Me­jor pre­ve­nir que cu­rar

Es com­pli­ca­do pre­de­cir qué pue­de lle­gar a pro­vo­car­nos un epi­so­dio de an­sie­dad, pe­ro aquí tie­nes cua­tro con­se­jos pa­ra ayu­dar­te a evi­tar­los.

Muy Interesante - - PSICO -

Di no al se­den­ta­ris­mo

Una in­ves­ti­ga­ción de la psi­quia­tra Me­gan Tey­chen­ne y pu­bli­ca­da en 2015 por la re­vis­ta BMC Pu­blic Health ha de­mos­tra­do que prác­ti­cas co­mo ver la te­le o es­tar de­lan­te de las pan­ta­llas di­gi­ta­les es­tán re­la­cio­na­das con los tras­tor­nos de an­sie­dad. La ex­pli­ca­ción se en­cuen­tra en que pro­vo­can pro­ble­mas de sue­ño, ma­la sa­lud y ais­la­mien­to so­cial.

Prac­ti­ca téc­ni­cas de re­la­ja­ción

Jun­to con el ejer­ci­cio, ayu­dan a pa­liar la an­sie­dad por mu­chas ra­zo­nes, ya que fa­vo­re­cen la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, el tono mus­cu­lar, el me­ta­bo­lis­mo y la pro­duc­ción de en­dor­fi­nas u hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad. Ade­más, Adam Hee­nan, in­ves­ti­ga­dor de la uni­ver­si­dad ca­na­dien­se de Queen, aca­ba de com­pro­bar que la re­la­ja­ción cam­bia nues­tra for­ma de per­ci­bir el mun­do. En su ex­pe­ri­men­to, se mos­tra­ba a los par­ti­ci­pan­tes una fi­gu­ra lu­mi­no­sa, que po­día in­ter­pre­tar­se co­mo ame­na­zan­te o co­mo neu­tra. Cuan­do se les en­se­ña­ba a los vo­lun­ta­rios des­pués de que hu­bie­ran rea­li­za­do una téc­ni­ca de re­la­ja­ción mus­cu­lar pro­gre­si­va, la per­ci­bían de for­ma neu­tra. Mien­tras que los que no ha­bían he­cho nin­gún ejer­ci­cio de ese ti­po so­lían ver­la co­mo un es­tí­mu­lo ne­ga­ti­vo.

Pa­sea por el par­que

La na­tu­ra­le­za nos cal­ma los ner­vios. Pa­ra de­mos­trar­lo, un equi­po de la Uni­ver­si­dad de Queens­land, en Aus­tra­lia, mi­dió exac­ta­men­te có­mo in­fluía en sus vo­lun­ta­rios me­dia ho­ra a la se­ma­na de ca­mi­na­ta por un par­que na­tu­ral. El re­sul­ta­do: dis­mi­nuían los ca­sos de an­sie­dad en un 7%, tal y co­mo afir­ma­ban en la re­vis­ta Scien­ti­fic Re­ports.

Otras es­tra­te­gias que te ayu­da­rán a com­ba­tir­la y ser más fe­liz

Lle­var una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, res­pe­tar tus ho­ra­rios de des­can­so, te­ner me­tas y pro­pó­si­tos en la vi­da y man­te­ner fuer­tes víncu­los so­cia­les, una ac­ti­tud de aper­tu­ra y re­cep­ti­vi­dad y un en­fo­que op­ti­mis­ta son al­gu­nas de las cla­ves que, se­gún la Clí­ni­ca de la An­sie­dad, nos ayu­dan a pre­ve­nir es­te tras­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.