Neu­ro­pe­ca­dos: la ven­gan­za

PA­GAR CON LA MIS­MA MO­NE­DA A QUIEN NOS HA HE­CHO DA­ÑO FOR­MA PAR­TE DE LA NA­TU­RA­LE­ZA DEL SER HU­MANO, UN DE­SEO QUE SUR­GE A PAR­TIR DE LOS SEIS AÑOS DE EDAD.

Muy Interesante - - SUMARIO -

El día que Osa­ma bin La­den fue ase­si­na­do, mi­les de per­so­nas to­ma­ron las ca­lles de Nue­va York pa­ra ce­le­brar­lo, se res­pi­ra­ba cier­ta eu­fo­ria co­lec­ti­va. De­cían que se ha­bía he­cho jus­ti­cia: el ce­re­bro de los ho­rren­dos ata­ques te­rro­ris­tas del 11S se ha­bía lle­va­do su me­re­ci­do, le ha­bían pa­ga­do con la mis­ma mo­ne­da. Aun­que mu­chos coin­ci­dían con An­ne Ma­rie Bor­cher­ding –una eje­cu­ti­va que per­dió a su no­vio aque­lla fa­tí­di­ca jor­na­da– cuan­do de­cla­ra­ba que a ella le “gus­ta­ría más que es­tu­vie­ra vi­vo, pa­ra es­cu­pir­le y tor­tu­rar­lo”.

La sed de ven­gan­za es el leit­mo­tiv de cien­tos de his­to­rias: des­de el clá­si­co Ham­let, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, has­ta la sa­ga li­te­ra­ria

Can­ción de hielo y fue­go, de Geor­ge R. R. Mar­tin. La mis­ma que con­vier­te en salvadores de la hu­ma­ni­dad a Hulk, Thor, Iron Man, el Ca­pi­tán Amé­ri­ca y el res­to de superhéroes de có­mic del gru­po de Los Ven­ga­do­res. Es una prue­ba de que la vio­len­cia co­mo res­pues­ta a la vio­len­cia es­tá bien vis­ta, por más que Gand­hi pro­cla­ma­ra aque­llo de “ojo por ojo y el mun­do aca­ba­rá cie­go”.

No es una cues­tión cul­tu­ral. La ven­gan­za nos sa­le es­pon­tá­nea­men­te. Vi­vi­mos jun­tos en co­mu­ni­dad y, pa­ra que to­do va­ya bien, ha­ce fal­ta coope­rar; así que si al­guien lo in­cum­ple has­ta el pun­to de in­fli­gir da­ño a otros, sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de cas­ti­gar­lo. Cas­ti­go al­truis­ta, lo lla­man los cien­tí­fi­cos. In­clu­so dis­fru­ta­mos pre­sen­cian­do el es­car­mien­to. ¿Pe­ro a cual­quier edad? An­tro­pó­lo­gos y neu­ro­cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Max Planck de Ale­ma­nia de­mos­tra­ron ha­ce po­co que los ni­ños de cua­tro y cin­co años no dis­fru­tan vien­do su­frir a al­guien que pre­via­men­te ha he­cho al­go ma­lo; el de­seo de ven­gan­za emer­ge a par­tir de los seis años de edad. Es en­ton­ces cuan­do, co­mo de­mos­tró ha­ce po­co un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res suizos, con­tem­plar a nues­tro ver­du­go con­ver­ti­do en víc­ti­ma ha­ce que se dis­pa­re la ac­ti­vi­dad en el nú­cleo cau­da­do, pie­za cla­ve del cir­cui­to de re­com­pen­sa ce­re­bral. Se nos inun­da el en­cé­fa­lo de do­pa­mi­na –y bie­nes­tar–. Y cuan­to más bu­llen las neu­ro­nas de es­ta zo­na, más an­sias de pa­gar con la mis­ma mo­ne­da sen­ti­mos.

AL FIN Y AL CA­BO, SI LA VEN­GAN­ZA FUE­RA UN SA­BOR, SE­RÍA

DULCE. Ca­da vez que al­guien nos ata­ca, pa­re­ce que na­da nos con­sue­la tan­to co­mo ima­gi­nar el pla­cer que nos cau­sa­ría de­vol­ver­le el

gol­pe. C. Nat­han DeWall, de la Uni­ver­si­dad de Ken­tucky (EE. UU.), lo de­mos­tró usan­do un mu­ñe­co vu­dú. En un ori­gi­nal ex­pe­ri­men­to, pi­dió a va­rios su­je­tos que ju­ga­ran a un vi­deo­jue­go de pe­lo­ta, en el que eran re­cha­za­dos pre­me­di­ta­da­men­te –no les pa­sa­ban el ba­lón–. Al aca­bar, les per­mi­tió desaho­gar­se pin­chan­do agu­jas en un mu­ñe­co vu­dú. Al cla­var­las, su es­ta­do de áni­mo me­jo­ra­ba no­ta­ble­men­te. Los ayu­da­ba a re­cu­pe­rar el equi­li­brio emo­cio­nal.

Eso no im­pli­ca que, por nor­ma, los hu­ma­nos de­je­mos que las ga- nas de ven­gar­nos se adue­ñen de no­so­tros. Ima­gi­na por un mo­men­to que vas an­da­do por la ca­lle y te cru­zas con una per­so­na que es­tá llo­ri­quean­do. Se­gún te cuen­ta de­sola­da, le han ro­ba­do la car­te­ra y no pue­de ni co­ger el au­to­bús de vuelta a ca­sa. Sin pen­sár­te­lo dos ve­ces, le das un par de eu­ros pa­ra que se com­pre un bi­lle­te. Pe­ro, una ho­ra más tar­de, te la en­cuen­tras por ca­sua­li­dad to­man­do una cer­ve­za en el bar de la es­qui­na ale­gre­men­te. A tu cos­ta, pien­sas. In­clu­so te mi­ra y se son­ríe. Eso te en­fu­re­ce aún más, pe­ro no di­ces na­da y te mar­chas.

Pa­ra ave­ri­guar por qué nos com­por­ta­mos así, ha­ce unos me­ses un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Gé­no­va (Sui­za) re­pro­du­jo la si­tua­ción en el la­bo­ra­to­rio. Pro­pu­so a una se­rie de vo­lun­ta­rios par­ti­ci­par en un jue­go eco­nó­mi­co en el que otro ju­ga­dor los pro­vo­ca­ba des­ca­ra­da­men­te, ac­tuan­do de for­ma in­jus­ta y egoís­ta. Es­cá­ner en mano, ob­ser­va­ron que tan­to el ló­bu­lo tem­po­ral co­mo la amíg­da­la –cen­tro del mie­do y las emo­cio­nes– en­tra­ban en ebu­lli­ción de in­me­dia­to. Se es­ta­ba co­ci­nan­do la ira.

EN­TON­CES LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES LES DIE­RON A SUS CONEJI

LLOS DE IN­DIAS LA OP­CIÓN DE VEN­GAR­SE. De pa­gar­les con la mis­ma mo­ne­da. Y, aquí vie­ne lo in­tere­san­te, com­pro­ba­ron que cuan­to más se ac­ti­va­ban las neu­ro­nas de la cor­te­za pre­fron­tal dor­so­la­te­ral, me­nos ven­ga­ti­vos eran los su­je­tos, ya que es­tas fre­na­ban el de­seo de re­pre­sa­lia. Con las rien­das de la ven­gan­za bien ata­das, los ju­ga­do­res se­guían prac­ti­can­do un jue­go justo, ha­cien­do oí­dos sor­dos a las pro­vo­ca­cio­nes.

Fre­nar las an­sias de ven­gan­za es­tá bien. No so­lo pa­ra com­ba­tir el cri­men y fa­vo­re­cer la paz; tam­bién pen­san­do en nues­tro pro­pio bie­nes­tar. Aun­que he­mos ex­pli­ca­do an­tes que el des­qui­te al prin­ci­pio es dulce, a lar­go pla­zo la co­sa se agría. So­bre to­do si apli­ca­mos la má­xi­ma de que “la ven­gan­za es un pla­to que se sir­ve frío”. La ven­gan­za re­abre he­ri­das, re­mue­ve re­cuer­dos trá­gi­cos, pro­lon­ga el do­lor de la ofen­sa y eso im­pli­ca que, a lar­go pla­zo, nos ha­ga sen­tir mal. In­clu­so crea sen­ti­mien­to de cul­pa. Evi­tar las re­pre­sa­lias nos aho­rra esa sen­sa­ción agri­dul­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.