus li­bros y con­fe­ren­cias de la ne­ce­si­dad de reivin­di­car a los más si­len­cio­sos. Se­gún la au­to­ra de El po­der

de los in­tro­ver­ti­dos, vi­vi­mos des­de ha­ce dé­ca­das en un mun­do que fo­men­ta la ex­tro­ver­sión co­mo el po­lo sano de es­ta va­ria­ble de per­so­na­li­dad. La apo­lo­gía de la ju­ven­tud y la pri­ma­cía de las ha­bi­li­da­des so­cia­les so­bre la efi­ca­cia –pa­re­ce más im­por­tan­te ven­der nues­tras ha­bi­li­da­des que te­ner­las– han lle­va­do al ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo a asu­mir que no es bueno ser in­tro­ver­ti­do. Los con­se­jos de los orien­ta­do­res so­cia­les –co­mo pro­fe­so­res, coaches y pe­da­go­gos– se en­ca­mi­nan en las úl­ti­mas dé­ca­das a que los su­je­tos ma­ni­fies­ten con­ti­nua­men­te sus sen­ti­mien­tos, apren­dan a tra­ba­jar con to­do ti­po de in­di­vi­duos sin ele­gir a sus com­pa­ñe­ros y sean ca­pa­ces de ha­blar de cual­quier te­ma con cual­quier per­so­na. Por eso cien­tí­fi­cas co­mo ellas ana­li­zan cuá­les son las ven­ta­jas vi­ta­les de uno y otro ex­tre­mo pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za.

Ten­de­mos a ser po­co ob­je­ti­vos cuan­do nos po­ne­mos de­lan­te de un espejo con el pro­pó­si­to de de­fi­nir­nos a no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.