Sa­la bit

EN LAS RE­DES, CA­DA VEZ ES MÁS PER­CEP­TI­BLE EL USO DE PRO­GRA­MAS IN­FOR­MÁ­TI­COS QUE IMI­TAN EL COM­POR­TA­MIEN­TO DE CO­LEC­TI­VOS SO­CIA­LES Y GRU­POS DE OPI­NIóN, UNAS HE­RRA­MIEN­TAS DE IN­TO­XI­CA­CIóN QUE PO­NEN EN PE­LI­GRO EL DE­BA­TE PO­Lí­TI­CO.

Muy Interesante - - SUMARIO - POR MAR­TA PEIRANO

Los bots cum­plen nu­me­ro­sas fun­cio­nes en las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas on­li­ne, pe­ro la más po­pu­lar es imi­tar mo­vi­mien­tos so­cia­les, co­mo crear la ilu­sión de que exis­te un am­plio sec­tor de la ciu­da­da­nía que apo­ya –o re­cha­za– ra­bio­sa­men­te una idea, una pro­pues­ta, una ideo­lo­gía o a una per­so­na. En otras pa­la­bras, se pa­re­cen a una ma­ni­fes­ta­ción. El ata­que es siem­pre te­rri­to­rial: es­tán di­se­ña­dos pa­ra es­cu­char pa­la­bras cla­ves en torno a un de­ter­mi­na­do te­ma y acu­dir co­mo un en­jam­bre de avis­pas pa­ra ocu­par to­dos los es­pa­cios de de­ba­te so­bre ese asun­to. Una vez allí, se des­plie­gan co­mo un ejér­ci­to per­fec­ta­men­te coor­di­na­do de tro­les. Pri­me­ro, am­pli­fi­can a to­do aquel que afian­za su po­si­ción con ha­la­gos, re­fe­ren­cias, li­kes y re­tuits. Des­pués, ame­dran­tan a aque­llos que ofre­cen vi­sio­nes an­ta­go­nis­tas con bur­las, in­sul­tos, acu­sa­cio­nes ab­sur­das y ata­ques com­bi­na­dos. En to­do mo­men­to se re­fuer­zan y se dan la ra­zón unos a otros, co­mo si no se co­no­cie­ran. Si con­si­guen su ob­je­ti­vo, en el es­pa­cio con­quis­ta­do so­lo per­ma­ne­cen los bots y sus alia­dos hu­ma­nos, que que­dan ra­di­ca­li­za­dos en su pos­tu­ra, pen­san­do que es­tán en ma­yo­ría, sin sa­ber que han si­do ob­je­to de una de­li­be­ra­da cam­pa­ña de in­to­xi­ca­ción.

DE­TEC­TAR BOTS PO­Lí­TI­COS de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca es más difícil de lo que pa­re­ce. Pa­ra em­pe­zar, mu­chos pa­san por hu­ma­nos por­que, en reali­dad, em­pe­za­ron sién­do­lo. Cien­tos de mi­les de per­so­nas abrie­ron cuen­tas en re­des so­cia­les pa­ra ver có­mo eran y des­pués las ol­vi­da­ron. Esas cuen­tas dur­mien­tes fue­ron des­per­ta­das con un frío be­so de trol y aho­ra for­man par­te de un des­truc­ti­vo ejér­ci­to de zom­bis. Otras ve­ces, no se tra­ta de bots, sino de cí­borgs: de­ce­nas de bots ges­tio­na­dos por un hu­mano a suel­do de una gran­ja de trols. Es­tos sue­len mo­di­fi­car su con­duc­ta ca­da vez que cam­bian de ma­na­ger. Pe­ro lo más difícil es que no hay gru­po de con­trol vá­li­do con el que com­pa­rar es­te fe­nó­meno. El com­por­ta­mien­to de los tro­les hu­ma­nos en Twit­ter es prác­ti­ca­men­te in­dis­tin­gui­ble del de los bots.

NO OBS­TAN­TE, HAY CIER­TAS PISTAS. Por ejem­plo, sue­len tui­tear ca­da po­cos mi­nu­tos las vein­ti­cua­tro ho­ras del día, apo­yan las no­ti­cias y men­sa­jes de con­te­ni­do po­la­ri­zan­te –in­clui­das las

fa­ke news– y pa­re­cen ha­ber con­se­gui­do to­dos sus se­gui­do­res y ami­gos en una se­ma­na. Fi­nal­men­te, a me­nu­do si­guen y am­pli­fi­can las cuen­tas de otros usua­rios sos­pe­cho­sos de ser bots. Con es­tos da­tos, los dos es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en Ber­ke­ley, que han mon­ta­do la com­pa­ñía RoBhat Labs ase­gu­ran que han idea­do un al­go­rit­mo ca­paz de iden­ti­fi­car­los con una pre­ci­sión del 93,5 %. Con él quie­ren ayu­dar a los me­dios a mo­ni­to­ri­zar las cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción en las re­des so­cia­les. De mo­men­to, cuen­tan con tres he­rra­mien­tas: el iden­ti­fi­ca­dor de bots Bot­check.me, el de imá­ge­nes mo­di­fi­ca­das Surf­sa­fe –los dos son plu­gins pa­ra el na­ve­ga­dor Ch­ro­me– y otra pen­sa­da pa­ra que los pe­rio­dis­tas pue­dan sa­ber qué can­ti­dad de rui­do es­tá ge­ne­ran­do una no­ti­cia o acon­te­ci­mien­to y cuán­to del mis­mo es ar­ti­fi­cial. Se lla­ma Fac­tCheck.me. TAL INS­TRU­MEN­TO NO ES AU­Tó­NO­MO ni se pue­de usar en tiem­po real –los me­dios pue­den es­cri­bir a una di­rec­ción de co­rreo con su pe­ti­ción; en vein­ti­cua­tro ho­ras se les en­tre­ga un in­for­me–, pe­ro exis­te, lo que sig­ni­fi­ca que es­ta­mos más cer­ca de con­se­guir mo­ni­to­ri­zar las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Nos ha­rá fal­ta pa­ra en­fren­tar­nos a las pró­xi­mas elec­cio­nes lo­ca­les, eu­ro­peas y, fi­nal­men­te, a las ge­ne­ra­les de 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.