No es el co­ra­zón

Muy Interesante - - PSICO -

La ma­ni­fes­ta­ción más gra­ve de la an­sie­dad es la cri­sis de pá­ni­co o an­gus­tia, so­bre to­do por­que en tres de ca­da cua­tro ca­sos se com­bi­na con ago­ra­fo­bia –mie­do a los es­pa­cios abier­tos que pro­vo­ca que el afec­ta­do ape­nas sal­ga de ca­sa–. “Son per­so­nas que, sin pre­vio avi­so, ex­pe­ri­men­tan un te­rror in­con­tro­la­ble y la creen­cia de muer­te in­mi­nen­te, cuan­do es­te pe­li­gro no es real. Pue­de te­ner con­se­cuen­cias muy se­rias si no se tra­ta a tiem­po”, ad­vier­te la doc­to­ra Ro­sa­rio Ar­ce.

Una pa­cien­te de 45 años lo des­cri­bió así:

“Em­pie­zo a te­ner mie­do, a que­rer sa­lir co­rrien­do, no pue­do res­pi­rar bien, me pon­go fría, em­pie­zo a su­dar, me due­le el pe­cho y mi pre­sión sube. Tam­bién em­pie­zo a tem­blar, sien­to co­mo si me fue­ra a dar un in­far­to, co­mo si me fue­ra a caer muer­ta en ese mo­men­to. Es­to se sien­te más fuer­te en unos mi­nu­tos y lue­go, po­co a po­co, co­mien­za a des­apa­re­cer, has­ta que ya me sien­to bien, pe­ro me que­da una sen­sa­ción ra­ra, co­mo que me va a su­ce­der otra vez en cual­quier mo­men­to”. Co­mo con­se­cuen­cia, es­ta mu­jer se ais­ló en el in­te­rior de su ho­gar, aban­do­nó su tra­ba­jo y to­das sus ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les. Por suer­te, acu­dió al cen­tro de aten­ción pri­ma­ria des­pués de uno de es­tos ata­ques, se­gu­ra de que pa­de­cía un pro­ble­ma de co­ra­zón. Des­pués de so­me­ter­la a aná­li­sis clí­ni­cos y prue­bas car­dia­cas y de de­ter­mi­nar que to­do es­ta­ba nor­mal, el Ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ter­na la des­vió a Psi­quia­tría. Allí se le re­ce­tó un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra su pro­ble­ma, que era psi­co­ló­gi­co y no fí­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.