Días con­ta­dos

EL HA­LLAZ­GO DE QUE LOS ÁTO­MOS PUE­DEN ROM­PER­SE Y QUE ELLO GE­NE­RA GRAN CAN­TI­DAD DE ENER­GÍA PRO­PI­CIA­RÍA EL DESA­RRO­LLO DE LAS CEN­TRA­LES NU­CLEA­RES Y LAS AR­MAS ATÓMICAS.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Aco­mien­zos de los años 30 del si­glo pa­sa­do, las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre ra­diac­ti­vi­dad eran fre­cuen­tes por par­te de los cien­tí­fi­cos. Se es­ta­ban des­cu­brien­do mu­chos fe­nó­me­nos, pe­ro no siem­pre era sen­ci­llo in­ter­pre­tar­los, pues a ve­ces se ha­cía ne­ce­sa­ria la in­ven­ción de nue­vos con­cep­tos. Po­cos años des­pués de que Ja­mes Chad­wick ha­lla­ra el neu­trón, una par­tí­cu­la sin car­ga eléc­tri­ca, el fí­si­co En­ri­co Fer­mi se in­tere­só en los ex­pe­ri­men­tos que rea­li­za­ban Fré­dé­ric e Irè­ne Jo­liot-Cu­rie so­bre ra­diac­ti­vi­dad ar­ti­fi­cial, por lo que ob­ten­drían el No­bel de Quí­mi­ca en 1935 –el de Fí­si­ca fue pa­ra el men­cio­na­do Chad­wick–.

Fer­mi uti­lia­zó los no­ve­do­sos neu­tro­nes co­mo pro­yec­ti­les pa­ra bom­bar­dear los nú­cleos ató­mi­cos. Lo hi­zo de mo­do sis­te­má­ti­co, co­men­zan­do por áto­mos pe­que­ños. Con ello lo­gró el No­bel en 1938 “por sus de­mos­tra­cio­nes so­bre la exis­ten­cia de nue­vos ele­men­tos ra­diac­ti­vos pro­du­ci­dos por pro­ce­sos de irra­dia­ción con neu­tro­nes y por sus des­cu­bri­mien­tos so­bre las reacciones nu­clea­res de­bi­das a los neu­tro­nes len­tos”.

La idea era que el nú­cleo po­día ab­sor­ber el neu­trón, con lo que se da­ba lu­gar a un ele­men­to más pe­sa­do y se vol­vía ra­diac­ti­vo en mu­chas oca­sio­nes. De ese mo­do, Fer­mi pen­sa­ba lle­gar a ob­te­ner áto­mos más gran­des que el ura­nio –los lla­ma­dos trans­u­rá­ni­cos–, inexis­ten­tes en la na­tu­ra­le­za y ra­diac­ti­vos. El pro­ble­ma es que era difícil me­dir la ra­diac­ti­vi­dad in­du­ci­da en los pro­duc­tos cuan­do ya ha­bía ra­diac­ti­vi­dad na­tu­ral en el ele­men­to de par­ti­da. En­ton­ces se pro­du­jo al­go ines­pe­ra­do. Fer­mi pen­sa­ba que ob­ten­dría áto­mos ma­yo­res, pe­ro la quí­mi­ca Ida Nod­dack ya ha­bía su­ge­ri­do en 1934 que el bom­bar­deo del ura­nio con neu­tro­nes po­dría dar

lu­gar a áto­mos más li­ge­ros si se rom­pía el nú­cleo en va­rios frag­men­tos. Aque­lla hi­pó­te­sis no ha­bía si­do te­ni­da en cuen­ta, pues por en­ton­ces se pen­sa­ba que la rup­tu­ra del nú­cleo era im­po­si­ble, a pe­sar de que ya lo con­tem­pla­ba el de­no­mi­na­do mo­de­lo de go­ta lí­qui­da que ha­bía pro­pues­to el fí­si­co Gueór­gui Gá­mov y lue­go ha­bía asu­mi­do Niels Bohr, cé­le­bre por sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre me­cá­ni­ca cuán­ti­ca.

EN BER­LíN, OT­TO HAHN Y LI­SE MEITNER LLE­VA­BAN A CA­BO ES­TU­DIOS SO­BRE RA­DIAC­TI­VI­DAD

an­tes in­clu­so de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Am­bos se ha­bían in­tere­sa­do asi­mis­mo en la in­ter­ac­ción de los neu­tro­nes con los nú­cleos de ura­nio. No obs­tan­te, en julio de 1938, y an­te el au­ge del na­zis­mo, Meitner, que era ju­día, tu­vo que aban­do­nar Ale­ma­nia. El 17 de di­ciem­bre de ese año, Hahn y el jo­ven quí­mi­co Fritz Strass­mann com­pro­ba­ron que en­tre los pro­duc­tos de aque­lla reac­ción nu­clear ha­bía ba­rio, un ele­men­to es­ta­ble mu­cho más li­ge­ro que el ura­nio. Dos días des­pués es­cri­bie­ron a Meitner ex­pre­sán­do­le su des­con­cier­to, a lo que ella les con­tes­tó que lo que ha­bía ocu­rri­do era que el nú­cleo del ura­nio se ha­bía roto.

El tér­mino fi­sión nu­clear fue acu­ña­do por Ot­to Frisch, so­brino de Meitner, quien ha­bía ela­bo­ra­do con ella esa idea. A co­mien­zos de 1939, la no­ti­cia del es­ta­lli­do del ura­nio y la fi­sión nu­clear, con la tras­cen­den­tal im­pli­ca­ción ener­gé­ti­ca que con­lle­va­ba, ya era no­ti­cia en to­do el mun­do. Ha­bía na­ci­do la ener­gía nu­clear. En 1966, Hahn, Meitner y Strass­mann re­ci­bie­ron el pre­mio En­ri­co Fer­mi, “por sus con­tri­bu­cio­nes a la quí­mi­ca nu­clear y sus es­tu­dios ex­pe­ri­men­ta­les, que cul­mi­na­ron en el des­cu­bri­mien­to de la fi­sión”.

Ot­to Hahn y Li­se Meitner –en la ima­gen, en su la­bo­ra­to­rio de Ber­lín– se per­ca­ta­ron de que el nú­cleo de ura­nio po­día es­cin­dir­se.

POR RA­MÓN Nú­ÑEZ

Cuan­do se bom­bar­dea con neu­tro­nes un áto­mo de ura­nio, es­te se fi­sio­na. El pro­ce­so ge­ne­ra mu­cha ener­gía y da lu­gar a nue­vos neu­tro­nes que, a su vez, in­du­cen otras fi­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.