CUAN­DO EL AMOR VIE­NE CO­MO UN RA­YO

Muy Interesante - - CURIOSITY -

En su li­bro Tin­go, el es­cri­tor bri­tá­ni­co Adam Ja­cot de Boi­nod re­co­ge al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que, en di­ver­sos idio­mas, alu­den al amor y sus mis­te­rios. En Ja­pón, por ejem­plo, si al­guien te aban­do­na, no te rom­pe el co­ra­zón, sino ha­ra­wa­ta

o tat­su: te cor­ta o sec­cio­na los in­tes­ti­nos, lo que en aquel país no es nin­gu­na bo­ba­da. Los fran­ce­ses lla­man al amor a pri­me­ra vis­ta coup

de fou­dre –li­te­ral­men­te, ‘gol­pe de ra­yo’– y en ára­be, ba­sa­ba­sa sig­ni­fi­ca ‘mi­rar con arro­bo’, ‘ha­cer oji­tos’.

Hay más, y di­ver­ti­das. Por ejem­plo, en la va­rie­dad ar­ge­li­na del ára­be un hom­bre es­tá xiy­yet –‘dan­do pun­ta­das’, ‘co­sien­do’– cuan­do cor­te­ja a una mu­jer ha­blan­do con ella; mien­tras que al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Cen­troa­mé­ri­ca lla­man pu­lir he­bi

llas al he­cho de bai­lar apretados. Y ter­mi­na­mos con una de nues­tras fa­vo­ri­tas: en fran­cés, cuan­do al­guien da un plan­tón en una ci­ta amo­ro­sa, se di­ce po­ser un la­pin à quel­qu’un, o sea, ‘po­ner­le un co­ne­jo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.