LA BÚS­QUE­DA DE UNA SE­GUN­DA TIE­RRA

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to de GON­ZA­LO LÓ­PEZ SÁN­CHEZ

En los pró­xi­mos años, po­ten­tes ob­ser­va­to­rios es­pa­cia­les y te­rres­tres im­pul­sa­rán la ex­plo­ra­ción es­pa­cial con un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio: ca­zar otros mun­dos fue­ra del Sis­te­ma So­lar que ten­gan ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a nues­tro pla­ne­ta y ana­li­zar sus at­mós­fe­ras pa­ra ave­ri­guar si la vi­da no es una ra­re­za en el uni­ver­so. Tal vez es­te­mos a las puer­tas del ha­llaz­go que lo cam­bie to­do.

La bús­que­da del co­no­ci­mien­to es un via­je ha­cia la hu­mil­dad. Ha­ce qui­nien­tos años, Ni­co­lás Co­pér­ni­co des­pla­zó el mis­mí­si­mo cen­tro del uni­ver­so de la Tie­rra al Sol. A prin­ci­pios del si­glo XX se des­cu­brió que la es­tre­lla que nos alum­bra es so­lo una más de en­tre los cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de ellas que hay en la Vía Lác­tea. Ade­más, nues­tra ga­la­xia re­sul­tó ser so­lo una en­tre cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de otras aglo­me­ra­cio­nes es­te­la­res. Y a me­dia­dos de los no­ven­ta, un par de ha­llaz­gos afor­tu­na­dos inau­gu­ra­ron la era en la que la as­tro­no­mía es ca­paz de de­tec­tar exo­pla­ne­tas, los mun­dos que gi­ran en torno a las es­tre­llas le­ja­nas.

En los úl­ti­mos diez años, el co­no­ci­mien­to ha da­do, de­fi­ni­ti­va­men­te, un nue­vo pa­so ha­cia la hu­mil­dad. Las ob­ser­va­cio­nes de los te­les­co­pios te­rres­tres y es­pa­cia­les –en especial, las efec­tua­das por el Ke­pler, de la NA­SA– han per­mi­ti­do des­cu­brir mi­les de otros mun­dos en la Vía Lác­tea. A día de hoy, se han ha­lla­do al­re­de­dor de 3.800 can­di­da­tos, y se es­pe­ra que el nú­me­ro se du­pli­que ca­da vein­tio­cho me­ses a par­tir de aho­ra. Los as­tró­no­mos han ave­ri­gua­do que hay exo­pla­ne­tas de to­dos los ta­ma­ños y com­po­si­cio­nes y que ca­si to­das las es­tre­llas de la ga­la­xia tie­nen por lo me­nos uno gi­ran­do a su al­re­de­dor. In­clu­so ya se han en­con­tra­do sis­te­mas de ocho pla­ne­tas.

Pe­ro qui­zá lo más emo­cio­nan­te es que aho­ra, por pri­me­ra vez en to­da la his­to­ria, el ser hu­mano po­dría es­tar an­te las puer­tas de un ha­llaz­go que lo cam­bia­ría to­do. “En ape­nas dos o tres dé­ca­das des­cu­bri­re­mos si la vi­da es co­mún o ex­cep­cio­nal en la Vía Lác­tea”, apues­ta Ed­die Sch­wie­ter­man, as­tro­bió­lo­go en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ri­ver­si­de (EE. UU.). Se­rá por en­ton­ces cuan- do se lan­cen al es­pa­cio los te­les­co­pios ca­pa­ces de bus­car hue­llas de vi­da en las at­mós­fe­ras de exo­pla­ne­tas pa­re­ci­dos a la Tie­rra, en es­tre­llas si­mi­la­res al Sol.

Las na­ves que lo ha­rán to­da­vía no han des­pe­ga­do del pa­pel, pe­ro ya es­tán en mar­cha. Y to­do ha si­do po­si­ble en gran me­di­da gra­cias al ob­ser­va­to­rio es­pa­cial Ke­pler, lan­za­do en 2009 por la NA­SA. Ac­ti­vo has­ta el pa­sa­do 31 de oc­tu­bre, su gran éxi­to es­tri­bó en de­mos­trar que los mun­dos ro­co­sos po­ten­cial­men­te ha­bi­ta­bles no son nin­gu­na ra­re­za. Pe­ro ¿qué quie­re de­cir es­to? Sen­ci­lla­men­te, que una bue­na pro­por­ción de esos can­di­da­tos es­tán en la zo­na lla­ma­da Ri­ci­tos de Oro, o sea, ni muy cer­ca ni muy le­jos de sus es­tre­llas. Así, es po­si­ble que en la su­per­fi­cie ha­ya agua lí­qui­da y que es­ta no se con­ge­le ni se eva­po­re.

El su­ce­sor na­tu­ral de Ke­pler es la mi­sión TESS (si­glas de Tran­si­ting Exo­pla­net Sur­vey Sa­te­lli­te), que en sep­tiem­bre co­men­zó a dar sus pri­me­ros fru­tos. Su ob­je­ti­vo es en­con­trar ob­je­tos ro­co­sos or­bi­tan­do es­tre­llas no tan le­ja­nas co­mo las de Ke­pler, así co­mo am­pliar el ca­tá­lo­go de pla­ne­tas con at­mós­fe­ras in­tere­san­tes. Se cal­cu­la que mo­ni­to­ri­za­rá de 200.000 a 500.000 as­tros y que de­tec­ta­rá del or­den de 40.000 exo­mun­dos, so­bre to­do de años cor­tos —cer­ca­nos a su as­tro de re­fe­ren­cia—.

“KE­PLER HA CAM­BIA­DO NUES­TRA COM­PREN­SIÓN SO­BRE LA VÍA LÁC­TEA”,

ex­pli­ca Wi­lliam J. Bo­ruc­ki, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal de la mi­sión has­ta 2015. Y aun­que es ver­dad, es­ta na­ve de 4,7 me­tros de lar­go y 2,7 de diá­me­tro no ha en­con­tra­do nin­gún ge­me­lo de la Tie­rra, si­tua­do en una zo­na ha­bi­ta­ble y or­bi­tan­do una es­tre­lla co­mo el as­tro rey. En lu­gar de eso, ha co­se­cha­do una enor­me can­ti­dad de pla­ne­tas gi­ran­do en torno a es­tre­llas pe­que­ñas y frías: las enanas ro­jas. Son las más abun­dan­tes de la Vía Lác­tea, pe­ro se ca­rac­te­ri­zan por su exis­ten­cia vio­len­ta, que po­dría ser in­com­pa­ti­ble con la pro­li­fe­ra­ción de se­res vi­vos.

“Sa­be­mos que esas es­tre­llas son muy dis­tin­tas al Sol”, ex­pli­ca Mi­chaël Gi­llon, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Lie­ja (Bél­gi­ca). Él y su equi­po des­cu­brie­ron en 2016 un sis­te­ma so­lar de sie­te pla­ne­tas en la enana ro­ja TRAPPIST-1, con tres o cua­tro pla­ne­tas en la zo­na Ri­ci­tos de Oro. “De to­dos mo­dos, sa­be­mos que re­ci­ben al­tas do­sis de ra­yos X, ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta y vien­tos so­la­res con par­tí­cu­las car­ga­das”. Por eso, aña­de, “no hay ma­ne­ra de sa­ber si es po­si­ble que sus at­mós­fe­ras so­bre­vi­van y aco­jan la vi­da. Qui­zá sí, o qui­zá es­tén mal­di­tas”. En to­do ca­so, es­tu­diar­los es, se­gún Gi­llon, “una es­pe­cie de ata­jo” pa­ra ana­li­zar otras at­mós­fe­ras, las per­te­ne­cien­tes a los ge­me­los te­rres­tres.

¿Por qué es tan im­por­tan­te la en­vol­tu­ra ga­seo­sa de los exo­mun­dos? Bá­si­ca­men­te, por­que en­con­trar uno de ellos en la zo­na Ri­ci­tos de Oro no ga­ran­ti­za que con­ten­ga agua lí­qui­da. Por ejem­plo, Mar­te es­tá en la fran­ja de ha­bi­ta­bi­li­dad del Sol, pe­ro sus ga­ses son in­com­pa­ti­bles con la pre­sen­cia de H O en es­ta­do lí­qui­do. 2

EL PRO­BLE­MA ES QUE ES­TU­DIAR LAS AT­MÓS­FE­RAS RE­SUL­TA MUY COM­PLI­CA­DO.

Una de las téc­ni­cas más em­plea­das has­ta aho­ra por te­les­co­pios es­pa­cia­les, co­mo el Hub­ble y el Spit­zer, es ana­li­zar la luz es­te­lar que atra­vie­sa el gas de los exo­pla­ne­tas: es­to ocu­rre ca­da vez que un mun­do se in­ter­po­ne en­tre los te­les­co­pios y las es­tre­llas, fe­nó­meno que re­ci­be el nom­bre de trán­si­to. Las téc­ni­cas de es­pec­tros­co­pia per­mi­ten con­fec­cio­nar a par­tir de di­cho par­pa­deo una hue­lla dac­ti­lar de ca­da mun­do, con la com­po­si­ción mo­le­cu­lar de sus at­mós­fe­ras. En el ca­so de la Tie­rra, de­la­ta­ría la pre­sen­cia de dió­xi­do de car­bono, agua y oxí­geno.

La­men­ta­ble­men­te, es­ta tec­no­lo­gía es ex­tre­ma­da­men­te com­ple­ja y tie­ne lí­mi­tes: por ejem­plo, las es­tre­llas bri­llan­tes, co­mo el Sol, sa­tu­ran los ins­tru­men­tos. De mo­men­to, los te­les­co­pios so­lo pue­den ana­li­zar las en­vol­tu­ras ga­seo­sas de pla­ne­tas en as­tros más apa­ga­dos. Por suer­te, en las pró­xi­mas dé­ca­das es­tas tec­no­lo­gías da­rán un salto in­creí­ble y po­drán am­pliar el ran­go de sus ob­ser­va­cio­nes.

¿Y a dón­de ten­dre­mos que mi­rar en­ton­ces? Una for­ma de ave­ri­guar­lo es con­sul­tar el ca­tá­lo­go de exo­pla­ne­tas ha­bi­ta­bles de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico en Are­ci­bo. Es­te or­ga­ni­za los ha­llaz­gos de mun­dos ro­co­sos en la zo­na Ri­ci­tos de Oro y po­ne los da­tos a dis­po­si­ción de los cien­tí­fi­cos. Re­co­ge un to­tal de 55 lu­ga­res ex­tra­so­la­res po­ten­cial­men­te ha­bi­ta­bles: uno ten­dría una ma­sa si­mi­lar a la de Mar­te, vein­ti­dós se pa­re­ce­rían a la Tie­rra y 32 se­rían más pe­sa­dos, lo que los si­túa en la ca­te­go­ría de las su­per­tie­rras. Se­gún Abel Mén­dez, res­pon­sa­ble prin­ci­pal del ca­tá­lo­go, la lis­ta se va a lle­nar en so­lo cin­co o diez años: “Es po­si­ble que lle­gue­mos a mil”, sos­tie­ne Mén­dez.

Pe­ro es­ta lis­ta no so­lo se li­mi­ta a acu­mu­lar una can­ti­dad de nom­bres ca­da vez ma­yor. Un mo­de­lo ma­te­má­ti­co in­cor­po­ra los da­tos que van lle­gan­do y asig­na a ca­da mun­do un ín­di­ce de si­mi­li­tud con la Tie­rra: “Es­tá ba­sa­do en lo po­co que sa­be­mos: el ta­ma­ño y la can­ti­dad de luz que re­ci­be de su es­tre­lla”, ex­pli­ca Mén­dez. Los de­más fac­to­res a te­ner en cuen­ta, co­mo la com­po­si­ción de la at­mós­fe­ra y el con­te­ni­do de agua, no se co­no­cen, y, por eso, el ca­tá­lo­go no dis­tin­gui­ría en­tre un Mar­te desierto y una Tie­rra lle­na de vi­da.

LA BA­SE DE DA­TOS DE ARE­CI­BO DES­TA­CA TRE­CE CAN­DI­DA­TOS LO­CA­LI­ZA­DOS, CON TO­DA SE­GU­RI­DAD, EN LA ZO­NA HA­BI­TA­BLE,

aun­que ca­si nin­guno po­dría ser un ge­me­lo te­rres­tre: to­dos, sal­vo uno, es­tán en la ór­bi­ta de enanas ro­jas, y el res­to se en­cuen­tra de­ma­sia­do le­jos co­mo pa­ra po­der ana­li­zar su at­mós­fe­ra. La lis­ta es­tá en­ca­be­za­da por Pró­xi­ma Cen­tau­ri b, ha­lla­do por el equi­po del es­pa­ñol Gui­llem An­gla­da Es­cu­dé, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad Queen Mary de Lon­dres, y si­tua­do a so­lo 4,22 años luz. Le si­gue TRAPPIST 1-e, uno de los sie­te pla­ne­tas del sis­te­ma de­tec­ta­do por Mi­chaël Gi­llon y que se en­cuen­tra a 39 años luz.

El ca­tá­lo­go de exo­pla­ne­tas ha­bi­ta­bles de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico en Are­ci­bo ya re­co­ge un to­tal de 55 can­di­da­tos

Una nue­va ge­ne­ra­ción de te­les­co­pios te­rres­tres con es­pe­jos gi­gan­tes exa­mi­na­rá la com­po­si­ción de sus at­mós­fe­ras

“En­tre to­dos ellos, creo que el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio es Pró­xi­ma Cen­tau­ri b, por su cer­ca­nía, lo que fa­ci­li­ta el exa­men de sus at­mós­fe­ras”, con­si­de­ra Mén­dez. De he­cho, es­ti­ma que las fu­tu­ras mi­sio­nes de ex­plo­ra­ción po­drán te­ner éxi­to en enanas ro­jas a una dis­tan­cia de, co­mo mu­cho, cin­cuen­ta años luz. An­gla­da-Es­cu­dé ade­lan­ta que ya es­tá bus­can­do más exo­pla­ne­tas ro­co­sos en ese ve­cin­da­rio es­pa­cial: “Ke­pler hi­zo un son­deo a gran es­ca­la, pe­ro sus es­tre­llas no se pue­den ca­rac­te­ri­zar, por­que es­tán a cien­tos de años luz, así que aho­ra bus­ca­mos las más cer­ca­nas”. Es­te cien­tí­fi­co ex­pli­ca que tam­bién es­tán ha­cien­do más me­di­das de Pró­xi­ma Cen­tau­ri, si bien re­co­no­ce que pa­ra ana­li­zar su po­ten­cial at­mós­fe­ra y ave­ri­guar si pue­de al­ber­gar agua ha­brá que es­pe­rar a que se pon­ga en mar­cha la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de he­rra­mien­tas de ob­ser­va­ción.

AN­GLA­DA-ES­CU­DÉ CON­SI­DE­RA QUE LA CLA­VE RESIDIRÁ EN EL TRA­BA­JO DEL TE­LES­CO­PIO ES­PA­CIAL JA­MES WEBB (JWST)

–que se lan­za­rá pre­vi­si­ble­men­te en 2021– y la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de dis­po­si­ti­vos te­rres­tres. Ya en fa­se de cons­truc­ción, es­tos úl­ti­mos in­cor­po­ra­rán es­pe­jos de trein­ta o cua­ren­ta me­tros, que los do­ta­rán de una sen­si­bi­li­dad y una re­so­lu­ción sin pre­ce­den­tes pa­ra es­cru­tar at­mós­fe­ras. Ha­bla­mos del Te­les­co­pio Ex­tre­ma­da­men­te Gran­de (ELT, por sus si­glas en in­glés), el Te­les­co­pio de Trein­ta Me­tros (TMT) y el Te­les­co­pio Gi­gan­te de Ma­ga­lla­nes (GMT). ¿Y qué en­con­tra­rán es­tos nue­vos es­pías del fir­ma­men­to? Se­gún Sch­wie­ter­man, “el JWST se­rá ca­paz de de­tec­tar mo­lé­cu­las, co­mo dió­xi­do de car­bono, me­tano y mo­nó­xi­do de car­bono, pe­ro no po­drá ob­ser­var oxí­geno u ozono”.

De to­dos mo­dos, pa­ra ex­plo­rar re­gio­nes tan le­ja­nas no so­lo ha­brá que es­pe­rar a la lle­ga­da de nue­vas tec­no­lo­gías: tam­bién es im­por­tan­te sa­ber qué hay que bus­car exac­ta­men­te. Ke­vin Heng, as­tro­fí-

si­co de la Uni­ver­si­dad de Ber­na (Sui­za), res­pon­de a es­ta pre­gun­ta en su ar­tícu­lo ti­tu­la­do La im­pre­ci­sa bús­que­da de ha­bi­ta­bi­li­dad

ex­tra­te­rres­tre: “Nos em­pe­ña­mos en en­con­trar con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra la vi­da, sin te­ner una de­fi­ni­ción cla­ra de lo que es”. Heng se­ña­la que la fran­ja Ri­ci­tos de Oro es es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da ti­po de es­tre­lla: en las más frías es­tá cer­ca de su ór­bi­ta y, por tan­to, sus pla­ne­tas ha­bi­ta­bles pre­sen­tan años más cor­tos. Ade­más, sub­ra­ya que la ha­bi­ta­bi­li­dad es es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da ti­po de at­mós­fe­ra.

En ge­ne­ral, se tie­nen en cuen­ta dos fac­to­res in­dis­pen­sa­bles: la pre­sen­cia de agua y de dos ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, uno que no se con­den­se y otro que lo ha­ga en el ran­go de tem­pe­ra­tu­ras que reinen en la at­mós­fe­ra es­tu­dia­da. Pe­ro más allá de eso, la pro­ba­bi­li­dad de que ha­ya vi­da es un con­cep­to que es­tá en pleno pro­ce­so de desa­rro­llo.

“La gen­te apor­ta ideas y va­mos bus­can­do nue­vas com­bi­na­cio­nes de mo­lé­cu­las, por-

Lo ideal es sa­car imá­ge­nes di­rec­tas del exo­mun­do, igual que ve­mos Mar­te o Ve­nus en el cie­lo noc­turno

que una so­la no sig­ni­fi­ca que ha­ya vi­da —di­ce An­gla­da-Es­cu­dé—. Se­gún a quién pre­gun­tes, te su­ge­ri­rá una re­ce­ta dis­tin­ta”. En su opi­nión, se­rá ne­ce­sa­rio ana­li­zar mu­chas es­tre­llas pa­ra ave­ri­guar có­mo es el zoo mo­le­cu­lar, cli­má­ti­co y at­mos­fé­ri­co de los exo­pla­ne­tas. Cree que la ta­rea lle­va­rá mu­cho tiem­po; en gran par­te, y co­mo se ha apun­ta­do, por­que no se sa­be qué se ha de bus­car exac­ta­men­te.

Sch­wie­ter­man re­sal­ta la ne­ce­si­dad de te­ner en cuen­ta el con­tex­to de ca­da mun­do pa­ra eva­luar las hue­llas bio­ló­gi­cas en sus en­vol­tu­ras ga­seo­sas. Él apues­ta por cier­tas com­po­si­cio­nes de mo­lé­cu­las con po­ten­cial de

bio­fir­mas, to­das ellas ca­rac­te­ri­za­das por la pre­sen­cia de sus­tan­cias que des­apa­re­ce­rían de la at­mós­fe­ra con el tiem­po si nos ha­llá­ra­mos an­te un am­bien­te iner­te. “Nos en­can­ta­ría en­con­trar oxí­geno o una com­bi­na­ción de dió­xi­do de car­bono y me­tano en gran abun­dan­cia — con­cre­ta Sch­wie­ter­man. Y aña­de—: Otro ras­tro cla­ve es el del oxí­geno y del me­tano: por se­pa­ra­do, esos ga­ses son de por sí in­tere­san­tes, pe­ro jun­tos, cons­ti­tui­rían una se­ñal ca­si de­fi­ni­ti­va de la pre­sen­cia de vi­da”. Es­te as­tro­bió­lo­go tam­bién pro­po­ne es­tar aler­ta an­te la exis­ten­cia de va­por de agua, ozono y la hue­lla de al­gún ti­po de co­ber­tu­ra ve­ge­tal, que se po­drían lo­ca­li­zar por la for­ma có­mo los exo­pla­ne­tas re­fle­jan la luz.

DE TO­DOS MO­DOS, MU­CHOS IN­VES­TI­GA­DO­RES AD­VIER­TEN DE QUE AÚN FAL­TA TIEM­PO PA­RA QUE PO­DA­MOS ANA­LI­ZAR UNA AT­MÓS­FE­RA HA­BI­TA­BLE EN UN GE­ME­LO DE LA TIE­RRA:

“El JWST ha­rá un tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so, so­bre to­do, en pla­ne­tas gran­des y de pe­rio­dos cor­tos si­tua­dos en es­tre­llas bri­llan­tes —ex­pli­ca Bo­ruc­ki—. Lo que no per­mi­ti­rá es dar el gran salto de es­tu­diar la at­mós­fe­ra de un mun­do si­mi­lar a la Tie­rra en una es­tre­lla de ti­po so­lar”. Es­to so­lo ocu­rri­rá, tal co­mo di­ce, cuan­do se lo­gre ob­te­ner una ima­gen di­rec­ta de uno de esos ob­je­tos es­pa­cia­les.

Ac­tual­men­te, los as­tró­no­mos usan has­ta diez mé­to­dos dis­tin­tos pa­ra ca­zar­los. El más im­por­tan­te es el que em­plea­ba el ob­ser­va­to­rio Ke­pler, que ana­li­za caí­das pe­rió­di­cas en el bri­llo de las es­tre­llas. Así cap­tu­ra los an­tes ci­ta­dos trán­si­tos, que ocu­rren cuan­do un exo­pla­ne­ta se in­ter­po­ne en­tre los as­tros lu­mi­no­sos y la Tie­rra. In­di­can cuán­to du­ran los años en ca­da mun­do –si un pla­ne­ta tar­da vein­ti­sie­te días en re­co­rrer to­da su ór­bi­ta, ge­ne­ra­rá un trán­si­to ca­da vein­ti­sie­te jor­na­das– y per­mi­ten es­ti­mar su ta­ma­ño. En to­do ca­so, cuan­do se de­tec­tan va­rios trán­si­tos, los as­tró­no­mos so­lo pue­den pro­po­ner la exis­ten­cia de un can­di­da­to a exo­pla­ne­ta: es­te es el mo­ti­vo por el que exis­ten unos 3.800 as­pi­ran­tes y so­lo 2.200 mun­dos ex­tra­so­la­res con­fir­ma­dos.

Pa­ra ob­te­ner un po­si­ti­vo pleno, ha­cen fal­ta más se­ña­les y es­ta­dís­ti­cas y, so­bre to­do, apli­car otro mé­to­do fun­da­men­tal: el de la ve­lo­ci­dad ra­dial. Es­te se ba­sa en la ca­pa­ci­dad de los te­les­co­pios pa­ra me­dir el des­pla­za­mien­to que pro­du­ce el ti­rón gra­vi­ta­cio­nal de los exo­pla­ne­tas en sus es­tre­llas. Su gran ven­ta­ja es que per­mi­te ha­cer es­ti­ma­cio­nes so­bre la ma­sa mí­ni­ma de los ob­je­tos. De­bi­do a to­do es­to, cuan­do se lo­gra des­en­mas­ca­rar un exo­pla­ne­ta con los trán­si­tos y la ve­lo­ci­dad ra­dial, los as­tró­no­mos pue­den es­ti­mar a la vez el ra­dio y la ma­sa. Así ave­ri­guan cuál es su com­po­si­ción y den­si­dad, fac­to­res im­por­tan­tes pa­ra es­ti­mar su gra­do de ha­bi­ta­bi­li­dad, pues per­mi­te su­po­ner si el pla­ne­ta es ro­co­so, muy rico en agua o di­rec­ta­men­te ga­seo­so.

Fi­nal­men­te, la téc­ni­ca de la ima­gen di­rec­ta, que se con­si­de­ra co­mo la vía pa­ra ana­li­zar la at­mós­fe­ra de un ge­me­lo de la Tie­rra en una es­tre­lla ti­po Sol, con­sis­te en ob­ser­var el re­fle­jo de los pla­ne­tas. Es más o me­nos co­mo ha­ce­mos no­so­tros por la noche cuan­do dis­tin­gui­mos Mar­te o Ve­nus, pe­ro a enor­mes dis­tan­cias. Es­ta téc­ni­ca, que ya se pue­de usar con cuer­pos enor­mes y muy ale­ja­dos de sus es­tre­llas, per­mi­te ana­li­zar la com­po­si­ción de las at­mós­fe­ras e in­clu­so bus­car la pre­sen­cia de nu­bes.

LOS DA­TOS IN­DI­CAN QUE HA­CER ES­TO CON UN GE­ME­LO DE LA TIE­RRA NO VA A RE­SUL­TAR FÁ­CIL,

por­que es­tos ob­je­tos tie­nen a su la­do una fuen­te de luz ex­tre­ma­da­men­te lu­mi­no­sa: su pro­pia ver­sión del Sol. Por ejem­plo, la lu­mi­no­si­dad que re­fle­ja nues­tro pla­ne­ta es 10.000 mi­llo­nes de ve­ces más dé­bil que la emi­ti­da di­rec­ta­men­te por el as­tro rey. Se­gún es­cri­bió la as­tro­fí­si­ca del MIT Sa­ra Sea­ger en su li­bro Is

the­re li­fe out the­re? (¿Hay vi­da ahí fue­ra?), en­fren­tar­se a es­ta ta­rea es co­mo bus­car la luz de una li­bé­lu­la si­tua­da jun­to a un po­ten­te re­flec­tor que se en­cuen­tra a 4.200 ki­ló­me­tros de no­so­tros, un po­co más de la dis­tan­cia en­tre Ma­drid y Mos­cú.

“Ne­ce­si­tas un ins­tru­men­to que blo­quee la luz de la es­tre­lla y re­co­ja la del pla­ne­ta. Creo que pa­ra ello ha­ría fal­ta di­se­ñar un te­les­co­pio es­pa­cial con un espejo de vein­te o trein­ta me­tros”, di­ce Bo­ruc­ki. En la ac­tua­li­dad, el ma­yor ob­ser­va­to­rio es­pa­cial es el Hub­ble, con un espejo

de 2,4 me­tros de diá­me­tro, y a par­tir de 2021 lo se­rá el JWST, que lle­va­rá uno de 6,5 m.

Sch­wie­ter­man ex­pli­ca que los ex­per­tos re­dac­ta­rán un in­for­me pa­ra la NA­SA, a co­mien­zos de la pró­xi­ma dé­ca­da, don­de se re­co­men­da­rá qué ca­mino to­mar pa­ra po­der ana­li­zar la at­mós­fe­ra de una Tie­rra... ex­tra­te­rres­tre. De mo­men­to, los cien­tí­fi­cos tra­ba­jan en cua­tro pro­yec­tos, en­tre los que des­ta­can el Lar­ge UV Op­ti­cal In­fra­red Sur­ve­yor (LUVOIR) y la Ha­bi­ta­ble Exo­pla­net Ima­ging Mis- sion (Ha­bEx). Am­bos se ba­san en usar co­ro­nó­gra­fos, dis­po­si­ti­vos que, co­mo se pre­ten­de, blo­quean la luz de las es­tre­llas y per­mi­ten re­co­ger la de los exo­pla­ne­tas. Tam­bién se ba­ra­ja el uso de co­ro­nó­gra­fos ex­te­rio­res, lla­ma­dos en in­glés stars­ha­des: son im­pre­sio­nan­tes na­ves es­pa­cia­les con for­ma de flor que se co­lo­ca­rían a de­ce­nas de mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de los te­les­co­pios pa­ra ta­par el resplandor de los so­les y sa­car la fo­to a los mun­dos –quién sa­be si ha­bi­ta­dos– que nos in­tere­san.

La enanas ro­jas son las es­tre­llas más abun­dan­tes de la Vía Lác­tea, pe­ro su ines­ta­bi­li­dad di­fi­cul­ta que sur­ja la vi­da en los exo­mun­dos que las or­bi­tan.

Exis­te acuer­do en con­si­de­rar que 51 Pe­ga­si b –hoy lla­ma­do Di­mi­dio– inau­gu­ró en 1995 la lis­ta de pla­ne­tas ha­lla­dos fue­ra del Sis­te­ma So­lar, aun­que tres años an­tes tam­bién se de­tec­ta­ron dos ob­je­tos si­mi­la­res gi­ran­do en torno a un púl­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.