La re­con­quis­ta del Ár­ti­co

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de LAU­RA CHA­PA­RRO

La pro­gre­si­va re­duc­ción de la ban­qui­sa de hielo del océano Ár­ti­co por el ca­len­ta­mien­to va a abrir nue­vas ru­tas na­ve­ga­bles y a con­fi­gu­rar un es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co dis­tin­to. Los paí­ses ri­be­re­ños po­drán ex­plo­tar los in­gen­tes re­cur­sos ener­gé­ti­cos ocul­tos ba­jo el mar, pe­ro eso en­tra­ña un gra­ve ries­go pa­ra el frá­gil eco­sis­te­ma polar. ¿Se­rá po­si­ble con­ci­liar las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo que­se pre­sen­tan con el res­pe­to a las es­pe­cies ani­ma­les y co­mu­ni­da­des hu­ma­nas que lo ha­bi­tan?

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre las frías re­gio­nes po­la­res del sur y el nor­te del mun­do es la so­be­ra­nía. La pri­me­ra, la An­tár­ti­da, no per­te­ne­ce a nin­gún país. Las pre­ten­sio­nes te­rri­to­ria­les de al­gu­nos es­ta­dos se con­ge­la­ron en 1961 con la en­tra­da en vi­gor del Tra­ta­do An­tár­ti­co, que con­sa­gró el con­ti­nen­te polar aus­tral co­mo un te­rri­to­rio uti­li­za­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra fi­nes pa­cí­fi­cos y que da li­ber­tad a las na­cio­nes pa­ra que ha­gan in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca.

En cam­bio, la re­gión ár­ti­ca, com­pues­ta bá­si­ca­men­te por un mar he­la­do –el océano Gla­cial Ár­ti­co– sin tie­rra de­ba­jo, sal­vo al­gu­nas is­las y las zo­nas cos­te­ras de va­rios paí­ses, sí tie­ne due­ños. Es­ta in­hós­pi­ta área que se ex­tien­de al­re­de­dor del po­lo nor­te has­ta la lí­nea del círcu­lo polar in­clu­ye te­rri­to­rios de Noruega, Sue­cia, Fin­lan­dia, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Di­na­mar­ca (que con­tro­la la re­gión au­tó­no­ma de Groen­lan­dia) e Is­lan­dia. Cin­co de es­tos paí­ses ár­ti­cos –Noruega, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Di­na­mar­ca– con­ver­gen en el ci­ta­do océano.

ES­TE MAR, CU­BIER­TO TRA­DI­CIO­NAL­MEN­TE POR UNA GI­GAN­TES­CA MA­SA DE HIELO CO­NO­CI­DA CO­MO BAN­QUI­SA, PUE­DE SER EL EPI­CEN­TRO DE UN NUE­VO

es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co. El au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras co­mo con­se­cuen­cia del ca­len­ta­mien­to glo­bal ha he­cho tran­si­ta­bles du­ran­te ca­da vez más pe­rio­dos de tiem­po sus dos prin­ci­pa­les vías: la Ru­ta del Nor­te (o Pa­so del No­res­te) y el Pa­so del No­roes­te. La pri­me­ra une el Atlán­ti­co con el Pa­cí­fi­co bor­dean­do las cos­tas sep­ten­trio­na- les de Ru­sia. El Pa­so del No­roes­te tam­bién co­nec­ta los dos océa­nos, pe­ro por Amé­ri­ca del Nor­te, cos­tean­do las re­gio­nes po­la­res de Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir, en­tre los es­tre­chos de Da­vis y de Be­ring. “En al­gu­nos años re­cien­tes –2009, 2010, 2011, 2012 y 2015–, las dos ru­tas se han abier­to si­mul­tá­nea­men­te”, afir­ma Nat­ha­nael Me­lia, cien­tí­fi­co del De­par­ta­men­to de Me­teo­ro­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Rea­ding (Reino Uni­do). En una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta

Geophy­si­cal Re­search Let­ters, Me­lia y sus co­le­gas han uti­li­za­do mo­de­los cli­má­ti­cos pa­ra cal­cu­lar cuán­to van a des­cen­der es­tas ma­sas de hielo a lo lar­go del si­glo XXI y la fre­cuen­cia de las ru­tas tran­si­ta­bles.

LOS PRO­NÓS­TI­COS SON BUE­NOS PA­RA LA NA­VE­GA­CIÓN PE­RO NA­DA HA­LA­GÜE­ÑOS PA­RA EL PLA­NE­TA.

Ha­cia 2050, en un es­ce­na­rio de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que lo­gre los ob­je­ti­vos del Acuer­do de Pa­rís –que li­mi­ta el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra por de­ba­jo de los 2 ºC–, el nú­me­ro de días na­ve­ga­bles se­rá de me­dia más del do­ble que a prin­ci­pios de si­glo. Si no con­se­gui­mos cum­plir los ob­je­ti­vos de Pa­rís y vi­vi­mos en un es­ce­na­rio de al­tas emi­sio­nes, el nú­me­ro de días na­ve­ga­bles se-

rá 3,5 ve­ces ma­yor. “In­clu­so si se al­can­za­ran los ob­je­ti­vos de Pa­rís, se pro­du­ci­rá un de­rre­ti­mien­to sus­tan­cial del hielo ma­rino del Ár­ti­co”, avi­sa Me­lia. Se­gún su es­tu­dio, tan­to la Ru­ta del No­res­te co­mo el Pa­so del No­roes­te se­rán na­ve­ga­bles du­ran­te dos me­ses la ma­yo­ría de los años y cua­tro me­ses en los años más cá­li­dos. Una ter­ce­ra vía, la Trans­po­lar, que atra­vie­sa el océano por el cen­tro, des­de el mar de Ba­rents has­ta Is­lan­dia, so­lo es­ta­ría ope­ra­ti­va una vez por dé­ca­da.

OTRAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES MÁS PE­SI­MIS­TAS CAL­CU­LAN QUE A FI­NA­LES DE SI­GLO, EN UN ES­CE­NA­RIO CON UN NI­VEL MUY AL­TO DE EMI­SIO­NES,

la Ru­ta del No­res­te po­dría ser via­ble más de seis me­ses al año. “Por aho­ra, si lo­gra­mos li­mi­tar el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal a 2 ºC, el océano Ár­ti­co es­ta­rá libre de hielo en ve­rano. Si re­du­ci­mos el ca­len­ta­mien­to a 1,5 ºC, po­dría­mos con­ser­var al­go más de ban­qui­sa al­re­de­dor”, di­ce Ju­lien­ne Stroe­ve, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro Na­cio­nal de Da­tos de Nie­ve y Hielo (EE. UU.). Cuan­do los cien­tí­fi­cos ha­blan de un Ár­ti­co “libre de hielo”, no lo di­cen en el sen­ti­do li­te­ral de la ex­pre­sión; se re­fie­ren a que el océano ten­drá me­nos de un mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­dos con­ge­la­dos du­ran­te ese pe­rio­do.

Los ex­per­tos re­cuer­dan que las dos ru­tas ma­rí­ti­mas prin­ci­pa­les tam­bién per­dían hielo en el pa­sa­do, pe­ro no con la fre­cuen­cia ac­tual. “La cues­tión fun­da­men­tal es la du­ra­ción del pe­rio­do de tiem­po na­ve­ga­ble. Tan­to en el es­te co­mo en el oes­te, aquel ha ido au­men­tan­do en los úl­ti­mos vein­te años”, de­cla­ra Leif Tou­dal Pe­der­sen, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Es­pa­cial Na­cio­nal de Di­na­mar­ca. En su opi­nión, el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha­rá que la ten­den­cia con­ti­núe en las pró­xi­mas dé­ca­das, pe­ro los lo­gros del Acuer­do de Pa­rís po­drían li­mi­tar el au­men­to del nú­me­ro de días en que las ru­tas per­ma­ne­ce­rán ope­ra­ti­vas.

Con es­tos pro­nós­ti­cos, los tra­yec­tos por mar a Asia se­rán diez días más rá­pi­dos a tra­vés del Ár­ti­co ha­cia 2050 y tre­ce más a fi­na­les de si­glo. Por su par­te, las na­ve­ga­cio­nes por Amé­ri­ca del Nor­te se­rán cua­tro jor­na­das más ve­lo­ces. Ade­más, los bu­ques con cas­co re­for­za­do pa­ra el hielo po­drán tran­si­tar por el Ár­ti­co en­tre diez y do­ce me­ses a fi­na­les de si­glo.

Ru­sia se­rá uno de los paí­ses que más se be­ne­fi­cia­rá de es­te nue­vo es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co. “Va a pa­sar de ser una po­ten­cia con­ti­nen­tal a una po­ten­cia ma­rí­ti­ma, con ac­ce­so pleno al mar”, di­ce Gon­za­lo Escribano, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Ener­gía y Cam­bio Cli­má­ti­co del Real Ins­ti­tu­to El­cano de Ma­drid. El au­men­to del pe­rio­do na­ve­ga­ble por la Ru­ta del No­res­te per­mi­ti­rá a los ru­sos lle­gar por mar a Eu­ro­pa, al océano Atlán­ti­co y tam­bién a los puer­tos de Asia.

Sin em­bar­go, es­te ex­per­to pun­tua­li­za que

Na­ve­gar por es­tas la­ti­tu­des es una em­pre­sa arries­ga­da, pues los bar­cos pue­den to­par­se por sor­pre­sa con gran­des ice­bergs

na­ve­gar por el Ár­ti­co es una em­pre­sa lle­na de ries­gos, pues­to que los bar­cos pue­den to­par­se por sor­pre­sa con gran­des ice­bergs que en­tor­pez­can su mar­cha y les ha­gan lle­gar tar­de a sus des­ti­nos. Ade­más, es­te ti­po de na­ve­ga­cio­nes im­pli­ca con­tar con un rom­pehie­los que va­ya abrien­do el ca­mino en de­ter­mi­na­das zo­nas, lo que en­ca­re­ce mu­cho los cos­tes. Co­mo re­cuer­da Escribano, las ru­tas por el mar Me­di­te­rrá­neo, que atra­vie­san el ca­nal de Suez, aun­que sean más lar­gas, son más se­gu­ras y no pre­sen­tan es­tos con­tra­tiem­pos.

En to­do ca­so, la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos aler­tan de que un au­men­to del trá­fi­co ma­rí­ti­mo en la zo­na ár­ti­ca po­dría te­ner se­rias re­per­cu­sio­nes pa­ra el me­dioam­bien­te glo­bal. A Scott Step­hen­son, profesor del De­par­ta­men­to de Geo­gra­fía de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut, le preo­cu­pa que pue­da in­cre­men­tar­se el ries­go de ver­ti­dos de pe­tró­leo: “Co­mo los gran­des bu­ques ope­ran con fuel pe­sa­do, has­ta un ac­ci­den­te de un bar­co que no sea pe­tro­le­ro po­dría ser, si su­frie­ra una ro­tu­ra en el tan­que de com­bus­ti­ble, muy da­ñino pa­ra la vi­da sal­va­je del Ár­ti­co”. En su opi­nión, un ma­yor trá­fi­co ma­rí­ti­mo tam­bién au­men­ta­rá los ni­ve­les de rui­do, lo que po­dría per­ju­di­car a las ba­lle­nas y otros ma­mí­fe­ros ma­ri­nos.

OTRA CON­SE­CUEN­CIA QUE LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES CON­TEM­PLAN ES LA LLE­GA­DA

A ES­TAS RE­GIO­NES PO­LA­RES DE ANI­MA­LES CA­PA­CES DE SO­POR­TAR LAS gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras y adap­tar­se al en­torno. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Na

tu­re Cli­ma­te Chan­ge, Whit­man Mi­ller y Gre­gory Ruiz afir­man que la unión de los océa­nos Pa­cí­fi­co y Atlán­ti­co por el des­hie­lo del Ár­ti­co pro­vo­ca­rá que de­ter­mi­na­das es­pe­cies in­va­so­ras via­jen en los bar­cos y co­lo­ni­cen las re­gio­nes cos­te­ras, con las con­si­guien­tes re­per­cu­sio­nes pa­ra la fau­na na­ti­va. A di­fe­ren­cia de otras ru­tas co­mer­cia­les, co­mo la del ca­nal de Suez o la del de Pa­na­má, que trans­cu­rren por aguas cá­li­das y tro­pi­ca­les que ma­tan o de­bi­li­tan a los in­va­so­res de las re­gio­nes más frías, el Ár­ti­co no su­po­ne una ame­na­za pa­ra es­tos se­res vi­vos.

“Pen­sa­mos que ha­brá un ma­yor in­ter­cam­bio de es­pe­cies de agua fría en­tre las cuen­cas oceá­ni­cas del Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co Nor­te y que ha­ya in­va­sio­nes de las aguas ár­ti­cas por ani­ma­les que to­le­ran bien las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Via­ja­rán en el agua de las­tre usa­da pa­ra es­ta­bi­li­zar los bu­ques y en los cas­cos su­mer­gi­dos de las na­ves”, de­ta­lla Mi­ller, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Me­dioam­bien­tal Smith­so­nian de Es­ta­dos Uni­dos. Es­te ex­per­to se­ña­la que to­da­vía es de­ma­sia­do pron­to pa­ra pre­de­cir qué es­pe­cies con­cre­tas co­lo­ni­za­rán el Ár­ti­co y cuá­les po­drían des­apa­re­cer. Lo qué sí pa­re­ce cla­ro es que al­te­ra­rán el eco­sis­te­ma, al com­pe­tir por el mis­mo ali­men­to que la fau­na na­ti­va, y que in­te­rrum­pi­rán mi­llo­nes de años de evo­lu­ción.

Ade­más de es­tas re­per­cu­sio­nes eco­ló­gi­cas de al­can­ce glo­bal, la aper­tu­ra de nue­vas ru­tas de na­ve­ga­ción tam­bién ten­drá efec­tos a ni­vel lo­cal so­bre otros iti­ne­ra­rios ma­rí­ti­mos, co­mo el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo, don­de po­dría pro­du­cir­se un im­por­tan­te des­cen­so del nú­me­ro de bu­ques que surcan sus aguas pa­ra lle­gar al Atlán­ti­co o al Ín­di­co a tra­vés del ca­nal de Suez. “To­dos los puer­tos me­di­te­rrá­neos, in­clui­dos los de nues­tro país, per­de­rán ac­ti­vi­dad”, pro­nos­ti­ca Antonio Que­sa­da, se­cre­ta­rio téc­ni­co del Co­mi­té Polar Es­pa­ñol. Es­te or­ga­nis­mo con com­pe­ten­cias so­bre la An­tár­ti­da y el Ár­ti­co de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, In­no­va­ción y Uni­ver­si­da­des. Se de­di­ca, en­tre otras fun­cio­nes, a coor­di­nar las ac­ti­vi­da­des en las zo­nas po­la­res, apro­bar los per­mi­sos me­dioam­bien­ta­les y ha­cer cum­plir la nor­ma­ti­va.

El má­xi­mo ór­gano de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra la re­gión del po­lo nor­te es el Con­se­jo Ár­ti­co, con se­de en Trom­sø (Noruega). Sus miem­bros per­ma­nen­tes son los ocho es­ta­dos ár­ti­cos, así co­mo los pue­blos in­dí­ge­nas que ha­bi­tan en el círcu­lo polar, co­mo es­qui­ma­les, inuits, yu­piks y la­po­nes. Tam­bién par­ti­ci­pan co­mo ob­ser­va­do­res paí­ses co­mo Es­pa­ña, des­de 2006, y re­pre­sen­tan­tes de oe­ne­gés y de or­ga­nis­mos in­ter­gu­ber­na­men­ta­les.

Se­gún ex­pli­ca Que­sa­da, nues­tro país ha con­se­gui­do for­mar par­te de es­te fo­ro in­ter­na­cio­nal por­que cuen­ta con in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de pri­mer ni­vel en los ma­res sep­ten­trio­na­les y por­que par­ti­ci­pa en la ma­yor par­te de las es­truc­tu­ras de la re­gión, co­mo el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de Cien­cia Ár­ti­ca. En es­tos mo­men­tos es­tán pre­pa­ran­do pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción con va­rios paí­ses de la zo­na. “No te­ne­mos in­ten­ción de po­ner allí una ba­se, pe­ro sí que­re­mos co­la­bo­rar y con­ti­nuar con nues­tra in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca”, se­ña­la. Aun­que sea un es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co di­fe­ren­te al de la An­tár­ti­da, el ex­per­to re­cuer­da que el Con­se­jo Ár­ti­co na­ció pa­ra que es­ta re­gión polar fue­ra un es­pa­cio de paz y desa­rro­llo sos­te­ni­ble, en el que se pres­te especial aten­ción a las po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas y al me­dioam­bien­te. Paí­ses co­mo Noruega, Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia tie­nen des­ple­ga­das ba­ses mi­li­ta­res en la zo­na, pe­ro evi­tan el en­fren­ta­mien­to ar­ma­do en­tre ellos, pa­ra no con­tra­de­cir la fi­lo­so­fía del or­ga­nis­mo.

PE­RO EL ÁR­TI­CO NO SO­LO ES CO­DI­CIA­DO POR SUS IM­POR­TAN­TES RU­TAS NA­VE­GA­BLES.

Tam­bién atrae la aten­ción por al­go que no se per­ci­be a sim­ple vis­ta: sus ya­ci­mien­tos de hi­dro­car­bu­ros. La re­gión es­con­de al­re­de­dor del 13 % del pe­tró­leo y el 30 % del gas na­tu­ral sin ex­plo­tar del mun­do, se­gún da­tos del Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos. Ru­sia y Noruega ya es­tán ex­tra­yen­do al­gu­nos de es­tos re­cur­sos, por­que los ya­ci­mien­tos se en­cuen­tran ba­jo el hielo de sus zo­nas so­be­ra­nas. Pe­ro en un con­tex­to glo­bal de pro­gre­si­vo aban­dono de los re­cur­sos fó­si­les en fa­vor de las ener­gías re­no­va­bles, a lo que hay que aña­dir los al­tos cos­tes eco­nó­mi­cos que su­po­ne per­fo­rar el hielo, el in­te­rés in­ter­na­cio­nal ha­cia esos ya­ci­mien­tos ya no es tan sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo ha­ce unos años.

“La Edad de Pie­dra con­clu­yó cuan­do aún ha­bía mu­chí­si­mas pie­dras en el mun­do y la Edad del Pe­tró­leo ter­mi­na­rá, aun­que que­de aún mu­cho pe­tró­leo por ex­plo­tar”, com­pa­ra Ig- na­cio José García Sán­chez, sub­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos, un or­ga­nis­mo que de­pen­de de Mi­nis­te­rio de De­fen­sa. Ni él ni otros ex­per­tos creen que va­ya a em­pe­zar una ca­rre­ra por ex­plo­tar es­tos re­cur­sos, por más que las ru­tas ma­rí­ti­mas del Ár­ti­co se vuel­van ca­da vez más ac­ce­si­bles. No obs­tan­te, pa­ra Ru­sia sí su­po­ne una im­por­tan­te fuen­te de ri­que­za, pues en la alar­ga­da pe­nín­su­la de Ya­mal, en el no­roes­te de Si­be­ria, se en­cuen­tra una de sus ma­yo­res re­ser­vas de gas na­tu­ral. El au­men­to del pe­rio­do na­ve­ga­ble du­ran­te más me­ses per­mi­ti­rá al gran país euroasiático ex­por­tar el gas a tra­vés de los nue­vos iti­ne­ra­rios por mar.

Otro hi­dro­car­bu­ro que tam­bién se es­con­de ba­jo el Ár­ti­co y que preo­cu­pa a los cien­tí­fi­cos es el me­tano. Es­te gas de efec­to in­ver­na­de­ro es­tá lo­ca­li­za­do en un gran de­pó­si­to atra­pa­do en los se­di­men­tos de los ma­res po­co pro­fun­dos que cu­bren la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal ru­sa, y ya ha em­pe­za­do a li­be­rar­se. “Ca­da ve­rano ve­mos

Los or­ga­nis­mos im­pli­ca­dos ten­drán que re­gu­lar la ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo, del gas y del cre­cien­te tu­ris­mo en la re­gión

gran­des co­lum­nas de me­tano que se ele­van des­de el fon­do ma­rino y sa­len a la at­mós­fe­ra. La can­ti­dad au­men­ta ca­da año”, aler­ta Pe­ter Wad­hams, di­rec­tor del Gru­po de Fí­si­ca Oceá­ni­ca Polar de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do). En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en

Na­tu­re, el in­ves­ti­ga­dor afir­ma que el des­hie­lo del per­ma­frost ár­ti­co —la ca­pa de sue­lo he­la­da— ace­le­ra­rá la emi­sión del me­tano, con re­per­cu­sio­nes so­bre el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal: “Si una gran frac­ción ex­plo­ta­ra re­pen­ti­na­men­te, cau­sa­ría un ca­len­ta­mien­to in­me­dia­to del pla­ne­ta de has­ta 0,6 ºC , se­gún los mo­de­los, lo que ace­le­ra­ría mu­cho el cam­bio cli­má­ti­co”, ex­pli­ca es­te ex­per­to.

AUN­QUE LA MA­YOR PAR­TE DE LA RE­GIÓN POLAR BOREAL TEN­GA DUE­ÑO, HAY AL­GU­NAS FRAN­JAS DEL OCÉANO, MÁS ALLÁ DE LAS ZO­NAS ECO­NÓ­MI­CAS EX­CLU­SI­VAS,

pa­sa­das las 200 mi­llas náu­ti­cas, que no per­te­ne­cen a nin­gún país. Esos te­rri­to­rios de na­die son re­cla­ma­dos por los es­ta­dos ri­be­re­ños. Tommy Flakk, ase­sor de la sec­ción del Al­to Nor­te, Asun­tos Po­la­res y Re­cur­sos del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Noruega, re­cuer­da que su país si­gue la Ley del Mar –la Con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das so­bre De­re­cho Ma­rí­ti­mo– en to­do lo re­la­cio­na­do con el océano Ár­ti­co. En 2008, los no­rue­gos, jun­to con Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Di­na­mar­ca, fir­ma­ron la De­cla­ra­ción de Ilu­lis­sat y “reite­ra­ron su com­pro­mi­so con el De­re­cho del Mar y su in­ten­ción de re­sol­ver las re­cla­ma­cio­nes de so­be­ra­nía den­tro de ese mar­co”. La ONU de­di­ca un or­ga­nis­mo es­pe­cí­fi­co a di­ri­mir es­tos li­ti­gios, la Co­mi­sión de Lí­mi­tes de la Pla­ta­for­ma Con­ti­nen­tal, al que acu­den los paí­ses que pre­ten­den au­men­tar la ju­ris­dic­ción de sus aguas.

Pa­ra otras cues­tio­nes, los Go­bier­nos im­pli­ca­dos pue­den apro­bar acuer­dos bi­la­te­ra­les. Por ejem­plo, en 2010 Noruega y Ru­sia fir­ma- ron un tra­ta­do so­bre de­li­mi­ta­ción y coope­ra­ción ma­rí­ti­ma en el mar de Ba­rents y en el océano Ár­ti­co. “Es­te acuer­do re­sol­vió una dispu­ta que se re­mon­ta a cua­tro dé­ca­das”, sub­ra­ya Flakk. A pe­sar de eso y de los es­fuer­zos de las di­fe­ren­tes po­ten­cias por man­te­ner la paz en la re­gión, el sub­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos re­cuer­da que chocan dos po­si­cio­nes po­lí­ti­cas his­tó­ri­ca­men­te en­fren­ta­das: aun­que se ha­ya su­pe­ra­do la Gue­rra Fría, la reali­dad es que to­dos los paí­ses ri­be­re­ños me­nos Ru­sia per­te­ne­cen a la OTAN. “El con­flic­to es­tá ser­vi­do”, opi­na García Sán­chez, que co­mo ca­pi­tán de na­vío de la Ar­ma­da es­pa­ño­la tra­ba­jó pa­ra la Alian­za Atlán­ti­ca.

El ex­per­to re­cuer­da que tan­to la Unión Eu­ro­pea co­mo Chi­na han pe­di­do que en el Ár­ti­co se aprue­be un acuer­do si­mi­lar al Tra­ta­do An­tár­ti­co, que ter­mi­na­ría con cual­quier ti­po de con­flic­to, pe­ro los paí­ses ri­be­re­ños siem­pre se han opues­to. Las ru­tas na­ve­ga­bles y el ca­da vez ma­yor pe­so que ten­drá el tu­ris­mo en la re­gión son dos desafíos que ten­drá que re­gu­lar el Con­se­jo Ár­ti­co. “Te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de co­no­cer y man­te­ner lo me­jor po­si­ble ese me­dioam­bien­te ca­si vir­gen”, con­clu­ye García Sán­chez.

Ice­berg flo­tan­do en el fior­do de Ilu­lis­sat, si­tua­do en la cos­ta oes­te de Groen­lan­dia. El fior­do es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 2004.

En­cuen­tro en 1818 del ex­plo­ra­dor John Ross con inuits de la is­la de Baf­fin.

Una tu­ris­ta ex­plo­ra en ka­yak una cue­va de hielo en el gla­ciar Val­dez (Alas­ka).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.