¿HIP­NO­SIS O TON­TE­RÍA?

Muy Interesante - - DISCOVERY - POR MIGUEL ÁN­GEL SA­BA­DELL

To­dos he­mos vis­to en la te­le a al­gún hip­no­ti­za­dor de sa­lón con­ven­cien­do a una per­so­na de que es una ga­lli­na y de­be ca­carear. Y to­dos he­mos du­da­do: ¿es­tá la co­ba­ya hip­no­ti­za­da o so­lo le si­gue la co­rrien­te al ar­tis­ta? Co­mo afir­ma Graham Wags­taff, profesor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Li­ver­pool, no se ne­ce­si­ta nin­gún es­ta­do de con­cien­cia al­te­ra­do pa­ra ha­cer esas y otras co­sas. To­do se ex­pli­ca si con­flu­yen tres con­di­cio­nes: una, el de­seo de com­pla­cer al hip­no­ti­za­dor; dos, la con­vic­ción de que no hay pe­li­gro en ha­cer­lo; y tres, la cer­te­za de que, si pa­sa al­go, otro asu­mi­rá las con­se­cuen­cias. NO SO­LE­MOS DU­DAR DE LA EXIS­TEN­CIA DE LA HIP­NO­SIS, pe­ro ¿en qué con­sis­te? Más de dos si­glos des­pués de que co­men­za­ra a ha­blar­se del fe­nó­meno, se­gui­mos sin una de­fi­ni­ción vá­li­da. Hay una idea co­mún de lo que es más o me­nos ese tran­ce, pe­ro no exis­te for­ma de di­fe­ren­ciar­lo ob­je­ti­va­men­te de es­ta­dos co­mo la som­no­len­cia. A par­tir de la me­di­da de las cons­tan­tes fi­sio­ló­gi­cas re­sul­ta im­po­si­ble de­cir si un in­di­vi­duo es­tá o no hip­no­ti­za­do. Uno de los hip­nó­lo­gos más im­por­tan­tes de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, el es­ta­dou­ni­den­se Frank A. Pa ie, era cons­cien­te de es­to, y por eso ha­cía fir­mar a los vo­lun­ta­rios de sus ex­pe­ri­men­tos es­ta de­cla­ra­ción pre­via: “So­lem­ne­men­te ma­ni­fies­to que no es­ta­ba fal­sean­do o imi­tan­do el tran­ce hip­nó­ti­co, sino que es­ta­ba ver­da­de­ra­men­te hip­no­ti­za­do, y que no re­cuer­do los even­tos de las prue­bas”.

ES­TE ASUN­TO DE LA DES­ME­MO­RIA ES PRO­BLE­MÁ­TI­CO. En los años 70 y 80, el psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ni­cho­las Spa­nos de­mos­tró que eso de no re­cor­dar lo que pa­sa cuan­do te hip­no­ti­zan es una fa­la­cia. En uno de sus ex­pe­ri­men­tos in­du­jo a un gru­po de vo­lun­ta­rios es­ta su­ges­tión: si al­guien de­cía psi­co­lo­gía cuan­do es­ta­ban hip­no­ti­za­dos, de­bían to­ser. Spa­nos ob­ser­vó que, cuan­do des­per­ta­ban, no re­cor­da­ban cons­cien­te­men­te esa ton­te­ría, pe­ro que to­sían co­mo po­se­sos si al­guno de los pre­sen­tes en la prue­ba pro­nun­cia­ba la voz psi­co­lo­gía. Sin em­bar­go, el cien­tí­fi­co ha­bía pre­pa­ra­do una tram­pa. En el cam­pus de su uni­ver­si­dad con­ta­ba con un cóm­pli­ce que, en los días si­guien­tes, fue pre­gun­tan­do a ca­da par­ti­ci­pan­te dón­de se en­con­tra­ba la fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía. Y nin­guno to­sía.

ES­TE Y OTROS EX­PE­RI­MEN­TOS han lle­va­do a al­gu­nos cien­tí­fi­cos a con­cluir que el tran­ce hip­nó­ti­co no exis­te. Quien dis­cre­pe de­be­ría op­tar a la re­com­pen­sa ofre­ci­da des­de 1986 por el men­ta­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Kres­kin, co­no­ci­do por sus es­pec­tácu­los de hip­no­tis­mo: cien mil dó­la­res a quien de­mues­tre que tal es­ta­do men­tal es real. Aún no ha te­ni­do que sol­tar ni un cen­ta­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.