UN CA­CHO­RRO LLE­GA A CA­SA

Muy Interesante - - PSICO -

En mu­chos ho­ga­res, la Na­vi­dad va a su­po­ner la in­cor­po­ra­ción de un nue­vo miem­bro a la fa­mi­lia: un pe­rro. Al prin­ci­pio, es nor­mal que el ca­cho­rro ha­ga sus ne­ce­si­da­des don­de no de­be. Re­ga­ñar­lo es un error: aún no es ca­paz de con­tro­lar sus es­fín­te­res y su ve­ji­ga. No pa­sa na­da, apren­de­rá. Cuan­do su­ce­da lo inevi­ta­ble, no lim­pies la zo­na con amo­nia­co o le­jía, pro­duc­tos muy agre­si­vos y tó­xi­cos. MEN­FOR­SAN te pro­po­ne que uti­li­ces su Eli­mi­na­dor en­zi­má­ti­co de ori­nes y man­chas, que eli­mi­na de cual­quier su­per­fi­cie los ras­tros de pis.

A LA CA­LLE. Al pe­rro hay que ha­bi­tuar­lo lo an­tes po­si­ble a que ori­ne y de­fe­que en el ex­te­rior, pe­ro du­ran­te sus pri­me­ras se­ma­nas de vi­da pue­de no ser po­si­ble de­bi­do a los pro­to­co­los de va­cu­na­ción y a la ne­ce­si­dad de es­pe­rar a que su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se desa­rro­lle. En cuan­to el ca­cho­rro re­ci­ba las va­cu­nas per­ti­nen­tes, ha de sa­lir a la ca­lle ca­da día.

Mien­tras lle­ga ese mo­men­to, te­ne­mos que ele­gir un lu­gar de la ca­sa que el ani­mal aso­cie con la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des, y lle­var­lo a ese pun­to cuan­do se dis­pon­ga a eva­cuar, na­da más des­per­tar­se o tras co­mer. Lo prin­ci­pal es ha­bi­tuar al ca­cho­rro a su ha­bi­ta­ción­gua­ri­da, don­de de­be per­ma­ne­cer cuan­do no lo pue­des con­tro­lar. Así no se acos­tum­bra­rá a ali­viar­se don­de le pi­lle. Esa es­tan­cia de­be dis­po­ner de un es­pa­cio des­ti­na­do a que la mas­co­ta ha­ga sus ne­ce­si­da­des, bien di­fe­ren­cia­do del res­to. Unos pe­rió­di­cos en el sue­lo sue­len bas­tar, y tam­bién pue­des uti­li­zar pa­ños hi­gié­ni­cos que se co­mer­cia­li­zan con tal fin. Pa­ra que el ca­cho­rro aprenda es­te com­por­ta­mien­to se le pue­de in­cen­ti­var con di­ver­sos pre­mios.

MEN­FOR­SAN te ayu­da du­ran­te es­te pe­rio­do de adies­tra­mien­to con su Atra­yen­te de mic­cio­nes, un pul­ve­ri­za­dor que pue­des apli­car to­dos los días so­bre los pa­pe­les de pe­rió­di­co o los pa­ños hi­gié­ni­cos. Es­te pro­duc­to na­tu­ral con fra­gan­cias de raí­ces y plan­tas es­ti­mu­la­rá a tu ca­cho­rro a ha­cer sus ne­ce­si­da­des siem­pre en el lu­gar ele­gi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.