Pre­gun­tas y Res­pues­tas

Si­guien­do al pie de la le­tra la ex­pre­sión la­ti­na mens sa­na in cor­po­re sano (una men­te sa­na en un cuer­po sano), mu­chos cien­tí­fi­cos a lo lar­go de la his­to­ria han en­con­tra­do en el de­por­te una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra li­diar con las in­ter­mi­na­bles ho­ras de in­ves

Muy Interesante - - SUMARIO -

Me­re­dith

Gour­di­ne (1929-1998) Flash

Po­co más de 4 cen­tí­me­tros se­pa­ra­ron a es­te in­ge­nie­ro, fí­si­co y atle­ta es­ta­dou­ni­den­se de lo­grar una me­da­lla de oro en los jue­gos olím­pi­cos de 1952, que se ce­le­bra­ron en Hel­sin­ki. Le lla­ma­ban Flash –cen­te­lla– y com­pi­tió en ca­rre­ras de ve­lo­ci­dad, de obs­tácu­los y sal­to de lon­gi­tud. Fue en es­ta ca­te­go­ría en la que ca­si lo­gra im­po­ner­se.

Er­nest Rut­her­ford (1871-1937)

A es­te No­bel de Quí­mi­ca, al que se con­si­de­ra el pa­dre de la fí­si­ca nu­clear, se le da­ba muy bien el rugby. Du­ran­te su es­tan­cia en el Nel­son Co­lle­ge de Nue­va Ze­lan­da for­mó par­te de su equi­po, se con­vir­tió en una fi­gu­ra muy po­pu­lar y con­si­guió una de las úni­cas diez be­cas dis­po­ni­bles en to­do el país pa­ra asis­tir al pres­ti­gio­so Can­ter­bury Co­lle­ge. Más tar­de, se afi­cio­nó al golf.

Niels Bohr (1885-1962)

Es­te pre­mio No­bel de Fí­si­ca sen­tía fer­vor por el

fút­bol. Du­ran­te su eta­pa uni­ver­si­ta­ria for­mó par­te del equi­po de la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue (Di­na­mar­ca), y, jun­to con su her­mano Ha­rald, ju­gó va­rios par­ti­dos en el his­tó­ri­co Aka­de­misk Bold­klub, fun­da­do en 1885. Ocu­pa­ba la po­si­ción de por­te­ro.

Ni­ko­la Tes­la (1856-1943)

Tes­la te­nía cla­ro que es im­por­tan­te man­te­ner unos há­bi­tos sa­lu­da­bles. Des­de muy jo­ven lle­vó una vi­da dis­ci­pli­na­da, en la que sa­lir a ca­mi­nar era una par­te im­pres­cin­di­ble de su pla­ni­fi­ca­ción. Por el con­tra­rio, co­mer de­ma­sia­do y ha­cer po­co ejer­ci­cio cho­ca­ban con su fi­lo­so­fía. Es más, se­gún pa­re­ce, Tes­la so­lo ha­cía dos co­mi­das y an­da­ba en­tre 12 y 16 ki­ló­me­tros to­dos los días.

En­ri­co Fer­mi (1901-1954)

Fer­mi, que ga­na­ría el No­bel de Fí­si­ca en 1938 por su tra­ba­jo con isó­to­pos ra­diac­ti­vos, te­nía un fí­si­co po­de­ro­so y era una per­so­na ex­traor­di­na­ria­men­te com­pe­ti­ti­va, cua­li­da­des que de­mos­tra­ba, por ejem­plo, cuan­do ju­ga­ba al te­nis. Sus opo­nen­tes de­cían que en la can­cha se com­por­ta­ba “co­mo una au­tén­ti­ca bes­tia”. Tam­bién prac­ti­ca­ba la na­ta

ción y el al­pi­nis­mo.

Ro­sa­lind Fran­klin (1920-1958)

La au­tén­ti­ca des­cu­bri­do­ra de la es­truc­tu­ra del ADN, un ha­llaz­go que sue­le atri­buir­se a Ja­mes Wat­son y Fran­cis Crick, era una mu­jer ló­gi­ca, efi­cien­te e in­quie­ta. Des­de muy pe­que­ña, com­pi­tió en dis­tin­tos de­por­tes. Mien­tras es­tu­dia­ba en la Es­cue­la Fe­me­ni­na de San Pa­blo, en Lon­dres, prac­ti­có crí­quet, hoc­key, te­nis y ci­clis­mo.

Se­ve­ro Ochoa (1905-1993)

A pe­sar de que no lo prac­ti­ca­ba tan­to co­mo le gus­ta­ría, Ochoa, pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na en 1959, sen­tía un gran amor por el atle­tis­mo. Lle­gó a afir­mar, in­clu­so, que uno de sus gran­des sue­ños que no pu­do cum­plir fue par­ti­ci­par en unos jue­gos olím­pi­cos.

Ma­rie Cu­rie (1867-1934)

La pri­me­ra mu­jer que ga­nó el No­bel –fue el de Fí­si­ca, en 1903; en 1911 re­ci­bi­ría el de Quí­mi­ca– tam­bién fue una gran de­por­tis­ta. Su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to era mon­tar en bi­ci

cle­ta. De he­cho, ella y su ma­ri­do, Pie­rre, pa­sa­ron su lu­na de miel pe­da­lean­do por el nor­te de Fran­cia. Más tar­de, re­co­rrían así unos 12 ki­ló­me­tros ca­da se­ma­na pa­ra vi­si­tar a los pa­dres de su es­po­so y siem­pre que po­dían se mo­vían en dos rue­das por Pa­rís.

Carl Sa­gan (1934-1996)

A es­te cos­mó­lo­go y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co le en­can­ta­ba el

ba­lon­ces­to y, al pa­re­cer, se le da­ba bas­tan­te bien. Tan­to es así que, mien­tras se­guía sus es­tu­dios se­cun­da­rios, fue ca­pi­tán del equi­po de su es­cue­la. Sa­gan prac­ti­ca­ba es­te de­por­te des­de muy pe­que­ño y le gus­ta­ba por dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les: la com­pe­ti­ti­vi­dad y la di­ver­sión.

Char­les Dar­win (1809-1882)

El au­tor de El ori­gen de las

es­pe­cies era un an­da­rín na­to. No le im­por­ta­ba si llo­vía o ha­cía sol. To­dos los días, Dar­win cum­plía con sus tres ca­mi­na­tas de 45

mi­nu­tos, un há­bi­to que era par­te fun­da­men­tal de su ru­ti­na y que, en su opi­nión, es­ti­mu­la­ba su crea­ti­vi­dad. Al­go pa­re­ci­do le pa­sa­ba a los fi­ló­so­fos Kant y Nietzs­che, que pa­sea­ban du­ran­te ho­ras.

Al­bert Eins­tein (1879-1955)

Uno de los pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos de Eins­tein era ca­mi­nar. Cuan­do no es­ta­ba in­mer­so en sus es­tu­dios, el cien­tí­fi­co más fa­mo­so del si­glo XX se­guía es­ta afi­ción a ra­ja­ta­bla. To­dos los días an­da­ba unos 5 ki­ló­me

tros, un pa­seo de ida y vuel­ta des­de su ca­sa has­ta la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton (Nue­va Jer­sey), don­de da­ba cla­se.

Step­hen Haw­king (1942-2018)

An­tes de pa­de­cer es­cle­ro­sis múl­ti­ple, el fí­si­co teó­ri­co Step­hen Haw­king en­tró en el equi­po de remo de la Uni­ver­si­dad de

Ox­ford –fun­da­men­tal­men­te, pa­ra pa­liar su abu­rri­mien­to y ais­la­mien­to so­cial–. No es que fue­ra par­ti­cu­lar­men­te atlé­ti­co, pe­ro los mu­cha­chos con su fí­si­co eran idó­neos pa­ra ocu­par la po­si­ción de ti­mo­nel. Y así fue. Du­ran­te sus años de es­tu­dian­te prac­ti­có remo has­ta seis días a la se­ma­na.

San­tia­go Ra­món y Ca­jal (1852-1934)

To­do lo re­la­cio­na­do con la fuer­za atraía a Ra­món y Ca­jal de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­cía la me­di­ci­na, dis­ci­pli­na en la que fue ga­lar­do­na­do con el No­bel en 1906. De he­cho, fue cul­tu­ris­ta. En su ju­ven­tud, tras per­der un pul­so con un ami­go, de­ci­dió ga­nar múscu­lo. Pu­so tan­to em­pe­ño que aca­bó con una in­creí­ble for­ma fí­si­ca: bí­ceps y trí­ceps de­fi­ni­dos, una es­pal­da an­cha y cor­pu­len­ta y, tal y co­mo es­cri­bió él mis­mo, una “cir­cun­fe­ren­cia to­rá­ci­ca que ex­ce­día los 112 cen­tí­me­tros”.

Alan Tu­ring (1912-1954)

El pa­dre de la compu­tación dis­fru­ta­ba con una prue­ba de gran exi­gen­cia men­tal y fí­si­ca: co­rría ma­ra­to­nes pa­ra deses­tre­sar­se. Fue un buen atle­ta –so­ña­ba con re­pre­sen­tar a In­gla­te­rra en los jue­gos olím­pi­cos– y en 1949 lo­gró una mar­ca de 2 ho­ras, 46 mi­nu­tos y 3 se­gun­dos –re­co­rría un ki­ló­me­tro en me­nos de 4 mi­nu­tos–, no­ta­ble en ese mo­men­to. Aque­llo le si­tua­ba a me­nos de 12 mi­nu­tos del tiem­po del ar­gen­tino Del­fo Ca­bre­ra, que ga­nó el ma­ra­tón de los jue­gos de Lon­dres de 1948.

Pres­ton Cloud (1912-1991)

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de es­te bio­geó­lo­go, cos­mó­lo­go y ecó­lo­go, uno de los pio­ne­ros del me­dioam­bien­ta­lis­mo, im­pul­sa­ron de for­ma no­ta­ble nues­tro co­no­ci­mien­to so­bre el ori­gen de la vi­da en la Tie­rra. En 1930, se alis­tó en la Ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se, don­de pa­só tres años. Allí, muy pron­to se con­vir­tió en cam­peón de boxeo ama­teur de pe­so ga­llo.

Ha­rald Bohr (1887-1951)

Es­te ma­te­má­ti­co da­nés –her­mano del cé­le­bre fí­si­co Niels Bohr– fue una fi­gu­ra cla­ve en el Pro­yec­to Man­hat­tan, que aca­ba­ría cris­ta­li­zan­do en la crea­ción de las pri­me­ras ar­mas ató­mi­cas. Ju­ga­ba de cen­tro­cam­pis­ta en la se­lec­ción

da­ne­sa de fút­bol y con­tri­bu­yó a que el equi­po olím­pi­co de su país con­si­guie­ra una me­da­lla de pla­ta en 1908, en los JJ. OO. de Lon­dres –en un par­ti­do me­mo­ra­ble, Di­na­mar­ca ven­ció a Fran­cia 17 a 1–. De he­cho, a la lec­tu­ra de su te­sis acu­die­ron más afi­cio­na­dos al fút­bol que ma­te­má­ti­cos.

Iván Pá­vlov (1849-1936)

Pá­vlov, que re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na en 1904, des­ta­có en un de­por­te de ori­gen ru­so lla­ma­do go­rod­ki, pa­re­ci­do a los bo­los, del que tam­bién eran se­gui­do­res León Tols­tói, Ió­sif Sta­lin o Pe­dro I el Gran­de. Ade­más de prac­ti­car­lo, acu­día re­gu­lar­men­te a un gim­na­sio de San Pe­ters­bur­go pa­ra man­te­ner­se en for­ma mien­tras tra­ba­ja­ba en el Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Ex­pe­ri­men­tal de la Aca­de­mia de Cien­cias de la Unión So­vié­ti­ca.

Buzz Al­drin (1930)

En su ju­ven­tud, es­te in­ge­nie­ro y as­tro­nau­ta que se con­vir­tió en el se­gun­do ser hu­mano en pi­sar la Lu­na (el pri­me­ro fue Neil Arms­trong) re­sul­tó ser un en­tu­sias­ta del de­por­te en ge­ne­ral y del fút

bol ame­ri­cano en par­ti­cu­lar. Ju­ga­ba co­mo quar­ter­back en la es­cue­la se­cun­da­ria e in­clu­so fue

sal­ta­dor de pér­ti­ga du­ran­te un tiem­po, has­ta que en­tró en el ejér­ci­to. Al­drin se­guía un pro­gra­ma muy ri­gu­ro­so de ejer­ci­cios y una ali­men­ta­ción sa­na.

Ben­ja­min Fran­klin (1706-1790)

Qui­zá la fa­ce­ta me­nos co­no­ci­da del cien­tí­fi­co y pa­dre fun­da­dor de los Es­ta­dos Uni­dos sea el de­por­ti­vo. Fran­klin es­ta­ba en for­ma, era muy muscu­loso y prac­ti­ca­ba to­do ti­po de de­por­tes, co­mo le­van­ta­mien­to de pe­sas, foo­ting o na­ta­ción. Es más, era un ex­ce­len­te na­da­dor. En una oca­sión, na­dó ca­si seis ki­ló­me­tros, des­de Chel­sea has­ta Black­friars, tras sal­tar de un bar­co que na­ve­ga­ba por el Tá­me­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.