Muy Es­cép­ti­co

UN PU­ÑA­DO DE ES­CRI­TO­RES SEUDOCIENTÍFICOS AFIR­MA QUE FUI­MOS VI­SI­TA­DOS HA­CE SI­GLOS POR EX­TRA­TE­RRES­TRES QUE NOS INS­TRU­YE­RON Y A LOS QUE CON­SI­DE­RA­MOS DIVINIDADES. LA PE­LÍ­CU­LA 2001: UNA ODI­SEA DEL ES­PA­CIO DIO UN GI­RO SU­TIL A ESA TEO­RÍA IN­FUN­DA­DA.

Muy Interesante - - SUMARIO - POR LUIS AL­FON­SO GÁMEZ @la­ga­mez

La ter­ce­ra ley de Clar­ke di­ce: “To­da tec­no­lo­gía lo su­fi­cien­te­men­te avan­za­da es in­dis­tin­gui­ble de la ma­gia”. La for­mu­ló el es­cri­tor bri­tá­ni­co de cien­cia fic­ción Art­hur C. Clar­ke en 1973, en la edi­ción re­vi­sa­da de su li­bro Per­fi­les del

fu­tu­ro. Cin­co años an­tes, él (co­mo guio­nis­ta) y Stan­ley Ku­brick ha­bían lle­va­do es­te con­cep­to al ci­ne con 2001: Una

odi­sea del es­pa­cio, pe­lí­cu­la so­bre la que mu­cha gen­te tie­ne aún una idea errónea.

Se­gu­ra­men­te co­no­ces a al­guien pa­ra quien el fa­mo­so mo­no­li­to de la his­to­ria es una suer­te de ins­tru­men­to di­vino. Y lo es, pe­ro no en el sen­ti­do clá­si­co de di­vi­ni­dad, sino en el de quie­nes pro­po­nen que nues­tros an­te­pa­sa­dos fue­ron ayu­da­dos en su desa­rro­llo por ex­tra­te­rres­tres a los que lue­go ele­va­ron a los altares.

Ku­brick con­si­de­ra­ba que, en la in­men­si­dad del uni­ver­so, la nues­tra po­día muy bien ser una es­pe­cie me­dio­cre: ha­bría mi­les de mi­llo­nes de pla­ne­tas po­bla­dos por se­res más atra­sa­dos, otros tan­tos ha­bi­ta­dos por in­te­li­gen­cias de nues­tro mis­mo ni­vel, y otros mu­chos por es­pe­cies muy su­pe­rio­res. Se­gún de­cla­ró a la re­vis­ta Play­boy en sep­tiem­bre de 1968, “esos se­res se­rían dio­ses pa­ra los mi­les de mi­llo­nes de es­pe­cies me­nos in­te­li­gen­tes del uni­ver­so, co­mo el ser hu­mano le pa­re­ce­ría un dios a una hor­mi­ga que de al­gún mo­do su- pie­ra de su exis­ten­cia. Po­see­rían los dos atri­bu­tos de to­das las dei­da­des: la om­nis­cien­cia y la om­ni­po­ten­cia”.

LOS ALIE­Ní­GE­NAS IN­VEN­TA­DOS POR KU­BRICK Y CLAR­KE

re­sul­tan creí­bles y fas­ci­nan­tes, a di­fe­ren­cia de los po­pu­la­ri­za­dos des­de fi­na­les de los años se­sen­ta por los li­bros de Erich von Dä­ni­ken, Pe­ter Ko­lo­si­mo, Ze­cha­ria Sit­chin y otros es­cri-

to­res seudocientíficos, cu­yos en­tes ima­gi­na­rios si­guen po­blan­do los es­pa­cios de ca­na­les de te­le­vi­sión de pa­go que se di­cen de his­to­ria y des­cu­bri­mien­tos. Dos de las obras clá­si­cas de es­ta co­rrien­te de di­vul­ga­ción fan­ta­sio­sa son Re­cuer­dos del fu­tu­ro (pu­bli­ca­da por Von Dä­ni­ken en 1968) y As­tro­na­ves en la prehis­to­ria (es­cri­ta por Ko­lo­si­mo en 1972).

En am­bas, los ex­tra­te­rres­tres son des­cri­tos co­mo ca­si hu­ma­nos. Ape­nas se di­fe­ren­cian fí­si­ca­men­te de no­so­tros y dis­po­nen de una tec­no­lo­gía muy avan­za­da pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos, pe­ro no pa­ra sus des­cen­dien­tes de los si­glos XX y XXI. Se­gún las in­ter­pre­ta­cio­nes que ha­cen esos au­to­res de ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos co­mo la lo­sa se­pul­cral de Pa­len­que, las lí­neas de Naz­ca y las es­ta­tui­llas Do­gu ja­po­ne­sas, los alie­ní­ge­nas an­ces­tra­les que nos vi­si­ta­ron ha­ce si­glos o mi­le­nios via­ja­ban por el es­pa­cio em­bu­ti­dos en pe­que­ñas na­ves –co­mo los tri­pu­lan­tes de las cáp­su­las Apo­lo y So­yuz, ac­ti­vas por aque­llos años– que ne­ce­si­ta­ban de lar­gas pistas de ate­rri­za­je, y uti­li­za­ban pa­ra pro­te­ger­se de am­bien­tes hos­ti­les tra­jes cal­ca­dos a los de los pri­me­ros as­tro­nau­tas hu­ma­nos.

EN CON­TRA­PO­SI­CIÓN A ESE SIM­PLE Y NA­DA IMAGINATIVO TRAS­LA­DO

al pa­sa­do de la tec­no­lo­gía de los ini­cios de la era es­pa­cial, Ku­brick y Clar­ke se com­pli­ca­ron la vi­da. Des­de que em­pe­za­ron a tra­ba­jar en 2001 (ba­sa­da en El cen

ti­ne­la, un re­la­to cor­to del se­gun­do), la apa­rien­cia de los ex­tra­te­rres­tres fue pa­ra Ku­brick un que­bra­de­ro de ca­be­za. Por­que los ima­gi­na­ba co­mo en­ti­da­des que “pue­den ha­ber pro­gre­sa­do de es­pe­cies bio­ló­gi­cas, que son ca­pa­ra­zo­nes frá­gi­les pa­ra la men­te en el me­jor de los ca­sos, a má­qui­nas in­mor­ta­les; y que lue­go, du­ran­te in­nu­me­ra­bles eo­nes, pue­den ha­ber emer­gi­do de las cri­sá­li­das de la ma­te­ria trans­for­ma­dos en se­res de ener­gía y es­pí­ri­tus pu­ros. Sus po­ten­cia­li­da­des se­rían ili­mi­ta­das y su in­te­li­gen­cia, in­apren­si­ble pa­ra los hu­ma­nos”. Cin­co dé­ca­das des­pués, hay que ad­mi­tir que el ge­nio del ci­ne do­tó a sus alie­ní­ge­nas de esa su­pe­rio­ri­dad apa­bu­llan­te e inal­can­za­ble pa­ra nues­tra men­te. Y lo hi­zo del úni­co mo­do po­si­ble: es­con­dién­do­los.

En su li­bro La co­ne­xión cós­mi­ca (1973), el cien­tí­fi­co y di­vul­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se Carl Sa­gan es­pe­cu­la­ba so­bre la exis­ten­cia de alie­ní­ge­nas. En sus pá­gi­nas, re­cor­da­ba una ce­na que com­par­tió con Clar­ke y Ku­brick en el ve­rano de 1964, en la que el po­si­ble as­pec­to de los se­res de otros mun­dos cen­tró bue­na par­te de ES IN­VE­RO­SÍ­MIL QUE LA EVO­LU­CIÓN SEA SI­MI­LAR EN MUN­DOS DIS­TIN­TOS. SI HAY ALIENS, NO SE NOS PARECERÁN EN NA­DA la con­ver­sa­ción. Clar­ke y Sa­gan man­te­nían que cual­quier atis­bo de apa­rien­cia hu­ma­na es­ta­ba fue­ra de lu­gar, ya que no­so­tros so­mos con­se­cuen­cia de la evo­lu­ción en la Tie­rra, y se­ría in­creí­ble que la vi­da hu­bie­ra se­gui­do el mis­mo ca­mino en otro pla­ne­ta. Ku­brick veía a los aliens co­mo hu­ma­noi­des. Sa­gan es­cri­bió: “Di­je que cual­quier re­pre­sen­ta­ción ex­plí­ci­ta de un ex­tra­te­rres­tre avan­za­do mos­tra­ría al me­nos un ele­men­to de fal­se­dad, y que la me­jor so­lu­ción se­ría su­ge­rir a es­tos se­res en lu­gar de re­tra­tar­los sui gé­ne­ris”. Y eso fue lo que hi­zo el di­rec­tor, aun­que no qui­so vol­ver a ver al cien­tí­fi­co, se­gún se cuen­ta, por­que le pa­re­ció muy arro­gan­te.

“Des­de el co­mien­zo del tra­ba­jo en la pe­lí­cu­la, to­dos dis­cu­ti­mos có­mo re­pre­sen­tar a las cria­tu­ras ex­tra­te­rres­tres de mo­do que fue­ran tan alu­ci­nan­tes co­mo los pro­pios se­res. Y pron­to se hi­zo evi­den­te que no pue­des ima­gi­nar lo inima­gi­na­ble”, de­cla­ró Ku­brick en 1970 al pe­rio­dis­ta y crí­ti­co de ci­ne Jo­seph Gel­mis.

Pe­ro no era cier­to. Pa­ra de­ses­pe­ra­ción de sus co­la­bo­ra­do­res, el di­rec­tor, me­ticu­loso y cé­le­bre por su ca­rác­ter difícil y ma­niá­ti­co que lo lle­va­ba a con­tro­lar has­ta el más mí­ni­mo as­pec­to de sus pro­duc­cio­nes, ex­pe­ri­men­tó una y otra vez con la apa­rien­cia de los alie­ní­ge­nas y sus mun­dos. Has­ta que se im­pu­so la ra­zón: cual­quier ex­tra­te­rres­tre, por muy ex­tra­ño que fue­ra, re­sul­ta­ría de­ma­sia­do hu­mano.

LAS DEI­DA­DES AS­TRO­NAU­TAS DE VON DÄ­NI­KEN Y COM­PA­ÑíA

crea­ron nues­tra es­pe­cie en la­bo­ra­to­rios ge­né­ti­cos, me­dian­te có­pu­las di­ri­gi­das, y lue­go le en­se­ña­ron los ru­di­men­tos de la tec­no­lo­gía; sos­pe­cho­sa­men­te, vo­la­ban en na­ves es­pa­cia­les pa­re­ci­das a las nues­tras, y las pi­lo­ta­ban con man­dos en for­ma de pa­lan­cas. Los alie­ní­ge­nas in­vi­si­bles de Ku­brick su­po­nen un gran salto evo­lu­ti­vo, el ejem­plo de­fi­ni­ti­vo de la ter­ce­ra ley de Clar­ke. Los que in­su­flan la in­te­li­gen­cia al pri­ma­te Moon-Wat­cher y su clan –¿quién po­dría ol­vi­dar esa trans­for­ma­ción en na­ve es­pa­cial del hue­so lan­za­do al ai­re?–, y lue­go me­ta­mor­fo­sean al as­tro­nau­ta Dave Bow­man en el Ni­ño de las Es­tre­llas son om­ni­po­ten­tes so­lo por­que nos lle­van mi­llo­nes de años de ven­ta­ja.

Stan­ley Ku­brick (iz­quier­da) creó pa­ra su pe­lí­cu­la 2001: Una odi­seadel es­pa­cio los ex­tra­te­rres­tres más es­qui­vos del ci­ne: no se ven nun­ca. Arri­ba, un fo­to­gra­ma del prin­ci­pio de la cin­ta, cuan­do el pri­ma­te Moo­nWat­cher des­cu­bre la for­ma de usar los hue­sos co­mo ar­ma y he­rra­mien­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.